La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

El Ajimez mudéjar de la calle Puerto

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Lunes, 4 octubre 2010

Cuando Amador de los Ríos llegó a Huelva a finales del siglo XIX para escribir el volumen dedicado a Huelva dentro de la obra España. Sus monumentos y artes, su naturaleza e Historia, lo hacía esperanzado en encontrar restos de la época árabe. Su visita a Niebla le llenó de esperanzas, pero al llegar a la ciudad de Huelva se llevó una decepción. La ciudad era “moderna”, casi toda de los siglos XVIII y XIX (moderna para su época) y muy pocos restos notables quedaban como testimonio de la época de Al-Andalus. Sin embargo,  sí que existían algunos elementos mudéjares dignos de destacar, entre ellos este que nos ocupa. En su libro nos lo describe con las siguientes palabras:

“Bajando luego hacia el llano, por la calle de Alonso Sánchez de Huelva, y antiguamente del Puerto, conforme todavía es llamada, -perfectamente restaurado, y conservado con muy discreto acuerdo, excita la atención, como uno de los monumentos de la ciudad, elegante ajiméz que se ostenta en la casa actualmente señalada con el número 7. Es ésta de construcción moderna (…) Como resto de la antigua construcción, avanza en la línea de fachada esta especia de cuerpo central (…) y en él se abre el ajiméz, de fábrica de ladrillo, cuyos dos arcos graciosamente cairelados, traen a la memoria la del estilo mauritano que se desarrolla en la Península con la venida de los almohades al mediar el siglo XII, pero cuyas tradiciones se perpetúan en esta occidental comarca de Andalucía hasta el mismo siglo XVI…”

Casa del Ajimez

Casa del Ajimez

Este ajiméz es datado por el propio Amador de los Ríos como del siglo XVI debido al tipo de ladrillo utilizado y al capitel de la columnilla central.

Es tanta la importancia que le da al edificio que incluso incluye una imagen en su libro.  Pero como tantas otras cosas, su futuro estaba en las escombreras.

Fotografía del libro Huelva, de Amador de los Ríos

Fotografía del libro Huelva, de Amador de los Ríos

En los años 70 se decide ensanchar la calle Puerto, lo que implica el derribo de varios edificios históricos (la casa de los Trianes, una fonda del siglo XVIII y el que hoy nos ocupa).  Por suerte, la hermandad de la Cinta comienza a dar cobijo a elementos y restos de los edificios que por aquellos infames años 70 se estaban derribando. En 1977 se embala el ajiméz y se traslada al santuario de la Cinta, donde tiempo después es colocado en una de las dependencias anexas. De esta forma, podemos contemplarlo  en los jardines de la Cinta, junto a columnas y lápidas de la iglesia de San Francisco, y escudos nobiliarios de antiguas casonas ya derribadas.

Vista del paseo de Santa Fe desde el ajimez.

Vista del paseo de Santa Fe desde el ajimez.

Desde aquí darle las gracias a quien corresponda.

Fuentes: Fotografías extraídas del periódico Huelva Información y de la edición de la obra “Huelva” de Amador de los Ríos editada por la Diputación de Huelva.

 

15 comentarios para “El Ajimez mudéjar de la calle Puerto”

  1. Prof. Mandarino said

    Muy bueno, me encantan estos artículos. Echaba ya en falta una entrada no política.

  2. […] Actualizados : El Ajimez mudéjar de la calle Puerto Regálate un programa en Uniradio El Recre y la Ley Concursal Cómo contar una […]

  3. muy catetilla. said

    Muy curioso lo de hoy,que recuerdo tan grato e interesante, sin duda.
    Confieso no ser nada conservadora, aunque muy cateta si,lo mio es, viva la modernidad y con ello, dejar pasar a la juventud siempre delante.
    Estas “figuras de cera” que ocupan todos los espacios en cualquier sitio, con afán de perdurar pese a estar sostenidas, las mas de las veces de modo invisible claro, para evitar su desplome, me repelen.Por favor figuritas, retirarse ya y asi los jovenes tendrán oportunidades para poder demostrar.
    Feliz dia para todos, ya salió el sol.

  4. mobail said

    genial articulo,gracias x contarnos stas cosas d huelva

  5. Muy catetilla. said

    He vuelto a leer lo que he escrito y me parece que no “me se” entendera lo que quiero decir porque lo he dicho muy a mi modo.
    Quise hacer un paralelismo y me salio solo la parte lela.

    Si digo que no soy partidaria de que los monumentos, edificios y otras construcciones historicas se perpetuen a costa de gran gasto economico. Por ese lado no soy conservadora.

    Ahora, lo de las “figuritas de cera” va por otros derroteros, tambien en mi postura de anticonservadurismo y lo mezclé, pero es que me indigna ver a Maria Antonia Iglesias, decrepita, ocupar el sillon que brillantemente defenderia un periodista joven. Es solo un ejemplo.
    Señores ilustres, aprendan a retirarse que si no los jovenes periodistas llegaran al suicidio colectivo.
    Me limito al entorno periodistico.

    Espero que haya quedado claro ahora. Siento ser asi de “lela”.

  6. ifaesfu said

    ¡Qué paranoia!

  7. Amerginh said

    Si algunos periodistas jóvenes tuviesen el cerebro tan bien amueblado como Maria Antonia Iglesias, mejor nos iría…

    Decrépita lo serás tú

  8. Juanjo said

    Me ha encantado el artículo, sobre todo la foto tomada desde el aljimez, que no conocía, donde se vislumbra el “Bar Santa Fe”, de Boni, padre del pintor Juan Manuel Seisdedos, y donde durante los años sesenta se reunía una tertulia cultural relevante en la época, a la que perteneció, entre otros, el periodista Víctor Márquez Reviriego. Yo, mientras, jugaba en ese Paseo o tomaba un “godovi”junto a la mesa en la que mi padre disputaba una partida de dominó.
    La casa en cuestión, según recoge Diego Díaz Hierro en su “Historia de las Calles y Plazas de Huelva”, pertenecía desde la Reconquista al marquesado de Astorga, citando como fuente a Baldomero de Lorenzo y Leal, autor de la obra “Onoba Listuaria” publicada en 1883, que indicaba, asimismo, que en su época la casa “había perdido su primitiva forma, pero conservando el aljimez que nos ocupaba”, restauración para la que se otorgó licencia municipal, según Díaz Hierro, el 24 de febrero de 1883, “…para conservar el hueco del piso alto de la fachada de su casa, calle del Puerto, número siete, de estilo árabe. También en una escritura de compraventa de 1804, de una casa colindante se recoge lo siguiente: “…compramos unas casas en la calle del puerto arriba linde con otra del Excmo. Sr. Conde de Altamira y casas de Sebastián Moreno y de Francisco Raimundo Moreno…”. Debe tenerse en cuenta, que desde principios del XVIII ambos títulos estaban unidos en la persona de Ventura Osorio de Moscoso y Guzmán Dávila y Aragón, X Conde de Altamira y XIV Marqués de Astorga que, además, era Conde de Saltés y, como vemos, curiosamente, propietario de una casa que se encontraba justamente enfrente de la ermita del mismo nombre.

  9. Anónimo said

    jeje, lo que daríamos ahora por ver esa “ciudad moderna” de los siglos XVIII y XIX… lo que son las cosas.

  10. Benévolo said

    Empezamos hablando del aljimez y termonamos hablando de Maria Antonia Iglesias…nada, una dando muestras de que passssamos tres Kg de nuestra Historia…

  11. Gwerinos said

    No se si servirá de mucho… pero en la actual ermita de la cinta, existe como una especie de “complejo” adosado a la ermita. Pues en tal complejo de edificios, una de los edificios posee también un ajimez que supongo será neomudejar. Se puede ver desde la cuesta de la cinta.

  12. Juanjo said

    Para Gwerinos:
    Precisamente ese es el aljímez del que se está hablando. Tras el derribo de la casa se salvó y se ubicó en dicho jardín anexo a la Ermita. Al menos lo pueden ver los pocos onubenses que acceden a dicho lugar. Quizás hubiese sido mejor llevarlo al Museo.

  13. lebiram said

    el otro dia fui a una boda al Alfonso XIII de Sevilla y me quedé alelá y eso que el edificio es del año 1929,con deciros que un camarero me preguntó si estaba perdida, y ya lo creo estaba perdida recreandome en toda su belleza.
    por cierto no se si sabeis que pertenece al Ayuntamiento de la ciudad.
    creo que la modernidad no está reñida con la conservación.

  14. Ventolera said

    Magnífico artículo, y muy buenas las aportaciones de Juanjo.
    lo que más me ha gustado ha sido el final: “Desde aquí darle las gracias a quien corresponda.”

    en efecto, parece que las cosas hermosas que se hacen no tienen nombre ni apellidos que las reivindiquen. Ese “quien corresponda” podemos ser cada uno de nosotros el día de mañana. Hagamos algo por nuestra ciudad y seremos los anónimos antepasados de una generación que sepa apreciar lo viejo y lo nuevo, el pasado y el futuro, lo importante que permanece y lo pasajero que se va.

    Muchas gracias y un saludo a todos aquellos a “quienes corresponda”, por la magnífica labor que hacen por huelva.

  15. alvaro said

    me encantan las entradas de historia,siempre quiero más y más !
    Vaya como nos quitan hasta los pequeños pedacitos de historia eh

Advertencia: La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario. Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a www.LaHuelvaCateta.es. No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: