La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Epílogo a Huelva

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en sábado, 5 diciembre 2009

Hola a todos.

Como algunos saben, he colaborado esporádicamente en este blog con algún que otro artículo y comentario, intentando no abusar, pues en la moderación está la virtud y, sobretodo, no ofender o herir susceptibilidades (ya que sin conocimiento no hay sabiduría). A pesar de todo, hay quienes han tenido que sufrir la extensión de mis escritos, lo cual agradezco, ya que mi objetivo original era el desahogo, la denuncia y el alegato, pero sobretodo la sinceridad y la buena intención.

Era, además la primera vez que participaba en un blog, y lo hacía por la necesidad interior e imperiosa de defender aquello que me sorprendió encontrar y que nunca deberían perder, aquello por lo que pueden estar orgullosos y por lo que deben avergonzarse o avergonzar para mantener dicho orgullo, algo que intenté expresar con mi “Carta a Huelva”, y en lo que he insistido cuando ha sido oportuno.

Y comento esto porque quizás en Huelva es donde más sorprendido he quedado en cuanto a las expectativas que se tiene de un lugar.

Para bien y para mal es la gran desconocida, precedida por la mala imagen (ganada a pulso, todo hay que decirlo) que tanto los de fuera como, sorprendentemente, los de dentro se empeñan en dar.

Sólo después de vivir en Huelva he comprendido el alcance de un “sambenito” que, desgraciadamente, impide ver más allá en una ciudad que hace falta buscar para encontrar, y quizás su principal hándicap radique, precisamente, en la falta de confianza de sus habitantes que, en la mayoría de los casos, ignoran el valor de lo que tienen impidiendo a su vez que otros lo vean y provocando una cerrazón generalizada que, por otro lado (desde el egoísmo de un “esteta”) no deja de tener su aliciente en la sorpresa.

Es por esto que, en lugar de volver a la crítica (tenía en mente un ambicioso proyecto, con imágenes desconocidas para muchos, donde el antes y el después del urbanismo arquitectónico en Huelva no dejara lugar a réplica) he preferido despedirme con un simple elenco de imágenes que, circunstancialmente, fui captando durante mi estancia aquí (modestas en sus posibilidades y calidad pero ricas en su “contenido”) y con las que espero expresar mi mejor experiencia en una tierra que ya he adoptado, como muchas otras, sintiendo mía.

Ría de Huelva al atardecer

Y como tal, paisano de adopción que no elección, defiendo afuera con tanto empeño como critico dentro. Ustedes, conocen perfectamente esta dualidad propia de cualquier chovinismo, al igual que pueden imaginar la perplejidad en las caras de quienes, sin “conocer” esta ciudad, me escuchan describir sus virtudes. Pero también es verdad que para enseñar hay que sentir y, de esa manera, transmitir.

Punta del Sebo y puerto exterior al fondo. Confluencia entre las rías del Tinto y el Odiel

Siempre he mantenido que el mar es suficiente para aportar interés al lugar menos interesante, Rilke escribió de mi ciudad natal: “Si Ronda tuviera mar, que mar tan azul sería”. La capacidad hipnótica del agua, similar a la del fuego, su inmensidad, su movimiento es un valor añadido.

Ría del Odiel y marismas al fondo

Ría de Punta Umbría a su paso por las Marismas

Y Huelva no sólo tiene mar, algo común al resto de ciudades costeras, tiene una situación peculiar, exclusiva, que la diferencia y, por tanto, la caracteriza haciéndola singular y en consecuencia interesante. Dos ríos que, tras abrazarla,  se confunden con el mar y, cual hermafrodita confuso, cambian nominativamente de género aludiendo a la belleza femenina, al tiempo que el dulzor se vuelve sal y adquiere la madurez de un delta.

Uno de ellos tan singular que resucita a medida que su color rojo se torna azul y el otro dividido por una red de esteros, caños y brazos que, como venas, lo atraviesan sugiriendo una legendaria y mitológica civilización, de evocador nombre, que anticipa el grandioso Atlántico.

Marismas del Odiel

Marismas del Odiel

Marismas del Odiel

Y entre ellos una lengua de tierra rodeada de agua cuyo vértice se prolonga artificialmente, adentrándose en el océano varios kilómetros, rematándose en un faro, simple en forma y tamaño, pero impresionante en su ubicación (¿sabían que se barajó la posibilidad de trasladar el monumento a Colón a esa situación?). Una obra de ingeniería aparentemente simple en su forma pero ambiciosa en su función. El espigón más largo y profundo, la playa más extraña. Mar y tierra a un lado, arena y mar al otro, y al final…. las olas que baten, los barcos que pasan cerca cuando están lejos…, otra vez la inmensidad del mar.

Playa del Espigón con el faro al fondo

Desde allí el azul de otra Punta, la de nombre oscuro. Un océano verde envuelve la arena y reta, con sus olas de coníferas, a el verdadero mar que sigue moviendo, en sus corrientes caprichosas, la tierra de sitio, formando flechas y rías que horadan de nuevo una costa dorada.

Flecha de El Rompido

Y como telón de fondo…el sol. Otra vez singular y diferente. Un sol de albas y ocasos. Una luz que, lejos de ser blanca, se descompone en su verdadera naturaleza, recorriendo todo su espectro. Imitando a las marismas en sus infinitas direcciones, dando lugar a los atardeceres más espectaculares, donde el astro rey no se esconde, se sumerge, robando destellos a el metal y el hierro de una herencia extranjera.

Cargadero de mineral de la Río Tinto & Co. Atardecer en la Ría

Atardecer en la Ría. Marismas y cargadero de Tharsis al fondo

De nuevo peculiar. Origen de un imperio arrebatado al mar: América, y víctima de otro llegado del mar: el británico.

La revolución industrial en contraste con el feudalismo moderno que cambia de nuevo la fisionomía del pueblo, el legado inglés. Ferrocarriles que parten del interior de la tierra (abismos babilónicos construidos por el hombre) con destino de nuevo al mar.

Corta Atalaya. Ríotinto

Cicatrices metálicas que cortan la Ría, adornando sin quererlo el agua que ocupan.

Cargadero

Una transición entre dos siglos que dejan ostentación y sufrimiento, pero también novedades en actividades reservadas para caballeros y cuyo rango de “decano” adquirirá la ciudad en todas sus variantes. La más antigua integración de razas, culturas y clases sociales: el deporte.

Y una isla antigua en el centro de la ciudad moderna, un reducto de otra época, de otro país y de otro clima. La Inglaterra victoriana en el suroeste de España, curiosos contrastes dignos de conservar.

Barrio “obrero” Reina Victoria.

Como curiosos y extraños son los personajes, locales, provinciales o extranjeros, pero todos relacionados con la Ciudad. Conquistadores, descubridores y renegados, piratas y aindiados, negros esclavos y blancas foráneas, espías locales e internacionales, bases aparentemente neutrales en época de guerra y hombres que nunca existieron pero que cambiaron destinos. Todos me han cautivado (y alguno absorbido).

Santuario Virgen de la Cinta.

Todo esto es Huelva, todo se conoce pero no se disfruta. Si algo hace interesante a una ciudad es aquello que no tienen otras. Obviaré algo esencial en mi caso por no romper la retórica: la buena gastronomía, pero, como las meigas, haberla haila (y de sobra) por lo que unido al clima y al carácter, tan benigno uno como otro, completan un indudable atractivo que el Monstruo Químico (a pesar de una perversa atracción estética en las iluminadas noches, propias de ciencia-ficción), no ha podido aún arrebatar.

Petroquímica Repsol. Luces y chimeneas

Cargadero de Mineral y muelle

Real Club de Mar. Al fondo el puente entre Saltes y la isla de Enmedio

Cargadero al anochecer

Hace algunos meses que abandoné Huelva. Mis paseos por el muelle en la pleamar, los atardeceres en la ribera de la Ría o a los pies de un coloso casi centenario, que abrazado a una cruz, mira sempiterno al nuevo continente, vienen de cuando en cuando a mi memoria.

Ocaso desde el Muelle del Río Tinto

“Fe Descubridora”

Y , a pesar de recalar  actualmente en una ciudad Patrimonio de la Humanidad (que no viene al caso nombrar), de haber cambiado el mar por la piedra…, la hecho de menos, pues pocas veces me he llegado a implicar tanto en tan poco tiempo.

Ahora, aquí, sigo lamentándome de cosas que no me gustan, cosas que no se hacen bien… Estoy habituado a andar entre obras de arte, me siento bien entre ellas, pero me acostumbré tanto a apreciar los pequeños detalles (en Huelva se hace imprescindible) que la cantidad de monumentos no logra tapar los desmanes, no los justifica… Es lo único que achaco a Huelva…, haberme hecho más sensible.

Atentamente.

Enrique D. Carrillo

Especialista en Arte y Conservación/Restauración de BB.CC.

Fotos: Enrique D. Carrillo.

35 comentarios para “Epílogo a Huelva”

  1. Alfa-Delta said

    Sólo me queda darte las Gracias por tu genial artículo.

    Aquí en Huelva tienes tu casa.

  2. Carlos said

    Sublime.

    Muchas gracias, y aquí estamos esperandote.

  3. alvaro said

    Fotazos!!!

  4. Neoptolemo said

    Carrillo creo que has sabido ver los defectos pero tambien las virtudes de la ciudad mejor que muchos de los de aquí. Espero que al menos colabores ocasionalmente con el blog

  5. Se nota que te marcó Huelva, se nota que la echas de menos, notamos que seguirás con nosotros y no queremos notar tu ausencia, así que esperamos tus colaboraciones (aunque sea en la distancia) como hasta ahora.
    Gracias Carrillo.

  6. la pitoña said

    qué pedazo de artículo!!! es una maravilla en todos los sentidos. Enhorabuena por lo que cuentas, y por las vivencias que han hecho posible que lo cuentes así.
    Muchas gracias y buena suerte.

  7. ifaesfu said

    ¡Bah! Esas fotografías podría haberlas publicado en un libro dedicado a Huelva junto a sus historias interminables. El problema es que no le interesarían a nadie puesto que te las puedes encontrar en cualquier oficina, restaurante o peña de Huelva. Esperemos que no atormente a sus nuevos vecinos con sus insustanciales escritos.
    Hasta la vista (si puede ser en el infierno mucho mejor, yo le indico la entrada).

    Afirmé. Amén.

  8. Carrillo cansino said

    Tengo la grata sorpresa de comprobar que no soy el único que no aguanta los comentarios del cansino Carrillo. Que se haga su propia web o blog de alabanzas a Huelva y nos deje libres de tantas mariconadas y comentarios tan repipis que lo único que me provocan son vómitos, más incluso que los humos industriales. Que se dedique a la poesía, joder!

  9. Prapika said

    Parece que Ifaesfu está tan obsesionado con Carrillo que, además de desdoblarse en plan Norman Bates, se acuesta a la una y se levanta a las ocho solo para escupir sus envidiosos comentarios. De nuevo tiene que recurrir a la ofensa para hacerse notar. Patético.
    Con ellos no solo insulta al autor sino a todos los que, de forma sincera, se sienten identificados y satisfechos con su artículo (que debería ser cualquier onubense de bien) y, como se puede leer más arriba, son mayoría.
    Toda una muestra de tolerancia y educación la de este troll. Propongo a todos los participantes con sentido común que no vuelvan a contestar a sus tristes intentos de llamar la atención.

  10. Carax said

    Buen articulo Carrillo. Se nota que amas a Huelva y quizas sienta hasta un pequeño pinchazo de envidia sana por ello ya que soy incapaz de sentir algo así por esta ciudad.

    Un salud

    P.D.- Como he sugerido tantas veces union de esta web con un foro serviria para facilitar el seguimiento de comentarios y eliminar los de tono ofensivo.

  11. Enma said

    Espero que sea un epílogo a la 1ª parte.

    Saludos¡

  12. Gabacho said

    Parece ser que los que somos de “fuera” solemos comulgar de esa forma con esta ciudad donde tampoco he nacido y en la que también (aún) vivo.

    Siempre me ha dado mucha rabia ver cómo los onubenses, en la mayoría de los casos, no tienen ni idea de lo que tienen ni saben lo que su ciudad podría (debería) ser.

    Me da la sensación, a veces, que solo nos queda orgullo cuando se trata de enfrentarnos absurdamente con Sevilla. Y solo se trata de un orgullo resignado en el fatalismo, la comodidad y la falsa seguridad.

    Ojalá artículos como el de Carrillo lograsen despertarnos de nuestra apatía comodona.

  13. MrAbsenta said

    espectacular la foto de riotinto!!!

  14. ifaesfu said

    Prapika, ¿tan extraño le parece que alguien se acueste a las 1:00 y se levante a las 8:00? ¿No será que es usted un perro? Simplemente lo pregunto.
    ¿Qué insulto he dirigido al señor Carrillo?
    ¡Y encima me dice troll! Menos mal que hay anonimato, porque de otra forma usted o yo tendríamos que visitar el hospital.
    Desde luego sería penoso comentar con otro nick. Éso se lo dejo a personajes como usted, Prapika (cree el ladrón que todos son de su condición). Sólo las ovejitas necesitan sentirse acompañadas y decir las mismas sandeces como en los comentarios anteriores y posteriores al mío. A mí con mi Señor nada me falta.
    Todo eso no quita que esté casi completamente de acuerdo con Carrillo Cansino.

    Afirmé. Amén.

  15. Stalin y su bigote said

    pos yo me he emocionao con este artículo tan espectacular, y con este sentimiento y esta forma de ver mi Huelva, que no si no ha sido mi madre, porque no he nacido aquí, para ser madrastra, útero de adopción al que me agarro, me está tratando muy bien y me de vez en cuando ese crepúsculo que yo no me canso de mirar, hace que mire algo más allá de mis propias lágrimas…Olé, olé, olé mi huelva y este artículo fantástico.

  16. Ha sabido definir lo que nosotros mismos no podemos…
    Y ¿qué es Huelva, sino una ciudad formada por raíces lejanas?
    La verdad no conozco a nadie de Huela que sus antepasados fuesen de aquí… O de pueblos de la provincia, o de otras provincias, o de otros países (Portugal, Francia, Inglaterra…)

  17. Northman said

    Enhorabuena a Enrique por este artículo y muchas gracias por su ayuda y colaboración, y sobre todo por apreciar y querer a Huelva en poco meses mucho más que algunos onubenses en años. Yo por mi parte te considero un “cateto” más de este blog de catetos (en el buen sentido). Siempre que vuelvas por aquí serás bien recibido. Es una pena que la gente de fuera nos tenga que abrir los ojos muchas veces de lo que tenemos.
    En cuanto a los trolls escupe-insultos. Si no os gustan los comentarios de Carrillo es tan sencillo como no leerlos. Pero claro, tenéis que dejar vuestro sello y ser los más “shulos”. Esa cultura de instituto bajuna proviene posiblemente del paleolítico superior en la cuál el macho debía hacerse notar. O a lo mejor proviene del mecanismo de ataque a lo que no se entiende, al igual que se quemaba en la Edad Media a los científicos acusados de brujería.
    Ojalá la mitad de la inteligencia que utilizáis para insultar la usáseis para intentar (y digo intentar) comprender que los únicos responsables de mejorar Huelva en el futuro somos los onubenses.

    Y ya termino (no me vayan a decir que mis comentarios son muy largos y repipis).
    Un saludo a Carrillo, desearte buena suerte en tierras jiennenses, y decirte que esperamos una visita tuya para comer unas gambitas. 😀

  18. The Punisher said

    Un auntentico placer Señor Carrillo

  19. Exiliado en Madrid said

    Las fotos son la leche.

  20. TxeMac said

    Solo puedo aplaudir…

    Y me quedo con esta frase: “Si algo hace interesante a una ciudad es aquello que no tienen otras”

  21. LA- HUELVA-DIVIDIDA said

    Estupendas fotos en marcadas con tu prologo, y sí no eres de aquí mucho mas, gracias.

    Pero en esta Huelva por desgracia, los intereses políticos de cual quier color que sea, se antepone a nuestra querida Huelva, y no comprendo como estos políticos que dicen amar a su ciudad, estén casi pegándose. Los intereses y beneficios de las promotoras de la nueva HUELVA, pasan por unos o otros de estos colores políticos.

    Huelva es toda vía un “pueblo grande” con muchísima gente apática a su tierra, (el ejemplo ya cansado de escuchar,, en Sevilla la gente van a consentir esto).

  22. Manu huelva said

    Señor Carrillo, si por mi fuera le aceptaría como hijo predilecto de la ciudad de Huelva.

    Enhorabuena por el artículo y por sus sentimientos puros.

    Yo nací en Madrid y no me considero de Huelva, soy de Huelva por los cuatro “costaos”, con todos sus defectos y con todas sus virtudes.

    Para mi Huelva es como mis hijos, que tienen defectos pero prefiero destacar sus virtudes y corregir lo que no me gusta, aunque se que tengo que quererlos como son, y así amo a mi hijos como a mi tierra.

    Por eso me duele tanto que se hagan campañas interesadas para beneficiar a otros intereses y perjudicar a Huelva.

  23. M Mar said

    Suelo pasar por aqui, leer y no comentar pero despues de leer lo que he leido no puedo irme sin darle las GRACIAS al autor de este articulo tan bonito.
    Soy de Huelva, siempre he querido a mi tierra pero desde hace unos años voy y vengo a Barcelona.En esos viajes me he encontrado con gente que me ha preguntado que donde esta Huelva, en que pais esta, otros que si saben situarla en el mapa solo la conocen como un lugar que no merece la categoria de ciudad, contaminado y sin nada que mostrar al visitante. Desde entonces he aprendido a querer aun mas a mi tierra, cuando estoy por alli y a traves de mi blog enseño esa Huelva tan desconocida para muchos…incluso hasta para los propios onubenses.

    Un saludo

  24. Ole tus cojones.Que tenga que venir este señor de fuera para defender lo nuestro,manda “güebos”.
    Has demostrado mas amor a esta tierra en este tiempo que ucha en toda su vida.
    Desde mi perspectiva gastronómica y personal no me queda mas que invitarte a comer siempre que quieras y también a que sigas queriendo esto como lo quieres.
    Abrazos figura

  25. Expatriado said

    A este señor hay que agradecerle muchas cosas, al menos yo. El simple hecho que defienda esta tierra abandonada de la mano de dios -con minúscula-, proviniendo de otro lugar, de manera desinteresada y con conocimiento de causa y más interés que muchos otros locales, expertos solo en el arte de la descalificación gratuita, ya me merece el mayor de los respetos y mi cómplice admiración.

    Y digo cómplice entre otras cosas porque yo, que soy onubense de nacimiento, llevo viviendo ya un lustro muy lejos de Huelva, incluso fuera de España. Y este señor precisamente, cuando yo no tenía contacto tan fluido con mi ciudad, a través de algunos artículos aquí colgados, ha logrado transmitirme/nos no solo un apego sincero a nuestra ciudad, sino un serie de cosas de lo más curiosas de nuestra historia y patrimonio. Y precisamente él, “un meteco” en Huelva. De meteco a meteco, un abrazo sincero.

  26. Neoptolemo said

    El problema de nuestra ciudad es que siempre nos hemos centrado en discutir si tenemos que aguantarnos o no con las cosas negativas que tenemos y hemos ignorado las buenas que tenemos o podríamos tener. Para mejorarla hay que solucionar los problemas, no ocultarlos y exaltar y conservar lo bueno que tenemos.
    Creo que Carrillo ha sabido verlo, aunque como siempre hay quien se ha preocupado mas en criticar la extensión de sus artículos y comentarios en lugar de leer entender lo que decía.

  27. y la libertad de expresión???

  28. y el humor???
    ya nada es correcto sólo decir lo que la gente quiere o debe escuchar.Hace 40 0 50 años si era posible exclamarlo o incluso postrarlo en una pelicula pero ahora 50 años despues nos vemos privados de libertades por “el que diran” y por el “por si acaso”,igual que supeditamos nuestra libertad de ser y de sentir en favor de la masa,de la capitalidad y de lo políticamente correcto.
    Probablemente también nos corten un carril de camino al cruce…porque…”es que elllos son mas”
    Viva Berlanga,el sarcasmo,la ironía y sobretod el buen humor.Por eso en Cádiz funcionan mejor los carnavales,la gente no tiene prejuicios ni teme perjuicios.
    Lo dicho “miarmas go home”

  29. SalvaCj said

    ¡Bonito artículo y bonitas fotos!
    Sorprende y agrada que lo firme, además, un “forastero” que muestra una importante relación afectiva para con estas nuestras latitudes, caso raro donde los haya, me parece.
    Ojeando los comentarios me doy cuenta de cuán acertado es, finalmente, el título de este blog.
    De cualquier manera, GRACIAS ENRIQUE.

  30. Mi ultimo comentario está equivocado respecto a la entrada,queria incluirlo en la “piscina del humilladero” y referido a un comentario de otro lector
    Perdón por la equivocación…a este señor hay que clonarlo

  31. Argantonio said

    Se suele decir, con cierta exageración, que a Huelva se viene llorando (por tener que venir) y se sale llorando (por tener que irse). Lo cierto es que lo que transmite este emocionante artículo, que comparto en el sentimiento a pesar de ser onubense, no creía que fuera capaz de ser sentido por alguien foráneo. Y lo digo porque esos sentimientos, por mí tan compartidos, creía que eran exagerados por el sesgo de ser nativo. No es así, como también lo ha demostrado en varias ocasiones Gabacho, al cual quiero también saludar cordialmente. Y me alegro de que los sentimientos que tantos onubenses (más de los que parece) vivimos de forma dolorosa ante la indolencia de nuestros vecinos y ante la brutalidad de nuestras autoridades y fuerzas económicas, no sean producto solo de nuestra pertenencia a esta, a pesar de maldita, hermosa y querida tierra. Un fuerte abrazo de un onubense a otro, Enrique. Hasta siempre.

  32. Manuel said

    Los empleos que se ofrecen en Huelva hoy en Infojobs:

    TRABAJA vendiendo cosmetica natural por catalogo
    Comerciales/Venta Cosmetica Natural a Comision
    Comercial
    Vendedoras (es) para tiempo EXTRA
    Urgente Personas para trabajar tiempo parcial o completo
    Urgente Personas para trabajar tiempo parcial o completo
    Colaborador Comercial. Huelva
    Multinacional busca nuevas vendedoras/es
    Mozo de almacén

    Para llorar.

  33. AverNoSi said

    Hola Buenas fotos estas ahora tanto que criticas ponte tambien a colgar fotos de las no tan buenas cosas de Huelva; por ejemplo la playa de la CiTy y la gran cantidad de basura que hay alli no en la playa….entre las piedras del espigon…asi conseguiriamos una dos o dejamos de acercarnos y que se lo coma la arena y el mar o lo cuidamos y le ofrecemos a futuros turistas algo mas que mirar
    Ah y el estado del firme que aunque no este para coches el circular alli o deberia estar mas controlado…al menos para ir en
    bicicleta

  34. mobail said

    a lo mejor t refieres a esto: https://lahuelvacateta.wordpress.com/2008/06/26/nuestro-espigon-la-playa-de-huelva/

    + vale documentarse 1 pokito #33

  35. SONIA_ILUS said

    que maravilla de fotografias,no conozco al fotografo,pero seguro que habra ganado muchos premios,porque la verdad,en mi vida he visto unas fotos tan geniales,pero este fotografo debe estar reconocido internacionalmente no?
    como se llama?

Advertencia: La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario. Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a www.LaHuelvaCateta.es. No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: