La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

El Indio de Palos (3/3)

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en sábado, 13 junio 2009

(Viene de aquí)

A partir de entonces Gonzalo Guerrero fue una mancha para el Imperio y para España, un traidor, un hereje. No había palabras para definir a aquel hombre que no sólo traicionó a su pueblo, sino a su fe y a sus creencias. Un hombre que era capaz de matar a los suyos y entorpecer la voluntad real y divina. Alguien a quien Cortés jamás nombró en sus cartas salvo como “el otro”. A partir de ese momento Gonzalo Guerrero pasó a la historia con el sobrenombre de “el renegado”.

Jerónimo Aguilar, por su parte, jamás pudo volver a su tierra. Muy a su pesar, no pudo encontrar la paz anhelada, perdida durante tanto tiempo, que le hiciera reencontrarse con su Dios en algún monasterio de las montañas andaluzas. El destino le tenía reservado otro papel. El destino y Hernán Cortés claro. La posibilidad de hacerse con un traductor de confianza, de su propia sangre y que comulgara con sus intenciones, era algo tan valioso como el oro de aquel lugar. Aguilar era el primer castellano en conocer la lengua maya por lo que, cuando más adelante Cortés pudo contar con los servicios de una hermosa e inteligente mujer del otro lado de aquellas tierras, una indígena conocida por la Malinche y que más tarde se rebautizaría como Doña Marina (la otra cara de la moneda de Gonzalo Guerrero), se crearía un original y curioso sistema de traducción a tres. Jerónimo traducía del español al maya y Malinche, a su vez, del maya al azteca, de modo que Cortés tenía controlado todo el cotarro de lo que más tarde sería su conquista de México.

Y no hace falta llegar al final de este relato (aunque tendrán la oportunidad de comprobar que se adapta perfectamente) para citar la tercera película que, a pesar de alguna alusión fotográfica previa, aún tenía en el tintero: “La Misión” de Roland Joffé. Genial espectáculo de emociones, desde los paisajes de ensueño, hasta el guión y la música de Morricone. Los personajes de Robert de Niro y Jeremy Irons, aunque salvando las distancias en el caso del religioso, recuerdan de alguna manera a los dos españoles. El soldado y el cura. Ambos, extraños, al principio, en una cultura ajena. El jesuita que no cree en la violencia y se pone en manos de Dios, y el soldado renegado que lucha contra los suyos para salvar a los que ahora le acogen, atacando para defenderse, sacrificándose por su nuevo pueblo, el verdadero.

De nuevo pido un inciso. Hagamos una elipsis y enlacemos el final de esta historia con el principio de ella. Recuperemos a aquel jefe maya encima de la atalaya que, mirando al mar, rememoró esta historia. Aquel orgulloso cacique cuyos rasgos diferentes serían ahora difíciles de apreciar. Imaginemos como, de un plano general en el que la silueta alta y robusta de aquel hombre se recorta al contraluz de un sol que, como personal metáfora, esta a punto de sumergirse en aguas teñidas de sangre y oro, se pasa a un primer plano, en un zoom que acaba en sus ojos claros y marcados por la fatiga. Unos ojos que miran más allá del horizonte, hacia el pasado, y que ahora debe mirar de nuevo a el futuro, aunque éste sea tan incierto como su propia vida. Aquel guerrero debe marchar. Sus soldados lo están esperando.

La última batalla pondrá fin a la historia de Gonzalo Guerrero.

A partir de entonces los mayas desaparecerán como reino para convertirse en esclavos o conversos, y dará comienzo El Indio de Palosla conquista de México. Como Boabdil en otros tiempos que, Gonzalo, a pesar de su contribución, apenas recuerda, será Moctezuma, tras la caída de los mayas, el último bastión (azteca en este caso) para que, de nuevo, el glorioso Imperio donde nunca se pone el sol expanda su poder y su religión. Ahora sólo quedarán Perú y Pizarro para que aquella conquista, evangelizadora para los Reyes Católicos pero interesada para los lejanos súbditos de un emperador extranjero que nunca los conoció (Carlos V), quede consolidada. La conquista de América, el Nuevo Mundo forjado a fuego y golpe de cruz y espada.

Los desastres de Cabo Catoche y Champotón, conocido desde entonces como el cabo de la “mala pelea” no dejarán indiferentes a los gobernadores y comandantes de los importantes sitios de Indias. Cortés no tuvo oportunidad de vengar el orgullo militar y tomar aquella península, pues debía seguir ruta hacia la mítica Tenochtitlán, pero en 1536 otra expedición, mejor dotada en número y armas, con Lorenzo de Godoy al frente, intentará tomar de nuevo aquellas tierras, ahora cerca de la actual Honduras, en Puerto de Caballos.

La llegada fue rápida y por sorpresa. Varios navíos colmados de cañones, con cientos de soldados, caballos y artillería, se adentraron por los anchos esteros de aquellas lenguas de mar, hacia el río Ulúa. Los indios del cacique Cozumba advertidos con poco tiempo, pues los “hombres de hierro” avanzaban con presteza, apenas habían tenido tiempo de organizarse.

A pesar de todo el gran Nacom blanco, el jefe barbado, nuestro “indio de Palos”, venía de camino, con cincuenta canoas, a reforzar el Ticamaya y entrar en aquella decisiva batalla. Gonzalo había creado un básico sistema de espionaje entre los indios capturados por los españoles que conseguían escapar y los esporádicos soldados castellanos presos en diferentes tribus vecinas, de los que obtenía información a cambio de perdonarles la vida, muy estimadas por los hechiceros para sus sacrificios, pues no había mejor ofrenda a los dioses mayas que el coraje y valentía de un guerrero, y esos “castillan” demostraron tenerla. De esta forma supo de la llegada de los barcos al Valle del Sula, en las costas hondureñas.

El Indio de Palos (2)El desenlace era inevitable. Los españoles estaban prevenidos y escarmentados y venían dispuestos a terminar lo que tantas veces habían empezado.

No habría cuartel.

Las barcas ligeras de los soldados de Godoy cargaban con ballesteros y arcabuces, adentrándose en zona pantanosa. Las naves empezaron a disparar andanadas de cañón para despejar el terreno. Los jinetes, tan nerviosos como sus caballos, sujetaban firmes las riendas y la infantería de alabarderos, impaciente por saltar a tierra, apretaban los dientes ante el sonido de tambores y cánticos de guerra.

Entre tanto, los indios se iban situando, apostados entre las rocas, subidos a los árboles, parapetados en manglares. De repente comenzaron a escupir una lluvia de flechas cubriendo el contraataque de sus canoas. Los castellanos dispararon. Comenzó la lucha.

Algunos caballos desembarcaron otros no tuvieron tiempo. Las flechas y lanzas atravesaban la carne, la pólvora quemaba y agujereaba, las macanas rompían huesos y las espadas y machetes, junto con la metralla de los cañones, mutilaban y despedazaban. El río Ulúa empezó a cambiar de color con la sangre de la historia.

El Indio de Palos (3)

Cuando los españoles, confiados por su superioridad numérica y armamentística, decidieron que no sería necesario desembarcar más efectivos, pues la victoria se inclinaba de su parte (no en vano el verdadero Dios estaba con ellos), empezaron a llegar las canoas de Gonzalo. Aquel meandro del río, de repente, se cubrió de piraguas repletas de indios que, esperando la orden de su jefe, mantenían las cuerdas de los arcos tensas sin disparar aún sus proyectiles. Godoy, desde el castillo de su barco, frunció el ceño y, antes de que le diera tiempo a pensar, cientos de flechas ardiendo volaron hacia sus navíos.

El Indio de Palos (4)Las canoas se separaron. Unas fueron a ayudar a sus compañeros que luchaban en tierra y en la ribera del río, las otras se dirigieron a los barcos, algunos de los cuales tenían el velamen y la cubierta en llamas. Los arcabuceros se prepararon para rechazar a aquellos salvajes. El combate se intensificó.

Los mayas, con los cuerpos pintados de negro y rojo, las caras y las manos blancas, sus atuendos de rústico algodón y penachos de plumas, armados hasta los dientes y aullando como demonios, causaban en sus enemigos el efecto deseado. Miedo, desconcierto, nerviosismo. Algunos pudieron abordar los barcos y el combate cuerpo a cuerpo fue brutal, cuellos degollados, cabezas aplastadas…, algunos de esos indios robaban las armas de sus contrincantes y, ante el asombro y temor de los soldados españoles, las usaban con soltura y efectividad. Hasta Lorenzo de Godoy tuvo que desenvainar su espada.

En medio de aquella vorágine Gonzalo, de pie en su canoa y dirigiendo los ataques con un sable en la mano, reconoció, en un momento dado de la batalla, a un soldado. Estaba apostado en la cubierta inferior de aquel barco, cebando uno de los cañones con la cara medio tiznada de pólvora. Un tal José Panyagua, creía recordar, natural de Burgos. Fue compañero suyo en la campaña de Nápoles y en más de una ocasión se cubrieron las espaldas. Aquel recuerdo pasó por la cabeza de Guerrero abstrayéndolo, por un segundo, de aquella matanza. De repente Panyagua lo miró. Gonzalo, ajeno por un instante a su actual aspecto, creyó ver reconocimiento y sonrió levemente. El soldado lo apuntó con su mosquete y disparó errando el tiro…, parecía asustado. En ese momento una flecha atravesó su cuello, y junto con la vida de su antiguo amigo desapareció aquel último recuerdo de Gonzalo Guerrero.

Los españoles empezaron a ganar terreno. Con sacrificio y numerosas pérdidas fueron acorralando a los indígenas, haciéndolos retroceder. Gonzalo, sin embargo, luchaba en el río yendo con su canoa de un sitio a otro, ayudando a sus nuevos hermanos, matando a los viejos. Parecía un demonio poseído al que los dioses protegían, pues erguido en su barca, los cañonazos levantaban el agua a su alrededor sin llegar a tocarlo. Pero los dioses son caprichosos y, mientras Gonzalo gritaba, ordenaba, lanzaba mandobles con su espada cortando carne y partiendo huesos, una flecha de ballesta se clavó por encima de su ombligo atravesándolo. Gonzalo sintió como le desgarraba el estómago y le dejaba sin respiración. Ese momento de reparo que le hizo bajar la defensa fue suficiente para que un certero tiro de arcabuz reventara el pecho del que, en otros tiempos, fuera gran arcabucero. Fue este disparo el que realmente le mató.

Gonzalo cayó al agua. Sus guerreros, tras presenciar la mortal descarga, acudieron en su ayuda recuperando el cuerpoEl Indio de Palos (5) moribundo de su jefe. Los españoles estaban ahora machacándolos. A pesar de todo, la piragua que transportaba al palermo pudo llegar a la orilla, y sus fieles cargaron con Gonzalo replegándose, junto con los demás, hacia el interior de la selva. Allí, a salvo por un momento, depositaron su cuerpo en el suelo, sin moverlo demasiado. Estaba agonizando. Nadie intentó sacarle la flecha, no había ya nada que hacer. El gran agujero en su pecho era mortal de necesidad. Incompatible con la vida.

Gonzalo Guerrero miró su herida y, con su último aliento, pidió que siguieran luchando. Luego tosió, escupió sangre, y antes de expirar aún tuvo tiempo de susurrar que cuidaran de su familia.

Gonzalo Guerrero, natural de Palos de la Frontera (Huelva), soldado y marino español…, cacique maya…, murió en 1536 en Puerto de Caballos.

Los mayas se retiraron dejando el cuerpo de Guerrero en aquella selva. Cuando los soldados castellanos, más tarde, hicieron recuento de bajas lo confundirían con un indio más de los allí yacentes. Sin embargo, en una carta conservada en el Archivo General de Indias de Sevilla, escrita, el 14 de agosto de aquel año, por de Andrés de Cereceda (quien fue gobernador de Honduras, y que lucho en aquella batalla contra Cozumba), se relata lo siguiente: …”Como en el combate dentro del albarrada el día antes que se diesen, con un tiro de arcabuz se abía muerto un cristiano español que se llamaba Gonzalo (Guerrero), que es el que andaba entre los yndios en la península del Yucatán veynte años ha y más que este el que dizen que destruyó al adelantado Montejo; y como lo de alla se despobló de cristianos vino a ayudar a los de aca con una flota de cinquenta canoas y a matar a los que aquí estabamos antes de la venida del adelantado abra cinco o seis meses cuando yo hize justicia de ciertos caciques de la tierra como atras he tocado porque fui avisado de la trayción y junta que sobre paces tenia urdida; y andaba este español que fue muerto desnudo y labrado el cuerpo y en abito yndio”…

Al caer la noche, los hombres de Gonzalo fueron en busca del cuerpo de su jefe, que yacía tal y como lo habían dejado. Los mayas lo cogieron con respeto, el que se merece un gran nacom que ha partido finalmente hacia el Sol, y lo llevaron, casi en procesión, hasta la orilla del río. Allí lo dejaron flotar, con suma delicadeza, mientras la corriente lo arrastraba hacia la embocadura del mar. No hubo piras incendiarias ni enterramientos. Fue su último homenaje a aquel hombre que el océano trajo y que al océano devolvían.

Gonzalo Guerrero fue desterrado de la gloriosa historia de España. A pesar de ello, su existencia se conoce gracias a el relato de su compañero, Jerónimo Aguilar, y por las crónicas de algunos contemporáneos, especialmente Bernal Díaz del Castillo.

Durante mucho tiempo su nombre fue sinónimo de traición y se evitaba nombrarlo. Posteriormente, su tierra adoptiva, la verdadera para él, lo rescató considerándolo el padre del mestizaje mexicano. Siendo sus hijos los primeros mestizos de América fruto del amor por sus gentes y su tierra, y no de la violencia, el odio y la prepotencia de los invasores.

El Indio de Palos (6)Con el tiempo, Gonzalo Guerrero ha sido recuperado por unos y por otros. En México (Yucatán) tiene varios monumentos conmemorativos y plazas, en el Paseo de Montejo de la ciudad de Mérida, en Chetumal y en Cozumel (Quintana Roo). En España, para la mayoría aún sigue siendo un desconocido. Ni un vestigio en Huelva. En Palos un retrato perdido entre varios otros, en la antigua Casa Museo de Martín Alonso Pinzón y apenas una línea en la información publicada por la ciudad natal.

El Indio de Palos (7)A pesar de todo, cuando empecé a documentarme me sorprendí de lo que encontré. No sólo la variedad de textos clásicos sino la cantidad de estudios, publicaciones y escritos al respecto, alguna que otra novela e incluso un par de cómics. No es de extrañar, pues pocas historias de ficción tienen tantos componentes literarios como esta “True Story”. Lo raro es que aún no se haya llevado al cine, aunque tiempo al tiempo…, basta con que Hollywood se entere, y no precisamente la hermanada con Huelva.

En cuanto a la bibliografía consultada, aparte de lo apuntado en una de mis tantas “interrupciones” debo decir que ha sido un verdadero placer sumergirme en toda esa literatura, antigua y moderna, que ha absorbido por completo mi último mes, hurtando tiempo mientras trabajaba y apurándolo cuando no lo hacía. La experiencia, no obstante, ha sido gratificante y espero que para ustedes también lo sea, pues este relato ha ido creciendo solo, como si tuviera vida propia y, con la modestia y respeto que debo a cualquier otro que antes que yo (más o menos profesionalmente) se haya sumergido en el océano en busca de los restos de este personaje para estudiarlo, novelarlo, colocarlo en la historia o, simplemente, tenerlo como amigo durante un tiempo, mi intención ha sido que ustedes se emocionen tanto como yo, imaginando la vida de un hombre en un tiempo tan duro como fascinante.

Por esto, en vez de aburrirles con una extensa bibliografía de tipo académica (tampoco esto es ninguna tesis doctoral) creo más acertado comentársela un poco, especialmente aquella que he manejado y consultado.

Para empezar, citaré los autores contemporáneos a nuestro héroe, dos de los cuales tuvieron información de primera mano como son Hernán Cortés en sus “Cartas de Relación” y Bernal Díaz del Castillo, con su maravillosa “Historia verdadera de la conquista de la Nueva España”, totalmente recomendable incluso para deleitarse leyendo por puro placer. También de la misma época están López de Gómara, (aunque criticado por Bernal por escribir de oídas sin salir de España), que escribió “Historia General de las Indias y la Conquista de Mexico” y, por otro lado, la “Relación de las cosas del Yucatán” donde Diego de Landa, más tarde obispo del Yucatán, hará una crítica de las costumbres y creencias indígenas que, salvando su carácter apológico contra ellas, tienen un punto de vista antropológicamente interesante. Todo lo contrario en su exposición es Fray Bartolomé de las Casas con su fiel pero algo tediosa “Bellísima relación de la destrucción de las Indias” y, algo más tarde, Diego López de Cogolludo, se basaría en los escritos desaparecidos de Landa para escribir “Historia de Yucatán” e, igualmente, Fernández de Salazar se valió de las Cartas de Cortés y los escritos de Gómara para redactar un valioso tratado “Crónica de la Nueva España”.

Y no quiero acabar esta lista de textos clásicos (entre muchos otros, se entiende) sin citar la bella obra dramática en verso “La conquista de México” de Fernando de Zárate (ó Antonio Enríquez Gómez), una de las pocas epopeyas épicas escrita sobre el tema.

Hasta aquí, para no aburrirles, los textos clásicos, nombrándoles a continuación algunos más recientes como “Perfil de Indoamérica de nuestro tiempo” de Lipschutz (1968), “Gonzalo Guerrero, (apuntes para su biografía)” de José Armando Ceballos. Quintana Roo (1980) o “Lenguas, traducción y metáfora: relatos de la alteridad en tres crónicas de la conquista de México” de Valeria Añón, Universidad de Buenos Aires CNICT (2006). Y entre la novela y la historia está “Gonzalo Guerrero, Memoria olvidada. Trauma de México” de Carlos Villa Roiz (1995), original crítica al sometimiento conquistador desde la perspectiva de la supuesta hija de Gonzalo Guerrero, convertida ahora en doncella del obispo Diego de Landa.

El Indio de Palos (8)Ya en el terreno de la novela histórica pura y dura me topé, al menos, con cuatro obras (que no he tenido oportunidad de leer). “El futuro fue ayer” de Luca de Tena (1987), que da el protagonismo a Jerónimo Aguilar, “Gonzalo Guerrero” de Eugenio Aguirre (1991) y “Huracán Corazón del Cielo”, de Francis Pisani (1992), ambas basadas en la vida del Palermo. Y la más reciente y ficcionada “La última Profecía” de Álvaro Ancona (2008).

Para acabar, uno de los últimos hallazgos, entre el estudio y la novela, fue el de un paisano suyo, Salvador Campos Jara, que en 1995 parece ser que (al igual que yo ahora) se topó con Gonzalo Guerrero por casualidad. La diferencia es que el onubense citado convirtió la vida de nuestro personaje en motivo de su estudio, tesis doctoral y beca para un futuro libro, que desconozco si vio la luz, cuyo acertadísimo nombre sería “El hijo de los alacranes” (como lo envidio). Su trabajo se llama “Gonzalo Guerrero: elementos para la creación de un mito”. Universidad de Huelva (1995).

Por último solo citar, como curiosidad la existencia, al menos de dos cómics, uno de ellos “Conquistadores de El Indio de Palos (9)Yucatán” de Miguel Calatayud y Fernando Savater (1992), el otro creo que es francés “Guerrero l’etranger” de Maranzano y Camille le Gendre.

Y finalmente, como sorpresa para todos, una ONG de Huelva (única referencia que he encontrado en la capital) llamada “Gonzalo Guerrero”, parece ser que desde 1992 relacionada con Iberoamérica y no se si aún en activo.

No quiero acabar sin hacer algún apunte a las imágenes que he utilizado (al menos para que no me empapelen), las cuales también han tenido su curre. Varias tardes me ha sorprendido mi mujer frente al ordenador con los ojos enrojecidos en plan zombie y moviendo los dedos como un autómata, guardando imágenes como el que guarda dólares y que, ya imaginarán, para que sean más o menos acordes a la narración, han necesitado acumularse en una buena base de datos. Aprovecho, por tanto, para pedir permiso a los autores de las mismas, (pues cada vez que grababa una se me cortaba el cuerpo con la dichosa “protección”) ya que, aunque no se muy bien como funciona esto de los derechos y el copyright, mis intenciones son totalmente altruistas y, como pueden comprobar, no persigo ningún fin lucrativo más que el propio goce de la escritura y la lectura, por lo tanto espero que sea suficiente.

Enrique Carrillo.

Creative Commons License

34 comentarios para “El Indio de Palos (3/3)”

  1. […] Comentarios El Indio de Palos (3/3) « La Huelva Cateta on El Indio de Palos (2/3)pronto noticias on Noticias CatetasAnónimo on La calabaza, yo, […]

  2. alvaro said

    Ha estado precioso!Voy a intentar leer más sobre este personaje.
    Por cierto La Misión es de mis pelis favoritas y su BSO la mejor

  3. Criptonito said

    Amigo Enrique, para ser un “Guerrero de Ronda” 😉 ,este post es quizás el más currado de los visto en el blog. Chapeau. Espero seguir contando con tu colaboración en el mismo.

    En cuanto a llevar esta historia al cine, según me indicó un compañero de café, hubo un guión que por una serie de cuestiones legales de autoría se quedó en vía muerta. No obstante, al parecer los responsables de una de las pelis nombradas en el artículo sí que lo leyeron.

    Por último, indicarte que no pude quedarme quieto y esperar a que el Sr. Rubio colgara los sucesivos capítulos, así que me lance a buscar información en la red sobre el personaje. Me topé con un artículo de un mejicano llamado Miguel Salvador Rodríguez Azueta titulado “Gonzalo Guerrero: El Vasco Desconocido”. Me gustaría saber que opinión te merece. La misma pregunta se la lanzo a Salva.

    Saludos.

  4. AMS said

    Respecto a la literatura que se basa en Guerrero, os recomiendo la lectura de Rhila, de Juan Miguel Aguilera, que está basado en la aventura de este palermo. Es una historia de corte fantástico con un protagonista que tiene muchos puntos de unión con esta historia que tan bien nos ha comentado el amigo Carrillo.

  5. Salva said

    Hola Enrique, gracias por tus palabras. Efectivamente, al final, la satisfacción debe estar en que otros nos lean y descubran historias… y si son fascinantes como la de Guerrero mejor que mejor.
    Muchas gracias también por las referencias de las imágenes… ya iré buscándolas… de todas formas la que más me interesa es la que aparece en la Segunda Entrega con el número “10. Grabado” y que muestra, en blanco y negro, a un hombre barbado con dos niños en brazos y a su mujer y otro maya por detrás… Si la tienes controlada te agradeceré la referencia, si no, no pasa nada…
    El tuyo me parece un excelente relato sobre el personaje, en serio, y esas “interrupciones” creo que sirven muy bien para ayudar a contextualizar imaginariamente la historia… (Por cierto, ha habido varios proyectos cinematográficos a ambos lados del Atlántico, a la par que radiofónicos e, incluso, de una telenovela, y siempre por una u otra causa se ha frustrado). Es interesante también el pequeño apéndice donde comentas algunas fuentes… algo siempre útil para ampliar información… En definitiva, un trabajo muy completo. Creo que le das al personaje una interesante dimensión épica, y que el texto consigue bien su propósito.
    Te agradezco los piropos y disculpas finales. “El hijo de los alacranes” no se llegó a publicar, pero probablemente el año que viene sí se publique una monografía sobre mis investigaciones.
    Como fe de erratas, aclaro para los interesados que lo que había en Huelva en 1992 no era una “ONG” sino un “Colectivo Gonzalo Guerrero”. La “pifia” tiene su historia, pero no viene a cuento. Y el Colectivo dejó de funcionar poco después del 92.

    AMS: la novela “Rhila”, no es sobre Guerrero (yo también lo creí un tiempo), sino sobre un erudito árabe de Granada, Lisán al-Aysar, que vivó con los mayas años antes del viaje de Colón. De todas formas la recomiendo mucho: es una novela fascinante. Por cierto, Juan Miguel Aguilera es autor de uno de los proyectos cinematográficos fallidos.

    Criptonito: El artículo “Gonzalo Guerrero: El Vasco Desconocido”, me parece que fuerza los datos históricos de un modo increíble pero que, al fin y al cabo, hace un poco lo mismo que todos, es decir, describir al Gonzalo Guerrero que a él le gustaría que fuese o que hubiera sido. “Lástima” que las fuentes más antiguas que hablan de su origen digan que era de por aquí… Gracias también Alvaro, elrincondepepito, jdsa…
    Saludos a todos y de nuevo muchas felicidades, Enrique.

  6. AMS said

    Por supuesto que Rhila no es sobre Guerrero, lo que digo es que está basada en la investigación que Aguilera hizo para escribir junto con Rafa Marín una novela que se llamaba Guerrero. Sin ir mas lejos la llegada al nuevo mundo es muy parecida a la novela original no publicada. Rhila es una novela de género que tiene muchas connotaciones de ciencia ficción.
    Y, según mis fuentes, hubo un director australiano que tuvo acceso a un cierto borrador de guión y que usó muchas ideas en su película. Cosas que pasan en este mundillo.

  7. Neoptolemo said

    Son de agredecer este tipo de artículos, ya no solo por el hecho de la historia muy bien trabajada por autor, además, en mi caso, por la oportunidad de conocer a un personaje tan singular.
    Con respecto al tema del Vasco Desconocido, me parece una serie de elucubraciones que el autor usa para llegar a un punto que ya tenia decidido antes de empezar a estudiarlo, de hecho en todo el texto no hay, ninguna referencia a su supuesto origen vasco y sin embargo si que cita uno en el cual se indica que su procedencia es el Condado de Niebla, que, o bien no sabe donde esta o no quiere saberlo.
    De todas formas creo que en Mejico, tienen una idea un poco distorsionada sobre lo que es un vasco.

  8. carrillo said

    Hola amigos.

    Gracias de nuevo por vuestras felicitaciones, siempre es agradable saber que algo que has hecho con ilusión cumple su propósito, por otro lado, a nadie le amarga un dulce y, de vez en cuando (sólo de vez cuando) un poco de reconocimiento para regalar al ego sienta bien. No obstante, como dice Salva, lo importante es que una historia tan apasionante como la de Guerrero se conozca, especialmente por quienes deben sentirse más cerca…, sus propios paisanos.

    Los que me conocen de algún otro post y comentarios saben que soy bastante “inquieto” y que me gusta aprovechar, casi devorar, al máximo todo lo que las circunstanciales ciudades por las que voy pasando tienen de interesante, por lo que, desde mi punto de vista, Gonzalo Guerrero tiene un plus añadido: ser onubense y de Palos…, una vez se conoce su historia no podría ser de otra forma. Por otro lado, como los aficionados a la lectura y la escritura saben, un buen nombre y lugar de origen es fundamental para que un personaje sea creíble. En este caso no es necesario, pues como bien dice Salva, las primeras crónicas dejan clara su procedencia, otra cosa es que como los vascos son tan chulos que nacen donde quieren éste en particular hubiera elegido Palos.

    También yo, Criptonito, leí el artículo que mencionas cuando investigaba para el relato y, ciertamente, me parecen muy peregrinas las razones que el autor argumenta para justificar su hipótesis, por no hablar de las que exponían posibles relaciones judías o gitanas. Coincido, además, con Neoptolemo en que la perspectiva vasca del mismo adolece del tópico exterior, por otro lado tan extendido, y que además no se puede extrapolar al siglo XVI.
    Por otro lado, y Salva me corregirá si me equivoco, el apellido Guerrero podría ser una asimilación a sus actividades (algo leí también al respecto) ya que en la carta de Cereceda hallada en el Archivo de Indias se citaba literalmente al palermo como Gonzalo Aroza (por eso escribí Guerrero entre paréntesis), pero también es cierto que ya Bernal Díaz, primer cronista, lo refirió como Gonzalo Guerrero, por lo que si pudiera tener alguna validez esta tesis debería tener su origen en Jerónimo Aguilar, que trataría al de Palos solo por el nombre de pila, añadiendo el apellido en su posterior narración. De todas formas, de lo que no hay dudas es en cuanto a su procedencia, al menos según las fuentes.

    No querría redundar en los agradecimientos porque esto no es la ceremonia de los oscars y no me gustaría aburriros, pero todos los comentarios me han halagado y, con toda la modestia, Jdsa, Álvaro y Neoptolemo, me encantaría escuchar esta historia en plan “Cebrián”, con especial ilusión además si fuera mi recreación, así que si alguien tiene influencias en alguna radio local y se anima, yo estaría encantado de oírla con la única condición de que me avisaran para no perdérmela.

    La historia de Rhila, aunque me suena, sinceramente no la conozco por lo que tomaré nota AMS…, por cierto, no se si la película que citas será “The Fountain”, en cualquier caso, una de las ilustraciones que utilicé era de la misma (la 4º “General apresado” de la 1º parte), gracias por los títulos de las fotos a la huelvacateta (no me había percatado hasta el último comentario de Salva), y ya que las miento corregir la que menciona a Guerrero y Cortés (éstos nunca se vieron, por lo que yo la consideré más bien como el recibimiento de Cortés a Aguilar), Y hablando de ilustraciones, siento no poder darte la referencia de la que te interesó Salva, la verdad que no recuerdo que términos utilicé en el buscador (fueron tantos y tantas), efectivamente a mí también me sorprendió cuando la encontré pues le viene al pelo, ya que es claramente un dibujo de Guerrero y su familia, la he intentado recuperar pero sin suerte, de todas formas si la encontrara la publicaré en algún comentario.

    En cuanto a nuestro ilustre comentarista, imagino que todos os habéis percatado ya que es Salvador Campos Jara, el cual nombro en mi bibliografía.
    Leí todo lo que tienes publicado electrónicamente y me pareció genial, la verdad que Gonzalo Guerrero es el típico personaje que te encuentras sin esperártelo, hasta eso tiene de novelesco. Por cierto, no se que pasó con tu libro, pero me parece una pena que no se publicara finalmente. A mí, personalmente, y aunque ya ha pasado algún tiempo desde que me empeñé en esta pequeña empresa, me encantaría leer, ahora con más tranquilidad, alguna de las novelas citadas… y “El hijo de los Alacranes” hubiera sido sin duda mi primera opción.
    Gracias, también, por la rectificación del colectivo G.G., no recuerdo ya bien que me hizo pensar que era una ONG, pero cada cosa en su sitio.

    Por otro lado, no me cabe duda que alguien aprovechará finalmente ese estupendo guión que es la vida del palermo, cuando esto pase todos nos sonreiremos un poco. Espero, no obstante, que sepan sacarle partido y si es nacional mejor…no hay demasiadas películas autóctonas sobre la conquista americana.

    Antes de acabar este comentario, que desgraciadamente y como es costumbre en mí se ha prolongado atormentando los ojos de los amigos lectores, les pido excusas por machacarles un poco más y con permiso de la “Huelvacateta” ponerles un fragmento del relato original que, si bien no es esencial para la historia, pues no es más que otra de mis interrupciones (por lo que mis amigos administradores, con sincero y bienintencionado criterio suprimieron para no extenderlo excesivamente, dándome la oportunidad de experimentar lo que se siente ante una “editorial” ;)) me gustaría que lo leyeran, pues expresa la emoción y el placer que he tenido mientras investigaba, me documentaba y escribía este relato. Se situaba, casi al final de la segunda parte, inmediatamente después de que aceptaran el rescate de Aguilar (pero eso es lo de menos):
    […]“Y permítanme interrumpirles de nuevo. Hasta ahora he intentado evitar copiar o reproducir los numerosa bibliografía que he utilizado para informarme (la cual haré constar en el pertinente apartado). Como apunté al comienzo, mi intención era recrear una historia real ya de por sí bastante increíble, incluso ficcionarla un poco, si quieren, dando rienda suelta a uno de mis hobbies, escribir. Es por esto que, en principio, no quería leer mucho al respecto para no dejarme influir demasiado por otros textos, informativos, históricos, académicos y novelados (como tendrán oportunidad de comprobar). De esta forma, quería conservar lo que recordaba de la historia y, en todo caso, revisar detalles como lugares o nombres para, partiendo de la estructura real, imaginar el resto, intentando no extenderme demasiado y sintetizar lo realmente interesante del relato. Como ven, no lo he conseguido. Una vez que empecé a buscar no pude parar. La historia colombina ya es de por sí apasionante, pero son tantas las historias entretejidas entre conquistas, exploraciones, descubrimientos y personajes ilustres que hay que hacer verdaderamente un esfuerzo para no perderse saltando de unas a otras, pues todas acaban absorbiéndote y más de un día me ha sorprendido la hora y los calambres leyendo. Decía, por tanto, que como siempre que se investiga sobre algo (especialmente cuando se hace de forma especializada y profesional, que no es el caso) te sorprende la cantidad de información que se puede encontrar, bien de un hecho concreto o bien de otros relacionados. Con la presente historia ha pasado lo mismo. Más allá de las resumidas informaciones presentes en diferentes páginas, de Internet o de celulosa, existe una amplísima bibliografía, desde los autores contemporáneos a Gonzalo Guerrero (algunos afirman que incluso existieron sus memorias) hasta, como quien dice, antesdeayer. Yo no quería cohibir la espontaneidad de la imaginación pero es que, señores, en este caso la imaginación apenas puede igualar a los testimonios conservados que por sí solos te atrapan, lo que me llevó a devorar con tal avidez (quizás otra vez la deformación profesional) la historia de Palos y las Américas, Nicuesa y Ojeda, Nuñez de Balboa, Hernández de Córdoba, Cortés y la Malinche, la cultura maya y su paralela azteca, el arte, la arqueología y la geografía y, en definitiva, todo lo que rodeaba a ese “indio” onubense, que llegó un momento en que tuve que parar. Suficiente para este modesto relato.
    Y cuento esto porque, cuanto más leía más volaba mi fantasía por lo que, si bien no he dejado de recrear esta apasionante historia, cada hecho relatado (con ciertas licencias, se entiende…) se corresponde en nombres, lugares y sucesos con la realidad (al menos de las fuentes consultadas) y, aunque ya dije que quería evitar citas literales y bibliográficas, lo cual he cumplido bastante a rajatabla, ahora deben disculparme por utilizar, a continuación, algunas de ellas…” […]

    Por último, solo decir que espero poder escribir algo más antes de marcharme (relacionado con el patrimonio, que es mi especialidad “zapatero a mis zapatos”), lo cual, tristemente será en breve, por lo que echaré de menos no solo esta ciudad sino también este entrañable Blog.

    Gracias a todos y un saludo, por mi parte siempre es un placer colaborar con vosotros.

    E. Carrillo

  9. Nmay said

    Hola a todos estoy encantada de haber encontrado este blog soy mexicana, del estado de Quintana Roo lugar en donde Gonzalo Guerrero vivió entre los mayas es verdad que este singular personaje es un tanto desconocido para ambos paises, pero por lo menos en Q.Roo se le tiene como padre del mestizaje, tiene varias esculturas aunque personalmente no las he visto por estar una en la capital del estado y otra en Mérida Yucatán, en el himno del estado se le dedican unas estrofas las cuales transcribo a continuación:

    “Esta tierra que mira al oriente
    cuna fue del primer mestizaje
    que nació del amor sin ultraje
    de Gonzalo Guerrero y Zazil”

    He leído la novela de Eugenio Aguirre a mi consideración es muy buena, claro cada quien puede dar su mejor opinión.

    Es un personaje que te envuelve apenas lo conoces y es verdad también que la imaginación vuela al estar leyendo acerca de el.

  10. Salva said

    Vaya, AMS, disculpa, pero pensé que querías decir que “Rihla” trataba de la vida de Guerrero… aclarado el entuerto, coincido de nuevo contigo en recomendar su lectura, pues la novela me parece estupenda… supe lo del proyecto de escritura con Rafael Marín, pero no sabía que “Rihla” surgió a partir de ahí… gracias por la info…
    Supongo que te refieres a Gibson y “Apocalyto”… según he sabido, el australiano tuvo además otras propuestas para filmar la vida de Guerrero, entre ellas las de su mismo asesor histórico, el arqueólogo estodounidense Richard Hansen… al final no prosperó… También me comentó Juanmi Aguilera que barajaban al mismísimo Javier Bardem como potagonista de “Guerrero, the adventure”, pero que al final, ná de ná… El mismo actor tenía en sus manos aquellos años otro guión sobre Guerrero, de Ludlow, titulado “Antes de Cortés”, pero también ese proyecto se malogró… En fin, como dice Enrique, sin duda nos sonreiremos cuando veamos algún día una peli sobre Guerrero…
    Nmay, me alegra tu comentario, y que aparezca por esto lares cibernéticos alguien de la “verdadera tierra de Gonzalo”. Salvo catástrofe, entre el 9 y el 11 de septiembre de este año estaré en Chetumal, en la Universidad de Quinatana Roo, para hablar del marinero aindiado, y algunos días antes en Mérida para lo mismo. Si puedes asistir, me encantará conocerte…
    Y nada, gente: ha sido un placer… cuando me “deslíe” empezaré a “subir cosas” a la web… Para los interesados mi mail es scamposj@gmail.com
    ¡Saludos a todos y feliz semana!

    PD: Igual se me escapa responder a algo, pues ando apurado en estos momentos. Saludos.

  11. Salva said

    Hola Enrique, releo los comentarios y veo que no te respondí sobre el tema del nombre de Gonzalo Guerrero que es, realmente, su “primer misterio”, al menos en lo que dicen las fuentes conocidas hasta ahora. Ahora que tengo un hueco te respondo:
    La primera vez que se nombra al personaje es en un “Cuestionario interrogatorio” del Juicio de Residencia de Hernán Cortés, en 1534, o quizás un poco antes, y lo llama “un Morales”.
    La segunda es en 1536, en la carta de Andrés de Cereceda que conoces: “Gonzalo Aroça”
    En 1549, Gonzalo Fernández de Oviedo lo llama “Gonzalo, marinero” y dice que era “del condado de Niebla”.
    En 1552, en la primera edición de la obra de Francisco López de Gómara, se nombra –y ésta es poco conocida– “Gonzalo Herrero, marinero”, mientras que en la edición de esa obra al año siguiente se bautiza ya como “Gonzalo Guerrero”, nombre que es el que “triunfa”…
    Sin embargo, en la crónica de Francisco Cervantes de Salazar, de alrededor de 1560, se vuelve a recoger una tradición que lo llama “Fulano de Morales”.
    Bernal Díaz del Castillo, cuya obra ronda el año 1568, recoge el nombre de López de Gómara y añade que era “natural de Pálos”.

    Así pues, lo más seguro, como intuyes, es que “Guerrero” sea efectivamente un “apellido parlante” que, sustituyendo al “marinero” de origen, denotase su condición ya como indio.
    Ante esta confusión y vacilación de nombres, no te extrañará que algún crítico haya concluido que es posible que, en similares circunstancias a las de Guerrero, hubiera algún otro español avecindado entre los mayas. Como ves, más terreno fértil para la especulación y la fantasía…

    Espero haberte respondido, y oye, gracias por lo de “ilustre”(qué paradojas, que lo llamen así a uno que estudia a renegados y traidores…), y por lo de “genial”… no es para tanto… La novela, al final, cambió de título y se llama “El alacrán emplumado”… un día igual la saco del cajón…
    En fin, espero haber respondido a todo. Te agradezco y felicito de nuevo por haber dado nueva vida a Gonzalo… y a los demás gracias por el interés…
    Saludos

  12. jdsa said

    “No querría redundar en los agradecimientos porque esto no es la ceremonia de los oscars y no me gustaría aburriros, pero todos los comentarios me han halagado y, con toda la modestia, Jdsa, Álvaro y Neoptolemo, me encantaría escuchar esta historia en plan “Cebrián”, con especial ilusión además si fuera mi recreación, así que si alguien tiene influencias en alguna radio local y se anima, yo estaría encantado de oírla con la única condición de que me avisaran para no perdérmela.”

    Si dijera que tengo influencias en Uniradio, miento. 😛
    Pero la idea se puede proponer, eso sin duda, y por supuesto consistiría esencialmente en una transcripción exacta de las tres entradas acerca de la historia de Gonzalo Guerrero.
    Lo verdaderamente ideal sería una narración con música de fondo, ciertas pausas para dar emoción a la historia… Y con alguien con una buena voz y dicción, cosas que deduzco no tener xDD

    De darse la posibilidad, ocurriría en la próxima temporada de Uniradio, y por supuesto te avisaríamos, Enrique 😉

  13. Sr. Rubio said

    Y nosotros lo publicaríamos en el blog. Ojalá se haga realidad algún día. El texto ya lo tenéis tan sólo hace falta buscar a algún “Cebrían” que preste su voz y le de la emoción que se merece. Lo que es la banda sonora, también la tenéis ¿Qué mejor que La Misión y Apocalypto?.

    Incluso se podría hacer el montaje en vídeo de dicha locución y las fotos más algún que otro fragmento de dichas películas para conseguir un espectacular vídeo de youtube.

    Saludos!

  14. Neoptolemo said

    La propuesta es magnifica. Yo nada mas leer la primera parte me recordó enormemente los pasajes de la historia de Cebrián, a los que soy muy aficionado. Solo faltaría una voz adecuada y la capacidad tecnica suficiente para realizarlo. Por desgracia esta fuera de mi alcance.

  15. alvaro said

    Yo me ofrezco a la parte de bso y cine,creo que es lo que puedo aportar más.Para toda esa realización aunque carezco de conocimientos de informática y técnica tengo buena imaginación y creatividad.
    Lo suyo sería alejarnos un poco de los pasajes de la historia,no hacer una simple copia¿no?Aunque en esencia tengan similitudes obvias.

  16. Nmay said

    Hola a todos y agradezco a Salva su comentario he leido su trabajo hace algunos años y me encantaría poder ir a escucharlo me queda más cerca Mérida pero las fechas se me complican de todas maneras haré todo lo posible por asistir, debo decir también que reencontré a Gonzalo Guerrero hace unos 10 años leyendo el libro de la historia de Q.Roo que me habían dado en la primaria, en dicho libro le dedican un capítulo entero a su historia y de ahi me dediqué a investigar mas acerca de él, me encontré con que había un libro llamado “Gonzalo Guerrero” de Eugenio Aguirre, libro con el que ganó un premio en sudamérica y en un viaje al D.F. lo compré y me gustó, posteriormente me encontré con el trabajo de Salvador Campos Jara que también me gustó mucho y al cual felicito por este medio.

    El sr. Eugenio Aguirre en una entrevista que le hicieron comentó que se le han acercado varios productores para hacer la película sonbre Guerrero pero hasta ahora no se ha podido concretar que lástima me gustaría mucho que algún día pudiera ser.

    Saludos

  17. Salva said

    Gracias por tus palabras Nmay. Me alegra mucho que te gustara el trabajo y que me lo digas… En Mérida daré un seminario en la Facultad de Ciencias Antropológicas de la UADY, seguramente el 7 y el 8, aunque aún no son fechas definitivas. Si puedes venir, estupendo; si no (como decís por allá) “ni modo”. Con tus palabras aquí ya estoy más que agradecido.
    Muchos Saludos.

  18. Soy Álvaro Ancona, autor de “La última profecía de la cuenta larga”. Se relata la vida de Gonzalo Guerrero y entre historia y ficción la vida del primer mestizo de la historia. En caso de interesarte podría mandártela por e-mail.

    Un abrazo

    Álvaro Ancona

  19. carrillo said

    Primero Salvador Campos Jara y ahora Álvaro Ancona… Como colaborador circunstancial de este blog me siento halagado…
    Me encantaría esa versión de Guerrero. De hecho, creo que leí algo de ella (si es que tienes parte subida en la red ), la verdad, como hace algún tiempo de mis indagaciones y fueron tantas las fuentes que consulté, ya no recuerdo bien si era de “La última profecía…”, pero hubo un pasaje ficcionado (hipotético enfrentamiento creo recordar) entre Aguilar y Gonzalo que me pareció muy original.
    Amigo Álvaro (permíteme la licencia por la afinidad de intereses y el encuentro inesperado) por mi parte, y creo poder decir que también por la de mis amigos administradores, comentaristas y lectores de este blog, te doy la bienvenida a la otra “tierra” de vuestro Gonzalo Guerrero. Espero que mi modesto relato te haya gustado o al menos divertido. Como en el caso de Salva, el hecho de que te haya hecho visitar esta página me satisface y espero que, igualmente, os satisfaga saber que vuestro estudiado personaje no cae en el olvido.
    Gracias por tu ofrecimiento. Espero que sirva para difundir un poco más la vida de este palermo.
    Mi mail es enrique_carrillo2001@yahoo.es

    Un abrazo.

    E. Carrillo.

  20. Salva said

    Hola Álvaro, a mí también me gustaría leerla.
    Mi mail es scamposj@gmail.com
    Agradecido de antemano, te saludo cordiales saludos desde Huelva.

  21. Nmay said

    Hola y si no es mucha molestia para Álvaro a mi también me gustaría mucho leer su historia.
    Mi mail es neidym2@hotmail.com
    Gracias

  22. The Punisher said

    Una historia digna de una película, Enrique gracias por habernos informado sobre la vida de este personaje totalmente desconocido para muchos

  23. jdsa said

    Gonzalo Guerrero en Historias con Historia: http://historiasconhistoria.es/2009/10/16/gonzalo-guerrero-el-primer-indio-blanco.php

  24. « ß ~ A ~ L ~ A ~ M » said

    Un saludo Enrique

    Durante un momento de ocio encontré tu blog y con entusiasmo lo lei, he visto otros blogs e información enl a red sobre G.G. pero realmente he considerado éste mas completo.
    Soy aficionado a la arqueologia maya y entre algunos libros supe de Gonzalo, pero no profundizé la información.
    durante mas de una década viví en Tulum, Quintana Roo, México, soy de ahi y muy cerca a Tulum esta Akumal un poblado en el que existe un monumento dedicado al padre del Mestizaje.
    Cuando descubri este blog me impresiono tanto la historia de gonzalo, que, como amante del arte tambien, me inspire a partir de la informacion para plasmar la mayoria de lo escrito pero sobre papel con carboncillo, busque informacion en algunos libros pero lamentablemente aqui donde vivo no encontre mucho (Villahermosa Tabasco, México) entonces a partir de tu blog estructure la idea, los dibujos y finalmente lo estoy plasmando sobre un mural, dubujado con carboncillo.
    Me encantaria, compartir esta iniciativa tanto contigo como con los que visitan el blog y en cuanto termine el mural, calculo a mediados del mes próximo (noviembre 2009) me gustaria enviarte fotografias del resultado de tu blog como fuente y mi mural como interpretacion de esta hermosa historia.
    Afortunadamente, en la universidad donde estoy estudiando me estan apoyando para terminar este pequeño pero entusiaste proyecto.
    Si te interesa mi propuesta me gustaria contactarte he dejado mi correo en los datos que pide el blog pero aqui lo adjunto de nuevo. jopagerilemchast@hotmail.com

    no me considero un artista plastico ni nada al respecto, pero si me considero un aficionado al arte plastico (en este caso el dibujo) y por eso tomé esta historia para darle vida con imagenes que por mi mente pasaron.

    un saludo y gracias por desemplovar est historia.

    « ß ~ A ~ L ~ A ~ M »

  25. Carrillo said

    Hola B~A~L~A~M.

    Supongo que cuando hablas de “Blog” te refieres al “post” o artículo en cuestión, pues yo solo soy un colaborador circunstancial (y, desgraciadamente para mí, cada vez menos) de esta página, siendo el blog gestionado (y muy bien, por cierto) por mis amigos administradores Sr. Rubio y Northman.

    Me parece una magnífica idea la que has tenido, demostrando nuevamente que el interés que este personaje despierta en su tierra adoptiva (la verdadera para él) supera con creces a la de su lugar de origen, donde aún sigue siendo un desconocido para la mayoría.

    Por otro lado me satisface que hayas elegido mi “recreación” como base para tu trabajo, el cual veo que has emprendido de manera entusiasta, por lo que me encantaría verlo cuando esté acabado, presumiendo que el resto de lectores y colaboradores del blog compartan la misma inquietud.

    Siempre es de agradecer este tipo de iniciativas, frescas y cargadas de ilusión. Así pues, te animo a continuar con ella y agradezco, supongo que en el nombre de todos, tu interés en copartirla con nosotros.

    Por mi parte, aprovecho la intervención para saludar a los lectores (conocidos y nuevos), esperando que soporten un último y próximo post (éste más breve para tranquilidad de susceptibles) en el que espero plasmar la grata experiencia (a pesar de todo) de mi año vivido en Huelva.

    Atentamente.
    E. Carrillo

  26. lahuelvacateta said

    BALAM, esperamos que nos mandes el resultado de tu trabajo para publicarlo como artículo en este blog que hacemos entre todos. Nuestro email: lahuelvacateta@gmail.com

    Nos congratula volverte a ver por aquí Enrique, cuando tengas tu “penúltima” colaboración (nunca digas la última) preparada estaremos encantados de publicarla.

    Saludos Cordiales.

  27. Anónimo said

    Pues Balam esperamos ver tu trabajo terminado y tener mas noticias de ti paisano que no decaiga tu animo en este proyecto.

  28. Enrique LOR GAR said

    Me ha parecido una historia fascinante de la que no tenía noticias. El trabajo de investigación buenísimo …sin comentarios…La asignatura de historia que estudiamos en su día no se corresponde en absoluto con lo que de veras sucedió. Con los datos que aportas buscaré mas informacvión. Nuevamente gracias y felicitaciones, tocayo..

  29. « ß A L A M » said

    Hola a todos.

    Hace casi ya un par de meses habia previsto que terminaría mi proyecto dedicado a Gonzalo Guerrero para finales de noviembre , sin embargo, debido a que alterno este proyecto con mis estudios no logré dicho proposito, despues de todo el mural en un principio fue como un pasatiempo, posteriormente al ir tomando forma le di la importancia y tiempo que debía tener, sin restarle prioridad a mis estudios.

    Ahora a un paso de finalizarlo aún sigo con ese entusiasmo para terminarlo y compartirlo con la gente que conoce y está por conocer esta impresionante historia.

    Ya no establesco una fecha exacta para terminar pero si es seguro que muy pronto esté listo para compartirlo.

    deseo un buen fin de ciclo calendárico a todos… para empezar uno nuevo con entusiasmo.

    hasta pronto.

    « ß A L A M »

  30. Una de las mejores historias que he leído en mi vida

  31. Rafa said

    Hola,
    muchas gracias por esta magnífica historia que me ha tenido absolutamente enganchado. Mi enhorabuena. Saludos desde Cracovia.
    R.

  32. Saludos a usted,
    Yo soy el señor Kelly Hanson prestamista de dinero acreditado, que ofrecen préstamos a particulares, ¿Necesita un préstamo o la financiación por cualquier motivo, como préstamos personales, préstamos comerciales, préstamos de expansión en marcha los préstamos comerciales, préstamos de educación, consolidación de deudas? tipos de préstamos no ponerse en contacto con nosotros a través de: (kellyhanson561@gmail.com) y llenar un formulario de solicitud de crédito por debajo, por lo que puede enviar a las condiciones del préstamo.

    Formulario de solicitud de préstamo

    Sr / Sra Nombre: …………………………
    Apellido: …………………….
    Monto del préstamo necesario: ………………………..
    Duración del préstamo: ………………………………
    Propósito del préstamo: …………………………
    Ingresos mensuales ……………………..
    E-mail: …………………………
    País: ………………..
    Ciudad: …………………………
    Teléfono: ………………………..

    Los datos de contacto a continuación:

    Nombre de contacto: Sr. Kelly Hanson
    EMAIL: (kellyhanson561@gmail.com)

  33. Antonio said

    Muy buenas a todos, en su día leí esta curiosa historia y me gustó mucho. Acabo de encontrarme por internet con la noticia de que han llevado la historia al cine documental y he creído que debía ponerlo aquí porque había gente que realmente seguía este tema. Nada más, un saludo.
    http://www.eluniversal.com.mx/cultura/2013/reviven-historia-de-artifice-del-mestizaje-957692.html

  34. Antonio said

    He encontrado un trailer del vídeo. “ENTRE DOS MUNDOS, la historia de Gonzalo Guerrero”

Advertencia: La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario. Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a www.LaHuelvaCateta.es. No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: