La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Detrás de cada limpiadora, hay una historia

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en viernes, 18 junio 2010

Detrás de cada limpiadora hay una historia de amor, que a menudo suele ser trágica. Esa mujer que ves cada día acarreando una enorme bolsa de basura donde se mezcla el microcosmos de nuestros deshechos, no es menos digna que nosotros, los que llenamos la bolsa a fuerza de compresas usadas, latas de coca-cola, papeles, pañuelos de los mocos, vasitos de plástico de café, restos de patatas fritas y bocadillos o –quién sabe- tal vez algún preservativo usado con premura en algún cuarto de baño.

Esa mujer que quita nuestra mierda, no es más mierda que nosotros.

A veces sucede que ella era una mujer hermosa, y donde hoy ves huesos reventados por la artrosis, hubo en otra época un cuerpo joven y firme que vibraba con la pasión y con los besos, igual que tú hoy los gozas.

Nunca leyó a Garcilaso y sin embargo, supo coger de su hermosa primavera el dulce fruto.

Pero el tiempo pasó; cada golpe del reloj le hizo daño y transformó su porte de princesa, se perdió el perfume de su piel en un laberinto de arrugas. Y cuando cambió el amor por la soledad, no quiso quedarse sentada esperando que le hablaran de igualdad ni de derechos; las manos hechas para dar caricias empuñaron con valentía una fregona; las caderas que antes habían guardado el secreto de una vida nueva, tuvieron que conformarse con soportar el dolor.

No trabaja para realizarse como persona ni para ser igual al varón. Trabaja porque es consecuente con sus actos, valiente, digna, decidida y verdadera. Porque tal vez tiene hijos a su cargo o porque necesita cobrar el día de mañana una pensión.

La mano de las caricias no es un cuenco que pide limosna, ni un dedo acusador, ni un golpe mal dado en el rostro. La mano de las caricias sigue sosteniendo al niño que mama de su pecho, poco importa qué edad tenga ahora ni cuáles sean sus necesidades. Su mano lo sostiene y lo acuna, y araña la vida para darle lo mejor.

Pero tú y yo no lo vemos, porque esta mujer lleva un uniforme de limpiadora que borra sus rasgos y su historia.  Es muy triste llorar por amor, pero más triste es no tener tiempo para llorar, sólo el trabajo, sólo contar euro tras euro, lo necesario.

La biblioteca universitaria de Huelva ha abierto recientemente una sala de trabajo en grupo, con lo que ha aumentado la capacidad de puestos de lectura. Actualmente abre durante la noche por ser período de exámenes. El personal de limpieza sigue siendo el mismo que antes, dos personas.

La flor y la nata de los que el día de mañana serán nuestros titulados universitarios van dejando un rastro de chicles y colillas y café derramado en la puerta, y de vasos, coca-colas, pañuelos usados de los mocos, más vasos derramados de café, restos de bocadillos y un largo etcétera dentro de la propia sala de lectura.

Si algún estudiante piensa que las limpiadoras están para limpiar todo lo que ellos ensucien y que es indigno recoger un vaso de café para que caiga dentro de una papelera, yo no pienso callarme la boca y dejar de decirles que su formación universitaria está incompleta: les falta educación y vergüenza.

Tendría muchas razones para callarme, entre otras, que no soy quién para decir nada, el miedo y que a mí no me afecta. Sólo tengo una razón para hablar, permitidme que no la diga… las heridas antiguas sangran cuando uno menos se lo espera.

No pongo fotos por vergüenza.

La Pitoña.

Anuncio publicitario

33 respuestas hasta “Detrás de cada limpiadora, hay una historia”

  1. TxeMac said

    Grande relato… y si, falta educación! pero no sólo en los jóvenes universitarios, es propio ver un padre de familia tirar el papel de propaganda del parabrisas de su coche al suelo… aun teniendo una papelera cercana… o la gente que tira de todo por la ventanilla del coche… somos unos incívicos, unos guarros…

    Para mi desde el colegio, las limpiadoras siempre han sido algo especial, más de una vez me he parado a hablar en los pasillos del colegio o de la universidad…

    Y recuerdo un relato que leí hace mucho por internet, en el que un profesor hablando de educación y respeto, en un examen para sacar el 10, preguntaba el nombre de la limpiadora… toda una lección de respeto…

    Y por otro lado comentar, cuando limpias en casa, o limpia tu madre… ¿sólo recoge los papeles del suelo??, tambien limpia el polvo, los cristales de huellas y demás… ese es el trabajo de una limpiadora, no recoger tu mierda!!

    Saludos!!

  2. FRANCISCO JIMENEZ URRETA said

    Me ha encantado tu carta, «pitoña»….y tienes toda la razon….se puede tener cultura y estudios y no tener verguenza ninguna, ni haberla conocido….esos sucios estudiantes, que desprecian a dignas y responsables trabajadoras, solo tienen mi desprecio…..un saludo.

  3. Ifaesfu said

    Excelente artículo, no hay nada más que decir.

    Afirmar. Amén.

  4. Información de BlogESfera.com……

    Puedes valorar este post en BlogESfera.com haciendo click aqui….

  5. Pandorga.- said

    Pitoña, iba a decirte que me ha gustado tu entreda-queja-reivindicación pero el simple hecho de que Ifaesfu lo haya aprobado ya es más que suficiente! jajajajaja
    Yo siempre veo el mismo problema: los padres, muchas veces, creen que la educación a sus hijos se la van a dar los profesores, y olvidan que hay cosas que no se aprenden en la escuela…
    De todas formas no me gusta generalizar pero en mi etapa de estudiante he visto eso y mucho más…
    Por cierto, que yo habría sabido el nombre de la limpiadora en ese examen!! jeje!! un besote para María Julia y su santa paciencia!!!

  6. Skalextrix said

    todo esto está muy bien.
    ¿no sería mejor que en vez de tanto relato y tanta monserga pongan un par de personas más para limpiar?
    las costumbres no se cambian de la noche a la mañana, y mientras tanto el sitio tiene que estar limpio. Si las mujeres no pueden, lo lógico es contratar más gente.

    Claro que tratándose de la administración pública, primero contratarán una empresa que les diseñe unos objetivos a conseguir, luego darán un curso de formación a todo el mundo, más adelante harán una campaña publicitaria… y luego dirán que no hay dinero para contratar dos o tres personas más, en sueldo de limpiadora: que es mínimo comparado con lo que se tira en otras cosas.

  7. mobail said

    buena critica,con los botellones pasa igua tan dificil es recoger nuestras 2 bolsas al acabar y tirarla al contenedor q esta a 20 m?

  8. alvaro said

    la gente es muy injusta con los trabajadores de ciertas profesiones,me gustaría a mí verlos realizando esos trabajos,o mejor,me gustaría verlos desesperados si no estuvieran esas personas realizando esa labor.

    En mi facultad pasó una cosa que dio que hablar,resulta que nos han dado la excelencia de no sé qué del reciclaje y todos comprobamos a menudo cómo las limpiadoras cogen lo de los diferentes cubos de basura(envases,papeles,vidrio…) y lo echan todo en un mismo contenedor,estropeando lo que cada uno hacemos reciclando.Ellas dicen que bastante tienen con lo suyo ,se creó un interesante debate en ambientes de biologos en los que me muevo a raíz de esto

  9. La excusa como siempre es la misma. «Para eso le pagan». Hace años le eché un broncazo a un amigo con el que comía en el Burguer King porque se levantó de la mesa y no recogió nada. Me dió la excusa de marras y le tuve que explicar que la filosofía de comida rápida y barata se basaba entre otras cosas en eso, en que no tenían que pagar a camareros para la sala, solo para la barra. El Burguer King del aqualón me da asco. Cada vez que voy al cine con mi hijo se lleva un sofocón porque él quiere comer allí. Lo mismo ocurre en Mc Donald’s y en el otro burguer pero el del aqualón es ya repugnante.

    Si salta a la vista que hay que rodear la basura para poder sentarse y la gente aun así sigue haciéndolo, ¿qué nos podemos esperar de los demás lugares?.

    «Pobrecita, es que si no tiro papeles se queda sin trabajo» -otra excusa que hace que se me inyecten los ojos en sangre.

  10. Francisco said

    Lo peor de todo no es la falta de educacion de la gente, pues eso es algo con lo que nos tendremos que ir acostumbrando a vivir el resto de nuestros dias. hay gente que simplemente no han sido expuestos a esa educacion urbanita que tanto excasea y que no son mas vixtimas que una educacion precaria y a veces inexistentes por parte de sus padres.
    Lo peor que yo veo en este tema, es la forma en que se mira y se habla al sector de «cuidadoras» que es como me gusta llamarlo a mi. Trabajo al lado de estas grandes personas, y no pasa ni un solo dia que se me hinche la vena del cuello cuando veo a un compañero mio o a un superior, hablarle de forma despectiva a estas señoras, y peor aun, a veces ni son capaces de mirarles a los ojos porque su porqueria de educacion les mandan a separarse de estas bellisimas personas.
    El que un niñato tire un papel al suelo no es mas grave que la forma en que se trata a estas PROFESIONALES.
    Para colmo y a pesar del durisimo trabajo que realizan, tienen que hacer horas extras para llevarse un misero sueldo a casa, con una media de 11 horas diarias (que se lo pregunten a las cuidadoras del ayuntamiento) y que mas quisieran ella que las metiesen en el saco de los mileuristas, y por si no fuese poco, tienen que manifestarse en su media hora de desayuno para implorar que les pagen su salario ganado con creces.
    Un abrazo a todas, entre ellas a mi madre, que limpiando una casa pudo pagarme mis estudios.

  11. Anónimo said

    Yo creo que más que un problema de dignidad, es un problema de civismo. Dejar una mesa tirada no sólo da más trabajo al personal de limpieza, también hace que el próximo que la necesite no la pueda usar o tenga que limpiarla él mismo.

    Si bien es cierto que hay mucho señoritingo suelto que se cree que «personal de sercivios» significa sirvientes, creo que ese no es el verdadero problema en este caso. Es el mismo problema que cuando vas a una biblioteca o un hospital y todo el mundo está hablando a voces, o cuando no puedes aparcar el coche porque hay coches ocupando varias plazas sin necesidad. La gente (jóvenes y no tan jóvenes) ha sido educada para pensar que son el rey de mambo y que no hay nada importante más allá de sus narices, así nos va.

  12. Cuando uno trabaja de cara al público se da cuenta de qué pasta está hecha la gente. He tenido clientes de todo tipo.
    Precisamente una de ellas es limpiadora, una mujer educada, discreta y muy simpática. Otra es dueña de una famosa boutique. Lo dejaba todo lleno de colillas, me miraba con desprecio y si podía evitarlo ni me saludaba. Son solo dos ejemplos, pero hay gente de todo tipo en todos lados.
    Así que menos prejuicios que cuando falta una limpiadora bien que la echamos de menos. Ánimo a todas ellas que somos muchos los que las apoyamos y comprendemos.

  13. Neoptolemo said

    Mala educación, incapacidad para valorar el trabajo de los demás, sin duda falta de civismo y una educación incompleta. Lo que esta claro que despues de una acción incorrecta nuestro cerebro empieza buscar una explicación adecuada a porque lo hemos hecho, yo creo que más que para justificarnos de cara a los demás, intentar convencernos a nosotros mismos de que lo que hemos hecho no esta tan mal, y lo peor es que la mayoría de las veces terminamos creyendonos nuestras propias excusas.
    De hay que siempre se justifique como que se esta haciendo un favor ensuciando, para que tengan trabajo, sin tan siquiera pensar que el simple uso de la instalación hace necesaria la limpieza sin necesidad de que el guarro de turno deje todas sus porquerías, que de paso tendran que soportar el resto de usuarios que lleguen antes que la limpiadora.

    Sin duda el artículo ha dado en el clavo, como han dicho antes, el que ifaesfu este de acuerdo (primer caso en que se da) es significativo, un logro sin precedentes.

  14. LA-HUELVA -DIVIDIDA said

    Simplemente,, CHAPÓ.

    saludo.

  15. Eva said

    Yo quisiera decir que hay muchos usuarios de la biblioteca que sí nos comportamos de forma cívica. Si todo el mundo fuera igual, aquello sería un estercolero.

    Eso sí, basta con que uno sólo derrame un vaso de café, para darle un buen rato de trabajo extra a la limpiadora. Y que paguemos justos por pecadores.

    creo que un edificio tan grande (son 3 plantas) y con tantísima gente entrando y saliendo todo el rato necesitaría por lo menos 6 limpiadoras y que hubiera alguna por las tardes.

    yo ya no voy a la sala de trabajo en grupo porque me da fatiga, y no sé si iré a estudiar este finde porque me da miedo pensar cómo va a estar mañana sábado, y el domingo.
    El lunes por la mañana tendré que ir, porque tengo un examen y quiero aprovechar estudiando. Pero todo el fin de semana, lleno de gente y sin limpiar.Me voy con un traje de neopreno.

  16. RR said

    Increíble relato. Me ha encantado por su dureza y por su extremo ajuste a la realidad, nuestra realidad (nos guste o no). Y me ha dejado pensando, lo cual no suele ocurrir con las infinitas cosas que leemos al día en esta desbordante sociedad de la información.
    Saludos de un serrano nuevo por aquí.

  17. The Punisher said

    Evidentemente es problema de educación, la verdad sea dicha pero cada uno en su casa se levanta y tira las cosas a la basura pero en la calle…. yo solo pongo un simple ejemplo nunca pasáis sobre todo los domingos a ultima hora por el Mc Donald’s?? veréis como la gente comprar para llevar y después se lo comen en el aparcamiento, el problema viene cuando hay que tirar la basura, los sujetos abren la ventana, tiran la bolsa y con las mismas se van. Por dios no se puede ser mas cerdo!!!!!

    Como siempre no hay educación

  18. Santonio said

    Muy bueno,mi madre es una de esas limpiadoras,he de decir que me a llegao bastante

    a seguir asi ,un saludo de lepe

  19. PAL said

    Esta ciudad nuestra es probablemente la más sucia que conozco. Una cuidad la hacen sus ciudadanos y en lo que nos ocupa, aunque existan más o menos servicios de limpieza (sobre su tarea tambien se podría abrir algún post, pero ho es ahora el momento) la realidad es que detras del señor que barre por las mañanas viene otra persona tirando cualquier cosa al suelo, o un paseante con su mascota que deja un regalito en la acera.
    Hablamos de educar a los niños a que usen las papeleras, a los universitarios a no menospreciar a las personas dedicadas a la limpieza de lugares públicos. Pero la realidad de nuestra ciudad es que cualquiera, puede vaciar el cenicero de su flamante y caro coche en la acera, que la mamá que trae a los niños de sus actividades extraescolares se deshace de un pañuelo de papel con el que ha limpiado las manos de su retoño en plena calle, prescindiendo de las papeleras, que en cualquier rincón de cualquier barrio onubense (y digo cualquiera por que si me lo encuentro en mi barrio que en principio es un barrio bien, pienso que otros barrios no se librarán)podemos encontrar un pañal, un tampax, un preservativo….Y ya me callo, que no es plan de revolver estómagos. Solo recordar el dicho de «No es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia» y que Huelva la hacemos los onubenses y si es una de las ciudades más sucias de este país (motivo que me averguenza ante amigos de fuera)es culpa de todos nosotros. Algo habrá que hacer.

  20. FRANCISCO JIMENEZ URRETA said

    Las cunetas y las playas de nuestra tierra estan que dan pena de las basuras de las gentes ….aun teniendo papeleras al lado la tiran en las playas y en cualquier sitio….esa es la conciencia ecologica y educativa de esta sociedad…y no digamos de como estan las playas de colillas del fumador,,,,de pena….y luego dicen que el portugues es raro….en Villareal ya se nota que nos ganan en limpieza…y en sus playas….pero en fin que es muy dificil de cambiar las maneras, costumbres y educacion de una parte de la sociedad que son guarros y sucios porque les da la gana y por molestar…un saludo

  21. Yo también secundo todo lo que decís menos en el tema precisamente del burguer king.el fast food no consiste simplemente en ahorrar costes de personal para abaratar la producción y los precios.
    Con esta medida de ahorro de personal,asi como las demás políticas que sigen este tipo de empresa sólo persigue una cosa,el enriquecimiento de su propia empresa.
    No estamos hablando de un empresario arriesgado e individual que por ahorrarse un camarero pone un auto servicio y claro está ahi se le ayuda en lo que sea,pero no para multimillonarios que solo nos venden basura muy perjudicial para la salud y a precios nada baratos.
    Todo esto no quita para que en los aparcamientos si piense que haya que recoger toda la basura,pero dentro del local no…que contraten mas personas y el gasto sea privado no público,ya que ellos son los que se enriquecen.
    Mi apoyo a todas las personas infravaloradas que ocupan cargos despreciados y sin os que nos sería imposible convivir.Ellos sustentan nuestra sociedad

  22. En contra del fast-food y la comida basura…y por una gastronomia responsable y lógica.
    http://www.slowfood.es/

    Y si queréis mas información podéis leer el libro «La cocina al desnudo» de Santi santamaria y concretamente su respuesta al reto de burger king.

  23. Criptonito said

    ¿Quién a dicho que en la Universidad se imparte la asignatura de civismo?¿Y aunque se diese quién dice que se pusiera en práctica? Lo absurdo de todo esto es que la Universidad esté abierta de noche. La noche suele ser más útil para otras cosas que para estudiar. POCAS LUCES tiene el que ha puesto en funcionamiento semejante servicio.

  24. Amerginh said

    ¿Y lo que a algunos les cuesta darles los buenos días o un perdón por pisar el suelo recién fregado?

    Yo nunca ví «limpiadoras», sino compañeras.

    Un saludo para María, Loli o Manoli.

  25. Stalin y su Bigote said

    ¿quién me presta una tarjeta
    de alguien con un bigote
    para entrar en la biblioteca
    a recoger vasos, latas y/o papelotes?

    el domingo por la noche….¿alguien se anima a una kdada? un rato estudiando y otro recogiendo los vasos.
    Yo, la verdad, es que no tengo ná que estudiar, pero como tampoco echan gran cosa en la tele.
    Por la mñana seguro que se llevan una buena sorpresa las Señoras de la limpieza.

  26. maribel said

    me ha encantado el articulo, solo pienso que a veces es mejor tratar a una de esas mujeres que hacen su trabajo con dignidad, que a un funcionario… un policia….un medico….o cualquier otra persona que tenga «supuestamente un rango superior».
    yo siempre las he visto como personas como yo.

  27. Condal said

    Excelente artículo. Con lo aparentemente desarrollada que está nuestra sociedad, parece subir la falta de civismo. Mas educación en casa y menos pedantería.

  28. ingeniero said

    Está muy bien, correcto, bonito, sentimental como quieras llamarlo el artículo…
    Está mal que la gente sea muy puerca y maleducada y se vaya sin recoger lo que ensucie.

    Pero también hay que reconocer que porque algunos sean unos puercos, no debemos pagarlos los demás.

    En el Galileo, por la noche, hay algunas limpiadoras que sino sales los momentos en que está ella limpiando se ponen a hacer ruido arrastrando las sillas a más no poder… insoportable tener que aguantar eso, es preferible salir y ceder a su «buenas noches pueden salir?» que estar alli teniendo que aguantar a la limpiadora haciendo su trabajo con los cascos de musica puestos y arrastrando de la forma más ruidosa que pueda.

    Otra cosa a kriptonito, que problema tiene que esté abierta la universidad por la noche? yo siempre suelo estudiar alli por la noche, es más ahora acabo de llegar de allí.

  29. La Pitoña said

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y vuestras anécdotas, que sumaré a las mías propias.
    He intentado darle voz a las personas que ejercen una tarea imprescindible, dura y poco reconocida. No sé si lo habré hecho bien o mal. Lo he hecho con todo cariño.

    Pero mi agradecimiento más importante va para todas ellas (y ellos) que me cuidan o me riñen, según necesito y siempre están ahí.
    Digo algunos nombres, pero son tantos y tantos, que seguro que me faltan muchos.
    Pepi (s), María (s), Ángeles, Carla, Reme, Loli (s), Dolores, Luisa (s), Carmen, Charo, Rocío (s)…. a todas vosotras, gracias y perdón si alguna vez no me he portado como me tenía que portar.

  30. albertofi said

    En Graná hubo una epoca en la que los policias locales te llamaban la atención si te veian tirar papeles al suelo (o incluso multaban) El caso es que la ciudad está limpia.

  31. Laila said

    La Pitoña nos advierte de esto que todos miramos pero nadie vemos. Hacer pensar en la realidad del día a día es, hoy, de pura necesidad.
    Pertenezco a eso que llaman la adultez o, con una pizca más de cachondeo, la mediana edad. Aún así puedo dar fe de que hace 30 años se jubiló con honores Manuela, ella era para todos «la limpiadora de los colegios» un título que llevaba a gala y que brillaba en el vecindario tanto como sus suelos.
    Trabajando en la sanidad pública conocí a María Gracia, limpiaba un servicio hospitalario muy especial, donde la vida pende de un hilo, y era también la que «mandaba» en ese lugar desde las cinco a las ocho de la mañana, incluidos el jefe de servicio y el catedrático, que le preguntaban por dónde pasar si alguna urgencia les hacía bajar a esas horas. A los nuevos nos decían que sin su labor, la nuestra no valía un pimiento. Por supuesto a nadie se le ocurría celebrar un traslado o un cumpleaños sin invitarla, era una trabajadora más del equipo, de pleno hecho y derecho.
    En algún momento algo se rompió y el capitalismo más feroz engulló tareas y dignidades.
    Hoy no queremos ver la mierda que nos rodea, creemos vivir en un anuncio donde todo brilla y huele a rosas. Por eso obviamos a la persona, ¿casualidad que sea mujer?, que nos pone delante de la cara el rastro de hedor que va dejando nuestra existencia.

  32. Manu said

    No creo que sea bueno generalizar, en la Universidad hay gente muy educada y limpia, eso no quita que haya cafres como en todos lados. Pero sí, es verdad que a veces cuando entro en la sala de lectura, sobretodo si ha estado toda la noche abierta, la mierda que deja la gente en las mesas. ¡DA ASCO!

    Solo me gustaría que no se generalizara, que hay universitarios muy limpios y educados.

  33. La Pitoña said

    Totalmente de acuerdo Manu.

    me comenta una señora de la limpieza, que cuando ve a alguien que la trata bien y que reconoce su labor o cuando recibe un pequeño gesto de simpatía o de cariño,trabaja con más alegría, y que esa gente es la que le ayuda a tirar palante y aguantar carros y carretas de aquellos otros que la tratan como si fueran invisibles, y que están dejando latas fuera de la papelera delante de ella, o dejando un churrete de café por todo el pasillo.

    Mil gracias a aquellos a quienes no va dirigido este artículo, y que son muchísimos. para que sean y seamos cada vez más en número. Más humanos, más comprensivos y más solidarios. y que recibamos de los demás al menos una parte de ese buen hacer.

Advertencia: La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario. Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a www.LaHuelvaCateta.es. No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: