La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘Casa de la Bola’

¿Esperando a que se caiga?

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en miércoles, 2 marzo 2011

Miedo me da ver andamios en una casa, y sobre todo si los andamios cubren fachadas históricas “protegidas”, puesto que todos sabemos lo poco que significa la catalogación como edificio protegido en este conjunto de construcciones con aspecto de ciudad que algunos llaman Huelva.

En este caso, el aspirante a escombro es la clínica Vázquez Limón, un edificio de estilo modernista de principios del siglo XX y que se encuentra en la calle La Fuente. Este edificio, con hechuras de casa-palacio, conserva (o conservaba hasta hace unos años) su interior en buenas condiciones y es la última construcción histórica que se mantiene en pie en la calle La Fuente, una calle que conservaba edificios del siglo XVIII hasta hace pocos años (entre ellos la famosa casa-palacio de los Garrocho).

Clínica Vázquez Limón

Clínica Vázquez Limón (http://huelvaworld.blogspot.com)

El andamio lleva ya meses colocado y es más una forma de salvaguardar las cabezas de los transeuntes de posibles desprendimientos de cascotes que otra cosa. ¿Hay algún plan de restauración? ¿Dormirá el andamio el sueño de los justos hasta que se caiga solo?

aspecto actual de la clinica

Aspecto actual del edificio

Es curioso, porque el edificio se encuentra marcado como punto de interés turístico en las guías “Rutas Turísticas Huelva” que el Ayuntamiento de Huelva ha editado. En concreto forma el punto de interés número 2 en la guía “Casco Histórico”.

http://www.huelva.es/wps/portal/!ut/p/.cmd/cs/.ce/7_0_A/.s/7_0_GSL/_s.7_0_A/7_0_GSL

Guía Turística del Casco Histórico

Guía Turística del Casco Histórico

Artículo aparte merece la guía de la “Ruta Huelva Arqueológica”, de la cuál sólo podemos visitar 1 de los 5 puntos de interés… ¡¡toma guía!! Pobre del turista que la intente seguir…

Volviendo al tema que nos ocupa, y para finalizar, simplemente esperar que no se repita la historia por enésima vez, y que estos andamios no sean el mal augurio de una nueva “restauración típica onubensis” es decir, la sustitución de un edificio histórico por un pastiche con fachada de imitación y 4 plantas más de propina, retranqueadas y con cristaleras de aluminio.

Toquemos madera.

Posted in Arquitectura, Dejadez, Protesta, Redacción, Turismo, Urbanismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 21 Comments »

Carta a Huelva

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en lunes, 6 abril 2009

Hace algunas semanas que, de forma esporádica, leo vuestro blog, el cual conocí mientras buceaba en la web en busca de un poco de luz que explicara (y resalto explicar porque justificar sería imposible) algunos de los incomprensibles atentados que, con alarmante constancia y sin un lógico paréntesis temporal, se vienen cometiendo, desde décadas, en el patrimonio cultural de esta ciudad.

No soy onubense, es más, apenas conocía la capital exceptuando alguna visita rápida de paso por los lugares colombinos, por lo que siempre tenía a Huelva, y perdonen la sinceridad, por el patito feo de Andalucía. No obstante, el afán natural que tengo por encontrar el idiosincrásico atractivo que cada ciudad (donde circunstancial y temporalmente me toca vivir por trabajo) puede tener, me llevó a apreciar más esta pequeña capital que, si se sabe mirar, posee, al menos, una exclusiva personalidad en ciertos aspectos. Pero precisamente esta observación más atenta es la que me hace ver la cantidad de despropósitos y aberraciones que han ido acabando con un patrimonio que, gracias a la expansión demográfica y florecimiento de la burguesía entre el XIX y pp. del XX, podría ser de los más homogéneos de esta época en la comunidad andaluza.

Pero lo peor no es lo que se ha hecho, algo que me apena profundamente cuando veo las abominables mutilaciones y desapariciones que indiscriminadamente y sin más criterio que la ignorancia, la desconsideración y el provecho rápido, se han ido cometiendo en edificios y lugares realmente emblemáticos, sino lo que, increíblemente, se sigue haciendo aún hoy, con la alevosía y desprecio de unos, la concomitancia y beneplácito de otros, la negligencia e incompetencia de pocos y la pasividad y apatía de muchos.

Señores del blog, soy natural de Ronda, he vivido muchos años en Granada, Florencia, Úbeda y Baeza y el centro de Madrid, he trabajado en Cáceres y otras ciudades de indudable índole monumental, no sólo porque en algún momento histórico fueron importantes, sino porque sus autoridades y ciudadanos tuvieron la sensibilidad e inteligencia de conservar su Cultura. Ahora cada vez que salgo a la calle me cuesta muchísimo abstraerme de lo que veo y, a medida que voy conociendo la historia de Huelva, me voy disgustando más. Lo que antes pasaba desapercibido ahora me salta a los ojos por lo que es y, sobretodo, por lo que pudo ser. No consigo entender, por ejemplo, como una corporación tan importante en la materia como el Colegio de Arquitectos (para más inri) ha podido hacer semejante aberración en uno de los edificios más singulares de Huelva de forma totalmente gratuita (menos mal que sus colegas aparejadores tuvieron mayor sensibilidad), o como se permitió en fecha relativamente reciente que se cargaran de esa forma el único edificio de envergadura monumental del centro “Hotel Paris” o Casa de la Bola, cuya nominación por los exclusivos ¾ de cúpula esférica que coronan su torre ya no tiene sentido al perderse su perspectiva con ese horroroso ático de dos pisos que aumenta su inadvertencia.

Tampoco tiene moderna explicación la nefasta costumbre local de derrumbar casas y edificios históricos para reconstruir auténticos “pastiches” que imitan penosamente las fachadas ya inexistentes (algo que, sinceramente daña el sentido estético del menos pintado) o, en el mejor de los casos, lo vacían por completo sin ninguna necesidad, dejando solo la fachada edificio en Plaza de las Monjas o, “antesdeayer” sin ir más lejos, el edificio de la Vasco-Navarra en la calle Marina, por poner solo dos ejemplos) con el único objeto de hacer una obra nueva más cómoda y rápida de construir, cuando lo normal, legal e incluso “comercial” es hacer las reformas convenientes conservando la estructura (plantas), entradas, escaleras y otras partes nobles del edificio. A esto habría que añadir las constantes fachadas que, tras apuntalarse, se pierden de edificios más pequeños pero igualmente interesantes (calle San José) o los, también usualmente retranqueos de factura local que “alargan” como un chicle fachadas que, supuestamente, deberían tener algún tipo de protección (calle Alonso Barbas), o proyectos tan provincianos y carentes de gusto como lo que se pretende hacer en el antiguo y centenario mercado, por dios ¿una plaza porticada de estilo castellano?, ¿no sería más inteligente conservar, al menos parte de su fachada (y por ende de su historia) e integrarla en un proyecto inteligente y moderno?

Pero lo que más me apena e indigna y, sinceramente, más me cuesta entender es el completo desinterés del onubense por su propia ciudad, por su cultura y por su historia. Esa total apatía mezcla de ignorancia y desidia, incapaz de comprender que el crecimiento y modernización de una ciudad debe ser equilibrado, estético y respetuoso con su patrimonio, que si éste desaparece, desaparece su historia y se convierte en una urbanización más carente de interés. Que disfrutar de una ciudad bella es gratis para el que vive en ella y es, precisamente, lo que hacemos cuando nos gastamos el dinero para visitar otras ciudades que han sabido comprenderlo. Que nuestra casa no sólo está de puertas para adentro, sino también afuera y no podemos permitirnos tirar la basura y mirar para otro lado. Que el sol y las terrazas están muy bien pero no es suficiente.

Llevo aquí cinco meses y me iré dentro de cuatro. Hace tres meses escribí una carta que mandé por mail a un periódico local y que no me publicaron, no sé si por su extensión o por lo anteriormente citado. Les agradecería que la publicaran donde creyesen conveniente, ya que muestra mi impresión, la de un foráneo que le gusta ser de donde vive, y que, matizada y ampliada con este escrito (ya que el tiempo no pasa en balde, y menos aquí) ayudase a abrir un poco los ojos a los posibles lectores que, con similares inquietudes, visiten este blog, ya que mi intención lejos de ofender a nadie es la de hacer una crítica constructiva pues, como ya he dicho, mientras viva aquí me siento un onubense más… aunque ciertas cosas me duelan más que a la mayoría de mis circunstanciales paisanos.

Carrillo.

Posted in Arquitectura, Colaboraciones, Dejadez, Urbanismo | Etiquetado: , , , , , , , | 58 Comments »