La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘Corazón de Jesús’

Belenes

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en lunes, 26 diciembre 2011

1.Nacimientos, renacimientos

Siempre que llegan estas fechas es difícil sustraerse al encanto o al rechazo que produce la Navidad. ¿una época para el consumo? ¿vacaciones? ¿una fiesta religiosa?

Cada cual podrá pensar lo que quiera y atribuirlo a lo que le parezca, pero lo cierto es que una de nuestras costumbres es realizar una representación del Nacimiento de Jesús en Belén, y que esta costumbre se convierte en una tradición cultural de la que da buena cuenta tanto la Guía Info-Ocio de este mes como la prensa escrita, en la que cada día se nos recomienda la visita de algún Belén concreto.

Desde La Huelva Cateta también queremos haceros llegar nuestras propias propuestas de aquellos eventos navideños que más nos han impactado y que queremos resaltar.

Nacimiento. Un hombre, una mujer, un niño, un lugar. Volver al Año Cero con las manos y el pensamiento del Siglo Veintiuno. Hombres y mujeres que se esfuerzan en arañar un rato a las actividades cotidianas, que le plantan cara a las prisas, a los pequeños engorros y problemillas que nos atosigan por doquier para sacar unos minutos libres porque en estas fechas quieren montar un Belén. Para muchos de ellos es una actividad que realizan año tras año, y si no lo hacen es como si les faltara algo. En familia o en grupo, a veces incluso en soledad, tras cada Nacimiento hay historias mudas que no traspasan la frontera de este pequeño gran ejercicio de creatividad. Grandes artistas y manos infantiles. Preciosos hallazgos, fallos garrafales, todo se hace con la misma ilusión. Se cuida de cada detalle, incluso de aquel que no se aprecia a simple vista, para representar un momento mágico  donde los halla: el nacimiento de un niño.

La ciencia ha sido capaz de descifrar la estructura del genoma humano, pero el ser humano normal y corriente sigue maravillándose con el nacimiento de cada niño. De cualquier niño. Y tal vez, en la representación del nacimiento de Jesús representamos un poco el nacimiento de nuestros niños,  los hijos que tuvimos, los que quisimos y no pudimos tener, los que deseamos abrazar en el futuro, los que tristemente el destino se llevó. El hermanito recién nacido, el niño de la vecina, el futuro y el pasado…

Tal vez por eso todos nuestros Nacimientos se parecen y todos son distintos. Cada uno tiene algo especial, y el visitante curioso, mira y remira y admira en cada uno de ellos no sólo la escena bíblica de la que tan poquito sabemos, sino las manos coetáneas a las nuestras pero dotadas de una sabiduría y unas experiencias diferentes que son capaces de comunicar a través de su Belén una experiencia tan íntima y cálida. Posiblemente hay pocas experiencias tan humanas como sostener un bebé entre los brazos, notar ese aliento frágil y poderoso que con una fuerza telúrica y ancestral inexplicable te sostiene y te calienta a ti más bien.

Quién sabe si no es por el recuerdo de esa experiencia única que supone mantener un recién nacido entre los brazos, promesa de una vida nueva, o porque realmente nos tomamos en serio la doctrina de pobreza que predicó el Niño nacido Belén, la mayoría de los Nacimientos tienen una vocación solidaria y destinan los ingresos a los más necesitados.

2.Tres Caídas.

Nadie puede asegurar qué forma tenía el Portal de Belén. Tres Caídas representa el nacimiento con todos los signos de identidad de su Hermandad. Desde el portal que representa la capilla que ocupa la Hermandad en la iglesia del Corazón de Jesús, hasta “el Bacalao” están presentes en el Nacimiento. El azulejo que representa al Cristo al pie de su famosa Cuesta, las casas de su barrio… la historia pequeña y grande de la Cofradía late en cada rincón de un Belén más grande en vivencias que en dimensiones.

Portal del Belén de las Tres Caídas.

Portal del Belén de las Tres Caídas.

Nadie puede asegurar qué forma tenía el lugar dónde nació Jesús, pero visitando este Belén se puede saber quién es la Hermandad Tres Caídas, cuáles han sido sus logros, los grandes hitos de su estación de penitencia, cómo es su barrio, quiénes son sus gentes. Un viaje a Santiago y la Cruz que luce con orgullo. Acercarse a Tres Caídas es acercarse al Polvorín.

Imagen del Belén de las Tres Caídas

Imagen del Belén de las Tres Caídas

Una larga cuesta, signo o símbolo, ancha y clara, donde termina o empieza, -pues todo puede ser siempre según se mire, -el dolor o el alivio, el llanto o la resignación; una larga cuesta en el que podamos acercarnos a ser durante un momento un Simón de Cirene voluntario que admire la pulcra meticulosidad con la que se ha confeccionado este Belén, y pueda dejar un mínimo óbolo en una hucha.

Detalle del "Mercado Cofrade" del  Belén de las Tres Caídas

Detalle del "Mercado Cofrade" del Belén de las Tres Caídas

Los beneficios serán entregados a Cáritas.

3. Belén Cofrade de los Judíos.

Por primera vez tenemos la oportunidad de ver un Belén Cofrade en Huelva, que posibilita al visitante ver de cerca y en una función diferente figuras que ya conocíamos de los pasos de Semana Santa. Al estar formado con figuras secundarias, parece que tuviera una simbología especial. Para que podamos verlo ahora, ha sido necesaria la colaboración de diferentes hermandades de Huelva y provincia que han cedido algunas de sus imágenes.

Huída a Egipto del Belén de los Judíos

Huída a Egipto del Belén de los Judíos

Lo sorprendente es notar que, de pronto, el rostro y las manos de la Magdalena de la Lanzada se convierten ahora en la Virgen de la Anunciación. Y el gesto que representa el dolor ante la agonía de Cristo en la Cruz, es ahora el de la muchacha a quien el Ángel anuncia que Dios se ha acordado de ella. Y yo, que yo me siento muy pecadora y muy María de Magdala (no tomes el pecado al pie de la letra, sino el concepto de pecado en general) me emocioné ante la idea de que la Virgen de la Anunciación fuera María Magdalena. Quizás porque como pecadora pensé que todo ser humano tiene derecho a ser redimido, aunque sólo sea durante el tiempo de Navidad, de sus pecados y convertirse en alguien digno de que Dios le confíe la Buena Nueva. Como la Magdalena de la Lanzada, o como la de ese hombre que prepara con saña la Cruz de Jesús en el paso de los Mutilaos y que se convierte ahora en un hombre que construye y que crea. ¡qué mayor bien hay para quien ha hecho un mal que poder transformar el mal en un bien!

Carpintero del Belén de los Judíos

Carpintero del Belén de los Judíos

No es nueva la idea de que todos somos como figurillas en manos del destino y que no actuamos por decisión propia. Desde que nacemos parece que nos asignan un papel para representar y somos de antemano Verónicas o Magdalenas sin posibilidad de elegir. Por eso, la posibilidad de cambiar, aunque sólo sea por unos días, es sólo un sueño dulce. De la misma manera que también soñamos con cambiar las injusticias sociales, los errores de un mundo que no sabemos bien por qué es cómo es. Por eso este destina sus ingresos a la Misión San Gabriel de Matola en Mozambique, donde los efectos de nuestra crisis se notan de una forma poco concebibles para lo que nosotros podemos conocer y comprender.

Anunciación del Belén de los Judíos

Anunciación del Belén de los Judíos

Dolores.

Posted in Colaboraciones, Eventos, Redacción, Tradiciones | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 8 Comments »