La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘Agricultura’

Sobre Huelva. Un proyecto de ensayo. Y Capítulo 4

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Miércoles, 23 abril 2014

LA CIUDAD

Dices: “Iré a otra tierra, hacia otro mar
y una ciudad mejor con certeza hallaré.
Pues cada esfuerzo mío está aquí condenado,
Y muere mi corazón
lo mismo que mis pensamientos en esta desolada languidez.
Donde vuelvo los ojos sólo veo
las oscuras ruinas de mi vida
y los muchos años que aquí pasé o destruí”.

No hallarás otra tierra ni otro mar.
La ciudad irá en ti siempre. Volverás
a las mismas calles. Y en los mismos suburbios llegará tu vejez;
en la misma casa encanecerás.
Pues la ciudad es siempre la misma. Otra no busques -no la hay-
ni caminos ni barco para ti.
La vida que aquí perdiste
la has destruido en toda la tierra.

Constantino Cavafis

 

La tradicional minería, agricultura y pesca fue de repente sustituida por el polo químico y este fue el motor que sacó a Huelva del retraso y la pobreza que la asolaban desde siglos. Vendimos nuestra alma a la industria a cambio de un futuro mejor pagando por ello un precio que seguirán pagando nuestros hijos. Nuevos misterios se diluyeron en el olvido como la brutal incidencia de cáncer de tiroides y pulmón en la zona o niveles de radioactividad propios de catástrofes nucleares, pero nadie sabe nada a ciencia cierta, ni médicos ni universidades, ni “responsables” políticos…rimas y leyendas.

De esta manera el progreso y el dinero brotaron de nuevo en la comarca pudiendo muchas familias escaparse de la emigración al norte y criar a sus hijos con salarios dignos. Después comenzó el pelotazo urbanístico y el polvo de ladrillo fluyo por despachos y costas arrasando centros históricos y playas semivírgenes. Pasear por Cartaya en agosto llegó a parecer una película de los hermanos Marx me cuentan. Y cuando el  imperio tartésico volvía a resurgir, de repente, casi todo se fue derrumbando. Explosión de la burbuja inmobiliaria, endeudamiento de la economía nacional, ERES… y poco a poco el pack completo: hasta tengo la sensación de que incluso conoceremos el hambre. La decadencia del imperio en versión 2.0. Destrozamos lo mejor de nuestra provincia a cambio de algo que de repente se está esfumando ante nuestros ojos. No vamos a preguntarnos en que se gastó el dinero en épocas de vacas gordas, ni a buscar culpables pues no hay nada nuevo bajo el sol. Todos. Unos pocos y otros muchos.

En conversaciones en la charcutería o la peluquería ya se escuchan otra vez diálogos como los de antaño, sobre tal hijo que se fue al norte de Europa a trabajar, sobre fulanito que está en Madrid con su hermano mayor a ver si le sale algo, todo ello mezclado con Sálvame y 150 gr de York. Y lo malos que son los políticos que pese a todo seguiremos votando.

En bares y parques se habla sobre el primo que vive en Inglaterra y sabe hablar inglés pero lo más importante siempre son los partidos del Recre o lo bueno que es Messi. La política es un rollo.

Hablamos y nos quejamos de nuestros políticos pero al mismo tiempo seguimos encontrando tiempo para vivir y ser felices, para escapar de la sensación de que todo se derrumba en esta ciudad herida de muerte. Esa es nuestra fuerza y a la vez nuestra perdición.

Detroit era la ciudad del motor y un bastión de la economía estadounidense durante décadas. Todo en la ciudad dependía de los coches porque sus habitantes trabajaban en la industria automovilística. Esta especialización de su economía fue lo que condeno a Detroit a la desolación actual y a la bancarrota cuando la industria no supo aguantar en los tiempos de la globalización. No hay que ser muy listos para sacar conclusiones ¿Verdad?

Año tras año se contempla como la ciudad implosiona lentamente, como cada vez hay más jóvenes paseando a sus hijos pequeños un lunes por la mañana, se ve la desesperación de la gente que hace colas en el paro, en centros de salud abarrotados y con poco personal… hasta el antaño orgulloso Pablo Rada está forrado de carteles de pisos que se venden, ya no solo en los balcones de los pisos de veraneo como antes de la crisis.

Se palpa la antesala de la anarquía en ciertas relajaciones del orden y sus fuerzas. En la relatividad moral y en la vuelta a ideologías utópicas y anacrónicas.  La corrupción se filtra por todo el sistema. La rabia ciega. Las ratas…

Por eso es cada vez más triste volver a casa, es siempre hermoso pero últimamente acongoja ver como la enfermedad avanza siguiendo puntos de referencia que el tiempo y la memoria señalan sin margen de duda.

Sin embargo la entropía no debe ocultar ciertos rayos de esperanza y el margen de cambio que sin duda necesita nuestra tierra lo pueden traen las nuevas generaciones de onubenses, tanto nacidos aquí como de corazón, que por primera vez en muchísimos años se sienten orgullosos de lo bueno de serlo y aportan otra forma de entender lo que tanto necesita la provincia. También estas señales están ahí para el que las busque.

Están en las aldeas de la sierra que nativos que vuelven de otros países y gente de fuera están comprando y rehabilitando con filosofías nuevas y a la vez muy antiguas como autosuficiencia, filosofía Low, comida orgánica, cooperativismo, etc.

Comunidades que colaboran y rescatan formas de vivir más humanas y a la vez tecnológicas. Me fascina ver esas aldeas donde se imparten talleres para aprender a tejer alrededor de una chimenea, en donde a través de un portátil alimentado en parte por un panel solar la familia comercia con productos artesanales, donde los niños vuelven a correr entre encinas y animales. Entendiendo que otro turismo es posible lejos del dominguerismo playero.

Están a nuestro alcance todas las piezas para salir del agujero, tenemos en la red toda la información para dejar de ser la “Huelva Cateta” y creo que con sentido crítico, sentido del humor y  buen hacer  podemos (si queremos) dejar de serlo.

Emprendedores y gente con ideas nuevas y coraje es lo que necesitamos más que nunca en el sur y no más vividores corruptos ni envidiosos cobardes y estúpidos. No lo mismo de siempre en este cortijo. No más eslóganes sin fondo ni etiquetas vacías. No habrá futuro con ellos porque es una ley básica de la biología: cualquier organismo que no controle a sus parásitos está condenado a la extinción.

Y no tenemos excusa porque si ahora nos quejamos de que los tiempos son duros y no hay nada que hacer sólo tenemos que fijarnos en aquellos héroes que siempre hubo entre nosotros, gente que sí hizo lo que creían que había que hacer en tiempos muchísimo peores, con valor y pasión.

Conozco la historia de esos primeros movimientos ecologistas que se fundaron por gente amenazada en su hogar y trabajo por su lucha, organizaciones que acabaron tristemente fagocitadas por charlatanes.

Ahí está el historiador Antonio José Martínez Navarro y su monumental obra, contra viento y marea, luchando entre el desconocimiento (de unos pocos) y el reconocimiento.

Y qué decir de nuestro recién estrenado académico de la Lengua Española y su impresionante biografía, merecedor de un justo homenaje en su tierra natal. ¿Sabéis de quien hablo? ¿Verdad?

Daniel López  enseña al mundo entero la belleza del cosmos con sus fotografías y Timelapses arrasando en la red y enamorando a la mismísima NASA con la belleza del trabajo que realiza desde Canarias. ¿Cuantos onubenses se pierden el asomarse a su blog y emocionarse con su obra?

Por último (señalando que hay muchísimos casos más, casi en cada familia a lo largo de la historia reciente) está el ejemplo de muchos de mis profesores del colegio Público Marismas del Odiel que con su  proyecto lograron que hijos de gente trabajadora tuviese una educación excelente. Por culpa de ellos conocí los poemas de Miguel Hernández, las obras de teatro de Alberti y las chirigotas por carnavales ya que no sólo de fútbol y matemáticas viven los niños. Y siempre recordaré con cariño a Lola, “mi profesora” con mayúsculas porque ella fue la primera que me animo a escribir pese a lo mucho que a veces la decepcionaba.

He conocido a mucha gente decente y trabajadora, gente que lleva la alegría y el saber vivir en la sangre y que con su trabajo diario sostiene la estructura real de lo que aún nos mantiene en pie. Además de los onubenses que han tenido que emigrar. Y pese a los errores que nos condenan a todos en alguna medida por lo que hicimos y dejamos de hacer pienso que las nuevas generaciones no tienen la culpa de nuestra ignorancia y desidia. Por eso al menos deberíamos intentarlo.

Por todas estas cosas aunque la marea baja claramente, depende de nosotros que vuelva a subir, en una pleamar que traiga prosperidad para Huelva y viva felicidad a sus habitantes.

Porque pase lo que pase la ciudad seguirá embelesada en el eterno ocaso mirando sus marismas, cual esfinge en trance. Ella ve las innumerables idas y venidas de sus gentes como torbellinos en las corrientes del tiempo. Porque ella es indiferente al tiempo y a los cambios.

Porque ella porta la belleza del olvido.

Huida crepuscular

A través de marismas infinitas

Y muere el día, el sueño, yo…

Por A.S. Torres

 

Capítulo 1        Capítulo 2         Capítulo 3

Anuncios

Posted in Colaboraciones, Crítica Social, Dejadez, Ensayo, Protesta | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a Comment »

El sistema agrícola más antiguo de Europa Occidental

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Sábado, 23 junio 2012

Hace unas semanas publicábamos un artículo referido a una conferencia que se iba a dar sobre las excavaciones de La Orden Seminario, y recibimos el comentario de Nati pidiéndonos un segundo artículo sobre las reflexiones y conclusiones de dicha conferencia. Ninguno de los administradores pudo acudir, y al parecer ninguno de los lectores habituales, pero el también comentarista RTT dió con una noticia relacionada con dicha charla, en la que se sacaron conclusiones tan sorprendentes como que en la Huelva de hace 5.000 años sus habitantes ya explotaban los ricos recursos marinos de la zona, dedicándose a la recolección de bivalvos e incluyendo, por tanto, en su dieta habitual el consumo de navajas y almejas.

Buscando información, dimos con un interesantísimo artículo publicado en la web de Arqueología e Historia “Terra Antiqvae” por Guillermo Caso de los Cobos, y tras contar con su autorización para su republicación, nos gustaría invitaros a que lo leyais y comprobéis que Huelva es una auténtica “Mina arqueológica”:

Huelva cuenta con el sistema agrícola más antiguo de Europa occidental

Foto: zona de excavación del yacimiento La Orden-Seminario (Huelva)

Si el pasado 21 abril dábamos cuenta en un post de que en el yacimiento de Cabezo Juré, en Alosno (Huelva), hubo toda una industria dedicada a trabajar el cobre en el 3000 a. C., merece la pena ahora reseñar una importante noticia del pasado mes de febrero que se nos quedó desapercibida, y no es otra que la que refleja el titular de este post.

Es decir, las ultimas prospecciones arqueológicas llevadas a cabo en el yacimiento La Orden-Seminario por varios profesores de la Universidad de Huelva, la empresa Ánfora, y dirigidas por la arqueóloga Alejandra Echevarría Sánchez, han detectado varias huellas de cultivo datadas en el I milenio a. C., lo que supone el sistema agrícola más antiguo de Europa occidental.

Tal como se relaciona en la noticia este descubrimiento abre nuevas hipótesis sobre las civilizaciones que encontraron en Huelva el hábitat idóneo para desarrollarse como sociedad. “De hecho, las trazas de cultivo del yacimiento de La Orden-Seminario implican que, por el momento, no tienen parangón en el registro arqueológico con otras huellas agrícolas en toda la cuenca mediterránea y el continente europeo”, según exspuso Alejandra Echevarría. A lo que añadió que “Este estudio también aporta una segunda vertiente íntimamente concectada con la anterior: la relevancia histórica nace de la documentación, por vez primera, de las técnicas de viticultura protohistórica en el extremo de Occidente que puede ser el punto de partida de interpretaciones de gran alcance histórico”.

El hallazgo, por tanto, se refiere a campos de viñedos desplegados por un terreno de 23 hectáreas de superficie, aunque con diferente cronología en función del área acotada. Según las opiniones vertidas por varios vecinos del barrio onubense de La Orden, “esta extensión puede ser aún mayor, porque nos indicaron que existen hileras de vid más allá de la carretera y del propio Hospital Juan Ramón Jiménez”, apunta la arqueóloga. Existe, además, un parámetro de gran interés como es el número inusual de sistemas agrícolas superpuestos.

Esta amplia superficie, que se ampliará más allá del propio yacimiento por los testimonios recogidos, también arroja un haz de luz hacia cómo era la estructura agrícola del pasado onubense. “De la extensión de los campos se deduce que Huelva contó con una organización económico-social bastante importante”, explicó Alejandra Echevarría.

La vid y el vino se han estudiado en la península a través de restos materiales y no mediante las huellas de cultivo; un hecho que cambiará gracias al hallazgo realizado en el yacimiento de La Orden-Seminario. Si bien aún existe un amplio campo de investigación que necesitará ser labrado con minuciosidad. “En estos momentos es preciso darle continuación a este estudio preliminar, así como reafirmar nuestras primeras investigaciones y analizar las pepitas de uva y los restos materiales encontrados en la zona”, detalló Echevarría Sánchez.

En cuanto a la propia población onubense durante la Protohistoria, “los descubrimientos confirman que Huelva fue un poblamiento muy importante durante el I milenio a. C., pero a su vez aporta un dato novedoso al recalcar que su relevancia es anterior al periodo orientalizante”, puntualizó la investigadora. Esta disertación se sustenta en diferentes hallazgos datados en el III y IV milenio a. C., como son diversas huellas de asentamientos y enterramientos.

¿Tartessos?

Este descubrimiento verterá más ríos de tinta sobre la población de Tartessos en Huelva, ya que la cronología del primer sistema de viñedos descubierto, anterior al siglo IX a.C., posibilitará la concreción de analogías temporales con esta civilización. Esta plantación es la más antigua datada y ocupa un tamaño aproximado de 3.500 metros cuadrados; extensión que “por sus características podría haber sido explotada por una economía familiar”, expuso Alejandra Echevarría.

No obstante, su presencia en las inmediaciones del puerto y de la ciudad protohistórica de Huelva confirmaría la concentración y antropización del entorno de la Tierra Llana. “Es un nuevo acicate, por tanto, del debate en torno a la civilización de Tartessos en Huelva”, explicó la investigadora.

Este descubrimiento aporta un nuevo prisma a la comunidad científica internacional en torno a sobre cómo funcionaban y se expandían los sistemas agrícolas primitivos. Huelva alberga las huellas de cultivo más antiguas de Europa, y este hecho supone que las futuras líneas de investigación abrirán nuevos puentes hacia el conocimiento de la ciudad durante sus orígenes, así como su desarrollo durante el I milenio a. C.

———————————————————————————————————

En relación con todo ello, huelvainformación.es nos proporcionaba el pasado 20 de abril el siguiente titular y su información correspondiente:

Sale a la luz el yacimiento de La Orden-Seminario

La Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Huelva ha comenzado en el Centro de Visitantes Puerta del Atlántico una nueva actividad de difusión de la historia onubense. Se trata del Ciclo Jóvenes Historiadores Onubenses, que pretende dar una oportunidad a estos profesionales para explicar sus investigaciones y difundir aspectos históricos y culturales pocos conocidos de Huelva.

El ciclo ha sido abierto por Diego González Batanero, descubriendo en su conferencia los hallazgos arqueológicos del yacimiento de La Orden-Seminario de Huelva, unas excavaciones que, a su juicio, “han supuesto un punto de inflexión en los estudios históricos y en la puesta en valor de nuestro patrimonio”.

El arqueólogo realizó en su intervención un breve resumen de los 8 años de investigaciones sobre los restos arqueológicos descubiertos en el yacimiento, explicando de manera general los resultados obtenidos, “en una excavación que concentra 6.000 años de historia. Desde la prehistoria aquí hay restos de todas las culturas y fases históricas que han sucedido entre la desembocaduras del Tinto y del Odiel”. Batanero insistió en “los avances históricos conseguidos estos años de investigación”, entre los que destacan la documentación de los primeros cultivos de vides del occidente europeo, más antiguos o al menos de la misma fecha que los hallados en el oriente mediterráneo, o la documentación de los modos de enterramiento del IV y III Milenio.

Las primeras charlas fijadas para la parte del ciclo son: Tumbas y estructuras votivas de El Seminario. Prácticas funerarias y rituales en el III milenio A.N.E., a cargo de José Antonio Linares Catela, arqueólogo, que será el 25 de abril; Viticultura protohistórica onubense por Alejandra Echevarría Sánchez, licenciada en Historia, el 9 de mayo; El tránsito a la Edad del Cobre en el estuario del Tinto y el Odiel, que realizará el 23 de mayo María José Armenteros Lojo, licenciada en Historia.

——————————————————————————————————

Y como anticipo de la conferencia que el arqueólogo José Antonio Linares Catela dará hoy, día 25 abril, dentro del anterior ciclo mencionado, huelva24.com nos ofrece la siguiente información:

Una nueva charla del ciclo jóvenes historiadores descubre las prácticas de ‘un neurocirujano prehistórico’

Restos descubiertos. Foto: José Antonio Linares

La Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Huelva continúa este miércoles con el Ciclo de Jóvenes Historiadores que se inauguró el pasado 18 de abril en el Centro de Visitantes Puerta del Atlántico.

Y lo hará con una conferencia a las 19.00 horas sobre las tumbas y prácticas funerarias en el III Milenio a. C. que se han descubierto en el yacimiento arqueológico La Orden-Seminario, a cargo del arqueólogo y director técnico de Cota Cero Gestión del Patrimonio Histórico, José Antonio Linares Catela.

Linares explicará al público asistente cómo donde hoy se ubica el mercadillo de los viernes, a escasos centímetros de profundidad del suelo que hoy pisan los onubenses, ha habido un cementerio durante siglos, encontrándose tumbas de todas las épocas. Y de ellas los datos más interesantes llegan de los enterramientos prehistóricos, en perfecto estado de conservación, a pesar de que algunos de ellos tienen seis mil años de antigüedad. Se trata de cápsulas intactas de información sobre cómo eran los primeros onubenses, en los que se han descubierto la realización de trepanaciones en los cráneos de al menos dos de los individuos enterrados.

El estudio anatómico de los restos óseos demuestra, según informará José Antonio Linares, que existían ‘neurocirujanos prehistóricos’; un insólito conocimiento de la medicina de alguno de los miembros de la sociedad que habitaba por entonces esta zona en los inicios de la Edad de los Metales.

Asimismo, los restos arqueológicos de este yacimiento de La Orden también han puesto en evidencia prácticas funerarias del III Milenio que no se conocían hasta el momento, como enterramientos de la misma importancia que los dólmenes repartidos por la provincia, aunque no contaban de piedras de gran tamaño. Y, del mismo modo, la excavación ha sido una fuente de información de cómo vivían aquellos primeros onubenses, qué herramientas utilizaban, de qué se alimentaban o qué rituales practicaban en relación a sus creencias religiosas.

José Antonio Linares Catela es licenciado en Geografía e Historia. Magister en Arqueología Prehistórica. Cuenta con un Máster en Arquitectura y Patrimonio Histórico y Máster en Patrimonio Histórico y Natural. Es además experto en el megalitismo onubense, actualmente trabaja en las tareas de puesta en valor del Dolmen de Soto.

Guillermo Caso de los Cobos para Terra Antiqvae.

Posted in Arqueología, Curiosidades, Historia, Redacción | Etiquetado: , , , , , , , , , | 26 Comments »

El Seprona detecta Uranio en los fosfoyesos que vende Fertiberia para Agricultura

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Viernes, 20 noviembre 2009

Nos ha mandado un correo electrónico Alejandro poniéndonos en conocimiento de la noticia que había visto en la edición digital de El País. Considero oportuno reflejarla tal cual aparece en este diario:

La Guardia Civil encontró trazas de uranio, cobre o aluminio en los fosfoyesos que la empresa onubense Fertiberia vende como “enmienda en tierras de cultivo” del Bajo Guadalquivir. En un informe del Seprona se detalla que estos subproductos, que son los residuos de la fabricación de abonos, presentan “elevados contenidos en sulfato, calcio, sodio y fósforo, destacando además la presencia de uranio”. Los fosfoyesos se venden para corregir el PH de la tierra.

“El uso de fosfoyesos en agricultura, de forma intensiva o continua, puede producir la acumulación de metales tóxicos como el uranio”, advierte la Guardia Civil. El caso primero estuvo en el Juzgado de Instrucción 4 de Huelva y ahora está “en el de Lebrija (Sevilla)”, según ha asegurado hoy Greenpeace. Esta asociación ha reclamado que cese la venta de este tipo de producto. Según esta organización, “la comarca más afectada es por estas prácticas es la del Bajo Guadalquivir, frente al parque nacional de Doñana”.

Poco hay que añadir, la noticia por si misma ya deja en su sitio a Fertiberia.

Dicha noticia ha tenido cobertura nacional y no sólo ha aparecido en El Pais, sino también en El Mundo, La Razón, ADN, Europa Press, Huelva Información, Viva Huelva, etc. El único diario local que “extrañamente” ha decidido eludir su publicación, ha sido el Odiel Información. ¿Por qué será?

Sr. Rubio.

Posted in Colaboraciones, Medio Ambiente | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , | 33 Comments »