La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Cucuruchito de maní

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Jueves, 2 junio 2011

Después de lo visto y de lo que no se ha visto, de lo leído y de lo no escrito, de lo que se ha dicho y lo que se ha callado, no me queda más remedio que echar mano de mi cucuruchito de maní. Total, del mono vengo y quién sabe si al mono voy. Y al mono, sobre todo si es de goma, leña por aquí y leña por allá. Es lo que hay. Pues que en esta sociedad de robots de carne y hueso, teledirigidos desde la Mansión Blanca (de momento), el mono es animal racional predestinado a extinguirse. Mientras tanto, como parece de goma, ¿verdad?, leña. ¡Y es que se mueve tanto el mono!… Que el mono no se está quieto ni un segundo y no puede salir en la foto. Peor para el mono. De la tarta, ni el humo de la vela, ea. Y de piñata, nada de nada monada. Tú quieres ir saltando de rama en rama y eso no puede ser, homínido.

¡Ojo!. Que se manifiestan los ínclitos de la ciudad en las pantallas locales y en “la prensa burguesa”, que diría uno de la ORT, con sus particulares “cuentos y cuentas de la vieja”. Y todos “tan a gustito”. Tuya y mía y mía y tuya. Cambio la presidencia por la vicepresidencia. Déjame pasar que ésa es mi silla preferida… Lo que tú quieras, pues estaría bueno que nos pusiéramos a discutir ahora por una sillita pa poner el culo durante cuatro años mínimo. Anda, no seas tonto y apura el finito que ahora vienen las gambas blancas y una buena ración de pata negra, de pata negra… ¿A los del Torrejón y Pérez Cubillas, dices?… Tranquilo, que esos con cuatro colorines y cuatro parchecitos para que no se caigan los viejos van que chuta. Además, ahora, en cuanto me acomode, vamos a regar la periferia de aulas de filosofía, y así las chavalas y chavales desarraigados pueden coger moral y pensamiento.

¿Tendrá la unida izquierda reservado el derecho de admisión? Me parece que don Cayo ha dicho algo al respecto, por activa y por pasiva. “No sé, no sé qué tienen tus ojitos, tus ojitos negros”… Todo se andará. Y digo yo: en esta nueva “era”, ¿habrá un control estricto del absentismo de los cargos electos en sus respectivos puestos?, ¿se eliminará la inmunidad asociada al cargo?, ¿se reducirán los cargos de libre designación?, ¿se hará obligatoria la publicación del patrimonio de todos los cargos públicos?, ¿se suprimirán los privilegios para estos cargos en el pago de impuestos, los años de cotización y el monto de las pensiones?… Por ejemplo, oye. Que un servidor a su bola, a la Plaza de las Monjas, que me han susurrao que lo que verdaderamente señala el dedo de don Cristóbal son las mismísimas balsas de fosfoyesos…. Sin prisas observo el alrededor, como observan los monos, y voy echando mano de mi Cucuruchito de maní …

J.J. Conde

Anuncios

74 comentarios to “Cucuruchito de maní”

  1. Ventolera said

    ¿seguro que el cucuruchito tiene sólo maní?

    muy buen artículo: aunque casi me quedo sin aliento. si fuera posible un puntito y aparte de vez en cuando….

    avísame a lo de los cursos de filosofía de los barrios, por fis, y si me dejas un puñaíto del maní, pos se agradece.

  2. Por Huelva said

    No se por qué no estamos todos en sol.
    Hay que romper este simulacro de Democracia YA !!!

  3. Anónimo said

    más vale cucuruchito de maní en mano, que ciento diez kamikazes volando. Sobre todo porque nunca se saben dónde van a aterrizar. Virgencita de la Peña, en lo que a mí toca, hagamos un trato: te regalo el cucuruchito de maní. Aunque no sé por qué lo hago, pues sé positivamente que otros vendrán a ofrecerte jamones de pata negra y gamba blanca, y bien que te va a importar a ti mi triste cucuruchito de maní. Luego hablan de las dos españas, pero entre tú y yo lo que hay es dos tipos de gentes, las que tienen mucho y las que no tienen nada. Pero eso, aquí y en Pekín, y eso que allí dicen que son comunistas, claro. Y lo que tiene la pacífica democracia es que nos han dado un cucuruchito de maní a cada uno, y lo llevamos a bombo y platillo, y mientras Pericles se pone las botas, nadie habla de cómo vivía la población esclava de Grecia y provincia. Por cierto, Virgencita de la Peña, devuélveme el cucuruchito de maní que tengo hambre de desayunar, y no me digas ahora que en 2006 el cucuruchito costaba 180 mil leuros, y ahora tiene un valor de sólo cien mil. Como ya pagué 20 mil y mil fatigas, ahora te quedas con el cucuruchito y todavía tengo que estar pagándote. Hasta ahí podríamos llegar, y lo peor es que hemos llegado. Rico, rico, dice Arguiñano, pero a mí la sopa me sabe a sobre porque cada vez que pillo perejil se lo pongo a San Pancracio y ni por esas. Si me enfado mucho puedo intentar arrebatarte el que fuera MI cucuruchito de maní, pero para eso tendría que salir a la calle y pedir ayuda al negro de los pañuelos para que me aúpe hasta que consiga cogerlo. Luego el negro me pedirá algo, y la verdad es que no me apetece tener que repartir. Pero se pone uno a mirar la historia, y dice, coño, parecía que no, pero una y otra vez ha funcionado. 1848 no es lo mismo que 1984, un matrix del que no nos gusta salir porque a ver si van a marcar gol y me lo pierdo. Desde que mi abuela se bajó del árbol y repartió sus genes entre toda la humanidad viva ahora mismo, van ya muchos cucuruchitos de maní y muchas peleas entre los primos. y no quiero ser yo el primo que intente solucionarlo, sobre todo si consigo hacerme con MI cucuruchito de maní. Desde el albor de los tiempos hasta ahora, el sexo, la droga y el rockandroll siguen siendo los mismos. El borracho de mi pueblo solucionó sus penas ahogándolas en un vaso de aguardiente. Decía que así veía el doble de comida en el plato y podía acostarse con dos mujeres. Su fin llegó un día en que se tropezó con una pareja de la guardia civil. Se puso nervioso porque eran cuatro, y no supo por qué camino tirar para salir huyendo. Lo pillaron y se hizo un fiel seguidor de aquél filósofo que le dijo: La vida sigue igual.

  4. Aguila Roja said

    Muy buen articulo, y a ver si leyendolo, a algunos se les atragantan esas ricas gambas de Huelva, y el jamoncito de Jabugo…

    …nuestra obligacion real como ciudadanos es seguir denunciandolos y criticandolos por sus tejemanejes, sus acuerdos antinatura, sus grandes y suculentos sueldos, mientras deben y arruinan a empresas y a ciudadanos, con los deficit vergonzantes de los Ayuntamientos…

    ….el problemas grave y hasta dramatico, es que tienen el apoyo, votos y ¿¿¿¿ visto bueno ???? de millones de ciudadanos, a los que convencen con cantos de sirena, con promesas y con mentiras clamorosas…saludos.

  5. Juanjo said

    Ya estoy harto de estupideces. Se han celebrado unas elecciones, cada cual y cada cuala (por si acaso) ha votado lo que le ha salido de las narices, y el resultado es el que la mayoría ha decidido. Pero claro, siempre podemos pensar que la mayoría no tiene razón, no entiende, está manipulada, es inepta, es…., etc Y que la única opinión sensata es la nuestra, que para eso estamos aquí, para creernos que somos el verdadero centro del universo. ¡Ya está bien! Quien se sienta frustrado que se hubiese presentado que, gracias a la transición, es un derecho que tenemos todos y todas. Y a quién no le guste, pues eso, a esperar cuatro años y ver si la mayoría silenciosa comienza a pensar como el quiere que piense. Y no me gustan los resultados, pero creo que ya está bien de arremeter contra el mundo o contra todo aquel que no piensa como uno mismo.
    Y el que quiera otro sistema, que me explique cual es ¿Se trataría de uno más libre para todos? O sólo para unos cuantos, distintos de los cuantos que ahora son más libres y poderosos que otros ¡Por favor! Aquí nadie se ha caído de un guindo, y cada cual defiende sus intereses, en política y en mercado. Lo único que nos mueve es el egoísmo, siempre ha sido así y siempre lo será, pero, puede ser, que esta conducta humana tan deleznable, conduzca al bien común. O lo que es lo mismo, la suma de los votos individuales, puede conducir al bien común.

  6. Ventolera said

    Juanjo… paciencia.
    si te das cuenta, la mayoría nos repetimos como morcilla en puchero.
    una cosa que no estoy de acuerdo: sólo hemos votado más o menos la mitad. Con lo que la otra mitad no se expresa. Habría que indagar en esas razones.

    una cosa que sí estoy de acuerdo: es lo que ha salido y punto en boca.
    pero independientemente, creo que es lícito un movimiento del tipo democracia real ya, que mejore lo que tenemos y que impida los grandes vicios del sistema democrático (por ejemplo, la partitocracia)

    me solidarizo con tu gran cabreo, pero recuerda que es viernes, así que respira hondo y a otra cosa.

    además…¿TU Y YO NO QUEDAMOS EN QUE TÚ ESCRIBÍAS UNA NOVELA HISTÓRICA Y YO TE VIGILABA PARA QUE NO PERDIERAS EL TIEMPO PARLOTEANDO EN INTERNET?

    pues, hala, a trabajar! que los fans de tu sabiduría y tu buen decir estamos esperando para comprar el libro… y no debes defraudarnos.

    (frente a la frustración de la política y sus idioteces, siempre quedará la literatura)

    con todo, reconoce que el artículo es simpático. Se puede no estar de acuerdo, pero bien construido sí está…

  7. mobail said

    un articulo d politica… Pero este es muy sutil,no esta mal. Juanjo,digo yo q podrias obsequiarnos con tus historias en forma de articulos,echo d menos los tuyos,hace tiempo q no escribes x aki.

  8. Ventolera said

    hey!
    por qué no hacemos una historia entre todos???? cada uno escribe un cachito!!!!

    venga, por fis, en vez de opinar, pues eso, construimos una historia.

    por fis, por fis, por fis!!!!1

  9. Juanjo said

    Ventolera, vale. Empiezo yo:

    “La brisa de la mañana apenas podía disipar los efectos del mareo. El viaje desde Cádiz había resultado tan penoso como la larga singladura realizada en el verano desde Waterford. Pero ahora ya podía ver donde iba a transcurrir el resto de su vida. Se había casado la semana anterior por poderes con su primo lejano Thomas, asistiendo en su nombre su tío John, que desde hacía cinco años vivía en el pequeño puerto que ahora se divisaba en el horizonte. Tras el baluarte, un gran arco de piedra servía de pórtico a la villa donde ahora residían varios de los miembros de la familia White. No, no se acostumbraba al nuevo apellido que utilizaban, aunque sólo fuese la traducción del anterior. Ella, Isma O’Neill estaba decidida a seguir siendo conocida por su nombre irlandés. El bote estaba listo, el equipaje fue descargado y, seguidamente, la izaron de la borda utilizando un pequeño asiento que colgaba de las jarcias. El movimiento del bote azuzó su sensación de nauseas y, avergonzada, tuvo que admitir que su primer contacto con el que iba a ser su hogar fue un tremendo vómito, que no sabía como había conseguido salir de su maltrecho estómago. Mientras, en sus manos, apretaba con fuerza el estuche donde guardaba el precioso collar de diamantes y rubíes, con sus aretes a juego, que había recibido de su madre, Dª Bárbara White, antes de salir de Cádiz”.

  10. Aguila Roja said

    Yo tambien estoy harto no solo de estupideces, sino e los conformistas y sumisos, que con sus aptitudes,les dan la razon a los que explotan y engañan al ciudadano…

    …¿ que tu, Juanjo, no te sientes engañado,?…. pues muy bien es tu problema y dejas que los demas, que nos sentimos ENGAÑADOS,, podamos discrepar y opinar lo que nos de la real gana….

    …este sistema democratico es una caca, esa es mi libre y reflexiva opinion, te guste o no, me da igual..

    ,…aqui cada uno opina y dice lo que piensa, le interesa o cree conveniente, siempre sin ofender ni descalificar a nadie…

    ….tambien estoy harto de tantas pamplinas y descalificaciones de quien defiende un mejor sistema democratico…

    …harto de politicos corruptos, harto de empresarios estafadores, harto de la banca usurera, harto del poder de medios politizados, harto de golfos que se dicen que representan al pueblo, harto de embaucadores profesionales y sobre todo harto de quien con sus buenas maneras intentan imponer y mantener este sistema democratico inmundo….

    …y me repito todo lo que me plazca y crea conveniente, mientras existan tantas injusticias sociales y tanto engaño( Y, SIMPLEMENTE, PARA LOS QUE SE DICEN DEMOCRATAS, ME ACOJO AL DERECHO DE LIBERTAD DE EXPRESION Y DE OPINION) respeten ese Derecho, por favor …saludos y buenas noches.

  11. Caleño said

    ?Veremos algun dia a politicos no corruptos¿lo dudo,mejor afirmo noooo…Si alguno se atreviese los dueños del pastel lo aniquilarian sin comtemplaciones,urgando en su pasado o inventando quien save que historias,O tal vez introduciendo algo en su bolsillo para despues acusarlo,por tanto opino,que siempre estaremos gobernados por corruptos habidos de poder a los cuales solo les quitaria el pastel otra revolucion,pero no la Hippie.

    Caleño.

  12. Anonimín said

    Hay tres expertos en gastar el dinero de los demas, los hijos, los ladrones y por supuesto,los politicos.

  13. marycarmen said

    Una casa solariega con enredaderas colgantes en las paredes de piedra húmedas por la lluvia casi perenne del lugar, ensombreció su rostro y, un mal presagio invadió su menudo cuerpecito . Un gran cambio se estaba produciendo en su corta vida….No pudo evitar un nudo de lágrimas en sus ojos. Un futuro incierto la estaba esperando….. La puerta de la casa se abrió y apareció una corpulenta dama vestida de negro que miró a la recien llegada con fría y mal disimulada curiosidad……. ¿Quién sería esta extraña dama se preguntó……? Y no sigo porque le toca al próximo ó proxima que desee continuar el relato…
    .saludos y buenas noche, MaryCarmen.

  14. Caleño said

    Sera la Conciencia,que aparece cuando menos la esperas urgando en el pasado y en lo mas recondito de tu vida y cuan recaudador de impustos te deja seco,sin fuerzas,anonadado,sin poder retroceder para rectificar los errores cometidos en un pasado no tan lejano,que como losa cae sobre ti,pasa conciencia,quedate conmigo… susurro,no me das miedo y tomandola de la mano fria y esqueletica la invito a conversar,tratando de no soliviantarla y con voz tenebroza le susurro al oido,una vez tu tambien fuiste niña,pura y limpia porque ahora vienes a reprocharme mis errores,un escalofrio recorrio mi cuerpo……sigue tu.

  15. Ventolera said

    Un escalofrío recorrió mi cuerpo cuando vi por vez primera la gota de sangre que ya casi alcanzaba mi tobillo. La noche anterior mi padre había vuelto borracho al anochecer. Yo estaba jugando en la puerta de la casa y él vino hacia mí envuelto en una nube de sombra y de humo. De un guantazo me tiró al suelo.
    -Puerca- me espetó- ya eres casi una mujer. Mañana irá a tu madre a buscarte un trabajo.
    A la mañana siguiente todavía me dolía el bofetón, pero sólo me preocupaba aquella gota de sangre que me bajaba por la entrepierna. Mi madre y yo caminábamos rápido y en silencio, a trompicones por unas calles que jamás había visitado.
    -Esa es la casa -dijo mi madre- la señora es joven y extranjera. Si no te portas bien y te echan de aquí, tu padre vendrá a recogerte y te dará tal somanta de palos que lo recordarás toda tu vida.

    Mi madre hablaba con una mujer enorme como un castillo y vestida de negro. Yo estaba detrás, olvidada. Limpié con mi dedo la gota de sangre de mi pierna y luego la chupé. Tenía sabor a sal. Un escalofrío recorría todo mi cuerpo pero ya no sabía por qué.

  16. marycarmen said

    Casi siempre hay una oportunidad en la vida y la pequeña, (Llamémosla Socorro), volvió la cara y vió como se paraba un coche negro delante de ellas dos. Una señora elegantemente vestida las saludó y las invitó a subir recordándole a la madre que era la esposa de un tío suyo que había emigrado a América y acababan de retornar….. Todo cambió desde entonces para la rescien estrenada mujercita…… La señora les propuso un trabajo digno en su caserón de la plaza de las Monjas…… Socorro pasó a ser una joven felíz y muy hacendosa…… Su padre embarcó en uno de los barcos del indiano a la pesca del atún….

    Este dramón decimonónico va a dar que hablar….. “El siguiente podrá enmendarlo…..”

  17. Ventolera said

    A Isma O’Neill también le habían prometido una vida feliz, pero…

  18. Anónimo said

    pero ella nunca llegó a creerlo.
    Sabía que la soledad puede ser el peor enemigo o el mejor aliado. Y ahora se encontraba casada con un desconocido, en un país lejano, exótico y salvaje.
    Por eso confiaba sólo en sí misma.
    Mientras bajaba del bote, alguien le limpió los vómitos. A través de las lágrimas su nueva ciudad se le antojó de un cromatismo especial. Atrás quedaban el verde de su tierra natal y el halo blanquecino que envolvía Cádiz.

    Ahora predominaban los rosas, los amarillos, los ocres y un intenso color azul que descubrió como en un espejo cuando miró….

  19. manuel said

    Pedazo de artículo aunque falta el estoque final, si no parecería un poco “RAJOINIANO”,al no dar señales de solución final.

  20. manuel said

    Y tranquilidad en las masas señores del pueblo y homínidos todos, a partir de ahora con la llegada de la tan esperada derecha casposa que se ha alimentado de forma descarada de la desgracia de tanto mono muerto de hambre a causa de los destrozos que se plantaron en forma de “a vivir a todo trapo que son dos días” y que ahora han dado sus “jodidos” frutos; nos vamos a salvar de la quema y vamos a salir sanos y salvos en cuanto el esperado”mesías” nos dé la fórmula o receta que tan RICAMENTE tenía guardada DIOS sabe donde. Amén hermanos id sacando los papeles que tenéis guardados junto con las escrituras del piso, recibos de contribución, de agua, luz y tres últimas nóminas (el que las tenga) que en cuanto llegue el “enviado” en su flamante mercedes (que pagamos todos) porque ya no se lleva borriquita, se nos enseñará el camino de la TIERRA PROMETIDA, pero eso sí, sólo el camino porque lo demás VA A SER QUE NO. Y para que nadie se ofenda: ARRIBA LA PENINSULA IBÉRICAAAAA.

  21. marycarmen said

    …..el cielo y contempló una gran bandada de pájaros exótico que volaban fugaces hácia occidente……Recordó su hogar, todo lo que había sido su vida desde el momento de la partida. Se irguió orgullosa. No debía demostrar su debilidad emocional, le habian enseñado a controlar los sentimientos, a no transparentarlos delante de los desconocidos. Irma se dispuso a subir los escalones del porche recogiéndose graciosamente los bajos de su vestido de tafetán rosa. Estaba emocionada….. sus ojos chispeaban ardiendientes de curiosidad……. ¿Qué iba a encontrar trás aquella gran puerta de madera exótica….?
    Me pasaría la noche escribiendo sobre la señorita Inma, pero tengo un sueño ya! Que siga otro u otra la historia. Saludos y buenas noches, Marycarmen.

  22. Juanjo said

    Tras un breve periodo de adaptación, Isma pronto se integró en la vida de la pequeña población, provinciana e insulsa, pero que, en ocasiones, se convertía en Corte Ducal, momentos en los que las celebraciones en la Plaza de Las Monjas y las fiestas en el Palacio de la Calle de la Concepción, impulsaban una enorme actividad y le hacían olvidar el ambiente burgués de Cádiz. Su casa, situada en la Calle de la Botica, no era demasiado opulenta, pero la heredad de “La Trianilla”, situada en la zona más fértil de La Ribera, le hacia olvidar el bullicio de La Calzada y de la Calle del Hospital. Pero no todo fue fácil, su matrimonio y su llegada a Huelva a mediados de 1729, había coincidido con el fallecimiento de su padre Andrew O’Neale, por lo que su madre se había traslado a la vecina población de San Juan del Puerto, donde residía su tío John White – Juan Blanco para los naturales – que, a pesar de su fortuna, y tras haber emparentado con Guillermo Tirry, se encontraba en bancarrota. La vida con Thomas era agradable y pronto vinieron los hijos, Mariana, José y, finalmente, Francisco Javier, cuyo bautizo en la Iglesia de la Concepción, en octubre de 1736, motivó la reunión al completo la familia White, con la visita de su cuñado William, que residía en Sevilla, de su esposa Ana Andrea y de sus hijos. Lo único lastimoso fue tener que entrar en la Iglesia por la puerta de la Calle del Hospital, a cuyos pies se encontraban las sepulturas de su cuñado Paul, fallecido en 1728 y de su tía Ignes White, la primera mujer de John, la primera White fallecida en Huelva en 1719.
    Pero los negocios de la firma “Thomas Blanco y Cia”no iban bien. La nueva guerra con Inglaterra asfixiaba el comercio trasantlántico y las deudas comenzaban a pesar en el ánimo de Thomas. Un otoño más húmedo de la cuenta, tras unas tercianas, acabo por derrumbar la salud del joven irlandés, que fue sepultado junto a su hermano en 1739.

  23. Anónimo said

    En cierto modo, ella se había sentido responsable de la muerte de su esposo.
    Durante el otoño, había visto las largas procesiones rogándole a San Roque para que dejara de llover. Había oído que la marisma rebullía aquel verano. Muchos dijeron haber visto una rana tan enorme que era casi un monstruo, muchos la vieron cuando llevaban a pastar los rebaños camino de Gibraleón, o quién sabe dónde.
    Pero ella se había mantenido firme en su puesto y en su forma de pensar.
    No participó en las rogativas ni creyó una palabra de lo que contaba el populacho en las esquinas.
    Ya habían muerto muchos cuando Thomas murió, sin embargo Isma siempre pensó que se recuperaría.
    Su muerte le hizo reflexionar. Pero nada cambió en su alma. Seguía siendo una extranjera de blancas manos en un mundo ajeno

  24. Ventolera said

    un momentito. ¿ponemos algunas normas en lo del cuento conjunto?

    no vale “matar” a los personajes sin ton ni son. Cada vez que voy a escribir algo. Me documento, me lo preparo,… y cuando lo voy a poner, resulta que el personaje ya se ha “muerto”. la criada, que yo la puse mientras me documentaba sobre la ropa de cama que iba a traer Isma, se me fue de la historia al convertirse en “hacendosa y feliz”. Ahora Juanjo mata al marido, después de tres hijos, pero sin noche de bodas ni peleas conyugales.

    yo propondría disfrutar un poquito más de los personajes. crear diálogos, contar pensamientos… en fin, lo que no sale en los archivos.
    Las aportaciones de juanjo son magníficas, pero a mí me gustaría escribir algún cachito en primera persona. Vale… juanjo, tú eres el narrador omnisciente. pero cómo podríamos contribuir?????

    a ver, lo intento otra vez….

  25. marycarmen said

    Ventolera, no te entiendo… En tu redacción Nº 15 le arreas un bofetón a la chiquilla que hasta le baja la regla….. Yo solo busqué y traté de que encontrara un trabajito para que se sintiera realizada….. Bueno, luego también procuré resolverle la situación familiar… “es que con un papá así….. Vamos, que me lo pusiste muy dificil………
    Por mí sigo el novelón, pero no nos salgamos del hilo conductor del argumento, de lo contrario va a parecer un coro de paranóicos en un curso de redacción…… Saudos y buenas noches, Marycarmen.

  26. Ventolera said

    No te preocupes, marycarmen. Sé que lo hiciste con buena intención.
    pero recuerda lo que dice tolstoi al principio de ana karenina: todas las familias felices son iguales, en cambio cada una es infeliz de una forma diferente (cito de memoria)

    cuando decimos que alguien fue feliz… ¡se acabó la historia!
    el bofetón era muy normal en la época. y la historia de la primera regla está documentada por fuentes orales.
    la intención era conseguirle un trabajito, pero sin tío rico indiano, que pudiera continuar la historia desde un punto de vista diferente. Que viviera al mismo tiempo que Isma O’Neill pero con experiencias diferentes.

    Como yo no puedo poner datos porque no los manejo, quería hablar de cosas cotidianas y me he pegado un atracón en todo el finde para ver cómo continuar la historia.

    Si quisiéramos la historia ya estaría casi hecha.

    El principio sería la llegada de Isma y el final la muerte de Thomas.
    Bastaría con que cada cual abundara en un aspecto o en un personaje.
    Ideas que se me ocurren: una celebración del Corpus, un monje franciscano, el mundo de los criados. Los campos de sembrar pan, la pesca por supuesto, las noticias de la Corte…

    Entre los datos que da Juanjo están: el collar de diamantes y rubíes… que se puede relacionar con la bancarrota de los que viven en San juan del puerto.

    y no digamos lo de la guerra de la oreja de van gogh!!!! que yo no sabía que había existido esa guerra.

    en resumen: que no te preocupes, marycarmen, que no pasa nada por cargarse a un personaje secundario.
    la muerte de thomas también nos viene bien, porque así cierra un ciclo de unos 10 años que pueden ser claves en la vida de una mujer.

    a los demás: ANIMARSE, ANIMARSE, QUE ESTO ESTÁ MU DIVERTÍO… AYYYY… QUE TE LO PUEDES PASAR MU BIEN. SÓLO TIENES QUE AÑADIR, MATIZAR, INTERPRETAR, INVENTAR UN DIÁLOGO, PONER UN SUEÑO DE ISMA, INVENTAR CÓMO FUE EL PARTO, LAS ROPAS QUE LLEVARON AL BAUTIZO.

    Ay, me acabo de dar cuenta que nos falta un

  27. marycarmen said

    Bueno, pués, el bautizo se celebró un quince de noviembre (cuando mi segundo hijo nació, Ventolera). Hubo que bautizar pronto al bebé porque Isma contrajo fiebre puerporal que la dejaba extenuada y se espera que sucedera lo peor….. Isma, muy hacendosa ella, había confeccionado amorasemente el equipo de bautizo de su hijo. Batista holandesa con encajes de bruselas, Capita de Cachemir de lana y seda debido al frio invernal del lugar. Todo fué bié, la iglesia era un pequeño convento medieval de piedra con frescos en la bóbeda apenas perceptibles por la erosión del tiempo. Isma esperó la comitiva del bautizo sentada en un gran sillón junto a la chimenea del salón en el que habían instalado una gran mesa con el ágape propio de la celebración…………….Que continúe quien quiera. Saludos, Marycarmen.

  28. marycarmen said

    Ventolera, recomiendo al personal que lo que escriba sea INVENTADO…. No vale copiar textos. Citarlos, SI. A mí me gusta escribir sobre la marcha porque esla mejor forma de reactivar la imaginación, que es un ejercicio muy saludable. Saludos Marycarmen.

  29. Juanjo said

    Ventolera y Marycarmen,

    Como “narrador omnisciente” indico mi intención. Los datos que he facilitado pueden servir como urdimbre de una historia que podemos escribir entre todos. Los dos textos son originales, pero todos los datos son reales, extraídos de archivos y ocurrieron en la Huelva de la primera mitad del XVIII. Tengo inventariados unos 38 o 39 irlandeses/as que vinieron a morar por estas tierras huyendo de la persecución desatada tras la derrota jacobita. Los varones actuaron de forma endogámica, casándose con irlandesas, pero a éstas parece que les gustaron sus nuevos vecinos y varias se integraron en familias onubenses, casando con Juan González Valiente, abogado y corregidor de Almonte y Huelva, Pedro Freire de Tejada, comerciante o con Francisco de Tejada y Osorio, corregidor de Huelva. La mujer de éste, Catalina Blanco, llego a tener uno de los mayores patrimonios de Huelva, que legó tras su muerte a su sobrino, hijo de Isma Oneale. Ésta, se casó en segunda nupcias con otro irlandés, primo hermano de su primer marido, Juan Bautista Archdekin, que se encontraba al pié de la Iglesia de la Concepción cuando se produjo el terremoto de 1755 y corrió hacia La Calzada – La actual Calle Marina – huyendo de los edificios que caían, buscando seguridad junto al Arco de la Estrella y la ría. Fue entonces cuando tanto él como José Antonio de Armona, por entonces Administrador de Rentas y después Corregidor de La Habana y de Madrid, vieron avanzar desde la Isla de Saltés un muro de aguas oscuras, lo que les impulsó volver sobre sus pasos y no parar de correr hasta refugiarse en los cabezos, como hizo la mayor parte de la población. Lo del collar de diamantes y rubíes, con preciosas rosas de oro, es cierto. Y ese detalle da para mucho en una historia novelada.
    Una hija de Isma fue abadesa del Convento de Santa María de Gracia – Las Agustinas – donde, tras enviudar y tras el traslado de su hijo Francisco Javier a Chiclana, donde era Administrador del Duque de Medinasidonia, ingresó también en dicho convento, donde fue enterrada, al igual que su madre Barbara y su tío John. Los Archdekin junto a los Blanco, están sepultados en La Concepción, donde aún a principios del siglo XX se podían leer sus lápidas. El otro clan irlandés, oriundo de la vecina ciudad de Carric-on-Suir de la Waterford de los White, los Wadding, yacen bajo los cimientos de la Iglesia de los P. Jesuitas, levantada sobre las ruinas del Convento de San Francisco, a los pies de donde se ubicaba el altar de Nuestra Señora del Pópulo.
    Como veis, toda una historia, y me encantaria que de ahí podamos tratar de elaborar nuestra aventura literaria. No son datos copiados, Maricarmen, si es que iba por mí, sino obtenidos, con paciencia, de muchos, muchos archivos durante años. Pero son historias que nos pertenecen a todos los que adoramos nuestra tierra, la tierra que vio nacer y morir a nuestros antepasados. Siempre me he creído ciudadano del mundo, pero con la edad, cada vez soy más chauvinista y más radicalmente defensor de lo poco, tan poco, que nos ha llegado. De pequeño pude visitar el Palacio de los Trianes, antigua casona de Anthony Buttler, socio de los Wadding y donde éstos residían. Pude ver la casa de los White, en la esquina de la Calle Botica con Méndez Núñez, entré cuando estaban derribándola en la Casa de los Garrocho, alucinando con su hermoso patio o claustro con columnas de mármol, pude ver aún las lápidas de las sepulturas en el suelo de San Pedro – después las he visto troceadas enlosando el Seminario – e, incluso, tuve ocasión de conocer algunas casonas en las que vivieron mis antepasados del XVIII. Y, ahora, queda tan poco.
    Pero hay que defender lo poco que queda. Voy a intentar, por ejemplo, que se establezca algún tipo de protección sobre los dos últimos edificios civiles del XVII que nos quedan en Huelva. Ya os informaré.
    Un abrazo virtual

  30. Ventolera said

    guay, guay guay, juanjo.

    pero creo que el exceso de datos puede crear un poco de confusión, es mejor ir paso a paso.
    deberíamos marcar un marco temporal (el espacial ya está hecho: huelva y alrededores)
    yo me apunto a lo siguiente: partiendo de los datos, investigar sobre la época, sobre todo sobre la vida cotidiana y a partir de ahí, enhebrar la aguja y hale, a escribir.

    Ay, qué me he emocionao, y ahora no se me ocurre nada que poner.

    bueno, acabo de recordar un romance del XIX (creo) y lo voy a colocar aquí, ea:
    En la provincia de Huelva
    había un molinero honrado
    que ganaba su sustento
    con un molino arrendado
    y era casado con una moza
    que era una rosa
    y era tan bella
    que el corregidor, madre,
    se prendó de ella.
    La regalaba, la prometía
    hasta que un día
    la pidió los favores que pretendía…

    saluditos emocionadísimos. La ilusión de mi vida, participar en una novela colectiva y coral.
    (por cierto, yo me pido escribir en primera persona,…. es que lo del narrador omnisciente no lo domino)

  31. marycarmen said

    Juanjo, discúlpame, no iba por ti´. Ya leí en una ocasión algo sobre tus ascendientes y me gustó tu pulcritud al narrarlo. Mira, me ha encantado todo lo que cuentas, y seguro que algo sabrás de mis abuelos. José Vázquez Morales y Ana Bayo Ponce. Pertenecian a la burguesía onubense. Eran hijos únicos. Solo sé que vivían en una casa grande con patios, en la Calle Berdigón. También creo recordar que mi visabuelo era práctico del puerto. No sé si porque nací en aquella triste etapa de silencios….., de los antecesores familiares se nos hablaba poco. También recuerdo que el primogénito de mis abuelos lo mandaron a estudiar a Inglaterra. Este privilegio le permitió trabajar a las ordenes de los directivos de Rio Tinto. Este tío mío, hermano de mi padre, se casó con una inglesa con la que tuvieron tres hijos.

    Si me aportas algún dato te lo agradeceré, porque hace cuarenta y cinco años que salí de Huelva y desde entonces mis visitas han sido familiares y playeras…. Cuando leí Ekl corazón de la tierra de J. Cibos Wilkins sentí una gran hemoción. De mis abuelos maternos, oriundos de Aroche, tengo recuerdos insoslayables. Mi abuela fue una mujer bellísima y enamoró a un rico terrateniente del pueblo. Ella me contaba, en las cálidas tardes de verano, sentada en su mecedora, junto al balcón pletórico de claveles rojos, su gran historia de amor malograda por la inevitable aparición de la parca…….. No te canso más. Me gusta la idea de iniciar esa novela que propones a partir de la saga irlandesa…… Inicia de nuevo un hilo conductor para que los más pardillos no nos perdamos. Saludos y buenas noches, Marycarmen.

  32. marycarmen said

    Hola, he releido lo que he escrito anteriormente y descubro enormes errores con mi manía de teclear rápido y no leer hasta que está imprimido. Voy a tratar de ser menos impulsiva y repasar lo escrito. Disculpadme,me dá risa de mí misma pensando en el concepto que haréis de mí después de leerme. La verdad es que el tema de Huelva me sobrepasa de emoción…….Entendedlo….. Saludos, Marycarmen.

  33. Caleño said

    Me emociona la Huelva antigua,yo vivi en la calle Isaac peral en aquellos patios de vecinos llenos de geranios y claveles,frente recuerdo donde estudie el colegio San Casiano,con don Mario,don Lucas,grandes personas y mejores profesores,no como jose maria que no le doi el don pues no lo merece,recuerdo que cortaba una vara de rosal del inmenso jardin que habia en los patios, le quitaba las espinas con su navaja y despues la utilizaba para pegarnos,llegamos a casa marcados y con moratones,creo que por eso de la letra con sangre entra,afortunadamente eso paso a la historia,aun recuerdo a mi abuela Luisa con su mata de pelo cano,siempre cantando,gran mujer y mi abuelo Pepe al que apodavan el polaco, que segun me cuentan fue uno de los fundadores de la hermandad del Rocio,que tiempos aquellos,la piterilla,el piojito la plaza de la Merced con su templete,no la que vemos hoy que da pena, el paseo del chocolate,ese tren de la punta del Sebo,los que tengais mi edad sabreis de que hablo,voi a cumplir 58,y cuanto hecho de menos mi tierra,esta pagina me hace recordar y sentirme mas cerca,gracias a todos por amar vuestra tierra como lo haceis,que pena no seais quienes la goberneis,no se hubiesen hecho las atrocidades que hoy vemos,lo de Caleño es porque vivo en Cali,Colombia y vosotros y algun que otro email con la familia y amigos son mi unico contacto con mi tierra a la cual nunca olvidare,hasta pronto CATETOS… y a mucha honrra.

  34. marycarmen said

    Caleño, debe ser muy emocionante desde tan lejos entrar en contacto con la gente de tu tierra. Yo vivo fuera de huelva desde hace cuarenta y cinco años, pero no la olvido……Todos los lugares que mencionas me son familiares…. Si es verdad que “la pala asesina ” se ha llevado todo el casco antiguo por delante y han construido verdaderos bodrios.
    Si quieres ver una crítica poética escribe : Huelva cateta añoranza Luego me dices qu,e te ha parecido. Saludos y buenas noches, Marycarmen.

  35. Ventolera said

    ¡qué bonito lo que dices, Caleño!
    gracias a ti por formar parte de esta comunidad virtual. Espero que tus recuerdos y tus experiencias se incorporen a este cachito de acervo común que estamos haciendo

    saludos

  36. Caleño said

    Marycarmen,habia leido ya tu comentarioy visto tu foto,me encanto,recuerdas cuando solo existia la termica y creo que estaba en construcion,bueno bueno….me has saltado las lagrimas tengo como deciamos por alli las carnes de gallina,que bien que existan estas paginas y personas como vosotros que no olvidais que un dia fuistes niños,se ve que habeis leido a Antoine de Saint Exupery en el PRINCIPITO, en su prologo nos recuerda que nunca devemos olvidar el niño que un dia fuimos,me gustaria enviarte una foto con toda mi familia,que si no fue ese dia de la foto que tu muestras andaria muy cerca,seguro te gustara con sandia incluida,aquellas que habia que llevar rodando de lo grandes que eran,el botijo,la garrafa del vino y la bolsa con el `picadillo y la tortilla,y con el Bar del Biruta de fondo.mis saludos y mis respetos a una HUELVANA,CHOQUERA,Y ONUBENSE,con mayusculas como tu te mereces,muchos como vosotros y seguro que la historia de Huelva no quedara en el olvido.SEGUIMOS EN CONTACTO cateta.un abrazo desde Cali

  37. Anónimo said

    Isma no olvidó jamás aquel primero de noviembre. Había querido ir temprano a misa y sabía que se encontraría con los recuerdos del marido muerto. Por eso quiso acercarse a San Francisco. Aquel era un día para estar sola, para hablar sola. No le apetecía reencontrarse con el pasado y así se lo dijo al cura que la confesaba.
    A través de celosía del confesionario escuchó suspiros y palabras dulces que le dieron la absolución a unos pecados que no merecían ese nombre en una señora de su posición y rango. El padre le recomendó que pensara en su hacienda y en sus hijos y que volviera a casarse, así evitaría la maledicencia que en Huelva podría provocar la belleza de su viudez.
    -Padre, es muy pronto. Mi marido aún me observa desde su tumba.
    -Depende, repuso el sacerdote, del tiempo que haga que quien desea ser su futuro marido la espera.

    Isma no quiso sonreir. La soledad, siempre la soledad…

    Arrodillada y rezando lo vio pasar desde el confesionario a la sacristía y ya no volvió a ser otra vez la misma.

    Por la tarde, los crisantemos ante la tumba del marido se marchitaban regados por sus lágrimas

  38. Caleño said

    Gui…gui…gui..los de Huelva estan aqui.pero tienen un defecto,pero tienen un defecto, que le gustan las Gachis,gui gui gui…los de Huelva estan aqui.recuerdo que se cantaba en el tren de la Punta del Sebo cuando ibamos a bañarnos,aquel paseo entre eucaliptos,aquel tren de madera y ese humo entrando por las ventanillas y esa cancion, que lo cantaba hasta el maquinista.RECORDAIS CATETOS.

  39. Anónimo said

    Él se ordenó de menores cuando todavía era muy joven. Cuando llegó a Huelva, ya había pasado algún tiempo en Niebla y Moguer, pero nadie sabe a ciencia cierta de dónde viene.
    Una carrera meteórica, sin duda alguna, siempre al amparo de las mejores familias de Sevilla. Dicen que estudió gramática en la Universidad de Osuna y que allí tenía tratos con la mismísima Duquesa. Aunque de ella dicen que deja mucho que desear, a pesar del título que ostenta. Pero el Padre Nicolás no hubiera llegado a nada de no haberse ordenado sacerdote. Siempre estuvo relacionado con los franciscanos. ¿Se crió en uno de sus conventos? No lo sé, pero sí que se hizo famoso por sus sermones en favor de la Inmaculada. Cuando sube al púlpito su porte, su juventud y su dominio de la oratoria hacen que se llene la Iglesia. Son muchas las mujeres que lo eligen como confesor. ¿Y tú, Isma querida, te has confesado alguna vez con el padre Nicolás? ¿No crees que deberías ya abandonar el luto y buscar algún consuelo? Seguro que si el fuera tu confesor ya hace tiempo que te habría recomendado que esta soledad no es buena. Deberías ir a verle, San Francisco no está tan lejos de tu casa y es saludable un pequeño paseo antes del atardecer.
    Si algún día te decides, puedes contar conmigo como acompañante, jamás me perdonaría dejarte sola ante un hombre tan impactante.

  40. marycarmen said

    Caleño, me dá mucha satisfacción saber que mi poema te hatraído tan gratos recuerdos de juventud. Sólo si he conseguido tu emoción, me doy por satisfecha. Mi intención era denunciar la barbarie a la que está sometida nuestra ciudad. Barbarie que no cesa…..¿Qué más nos queda por ver después de derrivar la preciosa casa del número 4 de la Plaza de las Monjas?. Nos vemos, Saludos y buenas noche, Marycarmen.

  41. Anónimo said

    Del oeste venían las nubes y los barcos. Unas veces traían la fortuna y otras las desventuras. En tardes como aquella, a Isma le hubiera gustado desprenderse de las ropas y los lazos que la aprisionaban. Miraba con ojos tristes la naturaleza indómita que se agolpaba en los cabezos. Le hubiera gustado recorrer los caminos intrincados entre chaparros y chumberas, pero sabía que jamás podría hacerlo.
    Decían que unos niños habían encontrado una lápida inscrita con caracteres latinos mientras jugaban. A ella también le hubiera gustado jugar y correr por aquellos parajes. Pero cerraba los ojos y la figura de Thomas se recomponía en su cerebro. Siempre había sido una figura amable la del hombre desconocido y taciturno que la abrazaba en el lecho. Inclinado sobre su escritorio se volvía pequeñito y lejano, absorto en cuentas y cartas. Ella intentaba no molestarlo, aunque hubiera querido hacerlo partícipe de sus pensamientos. Y ahora que él ya no estaba allí, se le antojaba más amable y desconocido que nunca, un hombre con el que conversar, un hombre que en sus sueños asentía levemente con la cabeza mientras se atusaba el bigote.

    Mariana tenía el mismo aire que Thomas; a veces Isma la buscaba para mirarla, y a veces le molestaba que estuviera delante de su vista.

    -“Es la melancolía que traen las nubes y el viento del oeste”, le había dicho el padre Nicolás y sus ojos negros y profundos se clavaron en la mirada gris de Isma, como si le exigieran más, todavía más.

    Isma retiró la mirada y le comunicó su deseo de visitar la tumba de su esposo aquella misma tarde.

    -Más valdría que la visita fuera a su anciana madre, querida Isma, ella sabrá aconsejarla mejor que yo; puesto que nunca toma en serio mis consejos.
    -¿Acaso no cumplo con todas las penitencias que me impone ni cumplo con la caridad que usted estima aconsejable?
    -Oh, no me refería a eso. Pensaba sólo en su salud física, ya sé que está en paz con el Altísimo. El problema es si está en paz con los problemas de este mundo.

  42. Anónimo said

    JUANJO!!!!
    sos, sos…

    estoy teniendo problemas con el navegador -o con las musas- estuve toda la tarde escribiendo un montón de cosas y no se han quedado guardadas.
    ¿te importaría decirme si lo poco que hay está bien, regular o malamente?
    es que no sé si cabrearme por todo lo que he perdido o dar gracias a que no lo he llegado a poner, y así me evito un disgusto.

    A todos los demás:
    ¿os animais, lo dejamos?

    a ver si es que no va a ser el ordenador, sino que la huelva cateta me ha colocado como comentarista non grata….

    buaaaa, buaaaaaa, buaaaaa

  43. Anónimo said

    por pesá

  44. Anónimo said

    Ventolera, yo lo veo muy bién. Voy a tratar de seguirte – cuando tenga un hueco, quizás mañana.

    Un abrazo,

    Juanjo

  45. Ventolera said

    “Isma, pequeña, cómo ha mejorado tu aspecto. Creo que incluso has engordado un poco. Me alegro tanto de verte.”
    -No, madre, no es para tanto. Es sólo que tengo una buena costurera…
    -¿qué me dices? ¿no es nuevo este vestido?
    -ojalá, madre, pero qué va. Ya sabes que debemos vigilar cada maravedí en estos tiempos.
    -bueno, bueno, bueno, no seas modesta. La situación es difícil para todos. Pero yo confío que tú puedas estar en mejores circunstancias que aquí.
    -¿y mi tío?
    -oh, ya sabes que él no se rinde nunca. En la estos momentos lucha como un bravo contra un sinfín de papeles, armado como todo buen caballero, con una pluma y un vaso de vino. Saldremos adelante, Isma, ten fé.
    -Oh, madre, si Thomas estuviera aún con nosotros…
    -Isma, ¿todavía no te has acostumbrado a llamarle Tomás? Recuerda que esto es España, para lo bueno y para lo malo. Aquí estamos y no hay más.
    -No, madre, no me acostumbro. Sé que moriré aquí y que aquí están nuestros lazos más fuertes. Pero sigo sintiéndome extraña. Simplemente, no los comprendo. Me avergonzaría decirte, pero casi es cierto, no sé si amo esto…
    -Isma, sigues siendo una chiquilla. El mundo no es un cuento de hadas. ¿qué tienes en contra de estas tierras?
    -nada, sin duda, los españoles son…
    -Los españoles son simplemente españoles. No saben rezar en casa ni en la Iglesia. Para hablar con Dios necesitan una procesión, cánticos y libras y más libras de cera. Todos ellos aman el dinero casi tanto como la nobleza, pero ninguno verás que le guste el trabajo. Nos desprecian a nosotros porque trabajamos. Para ellos lo importante es tener un tatarabuelo con sangre en las manos de moros y un primo cercano al Rey. Pero también nos envidian, con sus capas raídas y sus zapatos rotos. Engreídos. Ahora, que los malos años están haciendo estragos, más que nunca nos odian. Y nos odiarán más si no pertenecemos a ellos. Hazme caso, Isma, olvídate de quién eres y sé igual que las demás… sé lo que vas a decirme, que no quieres ser igual que ellas: hipócritas, incultas, envidiosas, maledicientes, supersticiosas….

    Isma rió de buena gana ante la alegría de su madre.

    -…y muy feas.

    Y cogidas del brazo, caminaban en aquel paréntesis de ternura. Doña Bárbara le pidió que le contara cómo había sido el viaje. Pero Isma hablaba de viajes tortuosos y difíciles por los vericuetos de su alma atormentada.

  46. Ventolera said

    Juanjo, por fis, ¿podrías decirme el año de nacimiento de mariana?
    es que necesito saber qué edad tenía tras la muerte de su padre, que es donde estoy ahora con Isma.
    otra cosa, se supone que los tres hijos lo son de su primer matrimonio y no tuvo ninguno en el segundo.

    con permiso ¿puedo ponerle a Thomas los ojos grises y a Isma los ojos verdes?

    bueno, espero la aportación prometida…. y no meter mucho la pata.

    y céntrate, chiquillo, que me tienes loca con tanto personaje, tanta fecha y tanto dato como has colocado en un dos por tres.

    ya lo dijo un gran hombre de acción de nuestro tiempo: vayamos por partes,… jack el destripador

  47. Anónimo said

    La hija del cochero nació dos meses antes que Mariana. Durante aquel tiempo no hubo gallinero seguro en toda la zona. De noche, decían, se hacía con uno de los caballos y al amanecer le traía a su mujer conejos, espárragos, habas, leche … pero sobre todo, huevos.
    Las viejas que le habían sacado las cuentas de la preñez aseguraban que sería niña y que ya venía con retraso. Eso es porque está muy a gusto. Pero, si no nace pronto, la mujer del cochero va a reventar . Cuando nació fue la niña más hermosa que se hubiera visto jamás. Grande y sonrosada.

    El parto de Isma fue otro cantar. La señora de Don Tomás no atinaba a parir con su cuerpecito de cristal de loza. Tan blanca y tan delicada.
    La partera vino a verla de buena fé, pero le dijeron que no la querían allí. O eso fue lo que contó ella, que se ofendió por no dejarle ver a la primeriza y ayudarle con sus consejos.
    Fue el médico quien estuvo todo el rato junto a ella. Y en lugar de rezos y salmos, la acompañaron tisanas y sangrías.
    Mariana nació exhausta y tan menudita, que parecía que se quería esconder entre los dedos de su madre.

    Don Tomás llamó al cochero y le dijo que llevara a su mujer junto a Isma.

  48. Anónimo said

    Ventolera,

    Mariana, que fue Abadesa de las Agustinas, donde también ingresó Isma en 1770, nacería sobre 1731 o 1732. De su segundo matrimonio tendría un único hijo – Jacobo Archdekin – que no llegó a la edad adulta. Los ojos grises me gustán y los ojos verdes ¿en una irlandesa? Raro ¿No? Pero bueno, como erán Jacobitas y de Waterford, ciudad en la que según algunos, había existido una fuerte colonia de comerciantes franceses y españoles en el XVI, pues vale. He estado fuera, por eso no he escrito.

  49. Ventolera said

    1729…….viene Isma, tiene unos veinte años¿? y los ojos verdes
    1731……..nace mariana
    1736…….nace el tercer hijo, no me acuerdo cómo se llama
    1739……….muere Thomas, son diez años de matrimonio justos, isma tiene en torno a 30 años
    1755……….es el terremoto
    1770………Isma es una anciana de unos 60 años, envejecida por la soledad en que la han ido sumiendo todas las muertes
    cercanas que ha ido teniendo, 2 maridos, un hijo, más otros parientes . mariana tiene sobre los 40.

    a veces parece que cuando una generación es muy progresista y muy luchadora, la siguiente da un paso atrás. el siglo XVIII es el de las luces, la ciencia, la confianza en el progreso, la fuerza de la razón que va a cuestionar la superstición y en algún modo la fe, o al menos un cierto tipo de fe.

    pero esa confianza se va a romper en la siguiente generación, tal vez porque no se han cumplido las esperanzas que se depositaron en la razón.

    uy, me parece que estoy rellenando los huecos que no conozco de Isma con mis propias vivencias…. e incluso opiniones.

    (menos mal que esto es anonimísimo y no me vas a encontrar jamás para que te rinda cuentas, juanjo)

    de todas formas te explico los ojos verdes:
    me gustaría que Isma fuera muy distinta de las españolas pero también del resto de las irlandesas, que pa eso es la prota.
    el color de los ojos, como muy exóticos, es sólo algo visual, que la diferencie sin que ella pueda negar esa diferencia.

    Me pareció un color interesante, precisamente por extraño…. y bueno: en la zona que se repobló en sierra morena con personas que vinieron de suiza, alemania, etc… he visto que hay gente con un color en los ojos muy muy verde intenso. Yo no les he preguntado si son descendientes de aquellos repobladores o no, pero es algo que siempre me ha llamado la atención y quería ponerlo en algún lugar.

    Juanjo, por favor, mira el esquema y dime si está bien.
    creo que, si no sucumbo antes a la tentación, volveré a escribir en el plazo de 5 ó 6 días.

    Espero que al menos un 1% de lo que escriba te pueda servir de algo

    muchas gracias por los datos, salusos, buenas noches.

  50. Ventolera said

    Durante tres días con sus noches la niña no dejó de llorar. Al cuarto día vino Mercedes y me levantó para llevarme a la cocina. Me dijeron que la idea de que ella viniera había sido de Thomas.
    “A la una yo nací,
    a las dos me engrandecí,
    a las tres tenía amante
    y a las cuatro te parí,
    te parí,
    mi niña te parí”
    El parto de Mariana fue doloroso y difícil. Se adelantó casi un mes.
    Thomas no permitió entrar a la partera y en su lugar trajo un médico. Era un hombre maduro a quien yo no había visto jamás. Con un cuidado bigote y un aspecto pulcro.
    Su caballo se comió mi cebada y él se bebió mi vino, por lo demás, no creo que su presencia en el parto de Mariana tuviera ninguna otra consecuencia. Me miraba absorto, como si fuera la primera vez que se veía en semejante trance.

    Las criadas se quejaban de que no hubiera hecho ninguno de los rezos a los santos apropiados, y que no hubiera ensalmos, ni siquiera una rosa de jericó que se abriera para que se me abriera a mí el camino del nacimiento de mi niña.

    Thomas, que esperaba en el gabinete de la entrada, hizo lo mismo que el médico: beber.
    Mercedes chamullaba entre dientes que ella no sabía qué era peor en los hombres, verlos bebidos o serenos. Al menos, cuando están bebidos tienen la excusa de que la jumera no los deja pensar.
    Yo perdí la consciencia y empecé a hablar en inglés, o al menos eso me dijeron luego. Y también me dijeron que cuando una persona llama a voz en grito a su madre se le entiende sin importar el idioma que hable.
    Mercedes se echó calle arriba con un cántaro en el cuadril. Junto a la iglesia de San Pedro había una casa con un pozo que tenía las aguas más dulces de toda la ciudad. Decían que por estar tan cerca de la iglesia eran aguas benditas.
    De vuelta a casa, Mercedes empapaba en aquellas aguas un trozo de tela y me lo ponía a escurrir entre los labios, luego me lo pasaba por la frente. Y yo, que apenas recuerdo otra cosa del parto de mi hija, recuerdo su voz resquebrajada que me cantaba:
    “A la una yo nací…”
    Thomas dormitaba en una mecedora cuando Mariana nació. Y yo sentí un gozo, una liberación difícilmente traducibles y que sólo Mercedes y la joven Luisa pudieron comprender.

    La envolvieron en una toalla y me la dieron.
    -Mírala,- se decían la una a la otra- parece la mismísima Virgen de la Inmaculada.

    Yo les sonreía, mientras las lágrimas se me alborotaban en el pecho.

    – No tenga, usted pena, señora, que una niña es para nosotras mejor que un varón. Su marido quiere un varón, pero para usted siempre es mejor que haya sido una niña. Las niñas dan compañía, y aunque se casen, no nos abandonan nunca. Los hombres son distintos. Les gusta coger un caballo y no volver más. Irse a las Américas o a la guerra. O casarse y quedarse encá la suegra. Y les haremos vestiditos y trenzas, y tendrá un pelo tan bonito como el suyo.

    Pero en los tres días siguientes la niña no dejó de llorar ni consiguió coger el pezón. Yo empezaba a desesperarme cuando Mercedes me hizo levantar y me llevó a la cocina.
    -Los flujos tienen que moverse, ea, señora, que no es para tanto. Y si la niña no mama, nos quedamos sin ella.

    Me dijeron que había sido idea de Thomas. Al fin y al cabo, Thomas era muy amigo del cochero. Pero cuando la vi, juzgué imposible que Thomas lo hubiera propuesto.
    La mujer del cochero era alta como un chaparro, y doble. Cuando hablaba tenía no sé qué de mugido en la voz. Toda ella parecía una vaca enorme. Incluso los ojos, negros como carbones encendidos y muy bellos, simulaban los de la vaca.

    -Quite, quite, dijo Mercedes, quite esos remilgos de señoritinga forastera. ¿No ve que la niña vende salud? Y fuerza. Y es normal, que la han alimentado bien durante los meses del embarazo. Al amanecer el cochero le traía los huevos recién puestos y ella se los bebía crudos, por no molestarse en cocinarlos. Buena gente es pues. Sea razonable.

    Pastelitos de harina, higos secos, almendra molida al horno con miel, piñones y nueces, queso blanco de vaca y sólo leche de vaca. Un huevo candil y roscos con matalauva. Tortas con azúcar de caña, gachas aseás con picatostes de pan de centeno. La carne de membrillo con canela. Uvas pasas. Y migas fritas con aceite y un goterón de tocino del puchero.
    Con eso que comas tendrás leche de sobra. Mira -dijo sacándose uno de sus enormes pechos- mira, mira -y una gota de leche se deslizó por el pezón como un milagro- no es leche -dijo la mujer del cochero- es manteca.

    -Señora, insistió Mercedes, déjele usted a la niña…

    Aquella mole radiante como un sol tomó entre sus brazos a Mariana y sólo entonces dejó de llorar. Mariana mamó y mamó durante largo rato. Todas nos quedamos en silencio y pareció que una gallina cacareaba mientras respondían los pollitos. Yo me sentía algo así como inútil e indigna, pero viéndola al fin con los ojos cerrados, me tranquilicé. Me apreté el vientre con mis dos manos, como si me sintiera de nuevo sola y vacía.

    Luisa echó un jarro de agua para la mujer del cochero, que se lo tragó haciendo espantosos ruidos y sin que Mariana dejara de mamar. Luego se le quedó dormida en el pecho y Mercedes me la trajo de nuevo hasta mis brazos.

    Aquella misma noche me vino la subida de la leche. Desperté con los brazos en cruz, sin poder cerrarlos, me dejé llevar por el instinto y la niña mamó de mis pechos exiguos.

  51. Ventolera said

    Juanjo, por favor, pon tú algo de Thomas o de quién sea…

    ah, la canción es sefardí, bastante más antigua que el XVIII, pero la he modificado ligeramente para la ocasión jeje, con perdón, si te gusta y se pone, ya pongo la cita completa.

    ¿sigo, o no sigo adelante?

    bueno, a tus órdenes estoy. La historia es tuya.

  52. Ventolera said

    fé de erratas,
    en 50 donde pone “gachas aseás”, debe poner obviamente “espoleá” (se me fue la olla)

    para colmo se me ha olvidado hablar de las sardinas y los espárragos.

    esta tarde lo pongo.

    por cierto… ¿lo estará leyendo alguien?

    si hay alguien ahí y me puede decir si le gusta o le parece un churro, se lo agradecería.
    aunque la crítica sea feroz y despiadada, aunque, aunque…

  53. Ventolera said

    Doña Bárbara llegó con las últimas luces del atardecer. Por tres veces hubo de parar el coche y la señora ya desesperaba de ver a su hija y a la nueva criatura. En uno de los retrancones del camino se deshicieron las cuentas de su rosario de nácar. El cochero buscó todas las que pudo y las entregó a su dueña, pero ella le apremió para que se pusiera en marcha inmediatamente y no buscara más.
    Al entrar en Huelva le sorprendió un olor marino y verdoso.
    -Ya casi estamos en casa, – le dijo el cochero.
    -A Dios gracias, hijo, que no a estos caminos endiablados ni a tu manera de conducir…

    Un grupo de hombres que cruzaba les impidió pasar durante unos instantes. El olor se hizo más intenso, pero también más sabroso. Doña Bárbara los miró pasar para ahuyentar de sus pensamientos el miedo, la preocupación, la rabia.

    -No debe preocuparse por nada, Doña Bárbara. A su yerno y a su hija todo el mundo los quiere bien. Seguro que la encuentra mejor cuidada que una princesa y con tantas atenciones como usted misma no podría haberle ofrecido.

    Todavía se entretuvo el cochero un rato con los caballos y charlando con Mercedes y con un mozo que habría de encargarse al día siguiente de mejorar los desperfectos ocasionados por el apresurado viaje. Le hubiera gustado hablar con Don Tomás, pero entendía que no eran estas las horas más apropiadas. Se tomó un zumo de limón en la cocina y se despidió hasta el día siguiente. Su mujer nunca sabía a qué hora llegaba y eso hacía de cada jornada un dulce reencuentro para el joven matrimonio. Pero encontró la puerta abierta, apagada la candela y un silencio sepulcral.

    -Maldita alma, ¿quién te ha dado permiso para ir a casa de los forasteros a darle a la cría de mamar? ¿No sabes, muchacha, que no hay ama de cría en esta región que no lo sea porque yo lo diga? No hay Portocarrero ni Guzmán que nazcan en estos contornos sin mi permiso. ¿Entiendes? Ellos se creen los dueños de todo, pero yo, y antes que yo mi madre y mi abuela, soy la que decido quién nace y quién no.

    Así le habló la partera a la mujer del cochero cuando esta salió a tender la ropa. La había estado acechando durante todo el día, y durante el tiempo de espera se había acrecentado el rencor que le tenía.

    -No me hables así, bruja mala. Que me das susto. Yo no he hecho nada malo. Fue la idea de Don Tomás. Del pecho de la señora casi no salía ni calostro y la niña se desgañitaba hambrienta. Si no hubiera ido tal vez habría muerto, y mira, mira Doña Engracia, a mí leche es lo que más me sobra…

    -Muchacha desvergonzada y maloliente, ¿a quién llamas bruja? Recuerda que fui yo quién te sacó del vientre podrido de tu madre, y que una tía mía ayudó a que ella naciera de tu abuela. Ella sí, tu abuela fue prendida por la justicia en la raya de Ayamonte. Largo tiempo estuvo en tormento y cuando volvió lo hizo preñada. El hospital de la Caridad lo hicieron para tu familia entera, una familia de bastardos alimentada de sopa en la puerta del convento a lo largo de generaciones. Que el cochero se haya casado contigo no significa que dejes de ser lo que siempre has sido.

    -Doña Engracia, yo no sé…

    -Pues claro que no sabes. No sabes nada. A ver, ¿cuántos celemines de trigo te han dado? ¿has conseguido alguna moneda de plata?

    -No me han dado nada, Doña Engracia, yo fui para que no muriera la niña.

    -¿Y qué si hubiera muerto? una menos, no más. Ya tendrán otros, y en el próximo espero que Don Tomás recuerde que a mí no me echa nadie a la calle como ha hecho él. El mayor insulto que he recibido en la vida. Despedirme de esa manera, a mí y a estas manos que dan la vida o la quitan a placer.

    -Pero Don Tomás,…

    -¿Para qué les ha servido el médico?¿qué han hecho con la placenta? estos idiotas se creen que pueden cambiar el rumbo de las estrellas. Hablan del universo como si lo conocieran. Se interesan por las plantas, por los astros, por los animales y hasta por las piedras. Pero no saben que el sentido de la vida o la muerte es otra cosa. Que el médico está para la enfermedad y para firmar una defunción, pero para traer la vida a este mundo estoy, yo, la partera. Don Tomás va a acordarse de mí, eso tenlo por seguro, y si vuelves a entrar en esa casa, cuida de tu niña más y mejor de lo que haces hasta ahora.

    Cuando el cochero entró en la casa vio a su mujer con el rostro sucio de haber llorado. Tenía el pelo desgreñado y parecía ausente. Entre sus brazos dormía la pequeña Felisa. Ella la mecía y en sus labios podía leerse una canción:

    A la nana y a la cuna
    se duerma mi criatura.
    Al Dios Alto que me guarde
    a mi niña y a su padre.
    A los campos y moliendas
    que se acreciente mi hacienda.
    A los vientos y a las flores
    se conserven mis amores.
    A las piedras y al camino
    que esta patria sea destino.
    A los ángeles del cielo
    que estos ojos vean los nietos
    y les cante con ternura
    a la nana y a la cuna.
    A la nana y a la cuna…

  54. Ventolera said

    juanjo ¿seguimos o lo dejamos?
    a tus órdenes estoy.
    si quieres….. no sé si proponerte…. pelín de vergüenza sí que me da….

    a mí me gustaría escribir la novela, pero así no es plan. Además el que entiende del tema eres tú. A mí me gusta escribir, pero no tengo curriculum para escribir nada. y mucho menos para proponerte a ti escribirla a medias.

    ay, qué apuro.

    la huelva cateta tiene mi mail. Si quieres, puedes decirles que te lo den.

    En cualquier caso ha sido muy interesante poder hablar contigo e intentarlo. Muchas gracias por los datos.

    Agradecería que me dijeras, si no vamos a seguir, que ya puedo entregar los libros que saqué prestados. Pesan un montón.

  55. Ventolera said

    juanjo?
    juanjo?
    juanjo!!!!!

  56. Anónimo said

    Avergonzada y dolida por el estrepitoso fracaso, Ventolera cerrará la tapa del portátil como quien cierra la puerta de su propio hogar. Atrás quedan las ilusiones del siglo de las luces, los personajes que crecían por doquier, las historias nunca contadas.
    Luego, se quitará el rostro y lo doblará con cuidado en un cajón donde se guardan los recuerdos.
    La carne de la cara a flor de piel ¿cómo sonreirá de nuevo Ventolera? ¿cómo se atreverá a mirar a la gente y cómo conseguirá que la gente la mire a ella de nuevo?
    El espejo del alma roto, son siete años de mala suerte.

  57. Kardex said

    Voy echando mano de mi cucuruchito de maní mientras repito: “como era en esta “era”, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, no sé que tienen tus ojitos que me vuelven loco”, y más vale loco que tonto, y más “los sabios por conocer que los locos conocidos” según dice la canción de Serrat, aunque el hombre más sabio y más feliz tiene un poco de mono que echa mano al maní y repite, repite lo visto y lo vivido, las mentiras que dichas mil veces se convierten en verdad. No sé si será mejor repetir o preguntar. Crear o callar. No sé qué es mejor equivocarse o no hacer nada, quedarse de brazos cruzados como una estatua o señalar con el dedo cual Colón en plaza de las Monjas a las balsas de fosfoyesos y a los culpables, que los hay, con nombres y apellidos o S.A. Culpables de olvidar el gesto del mono que se chupa los dedos tras el cucuruchito de maní y servilleta de restaurán de lujo en mano son capaces de decidir sobre la verdad o la mentira, el dinero de todos y el derecho de sólo algunos, sin que se les atragante una cigala en mitad de la garganta embustera.
    Gracias al autor del post por la prosa con que explica las contradicciones dialécticas que, a decir del señor marx, desembocarán tal vez en la superación de algunas, pero que lleva en sí misma nuevas contradicciones que generarán sabe Dios qué clase de novela sobre el siglo XVIII donde una mujer espera y desespera porque entre unos y otros la han abandonado y vuelta a la política o al hastío, que de todo hay en la viña del Señor.

  58. Juanjo said

    Ventolera,

    Llevo un par de semanas bastante liado, tanto en el trabajo como en mi vida familiar. No he podido escribir nada. Pero te prometo que en el fin de semana me pongo a trabajar. Lo siento, de verdad, pero estoy pasando una racha bastante mala.

  59. Juanjo said

    La brisa de la marea apenas era capaz de aliviar el fuerte calor que sentía. La pendiente iba, lentamente, dando paso a una pequeña meseta. Thomas pensó que la visión de la ría desde lo alto de los montes le recordaba las lejanas tierras que había dejado atrás. Caminaba, evitando apenas los cardos que se enganchaban a su ropa. Pero tenía que llegar. Había quedado a las 5 de la tarde junto a la ermita de San Blas para ver el viñedo que acababa de embargar. La verdad, éstos españoles eran unos incautos. Cuando tenían un capricho pedían prestado y se hipotecaban hasta las cejas y, después, él y sus hermanos se encargaban de aliviarles el patrimonio. Desde luego, muy distinto del carácter irlandés, austero y sobrio. En los diez años que llevaba en España se había hecho con un pequeño patrimonio; la Hacienda de La Ribera, los viñedos de La Palma, los del Conquero y, ahora, éste de San Blas, que había pertenecido a uno de los Garrido de la Calle de la Fuente, que le solicitó trescientos pesos escudos de a ocho reales sólo para pegarse el lujo de organizar una fiesta – una gran fiesta – para celebrar el fin de la Guerra con Inglaterra ¡Pero eso no era para alegrarse! Su padre y su tío habían luchado en el río Boyne defendiendo al añorado Jacobo II, y los ingleses los habían barrido con sus mercenarios alemanes. No, los españoles deberían haber continuado la guerra junto a Francia hasta hacer morder el polvo a los usurpadores. Se fijo en el camino. Ya había pasado junto a otro de aquellos pocillos por los que sentía curiosidad. El sacerdote Juan de Robles, su vecino, le había hablado con frecuencia de su utilidad. Eran los respiraderos de la antigua conducción de agua que, según el presbítero, había sido construida por los romanos Sí, esos, los mismos que habían dejado sus ruinas por toda la pequeña villa, sobre todo junto al molino de viento que estaba situado detrás de la Ermita de Saltés, en la Calle del Puerto. De hecho, la mayoría de los materiales de éste no eran sino losas y sillares de los antiguos edificios de la pendiente del pequeño monte. ¡¡Oh!! ¡Eso no! Se había distraído y había pisado completamente los excrementos del último mulo que había pasado por el camino y, por lo visto, no hacía mucho tiempo. Debía haber escuchado a Isma cuando le indicó que se pusiera las botas de caza, las que le había hecho el zapatero de obra prima de la Placeta. Pero, claro, el quería ir elegante a su cita con el Corregidor, y ahora iría elegante y oliendo a estiércol.

  60. Juanjo said

    Molesto por el percance, Thomas aceleró el paso. A su derecha, a unas quince varas, pudo vislumbrar las ruinas de la Ermita de San Blas, donde aún se celebraba una romería en honor del antiguo patrón de la villa. Evitando las zarzas, se acercó todo lo que pudo al dintel de la entrada, casi lo único que quedaba en pie. Sus dedos tocaron la tosca piedra caliza, semejante en todo a las que formaban la base de los cimientos del arruinado castillo, que delataba un origen común cercano a Niebla. Sin querer, al apoyar el brazo, provocó el desprendimiento de parte de las pizarras que formaban el muro, dejando ver parte del borde interior del dintel. Se sorprendió; había una pequeña inscripción latina que indicaba su reutilización. Poco recordaba del latín que su tío William, que había sido rector del Colegio Irlandés de Salamanca, le había enseñado a lo largo del verano que pasaron juntos en Saint-Maló, donde su padre se había exilado tras la diáspora jacobita. Pero a pesar de ello, siguiendo las huellas de la piedra con las yemas de los dedos, pudo descifrar, lentamente, un nombre: A-N-D-E-V-O-T-O. Thomas se sorprendió. Había escuchado muchas veces a los lugareños hablar de las villas del Condado de Niebla situadas hacia Portugal como el Campo de Andevalo ¿Tendría algo que ver? ¿Sería el nombre de una misma persona? No lo sabía, y lamentó por primera vez el haber abandonado los estudios tan pronto. No obstante, decidió preguntarle al nuevo vicario, Jacobo del Barco, que era un experto en la historia romana. Pero la inscripción continuaba, M-A-G-I-S-T-E-R , M-I-L-I-T, pero la roca estaba partida, por lo que el resto del texto era imposible de leer. Saco un papel, anotó lo que había leído y continuó su camino en dirección a la cercana Ermita de Nuestra Señora de la Cinta.

  61. Anónimo said

    El extranjero, pensó Thomas, nunca deja de serlo. Y todos somos extranjeros más allá de la patria que es este trozo de piel.
    ¿qué hombre escribió aquello? ¿En qué fechas y por qué?
    A lo lejos se oyó el balido de una oveja. Otra le respondía. Y otra más.
    Tal vez las ovejas también hablan entre sí. O tal vez, como él mismo con aquel papel en la mano cuyo significado no entendía, emitían sólo sonidos que eran incomprensibles para todos los demás.
    La lengua es también una especie de patria. Todos somos extranjeros más allá de la lengua en la que se forjan nuestros sueños. Aprendemos a hablar otras lenguas como quien hace un viaje, como quien toma un camino que no se sabe hasta dónde conducirá.
    Palabras aprendidas, caminos deseados; palabras olvidadas, falsos caminos que nos dejan perdidos en el laberinto de la vida.

    No estaba cansado. Al contrario, aceleró el paso. En cierto modo le gustaba saberse diferente a los demás.

  62. Kardex said

    Cucuruchito de maní en mano subo y bajo del árbol. Subo y bajo del árbol y vuelvo a subir. Del árbol genealógico de mis antepasados, que seguramente, poco más o menos, también serán los vuestros.
    Nadie ha dado las gracias al autor del artículo por haber inspirado así a los demás. Cucuruchito de maní en mano subo y bajo por los diferentes comentarios. Marycarmen y Caleño abandonaron. Juanjo prosigue, poco a poco, en su afán de desgranar un rosario de datos y nombres. Tal vez se olvida las fechas. Ventolera va de aquí para allá, sin que se sepa muy bien en qué momento de la historia se sitúa.
    Paisaje con figuras, figuras que recrean un paisaje. Cucuruchito de maní en mano me pregunto si seguirá. Si Ventolera y Juanjo han conseguido trabajar juntos para darle una forma más uniforme con un contrato formal de trabajo. Si más gente se unirá o si sólo lo intentarán ellos dos. O si yo mismo me cansaré de subir o bajar. Le llaman ratón a este chisme que sirve para subir y bajar. Es difícil, cucuruchito de maní en mano subir y bajar. Más difícil parece que es seguir un camino, decidir seguir un camino y subirlo hasta el final

  63. Benjamin said

    Hola Kardex,me encantaria seguir,una retirada a tiempo,vuestro conocimiento de la historia,vuestra cultura, me vienen grande,solo estudie hasta los 13 años,mi cultura es la de la universidad de la calle,me limito a leeros y aportar mi granito de arena,dentro de mis posibilidades,todo menos meter la pata o molestar a nadie,pero yo os incito a que sigais,a mi se me quedo grande la historia,pero ahora estoi en el otro blog,una tarde recreativista,tambien de nuestro anfitrion J.J.Conde,ahora he empezado a comentar con mi nombre BENJAMIN,asi que a CALEÑO, puede que no lo veais mas,mis disculpas por no participar,pero sigo aqui, con la gente de mi tierra.Un saludo cordial a ti y a todos los que participais en
    estos blog.Y aqui en, Cali Colombia.la Huelva Cateta me trae el olor a sal ,marismas,y los recuerdos de mi HUELVA.
    Y ese olorcito a chocos fritos,y Caballas a la plancha…..y no sigo.
    Que plato de chocos fritos,con un buen blanco del condado me tomaria ahora mismo en compañia de todos vosotros.
    Queda pendiente.quien save…..

  64. Ventolera said

    “He aprendido a hacer bien mi oficio de esposa. Ya nunca le pregunto de dónde viene o qué problemas le atormentan. Un círculo de carboncillo dibujado en el suelo. El dintel de mi casa. Un círculo que dice dónde está él y dónde estoy yo. Atardece. Ya es casi de noche. Un último estertor rojo se olvida en el horizonte. ¿lo habrá visto él?¿lo habrá visto como lo estoy viendo yo?
    No sé dónde está y no me atrevo a preguntarle a qué hora vuelve.
    He aprendido a hacer bien mi oficio de esposa. Fui educada para ser una buena profesional. Todas mis obligaciones, todas, las cumplo lo mejor que sé. Pero él… en cierto modo esto se parece a un abandono constante. ¿qué piensa y por qué no quiere compartirlo conmigo?”
    Estas cosas y otras más pensaba Isma mientras esperaba a que llegara Thomas a casa.
    Se enfriaba la cena. Isma había reprendido a la cocinera que sentada en una silla baja pelaba unos cardos para el día siguiente. Pero era consciente de que la había reprendido sin mucha razón. Le hubiera gustado que el apareciera a la de ya por la puerta y reiniciar la conversación.
    Estas y otras cosas más pensaba Ventolera que pensaba Isma, pero la primera vivía en el siglo XXI y la segunda era una mujer del siglo XVIII. Lo que Ventolera pensaba que tal vez pudiera Isma pensar, con sus escasos conocimientos, sería un milagro que coincidiera con la realidad. Y yo me pregunto hasta qué punto estaba pensando Ventolera en Isma o en ella misma.

    Isma, un nombre o un destino.

  65. Kardex said

    San Blas, a pesar de estar en ruina, no estaba huérfana de cigüeña. En el verano los polluelos estaban ya tan crecidos que la madre batía insistentemente las alas frente a ellos. Posiblemente todavía era temprano, o tal vez aquellos polluelos eran más torpes que los que se solían ver. Thomas echó una última ojeada a San Blas y sonrió mientras apretaba su pequeño tesoro en forma de papel en el bolsillo. La cigüeña parecía esconderse tras unos bloques que debieron pertenecer a la espadaña semiderruida. Esperaba pacientemente a que los polluelos sintiéndose solos comenzaran a probar ellos también sus alas. Thomas se vio a sí mismo más joven de lo que era en realidad. A pesar de su posición, su fortuna y todo lo visto y lo vivido se sintió como un polluelo abandonado por una madre aparentemente cruel. Sonrió y siguió su camino. Cerró los ojos para recordar los de Isma y fue como un fogonazo de la tarde que se moría lo que vio.
    En cuanto llegara a casa se quitaría aquellos zapatos y ella le reprendería. Sus brazos y su voz serían los de una madre que riñe a un muchacho. Y luego, cuando ella también supiera que se había manchado parte de la ropa, serían sus ojos como aquel fogonazo de la tarde y se convertiría de nuevo en la mujer que lo subyugaba y quien realmente era. Y en la paz del abrazo Thomas podría recordar, o más bien, olvidar.

  66. Anónimo said

    Benjamín…..Recuerdo cuando era niña, una taberna en la Plaza Niña que se llamaba como su dueño: La taberna de Benjamin….. Tenía unos enormes bocoy de vino del condado, y unas mesas de madera lavada y sillas de anea. Este tabernero tenia una hija que se llamaba Cristito. Nunca más supe de ella porque mis padres cambiaron de casa, y yo marché a Madrid para volver a Huelva sólo de visita….. Juanjo y Ventolera, perdonád que no siga vuestra novela…. Al principio creía que lograríamos una tipo Madan Bobary….ó Cumbres Borrascosas……pero la revoltosa Ventolera me desconcertaba con sus idas y venidas en el tiempo…. Vamos, que el hilo conductor se enmarañaba, y una que no va de novelista, y sí de lectora empedernida, me quedaba sin saber por dónde continuar. Podríamos hacer la biografía de la gran escultora americana ¿Gertrude?, La que nos regaló el gran Colón de la Punta del Sebo. Ahí sí me metería porque sería más histórica y habría que seguir una cronología. Bueno, es tardes. Saludos y buenas noches, MARYCARMEN.

  67. Aguila Roja said

    Esa Taberna de la Plaza Niña, era la de Mateo, Benjamin era su sobrino, que la estuvo llevando cuando murio Mateo….mi padre la frecuentaba algunas veces por la cercania , y yo lo acompañaba algunas veces, con sus amigos…me trae añorados y tristes recuerdos….ya no se, si seguira Benjamin con el negocio, pues hace años que perdi la pista, por mis largos años fuera de Huelva….saludos.

  68. Caleño said

    Si amigos ,la taberna de Mateo,con sus medias botellas de buen vino y sus tomates rajaos con sal,o las papitas cocidas tambien con sal,o los berdigones abiertos con el vapor de la maquina de cafe,con ese olor caracteristico a cerrin aceitunas y cerveza,cerca la taberna de Zepelin,tambien con sus bocois de vino como mesas y su propietario manue que mas tarde delego en sus dos hijos,por aquella epoca yo frecuentaba las tabernas,por el precio y tambien por el ambiente,me deleitaba con escuchar esas conversaciones de mayores que te contaban sus vivencias y anecdotas de la Huelva antigua,solia citarme alli con un amigo,que casi siempre iba con su cuarderno tomando buena nota de todo,y entre trago y trago escribia sus apuntes,que aveces ilustraba con algun que otro dibujo,un amigo comun que cuando lea estas lineas,sabra que me refiero a el.
    quiero recordar a mi tocayo Benjamin,pero no lo consigo,amigo del cuaderno dame una pista,tu seguro que te acuerdas de el……saludos a todos.

  69. marycarmen said

    Aguila Roja, yo recuerdo dos tabernas, una en una esquina, la de Mateo, y otra en la esquina siguiente que era la de Benjamín. Recuerdo los cantes que salían de las ventanas cuando los hombres que allí ahogaban penas….con el vino, cantaban por fandangos y otros palos que entonces yo no distinguia. Creo que mi gusto por el flamenco viene de esa infancia en la que el tambor y, flauta del Rocío se oía al atardecer por calles y plazas de la ciudad. Los domingos, se reunía la chiquillería en la Plaza de las Monjas con los “palillos” para cantar y bailar por sevillanas. Empezábamos en el més de abríl hasta que terminaba el Rocio. Eran los días más felices porque inundábamos la ciuda de alegria con nuestros cantes. “La Virgen del Rocío como es tan alta…..” ó, “Me casé con un enano salerito pá jartarme de reir….etc”. Ayer, volvía en el coche a mi casa y Canal Sur emitía fandangos de Huelva….. ¡Qué emoción….! Cet la víe…….Saludos, MARYCARMEN.

  70. Ventolera said

    http://pares.mcu.es/Catastro/servlets/ImageServlet

    AGS_CE_RG_L562_0313.jpg

    lo qu he puesto arriba es una página del catastro de la ensenada en la que sale ¡¡¡¡catalina blanco!!!!!
    que por cierto tenía una finca de regadío de no me acuerdo cuántos reales

  71. Juanjo said

    Lo que has visto es el resúmen remitido a Madrid. Los libros originales, finca a finca, casa a casa y empresa a empresa, están en el Archivo Municipal. Están microfilmados, pero apenas se ven en el lector, dada la baja calidad de la tinta que utilizaron, que apenas se mantiene después de ¡¡250 años!!

  72. Juanjo said

    Ventolera,

    Catalina Blanco era una de las hija de una de las hermanas de Thomas White (padre); es decir, de una tía del marido de Isma Oneale. Se casó en Huelva con Francisco Texeda y Ossorio, que fue Alcalde de Rentas, Alcaide del Castillo y Corregidor por el Duque de Medina Sidonia de la villa de Huelva. Sea como sea, entre ambos amasaron una enorme fortuna que, al final, heredó Francisco Javier Blanco, el único hijo de Isma Oneale que no abrazó, por poco (era clérigo de menores órdenes), la carrera eclesiástica. Tenía un hermano dominico en Sevilla y su hermana era la Abadesa del Convento de Santa María de Gracia. Por cierto, dicho convento fue restaurado y tras el terremoto de Lisboa con dinero de otro irlandés, Thomas Wadding y de su esposa María Astley, que habían vivido en Huelva a principios del XVIII, pero que en ese momento residían en Sanlúcar de Barrameda.

  73. Ventolera said

    importante, juanjo,
    ¿seguro que no están editados?
    creía que había una edición en la colección alcabala del viento.

    ¿y se puede ir al archivo municipal? … si están en microficha lo normal es que se pueda sacar una copia impresa, donde con un marcador se trabaja bastante bien

    ¿seguro que el problema está en la mala calidad de la tinta del original y no en que la microforma está estropeada?

  74. Juanjo said

    Lo de la calidad no lo se. Es posible que los originales sean más legibles. La máquina de microfichas que tienen creo que no admite reproducciones, por lo que hay que tomar los datos a mano. Hay un resumen de algunos datos en Vega Domínguez, J., (1995), Huelva a fines del antiguo régimen: 1750-1833, Diputación Provincial de Huelva. También los trabajó Núñez Roldán, F., (1987), En los confines del Reino. Huelva y su tierra en el siglo XVIII, Universidad de Sevilla. Por tanto, supongo que los originales están mejor que las filminas.

Advertencia: La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario. Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a www.LaHuelvaCateta.es. No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: