La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘CSIC’

De la Atlántida a Tartessos

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en martes, 10 mayo 2011

Finding Atlantis o lo que es lo mismo: Buscando la Atlántida, es el título de uno de los últimos documentales del National Geographic. Dicho documental sitúa en Doñana esta isla legendaria desaparecida en el mar, mencionada y descrita por primera vez en los diálogos Timeo y el Critias, textos del filósofo griego Platón.

Toda esta historia (la reciente, puesto que esta hipótesis se ha barajado varias veces en distintas épocas) comienza en el año 2.003, cuando unas imágenes por satélite detectan en las marismas del Parque Nacional de Doñana unos anillos concéntricos en el terreno. Es entonces cuando el físico alemán Rainer W. Kühne se preocupa de estudiar estos hallazgos y cae en la cuenta de que estos círculos concéntricos fueron descritos por Platón en el Timeo y Critias en relación al aspecto de la Atlántida.

En aquel momento, cuando Kühne dio a conocer su hallazgo, la prensa trata con sorna la noticia y vilipendia la investigación del físico, por lo que el físico decide publicar los fundamentos y pruebas de su teoría en una revista científica: Antiquity, lo que dio lugar a que se tratara el tema con respeto, ya que iba avalado por una publicación de gran calidad donde no cabían disparates y errores como los que pretendían colocar sobre el estudio del físico alemán.

Y aquí entran en juego nuestras instituciones. A raíz de la investigación de Rainer W. Kühne el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) comienza un estudio en el año 2.004, que se intensifica notablemente durante el año 2.007, en el que tratan de buscar indicios y pruebas acerca de los que parecían ser los últimos vestigios de una ciudad engullida por un tsunami en las marismas de Doñana.

Pero el verdadero “salto a la fama” de esta historia se produce cuando el arqueólogo Richard Freund, de la Universidad de Hartford e investigador de National Geographic, acude a España interesado por las investigaciones de Kühne y del CSIC, respectivamente. Entonces Freund construye con los indicios una hipótesis que es presentada a National Geographic y deciden hacer un documental, que ya ha sido estrenado en Estados Unidos pero que llegará a España este verano.

Os dejo el documental: (Los videos del Youtube se pueden traducir de una forma muy fácil. Una vez que le dais al play localizáis en la esquina inferior de la derecha un símbolo con “CC”. Pincháis y le dáis a transcribir audio, os sale un recuadro y clicáis en aceptar. Volvéis a darle al símbolo de “CC” esta vez pincháis en traducir subtítulos buscais spanish:español y clicáis en aceptar, la traducción no es perfecta pero menos es nada):

Está claro que los del National Geographic con una serie de indicios que aún hay que demostrar se han apresurado a sacar unas conclusiones. El primer Tsunami en la península está datado en el 200 A.C. aprox. Y aunque se sabe que quizás hubo anteriores, de momento no está demostrado. Siguen las investigaciones pero de momento no hay ningún fenómeno de estas características datado en el 9000 A.C. aprox. que es cuando desaparece, de haber existido, esta legendaria civilización.

Por lo tanto, quizás por fin hayan dado con la ubicación de Tartessos y siguen empeñados con el mito de la Atlántida.

Tartessos fue el nombre por el que los griegos conocían a la que creyeron primera civilización de Occidente. Posible heredera del Bronce final atlántico.

La primera fuente histórica que alude a Tartessos es la Historia de Herodoto, del sigloV a. C. que habla del rey Argantonio (significa Hombre de plata y se dice que gobernó cien años) y su incontable riqueza, sabiduría y generosidad.

A pesar de que hay numerosos restos arqueológicos en el sur de España, como el tesoro del Carambolo, que se consideran pertenecientes a la cultura tartésica, la ciudad de Tartessos aún no ha sido hallada. Su posible emplazamiento ha sido objeto de estudio por el arqueólogo e hispanista alemán Adolf Schulten (1870-1960), que murió sin ver cumplido su sueño de encontrar la ciudad. Su teoría sobre la ciudad de Tartessos fue muy polémica y muchos la tacharon de fantasiosa. Creyó que la ciudad podría estar en el coto de Doñana, siendo avalada esta tesis por el hallazgo de la Estela Tartésica de Villamanrique, ocurrido el 22 de marzo de 1978 en el paraje denominado Chillas (situado en Villamanrique de la Condesa, Sevilla, una localidad limítrofe con el Parque Nacional de Doñana) por dos de sus vecinos (D. Manuel Zurita Chacón y D. Manuel Carrasco Díaz). Esta inscripción arqueológica en piedra única, del s. VI a. C., que nos documenta sobre la escritura indígena, se conserva en el Museo Arqueológico Provincial de Sevilla.

Siguiendo la hipótesis de Doñana, los investigadores del CSIC Sebastián Celestino y Juan Villarías Robles, el profesor de la Universidad de Huelva Antonio Rodríguez y el historiador Ángel León hicieron desde el verano de 2005 hasta el de 2008 una campaña geofísica, superficial y de fotografía aérea en la zona de la Marisma de Hinojos, donde fotografías satelitales y muestras del subsuelo sugieren que podrían haber restos antrópicos, desconociéndose por el momento su datación.

En el siglo VI a. C., Tartessos desaparece abruptamente de la historia, posiblemente barrida por Cartago y las demás colonias fenicias (Gadir, metrópolis fenicia, se encontraba en pleno reino tartessio) que, después de la batalla de Alalia, entre Cartago y Grecia, le hicieron pagar así su alianza con los griegos focenses. Otros dicen que fue refundada, sobre condiciones poco claras, con el nombre de Carpia. Los romanos llamaron a la amplia Bahía de Cádiz ‘Tartessius Sinus’, pero el reino ya no existía.

También se considera que el agotamiento de las vetas de minerales, fuente principal de su riqueza comercial, habría colapsado la economía tartésica y creado convulsiones sociales al perder las élites la fuente de su riqueza y poder, basado en el comercio exterior. Una vez desaparecidas las élites, habría desaparecido la unidad política y social de los núcleos tartésicos.

Otras teorías afirman que su desaparición pudo deberse a invasiones de los celtas e incluso se habla de que pudo haber un terremoto.

Más recientemente se ha planteado que esta civilización pudo ser barrida del mapa por la sucesión de desastres naturales en la zona.

El arqueólogo e historiador onubense de la Universidad de Huelva: Claudio Lozano Guerra-Librero formó parte de “Finding Atlantis”. Sigue con las investigaciones sobre este tema y declaró que aún habiendo algunos indicios, National Geographic se ha apresurado en sacar este documental. Os dejo una intervención suya en el programa radiofónico de Onda Cero “La Rosa de los Vientos”.Pinchad el siguiente enlace:

Entrevista a Claudio Lozano

Para terminar os dejo el pregón que el profesor Riquelme dio el pasado verano en las fiestas del barrio romano. Persona entrañable que tiene unos métodos muy curiosos de investigación. Dice haber encontrado la Atlántida o Tartessos y lo sitúa en la Isla Saltés. También habla de que localiza estructuras de la época romana, nosotros estuvimos en La Peguera y pudimos vislumbrar sitios dónde pudieran encontrarse, dentro de poco quizás tengáis noticias sobre este asunto.

Os dejo el video del pregón de Riquelme y perdonad el estado de la imagen y la falta de educación de la gente que no para de hablar:

En definitiva y para concluir podemos decir que la gente de National Geographic ha pecado de sensacionalista y ha actuado de forma poco científica, si bien hay algunos indicios remotos sobre la Atlántida no son nada concluyentes.

Hay que tener paciencia y dejar trabajar a los investigadores para que arrojen luz sobre este asunto tan apasionante e interesante. Seguramente que tendremos nuevas noticias dentro de no mucho tiempo y este tema tendrá una repercusión mundial tras el interés mostrado por National Geographic.

Mientras tanto nos quedamos con la idea de que se encontrará por fin la ciudad de Tartessos. Ya no sólo veremos este nombre rotulando peluquerías, hoteles y demás comercios en la provincia sino que podremos ubicarlo de una vez y podremos visitarlo. Quien sabe…

William Martin. (Publicado originalmente en la web www.foropuntaumbria.com)

Fuentes:

http://www.nationalgeographic.com.es/

http://es.wikipedia.org

http://periodismoymisterio.blogspot.com

Artículos relacionados publicados:

La Ciudad de Tartessos en Huelva Capital

Huelva Begins, Nativos, Fenicios, Tartessos y Griegos

Restos Arqueológicos en Punta Umbría

La Mítica Atlántida podría estar en Doñana

Posted in Arqueología, Colaboraciones, Curiosidades, Historia, Leyendas | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 45 Comments »

Hoy he visto guapa a Huelva (o Mandelbrot)

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en sábado, 25 abril 2009

Hoy tenía que hacer una compra en la Plaza de las Monjas y, como lo que me sobra últimamente es tiempo, aproveché para visitar la exposición titulada “Armonía fractal de Doñana y las marismas” que se expone hasta el próximo 26 de abril en la Sala de Exposiciones de la Diputación Provincial, sita en el nuevo edificio que está sobre el antiguo Hotel París.

En su momento me quedé con las ganas de verla en Sevilla. Aquel día iba con un compañero con el que realicé un trabajo sobre compresión de imágenes digitales utilizando la geometría fractal, y de golpe nos vimos con una enorme fotografía sobre el tema en el pabellón de Perú de la exposición del 29, sede del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas).

Tal y como define la Wikipedia, un fractal es un objeto semi geométrico cuya estructura básica, fragmentada o irregular, se repite a diferentes escalas. El término fue propuesto por el matemático Benoît Mandelbrot en 1975 y deriva del Latín fractus, que significa quebrado o fracturado. Muchas estructuras naturales son de tipo fractal.

En el píe de unas de las fotografías había una nota de Juan Varela Simó que reproduzco a continuación:

“Siempre me ha resultado extraño el rechazo
de cierto público por el arte moderno, como si
la abstracción no formara parte de un proceso
creativo inconsciente. Pienso ahora, a la vista
de estas increíbles imágenes, que lo verdaderamente
extraño es el empeño de algunos en
reproducir única y fielmente la realidad convencional.
¿Sabe la Tierra que hace arte?
No deja de ser llamativo el parecido entre lo
inmenso visto desde la altura, y lo minúsculo
ampliado mil veces. La respuesta a unas mismas
fuerzas a distinta escala. Ese aparente
caos de los flujos al abrirse camino, en la marisma
o en los tejidos corporales, es un cierto
arte gestual, el “action painting” de la Naturaleza
y el “fluxus” de Beuys y Vostell.
El arte integrado en lo cotidiano.”

En resumen, lo novedoso que se realiza en muchas tendencias es simplemente una recreación de lo que ya existe en la naturaleza, la cual la geometría fractal ha intentado modelizar matemáticamente.

La exposición es recomendable aunque peque de poco didáctica desde el punto de vista de los fractales, ya que al visitante profano en el tema no le resultará dura pues la estética de las fotografías le eclipsará el transfondo matemático. La pena es que ya le queda poco tiempo en Huelva. Pero, no se preocupen pues en la página www.armoniafractal.com se encuentran gran parte de los contenidos de la misma.

Tras la visita decidí volver a casa a pie. El soleado día invitaba a ello. Me dirigí hacía la Alameda Sundheim bajo los soportales de la avenida Martín Alonso Pinzón. Había bullicio de gentes. Políticos, algún “Friqui” conocido y ciudadanos en general. Intenté empaparme de todo el ambiente, de los edificios, de la luz. No tenía sentidos suficientes para captar todo lo que deseaba. Me percate de lo bonita que estaba “La Casona”, con la gente sentada en su jardín tomándose un refrigerio. Un día de estos me paro a tomar un café, el lugar lo merece.

A la altura del Museo Provincial era inevitable fijarse en el barrio Reina Victoria. Siempre he tenido la sensación que tras dejarlo atrás en el bar Guanahani y adentrarse en la Isla Chica por la Avenida Federico Molina, la ciudad pierde encanto, ya que pasamos de una avenida curvada en la que los edificios altos quedan disimulados y  hay zonas donde el cielo toma más protagonismo sobre el paisaje a otra totalmente recta y enconsertada en edificios altos a ambos lados. Pero hoy había algo distinto, desde el Guanahani se podían ver con toda claridad las palmeras de la antigua carcel. Hoy Huelva estaba guapa, no sé qué sería, pero aunque sepa a tópico pienso que era La Luz y el aprender a ver las cosas cotidianas con otros ojos.

Criptonito.

Enlaces: Wikipedia, www.armoniafractal.com, http://alojamientos.us.es/gtocoma/

Posted in Colaboraciones, Cultura, Turismo | Etiquetado: , , , , , , , | 5 Comments »

Fosfoyesos Onuba S.A.

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en sábado, 8 diciembre 2007

Los onubenses vivimos a pocos metros de un área de alta contaminación radiactiva. ¿Verdadero o Falso?

Eso es lo que me gustaría saber a mi, pero desgraciadamente no nos llega toda la información para que sepamos la verdad. Hay intereses económicos y políticos y como siempre en estos casos los perjudicados somos los ciudadanos. Tristemente hay una mayoría de onubenses que prefieren no pensar sobre la bomba de relojería que tenemos cerca, preferimos entonar un “ojos que no ven, corazón que no siente”, ya que al fin y al cabo, la industria es el motor económico de esta ciudad.

He visto hoy una noticia en un periódico sobre nuestros fosfoyesos y he intentado documentarme obteniendo los siguientes datos, espero que os sirvan para sacar vuestras propias conclusiones.

Para empezar expliquemos que son los fosfoyesos: Para producir el fósforo se trata una roca, la fosforita, con ácido sulfúrico. En este proceso se obtienen, por un lado, fertilizantes y ácido fosfórico, y por otro, residuo de yeso. La suma de estos dos últimos es un residuo denominado fosfoyeso. La fosforita tiene en su composición metales pesados como arsénico, plomo, mercurio y cadmio que pasan de la fosforita a los fosfoyesos al no haber ningún tratamiento que los elimine.

Las empresas Fertiberia y Foret obtuvieron la concesión administrativa para el vertido de yesos en 1968. Desde entonces empezaron a verter sus residuos en las marismas del río Tinto (principalmente Fertiberia) hasta alcanzar las actuales cifras de 120 millones de toneladas de fosfoyesos, que se encuentran situados a tan sólo 500 metros de la barriada de Pérez Cubillas y que ocupa una superficie de 1200 hectáreas.

En diciembre de 1995 la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía autorizó la “reordenación de vertidos de yesos”, permitiendo su acumulación en altura (hasta 25 m) para evitar ocupar nuevas superficies de marisma virgen. En la actualidad se ha llegado a una altura de 18 metros a la que hemos de sumar los 7 metros de hundimiento del suelo debido al tremendo peso de tal acumulación de fosfoyesos.

El 31 de diciembre de 1998 se rompió una de las balsas de fosfoyesos “reordenadas” soltando al río Tinto, según las cifras oficiales, 50.000 metros cúbicos de aguas ácidas metales pesados y otros tóxicos como fluoruro, fosfato y arsénico.

El Congreso de los diputados notificó en Febrero de 1999 al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de la necesidad de elaborar un estudio que permitiese realizar un Diagnóstico Ambiental y Sanitario de la Ría de Huelva. Dicho informe, finalizado en 2004 por el CSIC, reveló la existencia en la zona de elementos radiactivos como el uranio-238, uranio-235, radio-226, polonio-210 y plomo 210, además de radón 222. La concentración media de uranio en el fosfoyeso es cinco veces superior a la de un suelo no contaminado. Además, las concentraciones de Radio 226 y de Plomo 210 son unas 20-30 veces superiores a las de un suelo normal. El informe del CSIC advierte: “los anteriores elementos radiactivos y sus descendientes son emisores gamma, por lo que pueden suponer un riesgo radiológico para las personas que realicen actividades sobre las balsas sin cubrición que actúe como blindaje.”

Programas de televisión nacionales denuncian públicamente la situación de las balsas de fosfoyesos en espacios como “Línea 900” y “Reporteros” (TVE), “1-Equipo” (Cuatro) y “Diario de” (Tele5). La intención de estos programas es buena pero en ocasiones rayan en el alarmismo general y en la falta de documentación (salvo excepciones), dibujando una Huelva peor que Chernobil. Es en ese momento cuando el Laboratorio de Radiología de la Universidad de Huelva a través de su catedrático de física experimental, Juan Pedro Bolivar, desvincula cáncer y fosfoyesos.

Afortunadamente en Julio de 2007 se resolvió la sentencia de la Audiencia Nacional contra Fertiberia, en la que se admite la caducidad de la concesión para el vertido de Fosfoyesos en las Marismas del Tinto. El plan de recuperación de la zona consiste en el enterramiento de los fosfoyesos y en el plantado de vegetación, lo cual supone más peso para una ya de por si, frágil marisma.

El pasado martes 4 de Diciembre de 2007, el laboratorio francés especialista en mediciones de radiactividad, CRIIDAD, ha hecho público el resultado de sus recientes investigaciones en la zona. En este estudio se ha detectado una radiación gamma entre 5 y 38 veces superior a la normal de tal manera, que la población, y muy en particular los trabajadores que llevan a cabo actividades en esa zona, se ven expuestos a un riesgo radiológico muy significativo. Además, el laboratorio francés concluye que esos vertidos producen constantemente un gas radiactivo, el radón 222, que se dispersa en la atmósfera. Este gas es de carácter cancerígeno y en exposiciones prolongadas se estima que sería responsable del 10% de los cánceres de pulmón. Bruno Chareyron, responsable de la investigación, señala que los vertidos no deberían de seguir en la zona: “no hay impermeabilización por debajo y no existe prácticamente por arriba y hay un contacto continuo con el agua”. Asimismo recomienda que los vertidos sean retirados y se traten como residuos radiactivos, alojándose en contenedores estancos y almacenándose en un emplazamiento para tal fin que presente garantías de confinamiento a muy largo plazo.

Hay algunas voces que dicen que la radiactividad de los fosfoyesos se da unicamente a ras de suelo y es equiparable a la de un teléfono móvil… Yo les preguntaría: ¿Eso justifica que tengamos tal cementerio radiactivo?, ¿es natural tener un teléfono móvil de 120 millones de toneladas y 1200 hectáreas?, ¿acaso mi teléfono móvil desprende un gas radiactivo?, ¿en Huelva no sopla el viento?, ¿qué sucede si el viento sopla hacia Huelva y respiramos ese gas y ese polvo con micro-partículas radiactivas?

No os preocupéis, que nos lo van a tapar con tierra y vegetación, para que no lo veamos por Google Earth y así la gente de Huelva ya no piense más en fosfoyesos, ojos que no ven… Me enseñaron en el colegio que la energía ni se crea ni se destruye, sino que se transforma ¿por qué no transformar esos fosfoyesos en otra materia utilizable? ¿por qué no reciclarla?

Sr. Rubio

Fuentes: www.greenpeace.es , www.mesadelaria.org , www.huelvadenuncia.org , www.elpais.es , La Opinión de Huelva

Posted in Medio Ambiente | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 49 Comments »