La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

La Boda de Juan Ramón y Zenobia

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Viernes, 2 marzo 2012

Entre nuestros lectores habituales tenemos a una estadounidense enamorada de Huelva y de todo lo que representa nuestra tierra; una newyorquina que, para más señas, nos asombró hace un año con una carta que publicamos en este blog, y que dice sentirse más choquera que de la cosmopolita ciudad de los rascacielos. Recientemente le hemos realizado una pregunta: ¿tiene Huelva alguna vinculación con Nueva York? ni corta ni perezosa ha estado indagando y quiere compartir con vosotros al menos dos cosas que nos unen, aunque probablemente haya más, pero que dejamos a los que quieran seguir investigando. Este es el artículo que ha escrito para todos vosotros LAC:

Muchos onubenses conocen (quiero decir “conocemos”, aunque por el propósito de este artículo, no incluiré a los onubenses por amor como yo, sino solamente a los ciudadanos) a Miss Gertrude Vanderbilt Whitney, tal vez no por su nombre completo, pero sí como Miss Whitney, la escultora de Nueva York responsable del Monumento a la Fe Descubridora (Colón) en la Punta del Sebo. Pero hay otro vínculo entre Nueva York y Huelva.

Nueva York fue la ciudad en la que se formalizó el vínculo entre dos personas que unieron sus vidas para siempre. De ese vínculo nació para nuestra tierra uno de nuestros mayores orgullos: un premio Nobel. Y para el mundo de las letras una fuente de riquezas y hallazgos que todavía sigue dando sus frutos. No se podría entender la figura literaria de Juan Ramón sin la presencia de Zenobia. ¿Habría sido la misma la historia de la literatura sin aquella boda en Nueva York?

Hoy, 2 de marzo, es el 96 aniversario de la boda de Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí.

Juan y Zenobia se conocieron en 1913 y se dice que era la risa de Zenobia la que llamó la atención del poeta moguereño. Durante sus años de juventud, Zenobia ya había vivido y estudiado entre Nueva York y España, por eso Nueva York ya era una ciudad conocida para ella.

Pese a la oposición de la madre de Zenobia, a quien el poeta no le pareció adecuado como marido para su hija, en 1916 Juan Ramón siguió a Zenobia a NY. Llegó en febrero y, en presencia de unas familiares de Zenobia, se casó con ella el 2 de marzo del año 1916 en la newyorquina iglesia de San Esteban (St. Stephen’s Church).

Viajaron juntos por Estados Unidos durante los siguientes cuatro meses y cuando regresaron a España, Juan, Zenobia y la madre de Zenobia, ésta ya le había cogido mucho cariño a su yerno poeta, de quien al principio se había opuesto a que se casara con su hija. Durante el resto de sus vidas, Juan y Zenobia colaboraron en muchos proyectos literarios, traduciendo las obras de Juan además de otras. Vivieron entre España, los Estados Unidos, Cuba y Puerto Rico. Era un amor profundísimo que duró hasta la muerte de Zenobia en Puerto Rico en 1956 de cáncer. Tres días después, Juan Ramón Jiménez ganó el Premio de Nobel de Literatura. Sin embargo, nunca pudo recuperarse de la muerte de Zenobia y dos años después de la muerte de ella, él la siguió y murió en la misma clínica en que ella falleció.

En la actualidad se conserva una copia del certificado de matrimonio de Juan Ramón y Zenobia en el Ayuntamiento de Nueva York, ubicado cerca del Distrito Financiero, el puente Brooklyn y el World Trade Center.

La iglesia en la que se casaron, la St. Stephen’s Church (la Iglesia de San Esteban), está ubicada en la calle 29, entre las Avenidas Tercera y Lexington en Manhattan, aunque su puerta principal da a la calle 28.


Ver mapa más grande

Esta espaciosa y sobria iglesia de estilo románico, se construyó entre los años 1853 y 1865 por el arquitecto James Renwick, el mismo que diseñó la catedral de San Patricio, en la Quinta Avenida, y durante los años 1948-1949 se realizó una reconstrucción de la misma. Alberga obras del pintor Constantino Brumidi. El párroco que oficiaba en dicha iglesia durante el año en que se casaron Zenobia y Juan Ramón era Patrick Joseph Hayes, que llegó a ser Cardenal y Arzobispo de Nueva York.

Os dejo con algunas fotos de la iglesia en la actualidad, en la que, por cierto, fue presentada en 2008 la reedición ilustrada de la que Juan Ramón consideró su mejor obra, “Diario de un Poeta Recién Casado”, una obra innovadora por la combinación de verso y prosa que inició un nuevo modo en su composición poética. Como explicó en su día el premio nobel, “en realidad el Diario es mi mejor libro. Me lo trajeron unidos el amor, el alta mar, el alto cielo, el verso libre… Es un punto de partida”.

Entrada por la Calle 28

Entrada por la Calle 29, hoy cerrada

Interior Iglesia San Esteban

Vidrieras Iglesia San Esteban

Interior Iglesia San Esteban

LAC.

Madrid, 18 de enero

III

Mientras trabajo en el anillo de oro

puro me abrazas en la sangre

de mi dedo, que luego sigue, en gozo,

contigo, por toda mi carne.

(…) fragmento del diario de un poeta recién casado

Conchi nos ha echado una mano y nos avisa del programa de actos que ha organizado la Fundación Juan Ramón Jiménez, con motivo del 96 aniversario de la boda de Juan Ramón y Zenobia. Se celebrarán hoy viernes desde las 18:00 en la Casa Natal del Nobel moguereño, ubicada en la calle Ribera nº 2, de Moguer:

1. Recital de poemas de JRJ a Zenobia, por adultos y niños.

2. Interpretación de canciones de amor por parte del Coro de Mujeres Zenobia.

3. Entrega de Premios del III Certamen de Relatos Cortos y Poesía de la Asociación de Mujeres de Moguer Zenobia, por parte de su Presidenta, Mercedes Garrido Pinzón y representantes del Ayuntamiento de Moguer y la Diputación Provincial de Huelva.

4. Actuación musical de Nicolás Capelo.

5. Lectura seleccionada del primer discurso público de Zenobia Camprubí en el Club de Mujeres de la Facultad de la Universidad de Puerto Rico en 1936, por parte de Antonio Ramírez Almansa, Director de la Casa Museo Zenobia Juan Ramón Jiménez.

Fuentes:

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes,

Fundación Zenobia Juan Ramón Jiménez Moguer

Centro Virtual Cervantes

www.churchofststephen.com

Anuncios

18 comentarios to “La Boda de Juan Ramón y Zenobia”

  1. LA HUELVA DIVIDIDA said

    Mi paisano hoy todavia incomprendido, por la losa politica de tiempos atras.

    Intelijencia, dame
    el nombre esacto de las cosas!
    Que mi palabra sea
    la cosa misma,
    creada por mí vayan todos
    los que no las conocen, a las cosas;
    que por mí vayan todos
    los que ya las olvidan, a las cosas;
    que por mí vayan todos
    los mismos que las aman, a las cosas…
    ¡Intelijencia, dame
    el nombre esacto, y tuyo,
    y suyo, y mío, de las cosas!

    saludo

  2. Alicia said

    Muy interesante. Gracias a LAC.

  3. marycarmen said

    Hola LAC. Muchísimas gracias por traernos aquí al poeta onubense y a su amada (admiradísima por mí), Zenobia Camprubí. El reportaje es precioso, como la iglesia en la que se casaron. He leído distintas biografias de Zenobia y Juan Ramón. La sensibilidad de ambos me ha emocionado siempre. He defendido desde este foro el nombre de Zenobia para la futura estación del AVE…… Sé que ella es la gran desconocida….. Pocas personas saben que fue la que sostuvo al hombre depresivo……Supo sobrellevar sus néuras…..Sacrificó su vida artística (pudo ser una buena escritora, tenía madera….) Su generosidad y su absoluta entrega a su marido fue vital para él….. No se merecieron ” el largo silencio ” por cuestiones políticas…. Me has dado una enorme alegría trayéndonos aquí su recuerdo. Gracias de nuevo, LAC. Saludos y buenas noche, Marycarmen.

  4. tachenko said

    Zenobia fue una de las mujeres más innovadoras y claras del siglo XX, demostró una gran sensibilidad traduciendo a Tagore. Es, sin duda, uno de los grandes valores (no sé si desconocidos) de nuestra tierra, y un orgullo. Hoy que en cualquier sitio se encumbra a gente sin ningún tipo de aportación al patrimonio de la humanidad, Zenobia (y Juan Ramón) representaron un anticipo de décadas y se merecen el homenaje sencillo de una tierra sencilla, como es Huelva, pero más grande de lo que nos creemos.

  5. marycarmen said

    Totalmente de acuerdo Tacheko, pero a ver cuantos se unen a la propuesta…..Desgraciadamente, en Huelva estas iniciativas son minoritarias…..¿Ha respondido mucha gente en positivo a la propuesta de que la futura estación del AVE se llame Zenobia?. La Huelvacateta puede decírnoslo……. Qué diferente sería si el Nóbel hubiera nacido en Sevilla o en Barcelona….. ¿Se sabe algo de la donación de la obra de José Caballero…..?. ¿Se va a recuperar la casa natal de José Luís Gómez…?. No sé, pero por el foro no se oye nada de nada…….Siento no vivir en Huelva…..Movería Roma con Santiago…….Saludos y buenas noche, Marycarmen.

  6. choquito frito said

    Muy buen artículo! Enhorabuena, gratificante e interesante…más más!!

  7. Anónimo said

    Hola a todos y muchas gracias por todas las palabras bondadosas sobre el artículo. En cuanto a Zenobia y las cosas que ella hacía por su marido además las cosas que sacrificaba para él, nadie nunca puede saber con certeza las razones que una persona hace lo que hace. Dicho eso, creo que quizá ya sé. Creo que había solamente una razón. Amor. Lo hacía por amor. Su amor de su marido y el suyo para ella fue la razón por todo, y por lo menos, para mí, es la cosa que me conmueva más profundamente de todo. Gracias a todos y besos para Huelva.

  8. LAC said

    Perdón perdón, el comentario arriba con el nombre anónimo, no es así, sino por error. Es de, yo LAC.

  9. Anónimo said

    Mi amor de cada noche,
    mi sol de cada día,
    mi venir, mi venir, venir, venir mi Dios,
    mi porvenir constante en que mi día todo
    es un gozar de un sueño conseguido,
    de un oasis eterno de lo interno,
    este gozar de ver ¡con qué descanso lleno!
    la verdad,
    que será más verdad cada mañana.

    de Juan Ramón Jiménez, Dios deseado y deseante, 1948-1953

  10. Anónimo said

    citando a juan ramón:
    “La mujer es la música, el aroma, el color, la alegría, el ensueño, y el hombre no puede comprenderla. Es un secreto desentrañable, un cofre cerrado que solo muestra un encanto: la belleza. Ella se esfuerza en ondular, en cantar, en dar fragancia; inconsciente como un árbol, como un arroyo, como un ocaso,….”

  11. mobail said

    genial articulo,felicidades,lastima q nunca podamos decir q zenobia era onubense

  12. LA HUELVA DIVIDIDA said

    La obra de Juan Ramón Jiménez ha sido tradiconalmente mal leida y comprendida, por los los prejuicios de numerosos críticos que han entorpecido la lectura de su poesía.

    De este modo, a nadie puede extrañar que con excesiva frecuencia “EL CLICHE” tópico haya sustituido al juicio crítico reposado.

    POETA LILIAL, para los cariculistas de Gedeón.

    ESCRITOR CURSÍ, para el vanguardista Gómez de la Serna.

    PROMOTOR DE LA DESHUMANIZACIÓN, para el academico Dámaso Alonso.

    POETIZADOR ABSTRASTO DE LA INCONGRUENCIA, para Torrente Ballester.

    El siempre fructifero e inteligente magisterio de Ricardo Gullón ha abierto el camino hacia una lectura desprejuiciada de esta poesía. Y tras él, toda una generación de críticos ha sentado las bases que hacen posible entender y valorar la escritura juanramoniana sin tener que recurrir a desarraigarla del contexto histórico por medio de apelaciones a su presunta actualidad.

    Sin tener en cuenta que esta poesía responde a una sola y misma búsqueda, que la raíz no cambia, pero sí evoluciona.

    saludo.

  13. V. said

    enhorabuena por tu post, Lac, por tu incansable interés y por las fantásticas fotos que nos traen un trocito de aquel nuestro allá.
    sólo tengo que ponerte una pega: no hace falta que distingas entre onubenses de corazón o nacimiento. se le dice al gaditano, pero en tu caso también se puede aplicar al onubense:
    “el onubense nace donde le da la gana”

    acercarse a la vida y a la obra de los autores que admiramos a veces nos depara sorpresas. unas veces agradables y otras… pues … que nos recuerdan simplemente que somos humanos, y no santos, ni ángeles ni demonios. que todos tenemos la capacidad de cometer errores, y que esos errores son los que miden la grandeza del alma humana.

    como bien dice la huelva dividida juan ramón ha sido mal interpretado. yo añadiría (y utilizado) sobre todo porque un nobel pesa mucho y no hay ideología política a la que no le guste tenerlo en su campo.

    las figuras de juan ramón y zenobia se nos antojan enormes, demasiado grandes para resumirse en un cliché, y sin embargo es lo que se está haciendo con ellos.

    Lac, tu post está lleno de cariño y de admiración. Es una pena que hasta lo más puro, como la pureza de la poesía que tanto y tanto buscó juan ramón, tropiece a cada paso con otros sentimientos menos puros.

    no sé si es de justicia decirlo y denunciarlo, o agachar la cabeza y ver cómo se marchita la rosa que él mismo dijo no la tocara nadie… no sé.

    sobre la misma fecha más o menos se casaron mis abuelitos (no es que yo los quiera comparar con zenobia y juan ramón ni en cultura ni en tronío) fueron todo lo felices que se puede ser esquivando los mordiscos de la vida, estuvieron siempre juntos y fueron ejemplo de amor conyugal. Aún así, solía decir mi abuelita sin ningún tipo de pudor que “barrer la puerta y querer a un marío… trabajo perdío”.

    Tal como era juan ramón en la vida privada, seguro que si zenobia hubiera conocido a mi abuelita, le hubiera dado la razón.
    creo…

  14. LAC said

    Hola V…
    Gracias por tomar el tiempo de leer el artículo. Seguro que no hay nadie que sabe lo que pasa entre dos personas, famosas o no, en sus vidas privadas sino por esas dos personas. Estoy acuerdo contigo, muchas veces tenemos la tendencía de idealizar otras personas, otras relaciones sin saber nada de ellos. Pues, nada, conocemos Ramón Jiménez por su poesía, Zenobia por la ayuda que le daba a él y el amor que les tenían y quizá es suficiente. En cuanto a tus palabras de lo que significa ser onubense… pues, de esto puedo hablar con certeza. Te doy mis gracias profunda y sincera. Lo me has dicho es el mundo para mí. En inglés hay una expresión que se va, El hogar está donde está el corazón pero estar llamada “onubense” de cualquiera razón, de cualquiera manera para mí es todo y estar aceptada y conocida así por un onubense significa … pues, me faltan las palabras. Significa todo. Gracias del corazón.

  15. Fulanita de Tal said

    Estoy en NYC, alguna otra recomendación? Gracias LAC!

  16. LAC said

    Hola Fulanita de tal,
    Te recomiendo ir al Empire State building pero espera hasta que el cielo esté despejado, la vista es espectacular pero la cola puede ser larga. Otra opción es algo se llama Top of the Rock en Rockefeller Center, ofrece vista de Central Park. Debes ir a Central Park, incluso si el clima esté feo. No sé si quieres dejar tu numero del movíl en este foro pero si así, puedo llamarte y quizá ayudarte si te necesita. Qué disfrutes NY.

  17. Fulanita, Lac, si queréis podemos poneros en contacto a través de vuestros correos electrónicos.

    Saludos!

  18. […] Srs. Rubio y Northman me pidieron escribir dos artículos para La Huelva Cateta, el primero, sobre Juan Ramón Jiménez y su mujer, Zenobia, y el segundo, éste, sobre los monumentos en Nueva York dedicado a Cristóbal Colón. Propuse que […]

Advertencia: La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario. Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a www.LaHuelvaCateta.es. No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: