La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Onubenses por el mundo: Un cateto en Manila

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en domingo, 28 febrero 2010

Para el día de Andalucía queremos proponer con este artículo, lo que esperamos sea una saga de historias de onubenses viajeros al más puro estilo de “Andaluces Por el Mundo”. Para este primer artículo, nuestro amigo y colaborador “Lector” nos cuenta cosas de su prolongada estancia en Manila, capital de las Islas Filipinas, al otro lado del mundo. Esperamos que os guste:

Lo primero que impacta al llegar al aeropuerto de Manila es la humedad, que pocas veces baja del 80 por ciento, y la temperatura, que oscila entre los 25 y los 35 grados durante todo el año. Algunos no lo soportan, pero la mayoría nos acostumbramos en menos de una semana. Otra cosa son las cucarachas, que salen al anochecer, se cuelan hasta en los pliegues de la toalla, te despiertan por la noche paseándose por tu nuca y, lo peor, te pican. Los filipinos lo llevan bien; yo todavía no.

Manila

La llamaban “La perla de Oriente” porque era la ciudad más avanzada, occidentalizada, rica y hermosa del sudeste de Asia, y lo siguió siendo hasta la Segunda Guerra Mundial. Pero Manila ya no tiene alma: se la arrebataron las bombas americanas para “liberar” (bonito eufemismo) al pueblo filipino del yugo japonés. Se cargaron en tres días a 150.000 filipinos y el 90 por ciento del patrimonio arquitectónico colonial que heredaron de los españoles; no en vano fue la segunda ciudad más destruida durante la Segunda Guerra Mundial después de Varsovia. Por eso Manila no tiene monumentos destacados, pero se conservan algunas iglesias y catedrales, edificios sueltos y fortificaciones bien hermosos, pero son sólo un resto de lo que en tiempo fue. Filipinas, sin embargo, es un paraíso vivo: basta salir de la capital para disfrutar de una naturaleza impresionante: Palawan, Ifugao, Boracay, Mindoro, Camiguin, Vigán (guglead, guglead…).

Catedral de Manila

Isla de Corón. Archipiélago de Palawan

Isla de Malcapuya. Archipiélago de Palawa

Isla de Malcapuya. Archipiélago de Palawa

Los filipinos son gente sonriente, servicial, agradecida y simpatiquísima. Y fuertes ante las adversidades. Personas que habían perdido toda la casa tras el tifón Ondoy te lo contaban como si estuvieran hablando de una anécdota. Cierto que los asiáticos contienen las emociones, pero también es cierto que no se paran a lamentar por algo que no pudieron evitar.

Residentes sobre los cables eléctricos tras las inundaciones provocadas por el Tifón. Imagen: REUTERS/Erik de Castro. Fuente: http://www.boston.com

El castellano está casi extinguido y sólo lo hablan las personas de la clase más alta (algunos políticos hablan español) que son descendientes de los criollos españoles. El último periódico en castellano, que era una gacetilla que salía cada dos semanas, desapareció a fines del siglo pasado. La influencia de España está presente en la gastronomía (hay paella, lechón, ensaimada, adobo, gambas al ajillo, aunque no son exactamente los nuestros), el vocabulario (kumustás??, disgrasya, trabaho) y, eso dicen ellos, la corrupción (pudiera ser, pero entre España y la independencia estuvieron medio siglo ocupados por Estados Unidos).

Caótico orden del tráfico de Manila

Manila es una ciudad incómoda y caótica para vivir. No existe una red pública de transporte ni nada parecido, sino que cada uno debe ir aprendiendo poco a poco cómo llegar a los sitios. Existen tres líneas de metro elevado que forman un círculo y pertenecen a dos compañías diferentes (un viaje cuesta 20 céntimos de euro). Hay autobuses (como los de Damas) que hacen líneas por la ciudad, pero no hay paradas sino que te puedes bajar hasta en medio de una autopista (en serio, que yo lo he vivido) con sólo pedirlo al conductor; si quieres saber a dónde van tienes que entender al copiloto que va pegando voces con la puerta abierta o pararte a leer al costado del vehículo. Los jeepneys, que son un símbolo de Filipinas, más de lo mismo, pero hacen rutas de barrio a barrio, de no más de 4 kms. También están los FX, taxis-furgonetas con aire acondicionado, y los taxis (puedes estar media horita en uno y pagar un euro y medio). También están los triciclos (tirados por bici o por moto) que te llevan por dentro de un barrio o barangay (a la gente aquí no le gusta caminar, el concepto de paseo es casi inexistente). El combustible que usan es de la peor calidad posible y eso nos lleva a los mayores problemas de esta ciudad: la contaminación y el tráfico. Los atascos europeos son una broma comparados con éstos. Los jeepneys dejan nubes negras a su paso y muchos optan por caminar con un pañuelo en la nariz o una mascarilla. Lo peor es que la polución se te pega al cuerpo y si pasas mucho tiempo en la calle, el pelo te huele a gasolina quemada.

Los supermecados no tienen ni jamón, ni chorizo, ni mortadela, ni queso: eso hay que comprarlo en tiendas de ‘delicatessen’ a un precio estratosférico (y yo, para que os voy a engañar, de vez en cuando no puedo más y compro algo). El periódico sale a un euro (caro).

Aquí el concepto de crisis no funciona porque es contínua: la verdadera crisis llega cuando hay una mala cosecha de arroz y el precio sube; si la gente empieza a pasar hambre, entonces es que hay crisis de verdad (el pan no se come casi, aunque nos parezca improbable). La crisis les afecta en las remesas de los ‘filipino overseas’, su población fuera del país, que es de 25 millones de habitantes, la mayoría en Estados Unidos, Canadá, Emiratos Árabes y Europa.

Manila es, en pocas palabras, un conglomerado inhabitable incrustado en medio del paraíso.

Lector.

14 comentarios para “Onubenses por el mundo: Un cateto en Manila”

  1. Calapito said

    Ea, otra buena idea que habéis tenido. Felicidades.

  2. buena idea y buen artículo, aunque deberíamos ser mas positivos, pero bueno, eso también es ser realista, lo de las cucarachas en un punto a destacar…

    pronto yo seré el protagonista de uno de estos artículos desde parís.

  3. lileth said

    Lo de las cucarachas me ha llegado al alma.

    Interesantísimo artículo.

  4. lahuelvacateta said

    Estais todos invitados a escribir nuevos artículos para esta saga, tened en cuenta que sólo depende de vosotros porque los administradores residen en Huelva.

    Saludos

  5. Magnífico artículo. ¡Gracias!

  6. Fran said

    Buen artículo, yo hace tiempo estuve viviendo en EEUU por estudios y la verdad que probablemente vuelva en 2 años si la cosa sale bien.

    Espero que haya más onubenses que hablen de sitios donde están fuera de España.

    Saludos.

  7. lector said

    No sé por qué, pero pensaba que os iba a aburrir. Pues bueno, si tenéis alguna pregunta, estoy dispuesto a satisfacer vuestra curiosidad.

    Un saludo

  8. Snoopy said

    Pues hablando de todo, y antes de nada, felicitar por el articulo, pero podría hacer una sugerencia, que sería la de cada semana escribir un articulo de este tipo, pero tambien de la provincia, pero no tomando como bace “wikipedia” y ese estilo, sino como este articulo, vivir en ese pueblo o haber pasado una estancia en él o unos dias. Seria algo interesante…

    Un saludo y enhorabuena¡

  9. alvalufer said

    Me ha encantado,ahora me dan más ganas si cabe de viajar!!

  10. JDF said

    A ver si me animo y os hablo de mi estancia de 3 meses en Canadá y la visita a lugares como las Montañas Rocosas, con fotos incluídas. Un buen acierto, como la mayoría de vuestras iniciativas.

  11. Caleño said

    Cateto en Cali Colombia,aunque no lo creais los caleños se parecen bastante a nosotros los onubenses,es una tierra preciosa un clima magnifico,aunque este invierno haya sido muy duro con grandes lluvias que han dejado a muchas familias sin hogar,pero por fin parece que ya paso, el verano entra con fuerza,ronda una temperatura de 28 grados no los 40 y pico que teneis por alli,podemos llegara alos 35 como maximo,muchos vendedores ambulamtes,poco trabajo y un sueldo de media 250 euros mes,la vida aqui es dura para las familias con pocos recursos,pasa como en Huelva fuera piensan que estamos todo el dia tocado las palmas y de fiesta,aqui tambien los de fuera creen que se pasan todo el dia de rumba escuchando y bailando salsa,nada mas lejos de realidad,se fuma poco se bebe menos y se come peor, bueno sin lujos,el arroz aqui es como el pan para nosotros,esta presente en todas las comidas junto con la arepa,la bebida que acompaña a la comida suele ser jugos,de maracuya de mango de mora,de tomate de arbol,como hecho de menos ese vaso de vino con las comidas,aqui es carisimo y dificil de encontrar,y en cuanto a la seguridad si no te buscas problemas y no vas donde no deves no suele haber problemas,pero como en todas las ciudades donde hay mucho paro y drogas baratas suele haber inseguridad,en el fondo el caleño es un tipo acogedor buena persona y amable y sus mujeres muy guapas,una me capturo y se adueño de mi corazon y aqui estoi espero volver pronto añoro mi tierra que por supuesto no la cambio por ningun lugar del mundo.Huelva te quiero,te llevo en mis adentros,sueño contigo.saludos catetos hasta pronto.

  12. marycarmen said

    Caleño, eres simpático, estoy segura que el haber descubierto este blog te ha llenado el alma de querencias de nuestra Huelva. Yo también resido lejos de ella, pero no tanto…. Disfrútalo a tope. Muy bonita tu descripción de Cali. Yo la Cali que conozco es la que ví en los templos indues de Nepal, India, Ceylan,etc. Pero supongo que tu ciudad debe ser preciosa, y que habrá huellas de la colonización española. Descríbenosla. Saludos, Marycarmen.

  13. Caleño said

    Hola marycarmen, si hay muchos vestigios de los colonizadores Españoles,todavia nos confunden con ellosy el que mas y el que menos lucho para quejarse de todo lo que aqui hicieron un genocidio,recuerdo en Huelva en una convencion para publicistas en la que asistian varios gobernantes entre ellos el alcalde y como era el año de la celebracion del v centenario del descubrimiento,tuve la osadia de mandar a hacer unas camisetas en las cuales se leian QUE CELEBRAIS CERDOS,y en medio un articulo de un periodico de la epoca en el que se leia,se vende negra criolla saviendo lavar y planchar,muy docil y sumisa,y el precio que no lo recuerdo,como si de un animal se tratase,imaginaos la cara de todos al leer dicho texto,asi me fue con la empresa de publicidad al poco la tuve que cerrar,y si aqui todavia hay quien piensa que nosotros somos los del genocidio,y yo discuto con ellos diciendoles que nada tenemos que ver con aquella generacion del dorado y de a Dios rogando y con el mazo dando,en el fondo los comprendo fue horrible lo que hicieron aqui nuestros antepasados a veces me averguenzo de decir que soi Español.

  14. […] https://lahuelvacateta.wordpress.com/2010/02/28/onubenses-por-el-mundo-un-cateto-en-manila/ […]

Advertencia: La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario. Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a www.LaHuelvaCateta.es. No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: