La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

¿Se repite la Historia?

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Jueves, 21 mayo 2009

La finalidad de la historia es explicar el presente, decir por qué el mundo que nos rodea es como es. El futuro depende del pasado. Por tanto, la Historia es pasado, es presente y se proyecta hacia el futuro, hacia nuevas posibilidades. No obstante, esas nuevas posibilidades deben servir para mejorar las condiciones de vida de los seres humanos, sin excluir a ni uno sólo de nosotros.

Pero “el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. ¿La Historia se repite? Una respuesta a ello la tenemos en lo que está ocurriendo con el Polo Químico e Industrial de Huelva. Me dí cuenta de ello, tras la lectura de un libro para un trabajo universitario: Capitalismo minero y resistencia rural en el suroeste andaluz. La historia del año de los tiros. Libro que está basado esencialmente en Ríotinto entre los años 1873-1900. Trata sobre “el conflicto de los humos”, y está relacionado con las “teleras” o calcinaciones al aire. Relata también los hechos de El Año de los Tiros (4-2-1888), basándose en distintas versiones, y el tan polémico y ya mencionado conflicto de “los humos”, y los antihumistas. Mas, con esta reflexión, lo que pretendo es que cada cual saque sus propias conclusiones o posibles similitudes de estos acontecimientos pasados con lo que está ocurriendo hoy día en Huelva.

Teleras RioTintoTeleras de Ríotinto. Imagen: http://andresmarincejudo.blogspot.com

Son 2 los temas destacables que impregnan este periodo:

1) La lucha de los antihumistas para que se aplique el Decreto

En 1888 hubo un debate en las Cortes en el que se trató el tema de Los humos de Huelva. Y tras diversos estudios realizados, éstos dieron lugar a la promulgación del Decreto de Albareda mediante el cual se prohibía las calcinaciones al aire libre. El año 1889 transcurre entre reuniones y reticencias continuas de las autoridades y sin ninguna prueba que demuestre que el Decreto comenzara a aplicarse. Este mismo año vuelve el escepticismo, al quedar otro trabajador asfixiado en las minas y vuelve el descontento en el pueblo de Río Tinto por el plazo dado de 3 años para terminar con las teleras, ya que éste se consideraba excesivo. Acusan a Cánovas de no colaborar con la Causa de los Pueblos, por los intereses que tienen en las minas. Por su parte, Manuel de la Paliza propone la realización de un convenio cuyas propuestas serían: 1) Las empresas aceptarán constituir tribunales mixtos con representantes de empresas y pueblos. 2) Los pueblos y empresas designarán a sus representantes. 3) Los representantes de ambos fijarán las indemnizaciones.

Los vecinos de los pueblos afectados, no confiarían en esos tribunales mixtos y ven el Convenio como un capricho de la empresa para evitar el Decreto, ya que éste era incompatible con el Convenio. Asimismo, Ordóñez Ricón redactó una circular (que estuvo a punto de ser boicoteada por la empresa) convocando a una reunión a los representantes de cada pueblo para decidir qué se debería reivindicar. Esta reunión no agradó al Gobernador, que intentó que no se celebrara, mediante el envío de cartas a los alcaldes y a los propios convocantes. A raíz de estos acontecimientos comienza a surgir rumores que hablan de una posible derogación del Decreto. En el ámbito nacional, los contrarios a la prohibición de las calcinaciones, aconsejaban al Gobierno que no cumpliera el Decreto.

Teleras Riotinto 2Teleras. Imagen: http://zalamealareal.blogspot.com

2) La actitud de marcha atrás de los obreros ante la política de despidos de la Río Tinto Company.

A partir de 1890, se produce la aplicación del Decreto de Albareda para acabar con las teleras, pero esto a su vez supone el despido de muchos trabajadores. La empresa justifica los despidos por una reducción del sistema, y culpa a los antihumistas de la situación que viven los obreros en ese momento, consiguiendo así que se dé la vuelta a la actitud de los mineros, que comenzarán protestas para pedir trabajo y culparán a los antihumistas de su situación laboral. Una vez los obreros son despedidos, éstos empezarán a reunirse con políticos, dueños de otras empresas con el único fin de arreglar su situación, reuniones que no tienen éxito.

Los sectores que apoyaban a la empresa y la propia Río Tinto Company aprovecharían la situación de los obreros para realizar algunas maniobras como: 1) Sobornar a los políticos para que ayudasen a la empresa. 2) Cargar duramente contra los antihumistas, con el único fin de poner a los obreros en contra de éstos. 3) La compañía logró también convencer a la Academia de Medicina, con el fin de que  declarasen que el dióxido de azufre no era perjudicial para la salud.

A raíz de toda esta manipulación, los obreros comenzaron a manifestarse pidiendo trabajo y se formaron comisiones con el fin de convencer a los obreros que aún estuvieran a favor del Decreto. En febrero de 1890 se comienza el ataque más duro contra el Decreto de Albareda, que terminará con su derogación en diciembre de 1890. Este ataque se centró sobre todo, en la utilización de pruebas médicas que decían que las teleras no contaminaban tanto como decían los antihumistas y que no eran perjudiciales para la salud. En los años posteriores a la derogación del Decreto, volvieron a producirse manifestaciones exigiendo el cierre de las teleras, además, encontraron un método por el que el azufre de la pirita en vez de perderse en humo, se podía recuperar para los fabricantes de ácidos. Ante esto, las teleras se fueron cerrando poco a poco, cerrándose la última en 1907.

Con respecto a la mortalidad y morbilidad en las minas de Ríotinto, no hay referencias exactas sobre cómo influyó las teleras en la mortalidad, puesto que los propios médicos modificaban los informes para favorecer a la empresa. Si se realizara un estudio en profundidad sobre ese periodo, observaremos lo mucho que creció la mortalidad y morbilidad a causa de enfermedades que se contraían como consecuencia de la forma de trabajar en las minas. Las enfermedades más destacables desde 1873-1899 en la Cuenca Minera fueron: tuberculosis, traumatismos, enfermedades digestivas (destacando en el síndrome diarreico), epidemias, enfermedades cardiovasculares, enfermedades infecciosas, enfermedades de las vías respiratorias, enfermedades infecto-contagiosas, etc.

Por su parte, el Doctor Pulido (que había sido enviado para comprobar la insalubridad y lo que contaminaban las teleras), nos habla de unas sensaciones de opresión en el pecho, picor de ojos, hipersecreción mucosa y falta de aire en general, al situarse en la salida de humo de una telera. Hay que destacar el aumento de la mortalidad infantil debido a la contaminación y al trabajo en las minas, cosa que supuestamente estaba prohibida según la Ley Benot de 1873, que prohibía el trabajo en ellas a menores de 10 años. Pero no hay referencia alguna a que esta Ley se cumpliera, según nos cita Gil Varón. El periodo de mayor mortalidad fue desde 1873-1890, posteriormente hubo un débil descenso en general entre hombres y mujeres, pero aumentó el número de casos en los niños destacando, sobre todo, el síndrome diarreico.

Los trabajadores eran conscientes del impacto negativo (sobre la salud de ellos mismos y de sus propios familiares) de las calcinaciones al aire libre, pues veían cómo sus hijos morían masivamente como consecuencia de síndrome diarreico. Pero ellos estaban “entre dos aguas”, es decir, si eran despedidos morirían de hambre, si trabajaban alargaban un poco más sus tristes agonías. Naturalmente, optaron por esto último, recordemos que en estos años no existían las jubilaciones anticipadas, ni el subsidio por desempleo, ni el ERE (Expediente de Regulación de Empleo) y a quien era despedido sólo le esperaba el hambre y la miseria. Mientras tanto, en Madrid decían que “la gente de Huelva es muy belicosa”.

El Niño de la Ría.

Fuente: Ferrero Blanco, Mª D. (2006): Capitalismo minero y resistencia rural en el suroeste andaluz. La historia del año de los tiros. Servicio de Publicaciones de La Universidad de Huelva. Huelva.

32 comentarios para “¿Se repite la Historia?”

  1. Snoopy said

    Buen articulo, la verdad.

    Mi más sincera enhorabuena al Niño de la Ria.

    Vamos, me atreveria a decir que es la mejor entrada en muchisimo tiempo del blog.

    Saluditos¡¡

  2. Carax said

    Buen articulo.

    Pero sinceramente comparar la muerte masiva de niños con olfatos demasiados sensibles…

  3. Antonio De La Osa said

    Artículo bien documentado y exquisítamente narrado aunque comparar las teleras con la situación de la Huelva actual me parece ridículo y propio de una mente obsesionada, enferma y llena de envidias.

  4. Neoptolemo said

    ¿Porque no va poder comparar las teleras con la situación actual? la unica diferencia que encuentro es que el efecto de las teleras era mas inmediato, mientras que la contaminación actual te hace el daño a mas largo plazo. Por los demás, salvando las distancias temporales, el caso es muy similar.

  5. Northman said

    Buen artículo, a ver si el Niño de la Ría se anima a escribri maś a menudo…

    Recuerdo un cita (no se dónde la he leido) que decía que uno de los argumentos “médicos” de la empresa era que los humos de las teleras eran incluso beneficiosos para la salud, ya que los vapores sulfurosos “limpiarían” el cuerpo al ser respirados… Y no sólo fueron los trabajadores de las minas, sino los ganaderos y agricultores de la zona también protestaron contra los humos.

    Por cierto, la comparación va dirigida a la disyuntiva salud/medioambiente vs industria, porque veo que hay gente que sigue sin entenderlo

  6. Carax said

    Si, si vamos igualito yo diria que hasta he viajado en el tiempo. Como curiosidad Northman el dioxido de azufre es ese olor a huevos podridos que tu dices que hueles de vez en cuando.

  7. Northman said

    Un olor muy sano y que sólo yo detecto.
    Si es que soy tan sensible….

  8. yo said

    yo diria que si.
    este parrafo es huelva hoy:
    A partir de 1890, se produce la aplicación del Decreto de Albareda para acabar con las teleras, pero esto a su vez supone el despido de muchos trabajadores. La empresa justifica los despidos por una reducción del sistema, y culpa a los antihumistas de la situación que viven los obreros en ese momento, consiguiendo así que se dé la vuelta a la actitud de los mineros, que comenzarán protestas para pedir trabajo y culparán a los antihumistas de su situación laboral. Una vez los obreros son despedidos, éstos empezarán a reunirse con políticos, dueños de otras empresas con el único fin de arreglar su situación, reuniones que no tienen éxito.

  9. Criptonito said

    Buen artículo y prodígate más por estos lares.
    Por cierto, ¿hay alguna relación entre los fosfoyesos y la ausencia de belicosidad en los onubenses actuales? Es broma, no es necesario que contesten.

  10. anónimo de las 14:25 said

    El artículo está muy bien escrito, es ameno y cuenta cosas interesantes.
    Lo único reprochable es su tendenciosidad, ya que es mas opinión que exposición de hechos.
    Respecto a las frases “La finalidad de la historia es explicar el presente, decir por qué el mundo que nos rodea es como es. El futuro depende del pasado.” ,me permito estar en desacuerdo profundamente ya que no creo en el determinismo histórico.
    Por lo demás se puede decir que se puede dar algún paralelismo, ligero, entre las dos situaciones expuestas. Pero nada mas.
    Encantador el blog, por cierto

  11. Carrillo said

    Desde mi punto de vista, el paralelismo está claro. No debería ser necesario explicar las diferencias temporales (sociales, económicas y sanitarias) y su lógica obviedad. El caso es que la mayoría de la gente llana dependía de la mayor empresa en la provincia y una de las más importantes nacional e internacionalmente. A pesar de todo, la peña era consciente de lo contraproducente que era seguir en esa situación. Un suicidio personal, colectivo y ambiental que los caciques ingleses, tan endogámicos ellos, no tenían que sufrir, porque para ellos (y más entonces) fuera de las Islas nada importaba.
    Cuando empezaban a palmar se dieron cuenta que algo olía a podrido en Dinamarca (el SO2 que tanto molesta a Northman…es que es tan delicado…) y se volvieron un poquito más verdes. Pero a reclamar a la iglesia, que si las cosas se complican no se gana tanto ni tan rápido así que cerrojazo y a diñarla en casita, a ver quien protesta ahora…
    Hoy no son Britihs pero la mayoría siguen siendo multinacionales cuyos jefazos disfrutan de sus ganancias en paraísos que no huelen a huevos podridos, donde las vistas de sus mansiones no son chimeneas o fosfoyesos y donde juegan al golf o navegan sin preocuparse por las “nubes” raras o el ph del agua…
    Pero la principal diferencia es que la Crisis ha sido la coyuntura perfecta para que esos conversos actuales, se queden con un palmo de narices, enfrentándolos encima a los que siempre han defendido lo contraproducente de esa falsa panacea industrial. No quiero pecar de ignorante, antes era bastante ajeno a todo esto (la verdad que fuera de aquí a todo el mundo se la suda) pero las circunstancias de Huelva, no solo económica o demográficamente sino incluso geográficamente hubieran sido distintas sin el Polo Químico, ¿o es que no se habría buscado otra forma de prosperar como cualquier otro pueblo?.., condiciones no le faltaban, al menos desde el punto de vista turístico (por mucho que se piense que es lo último y lo peor), clima, gastronomía, mar, naturaleza… Por poner un ejemplo, por peligroso que sea, Marbella, para quienes no lo sepan es lo que es (por mucha corrupción que haya) porque un iluminado Holenlohe se dio cuenta de su microclima y situación y montó un tinglado tal que hoy por hoy sigue siendo el principal motor de la Costa del Sol y por ende de Andalucía, siendo uno de los principales a nivel nacional (a pesar de la Crisis). Ahora pueden despotricar de Marbella si quieren pero no es, ni de lejos, el único ejemplo…

    Enhorabuena al niño de la Ría por el oportuno acierto.

  12. Neoptolemo said

    Muy buena explicación Carrillo. Si contasen las dos historias sin especificar ni lugar ni nombre de empresas, ni la epoca, sería casi imposible encontrar diferencias entre ambas.

  13. Juan said

    Muy buen artículo.

    Pues sí, parece que estamos condenados a repetir la Historia. La Rio tinto nos dejó un desierto en el andévalo, y el Polo una montaña de porquería a pocos metros de Huelva, tapándonos la vista del vecino Palos.

  14. Sr. Rubio said

    Contestándole al anónimo de las 14:25, lo cierto es que me pierdo en esos conceptos filosóficos, pero creo que no hay duda que la mayor utilidad de estudiar la Historia como ciencia es aprender de los fallos para evitar repetirlos.

    Saludos.

  15. Argantonio said

    El Decreto de Albareda es como la Ley de Costas. La empresa la incumple, demora sus obligaciones sine die y cuando les obligan a cumplirla despiden a trabajadores y/o echan el cierre.

    El paralelismo es claro. En el siglo XIX el poder recaia en la Riotinto Mining Company y en los siglos XX y XXI recae en AIQB y los politicos y medios de comunicacion en nomina.

    No obstante, la diferencia es que el pueblo en el siglo XIX tenia necesidades reales y no tenia formacion. En el siglo XX y XXI lo que no tenemos es caracter ni valentia.

  16. Carax said

    Yo tengo caracter y valentia, pero para defender la verdad y quitarle las mentiras de la boca a la gente que es muy distinto. Que como se ha comentado anteriormente aqui el que no esté de acuerdo en cerrar el polo y quiera luchas porque siga adelante es un individuo sin mente ni idea de nada.

  17. Mi nombre es Ucronía said

    Os imagináis que las naves de Colón hubiesen salido de Lisboa con el apoyo de Dom. Joao II, que los reinos de Castilla y Aragón no se hubiesen unido nunca, pero si lo hicieran Castilla y Portugal. Y el gran río para las salidas hacia la India y las Américas hubiese sido el Tejo. Y que debido al apoyo de los musulmanes del norte de África, el sur de la Baetica Romana no pudo ser reconquistado hasta bien entrado el siglo XVII, convirtiendose entre los siglos X y XVII en una zona de terrible inestabilidad económica y política.

    Ya en el siglo XX, el Caudillo Salazar decide colocar un polo de desarrollo químico de industria básica a la altura de la antigua Hispalis, dado que la región está económicamente deprimida desde hace siglos debido a las continuas guerras. Se montan varías industrias, entre ellas una que deposita residuos tipo fosfoyesos desde Gelves hasta Coria del Río. El Guadalquivir es un río altamente contaminado y los langostinos de Sanlúcar de Barrameda tienen un color muy sospechoso.

    Esto podía perfectamente haber pasado. Es más, si alguien de Sevilla o afín lee esto que no se enfade es simplemente una ucronía. Y si piensa que es imposible que hubiese ocurrido, le diré que es un determinista histórico (no pasa nada por serlo) según “Anónimo de las 14:25” (Comentario 10).

    Para saber más sobre determinismo : http://es.wikipedia.org/wiki/Determinismo . En concreto en lo de la parte social.

    Buenas tardes y que les aproveche.

  18. Northman said

    A Carax: Tanto que criticas la religión y resulta que lo que tu dices es dogma de fe…
    ¿Por qué tu defiendes la verdad y el resto dicen o decimos mentiras?
    El polo contamina = verdad (al igual que muchas otras cosas contaminan).
    El polo defiende sus intereses antes que los de sus trabajadores = verdad (al igual que cualquier otra empresa)
    Un buena dia las empresas del polo se irán = verdad (al igual que muchas han cerrado a lo largo de la historia)

    ¿Acaso eso es mentira?

  19. Carax said

    El problema no es quien dice la verdad o dice la mentira es problema es la verdad que se dice.

    El polo contamina= sí, pero no tanto como deciis
    El polo defiende sus intereses antes que los de sus trabajadores=Dime que empresa hace los contrario.

  20. AMS said

    Uyyyy Se nombran por aquí las Ucronías. Que bien.
    En realidad las ucronías son sólo los what if, el ¿y si hubiera pasado esto en lugar de aquello?
    Es meramente literatura y nada mas, aunque algunas están muy bien escritas. Lo que ocurre es que las cosas son como son y por mucho que queramos hacer ejercicios no hay otra manera de verlas. La historia es inmutable, si acaso podemos intantar recosntruir lógicamente las cosas si cambiamos algunas premisas. Esa es la ucronía, literatura de ciencia ficción pura y dura.
    El intento de hacer historia contafactual por parte de los economistas sólo ha sido un jueguecito que nunca ha llevado a conclusiones o a “predicciones” económicas.

  21. Pues si, como han comentado por aqui, las Ucronías, ucronías son, y no realidades en las que nos queremos agarrar.El articulo en sí habla de las teleras de Riotinto, y se intenta comprar con el momento actual, para mi gusto y opinión, incomparable.Pero bueno, hay gente que quiere ver cosas donde no las hay,pero como ayer comente, esto esta lleno de comentaristas “cerrados” y sin escuchar la opnión y argumentación de los demas.

  22. Mi nombre es Ucronía said

    Lo que comente era el guión de una posible ucronía, nada más. Lo cierto es que el resultado no le ha gustado, por ejemplo, a nuestro amigo Antonio Delgado. Igualmente cierto es que puse Sevilla con toda la intención del mundo pues sé que picaría.

    Estos “cerrados” comentaristas estamos hartos que la única manera de pasar cómodamente al norte del “paralelo” de Despeñaperros sea por Sevilla, que fuésemos una provincia olvidada a la que le colocaron un Polo de Contaminación (No de desarrollo), que recientemente le colocan una central nueva de ciclo combinado que es desechada por provincias colindantes cuando su Ayuntamiento había decidido no permitirla, que ….. nos sobran las razones si realmente te ha leído más artículos que los que tratan sobre el polo.

    No estoy en contra ni de los sevillanos ni de la ciudad de Sevilla, en la que tengo muchísimos amigos y familiares, en cuya Universidad estudie y en la que viví. Pero, al igual que España contrajo una deuda histórica con Andalucía, alguien la debió contraerla con Huelva.

    Por último, decirte que la dejadez que ha sufrido esta provincia lo bueno que ha tenido es que nos ha dejado espacios naturales casi vírgenes en muchos lugares y de gran belleza.

    Antonio, no te lo tomes como algo personal. Espero que sigas leyéndonos. Saludos.

  23. Carrillo said

    Hola a todos…de nuevo.
    No quería seguir comentando un tema que, por peliagudo, no deja de ser obvio: “El Polo Químico no es una solución sino un problema”, y véanlo desde el punto de vista que quieran (ambiental, laboral, sanitario o estético), la mala imagen generalizada y consolidada de Huelva dentro y fuera de ella es gracias a él. Esta mala imagen supongo que a nadie se le escapará que perjudica en muchos sentidos a la capital (no solo en el orgullo). Entiendo que los trabajadores que vean peligrar su empleo se ofusquen ante la ligereza con que la gente opina, pero no es lo mismo opinar que sentenciar, y las penosas consecuencias que anticipan el fantasma del paro no cambian la realidad de las cosas (siendo, por otro lado, un problema más generado también por el propio Polo). Y decía que no quería seguir comentando al respecto, entre otras cosas, porque a mí me incumbe circunstancial y temporalmente, pero como considero, a diferencia de muchos, que nuestra tierra no solo es el sitio donde tenemos la casa y vivimos 300 días al año, me siento tan aludido como el que más.
    En primer lugar, tal y como lo veo yo, el presente artículo es más una metáfora que una comparación. Una metáfora de lo que esta pasando hoy por hoy con algo que, por otro lado, viene de lejos y ahora ya lo tienen aquí, con sus consecuencias. Ocurre que esta metáfora es tan acertada como los paralelismos y similitudes que la acompañan. El mismo lugar (Huelva), similar disyuntiva (salud, medioambiente – poder, desconsideración y riqueza ajena a un alto precio) e incluso reacciones parecidas (obreros a favor del problema como único medio de cuidar sus exangües y temporales intereses). Las coincidencias no acaban ahí: una poderosa compañía (empresa) que en cuanto ve peligrar sus ingresos “chantajea” lo más valioso como es el propio sustento con la excusa del cierre por pérdidas, así como la reacción de sus trabajadores que, en contra de su ética, se rebelan a favor de sus explotadores (en este caso la explotada sería la ciudad de Huelva).
    Intentar entrar en lo “anecdótico” para refutar las comparaciones es tan absurdo como simple. Evidentemente no vivimos en el siglo XIX, ni las condiciones de trabajo y subsistencia son las mismas, pero esto, como ya indiqué, no tendría que ser necesario explicarlo. El artículo esta muy bien traído a colación con lo sucede en la más inmediata actualidad, no hay más. Es una forma de ver como las estrategias, corrupciones, aprovechamiento, abusos, chantajes, engaños, manipulaciones y demás vilezas, así como las contradictorias reacciones que conlleva, es tan antiguo como la propia miseria humana.
    En segundo lugar, los foros son lugares de opinión, donde además para defender un punto de vista hay que razonarlo y justificarlo lo más convincentemente posible. Por lo que entrar en descalificaciones (aunque no se llegue al insulto) desmonta todo argumento despojándolo de credibilidad.
    En tercer lugar el sarcasmo, sintetizado por el fatalismo español en humor negro, es un alarde de inteligencia que puntualiza y destaca la importancia y tragedia de un hecho, por lo que hay que saber leer entre líneas y no simplificar cuando, por ejemplo, se acentúa el despropósito en la posibilidad de salir de la ría con una oreja más o un testículo menos (en caso de baño), se alude al peculiar sky line onubense con sus chimeneas y humos, al más puro estilo Sean City, o se juega con el “eau de anhídrido sulfúrico” en la primera bocanada de la mañana.
    ¿Que más da si hay muy muy mucha contaminación o solo mucha? ¿Si es tanta como dicen o algo menos…? el caso es que hay más de la cuenta y no tendría por qué. Es más, no debería por qué. Ninguno de los que escribimos aquí tenemos ni puñetera idea del grado de contaminación que produce el Polo Químico, pero tampoco es necesario señores. Por no morir de inmediato, toser a diario o seguir trempando por las mañanas no desaparece el problema. Las montañas de fosfoyesos siguen ahí, las fábricas al pie de la ría también…, las marismas del Tinto ya no, la pesca y el baño tampoco. Las aludidas boinas de humo de Madrid o Barcelona son producto de los tiempos que vivimos…y de dos y tres millones de habitantes… ¿Cuantos habitantes tiene Huelva….150000? Solo nos faltaba añadir a nuestro “catetismo” una boina… Paco Martínez Soria íbamos a ser…

    Atentamente. Carrillo.

  24. antonio said

    carrillo has hecho una exposicion perfecta del problema, independientemente de unos y otros ese polo quimico va contra la salud de las personas, yo he ido dos veces a huelva y la garganta me picaba algo y aparte habia un mal olor continuo, no vivo alli, pero te aseguro, que mientras estuviera ese polo quimico en marcha, no viviria hay por nada del mundo, es mas si vivirera hay, lo tendria muy facil
    COJO A MI FAMILIA Y LO QUE TENGA LO METO TODO EN EL COCHE O EL CAMION DE MUDANZAS Y ME LARGO A LA OTRA PUNTA, YO NO VOY A CONDENAR A MI DESCENDENCIA A LA ENFERMEDAD !!!!!POSIBLE!!!! UNA ALTA PROBABILIDAD DE ENFERMAR
    TE QUEDARIAS EN LA FALDA DE UN VOLCAN A PUNTO DE REVENTAR
    HAY TANTOS MOTIVOS PARA NO VIVIR HAY, QUE YO ME QUEDO ACOJONADO,ASOMBRADO,ANODADADO, DE QUE VIVAIS HAY TAN PEQUEÑO ES EL MUNDO QUE TENEIS QUE VIVIR EN PLENO FOCO DE PURA CONTAMINACION QUIMICA, MUCHO MIEDO HAY QUE TENER AL MUNDO PARA SEGUIR HAY
    ADIOS SEÑORES
    ANTONIO

  25. mariana said

    no entinedo nad yy bue nose

  26. ifaesfu said

    Los primeros que se opusieron a las teleras fueron los agricultores y por supuesto no lo hicieron por su salud personal, sino porque éstas dañaban sus cultivos. Si viviésemos en el país de Alicia, el fondo del artículo sería acertado, pero me temo que El Niño de la Ría y otros ilusos no se dan cuenta de que lo primordial para el ser humano es sobrevivir como sea, no morir de hambre para mantener el mundo reluciente.

    Por otra parte debo decir que este artículo ha sido bastante interesante en lo que al relato histórico se refiere.

    Afirmé. Amén.

  27. Julio church y Agosto Catedral said

    Definitivamente,
    la vida sigue iguaaaaaaaaaaaaaaaaaal

    (desgraciadamente, para algunos simplemente la vida ya no sigue; pero esos ya no están aquí para no votar y para no manifestarse, y los que estamos…. ¿fertinagro?¿polo?¿ría? ¡al carajo!)

  28. Agosto said

    Julio,
    ¿te das cuenta de que el tema es muy serio y de que con la broma te has cargado el post?
    es más, ¿te lo has leído?

  29. Julio said

    me lo he leido entero y los comentarios todos,( menos los de carrillo que son muy largos)

    el post es impresionante. de los mejores del blog, si te fijas en el título intenta tender un puente entre la historia de hace dos siglos y lo que está ocurriendo ahora mismo, ahora cuando lo escribio en 2009 el niño de la ría, y ahora en 2011, plena actualidad.

    po que quieres que diga, po que la vida sigue igual, y seguirá y seguirá, y seguirá, y seguirá…

  30. miguel said

    No es comparable para nada. Sólo con mirar una de las fotos se ve. ¿Alguien ve humo dentro de Huelva?… mirad las fotos.

  31. Aguila Roja said

    Pues yo si he leido a Carrillo, y estoy totalmente de acuerdo con el….totalmente,…..

    …. aunque se pueda discutir, polemizar, y “tirar pelotas fuera”…

    …..la realidad es evidente, total y transparente…saludos

  32. Ventolera said

    Águila… la realidad, “transparente” no es, en absoluto. la realidad es opaca, absolutamente opaca, y no sólo por el juego de palabras, sino por los -con perdón- estudios de conjunto y contraste epidemiológicos que tantas veces se han comentado.

Advertencia: La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario. Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a www.LaHuelvaCateta.es. No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: