La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘Granada’

¿Podremos ver el documental de Gonzalo Guerrero?

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Martes, 19 noviembre 2013

De momento parece que no.

El esperado documental sobre la vida del ilustre palermo, Gonzalo Guerrero, todavía no podrá ser visto en Huelva, al menos por el gran público. La película documental que ya ha sido estrenada en América en televisión con motivo del día de la Hispanidad y que con tanto bombo y platillo se anunció sería estrenada en exclusiva en Huelva durante el Festival, al final se ha quedado en estreno privado, con aforo limitado, de una sólo proyección y bajo invitación, todo por decisión de la productora.

Nosotros, así como varios lectores que se han puesto en contacto con nosotros a través del correo electrónico, estábamos (y estamos) muy interesados en poder ver por fin este documental de un personaje del que llevamos hablando desde hace 4 años, cuando nuestro amigo y colaborador, Enrique Carrillo, nos mandó aquel sensacional artículo sobre el palermo padre del mestizaje que llegó a ser rey maya, convirtiéndose en un personaje histórico muy reputado en América, pero desconocido por estos lares a pesar de ser paisano.

Ese interés nos ha hecho seguir con atención todas la noticias que iban surgiendo sobre su inminente estreno durante el Festival Iberoamericano de Cine de Huelva, como estas de huelvabuenasnoticias.com o de 20minutos.es, para así avisar a nuestros lectores y que pudieran acudir al estreno o a una de sus proyecciones. Pero ante la presentación de la programación del Festival y la no existencia de dicha proyección nos hemos puesto a buscar y rebuscar por la web www.festicinehuelva.es hasta dar con que se va a estrenar el próximo Jueves 21 a las 19:00 en una privilegiada ubicación, El Muelle de las Carabelas en La Rábida. En dicha información no figura nada sobre la adquisición de entradas, taquillas o similar, así que para salir de dudas y no plantarnos en La Rábida para nada nos hemos puesto en contacto con la organización del Festival. Éstos nos han dicho que “para obtener información sobre el documental tienen que contactar con la Diputación de Huelva”. Así que eso hemos hecho y la respuesta de Diputación ha sido que “La proyección de película de Gonzalo Guerrero ha sido organizada por la productora de la misma y no está destinada al público en general por problemas de aforo. La productora ha distribuido las invitaciones hasta completar el aforo.”

Así que nada, nos quedamos sin verla (al menos de momento) esperemos que la productora se anime a realizar más proyecciones, o que decida mostrarla como han hecho en América, en televisión, o si no a esperar que alguien la suba a Internet…

Anuncios

Posted in Cultura, El Indio de Palos, Eventos, Protesta, Redacción | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 9 Comments »

Entre dos mundos, la historia de Gonzalo Guerrero

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Lunes, 14 octubre 2013

Si los vecinos de Gonzalo hubieran visto el cuerpo de aquel guerrero maya muerto por un disparo en una batalla sin nombre, jamás habrían reconocido al mozalbete que zarpó de Huelva dispuesto a comerse el mundo. Gonzalo lucía argollas en las orejas, tatuado su cuerpo, la piel tan tostada que parecía morisco y las barbas sucias y descuidadas. Nadie hubiera dicho que nació cristiano en Palos de la Frontera, que lo bautizaron como Gonzalo Guerrero y que en su otra vida fue arcabucero en la toma de Granada bajo las órdenes del Gran Capitán. Pero esa fue su primera existencia, la olvidada. La segunda vida de Gonzalo comenzó el 15 de agosto de 1511, cuando el barco en el que viajaba a descubrir y conquistar fue desbaratado por un huracán que sepultó bajo las aguas a ochocientos hombres y dejó a ocho más exangües, derrotados a merced de las olas, hartos de beber sus propios orines y, finalmente, escupidos a orillas del Yucatán.

Los Mundos de Hachero

Esa es la historia de un onubense no sólo olvidado, sino que desconocido para la inmensa mayoría de los habitantes de esta tierra choquera. Esa es la historia de Gonzalo Guerrero, el palermo del que ya hablamos con un genial artículo dividido en tres partes de nuestro amigo Enrique Carrillo allá por el año 2009 que dejó a nuestros lectores entusiasmados y con ganas de más.

El pasado sábado 12 de octubre, día de la Hispanidad, Antonio, un lector de este blog, nos ponía un enlace como comentario en dicho artículo en el que nos contaba que la fabulosa historia de Gonzalo Guerrero era narrada en forma documental de National Geographic.

El madrileño Fernando González Sitges es el director de “Entre dos mundos, la historia de Gonzalo Guerrero”, una cinta que está protagonizada por el actor andaluz David Marín en el papel de Gonzalo Guerrero, y la mexicana Alejandra Toussaint como Zazil Ha (su esposa). La narración incluye ciertas dramatizaciones cinematográficas, pero se sustenta con entrevistas a expertos en el tema, como el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, la arqueóloga Adriana Velázquez Morlet, el historiador Salvador Campos Jara, de la Universidad de Huelva, el historiador mexicano Iván Vallado Fajardo; el escritor Eugenio Aguirre, autor de la novela Gonzalo Guerrero, así como el activista cultural Carlos Meade, cuyas voces van revelando las posibles razones que llevaron a este marinero español a convertirse en un héroe para los mayas y en un traidor para los españoles.

Según el diario mexicano “El Universal”, el documental ha contado con la financiación de 19 países y fue coproducido por TV UNAM (la Televisión de la Universidad Autónoma de México), el Ayuntamiento de Huelva (aunque nada se haya dicho de ello por estos lares) , el programa Ibermedia y la productora Minotauro.

El documental, que toma como escenarios lugares históricos de España y zonas arqueológicas del área maya, ofrece la oportunidad de acercarse a este episodio histórico poco conocido, la del considerado el “Padre del mestizaje” en México por ser el primer europeo que mestizó su sangre con la del pueblo maya.

De momento podemos mostraros un interesante Trailer del documental, que esperemos ver pronto por España.

Los más ansiosos pueden intentar ver el documental cuando sea reemitido en directo en la página web de TV UNAM, estando atentos a la programación y teniendo en cuenta la diferencia horaria. Además también será emitido por la National Geographic mexicana en varios días (Lunes 14 de octubre 2:40, viernes 18 de octubre 21:00 y Sábado 19 de octubre 4:00, hora mexicana), pero lamentaros deciros que a menos que alguno de vosotros encuentre la manera (legal) de verlo, la retransmisión está vetada bajo un mensaje que dice: “la retransmisión no se encuentra disponible para tu páis”.

Esperemos que nuestra Universidad y/o nuestro Ayuntamiento organicen un pase gratuito de dicho documental en algunos de los lugares dispuestos para ello en Huelva. Os seguiremos informando.

Posted in Cultura, El Indio de Palos, Historia, Personajes Olvidados, Redacción | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 11 Comments »

La pobre calle Rico

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Jueves, 18 abril 2013

Al caminar por la calle Rico, uno diría que está echando un pulso a la calle Rábida por ver cuál de las dos termina más castigada. Ésta última tiene la falsa fama de ser una superviviente dentro de un centro demolido, incapaz de ofrecer una sola foto sin que algo muestre el desastre que lo ha asolado. Y es verdad en parte, sólo en parte. La calle Rábida cuenta con la excepcionalidad de  no estar picoteada de aquí a allá, sino sólo, y ahí sí implacablemente, de mitad hacia abajo. Eso sí, es llegar al cruce que marca esa mitad, y salvo la Iglesia Estrella del Mar (“La Milagrosa”) no han dejado más ladrillo que lo que queda de la fachada del Cine Rábida, inmueble supuestamente catalogado y todo un icono de innovación arquitectónica en 1931 que, sin más, tumbaron sin miramiento. No importó que en la esquina inferior de la calle, Juan Ramón Jiménez sacara sobresaliente en el examen de Primera Enseñanza. Pero bueno, esto es otro tema.

En la calle Rico estas tropelías son más intermitentes, si bien hacia la mitad de la calle la cosa se acentúa. Suponemos que catalogar edificios antiguos es una manera de preservar (salvo en Huelva, como vemos en el caso del cine Rábida) el patrimonio existente, una herramienta actual para asegurarnos de no cometer los errores de nuestro pasado inmediato. Pues bien, el pasado día 1 de abril de 2013 salió la noticia de que el Ayuntamiento ha descatalogado una casa de 1935. No se trata de no pelear por conservar el centro, sino que han peleado para que la junta de Andalucía permita la descatalogación de este inmueble, considerándolo la “subsanación de un error material”, que es como definen a la protección de la que gozaba desde 2001. Así pues, dicen que está un poco adelantada con respecto a la alineación de la calle y que carece de valor. La intención es tirar tanto el número 45 como el 47 por una supuesta carencia de valor estético. Parece que los mal llamados “técnicos” del Ayuntamiento de Huelva tienen, a partes iguales, un desconocimiento absoluto de la fisonomía de un casco histórico y una voracidad especulativa sin límites.

Casas 45 y 47, últimos aspirantes a escombros

Casas 45 y 47, últimos aspirantes a escombros

Con estos pretextos se han tirado calles enteras de Huelva para hacerlas más rectilíneas. Todos los cascos históricos fueron construidos casa a casa, solar a solar, en un entramado de calles que conllevan a este tipo de irregularidades que, de hecho, definen lo que hoy se entiende y aprecia como casco histórico, y que suele ser sinónimo de interés cultural. Por otro lado, parece que si una casa no es el Palacio Mora Claros no merece ser conservada ni es singular, como si el contexto del que forma parte no fuera nada, como si el interior no contase, como si los patios no contasen (de ahí el haber tirado el 90% de los interiores en los edificios “rehabilitados” de Huelva). ¿Qué sería de Oporto, Praga, Amsterdan, Granada y un larguísimo etcétera, si en sus cascos, cada tres casas hubiera un edificio nuevo y pobre porque la casa anterior que contextualizaba la calle no era tan palaciega como la colindante? Como si los centros de Córdoba, Sevilla, Cádiz, y tantas otras ciudades no se conformaran y apreciaran como lo que son gracias a cientos de casas de tanta y de mucha menor singularidad que este número 45 de la calle Rico. Como si los urbanistas de Huelva tuvieran la potestad de cuestionar que el desnivel de la casa que linda con la famosa librería de Shakespeare & Co. en París (frente a la mismísima catedral de Notre Dame), de varios metros de desalineación, no es un valor estético añadido al encanto de ese rincón para justificar la colocación de libros en él, así como es valor de las numerosas calles serpenteadas que rodean la zona. Como si cuestionaran que la desalineación que originó la colocación de la Fuente de la calle Judería del Barrio de Santa Cruz en Sevilla fuera un error, a pesar de ser uno de los rincones más fotografiados del barrio. Pero ¿qué digo? Aquí teníamos el Barrio de San Sebastián. Nuestros urbanistas hubieran tirado el Barrio de Santa Cruz hace ya muchos años. Un barrio lleno de casas blancas sin ornamentación alguna ni dimensiones que denoten el poder de quien las levantó. Claro que todas bien pintadas, las calles empedradas allá donde habría barro y con una moderna instalación de saneamiento de aguas y demás, hoy la cosa es bien diferente. Porque hacen contexto, porque cuentan cosas, porque son historia viva de la ciudad y nada a su alrededor las empequeñece. Pero en Huelva, cuando no es la escusa de la ruina (como en la Joya), la escusa es cualquier otra cuando de lo que se trata es de vender suelo. ¿Cuántos patios como el felizmente salvado de la casa de los Litri hemos perdido? Numerables, pero muchos, muchos.

Pues bien, volviendo al tema, el centro de Huelva da para mucha lágrima y para mucho artículo, pero aquí lo vamos a dejar hoy, en la calle Rico. Admitir los errores de los últimos 50 años y reconstruir resulta estar mal porque es “anacrónico”, pero tirar casas sistemáticamente en las calles más históricas y construir edificios que poco tienen que ver con ellas, eso no es anacrónico para con esas calles por lo visto. Que todo onubense se acuerde de estos momentos cada vez que se hable de lo antigua que es Huelva, del sentimiento que hace colocar azulejos recordatorios allá donde algo se tiró para hacer dinero, cada vez que se habla de los terribles años 60, cada vez que se tome al ciudadano por inepto al hablarle del terremoto de Lisboa… Recuerden que en Abril de 2013 el Ayuntamiento de Huelva descatalogó una casa protegida para tirarla junto a otra en una de las calles más singulares de la ciudad; así como lo hizo hace unos meses en otra, y todos estos años atrás que conectan con esos fatídicos años 60. Porque la calle que en su día fue “de los Ricos” hoy debía quedar como una de las calles de rica belleza e historia en el centro de la capital, pero poco a poco va a dando paso a ser la calle de los que se hicieron ricos  a su costa, especulando con la riqueza patrimonial que allí hubo y de la que poco va quedando. Paso a paso. Casa a casa.

Noticia:

http://www.huelvainformacion.es/article/huelva/1492837/ayuntamiento/descataloga/una/fachada/la/calle/rico.html

D8ni.

Posted in Arquitectura, Colaboraciones, Dejadez, Protesta, Redacción, Urbanismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 14 Comments »

Error tipográfico en la Plaza de España de Sevilla

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Lunes, 13 diciembre 2010

Hola, os envío este e-mail porque en su día, 7 de septiembre, se lo remití al Ayuntamiento de Sevilla y no me dieron respuesta, y sé por una amiga que todavía no lo han corregido, espero que a vosotros os hagan caso:

Les escribo desde Cangas do Morrazo, Pontevedra, para hacerles saber que este verano estuve veraneando en Andalucía, ya que tenía muchas ganas de conocerla. Estuve en Granada, Córdoba, Sevilla y Huelva. Les digo de todo corazón que quedé maravillado de los lugares que visité. Y también les puedo confirmar que volveré. Me quedaron muchas cosas que visitar. Toda la sierra de Huelva, toda la sierra de Granada y toda la Sierra de Málaga, entre otras muchas.

Vista parcial de la Plaza de España de Sevilla. Imagen: http://es.wikipedia.org

En Sevilla visité la plaza de España. En las paredes de la plaza se encuentra una serie bancos que delimitan el espacio de las provincias españolas, en los que se representan para cada una de las provincias, su escudo, el mapa y algunos hechos históricos destacados de la misma.

Pues en la correspondiente a la provincia de Huelva se puso una placa explicativa en la que se hacía constar que el motivo central representa la salida de Cristobal Colón del puerto de Palos, el 3 de agosto de 1.942, después de recibir la bendición de Fray Juan Pérez. Cuando lo leí me di cuenta del error, 1.942 en lugar de 1.492.

Entiendo que es un error tipográfico, pero dado que está en un lugar tan visitado y que se corresponde a una fecha muy importante, la salida de Cristobal Colón desde Huelva para descubrir América, me vi en la obligación de remitirles el presente e-mail, para que pueda ser subsanado.

Les acompaño una foto para que lo puedan comprobar ustedes mismos y les invito a que se acerquen a la plaza para corroborarlo:

Espero que pueda ser subsanado dicho error mecanográfico, porque una plaza de su importancia y de su belleza no merece un error tan infantil.

Un saludo.

Xabier

Posted in Colaboraciones, Curiosidades, Historia | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , | 25 Comments »

Los Presupuestos del Estado castigan a Huelva

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Miércoles, 30 septiembre 2009

Hoy venía escuchando la Cadena Ser en el coche y Ana Gil entrevistaba a María José Rodríguez (PSOE) sobre los Presupuestos Generales del Estado y la cuantía que recibirá nuestra provincia para el año próximo. Tras una formidable exposición de la socialista, sabiendo filtrar lo que decir y lo que no, no pude evitar el sentir satisfacción por la inversión para Huelva, pero tras la intervención de los representantes de los otros partidos se dejó bien claro que probablemente ni la misma María José Rodríguez está satisfecha, pero como es del mismo partido que el gobierno pues hay que saber maquillar las cifras y hablar de lo que interesa para que todo parezca excelente. Cuando he llegado a casa he corrido al ordenador y tras bucear un buen rato por Internet se confirman mis impresiones, y es que el Estado vuelve a castigar a Huelva y permitidme que me explique.

Desde la reforma del Estatuto de Andalucía, nuestra comunidad ha de recibir las inversiones estatales en proporción a la cantidad de habitantes en lugar de al PIB, por lo que tirando de Wikipedia y comprobando la población española y andaluza, da que a Andalucía le corresponde un 17’75% del total, que efectivamente se cumple a rajatabla. Eso supone que a Andalucía le corresponde 4.180 millones de euros, mucho dinero para acometer todas las actuaciones necesarias, lo que convierte a Andalucía en la comunidad autónoma que mayor inversión directa recibe del estado para 2010. Lo lamentable está en la irrisoria cantidad que recibirá la provincia de Huelva, 152’2 millones de euros, el 3’64% del total consignado a Andalucía, lo que supone un descenso del 25% con respecto al ejercicio en curso.

Si dividimos los 4.180 millones entre los habitantes de nuestra comunidad, 8.285.692, nos sale que a cada andaluz le corresponde 504 €, pero si multiplicamos esa cifra por los habitantes de la provincia de Huelva, 512.366, nos sale que en realidad nos correspondería a a los onubenses 258.480.508 €. Es decir, nos tendremos que conformar con 152 millones en lugar de los 258 que nos tocan, lo que demuestra un mal reparto de la inversión debiéndonos a los onubenses más de 100 millones de euros. ¿Por qué siempre nos toca a nosotros?

En ese mismo programa de Ana Gil es donde pude oír las demandas de los oyentes que, asaltados en la calle micrófono en mano, contestaban a la pregunta: ¿en qué cosas crees que necesita Huelva más inversión? La mayoría de los viandantes entrevistados coincidían en lo ya expuesto varias veces en este blog, la carencia de infraestructuras, concretando su solicitud en el AVE, la N-435, la carretera Huelva-Cádiz, el aeropuerto, la A-49 y el puente de Punta Umbría. Aunque también pidieron inversión en educación, sanidad y empleo.

De los 152’2 millones de euros que recibiremos, sólo 69’3 van destinados a infraestructuras para la provincia, de los cuales llaman la atención varias cosas:

  • 31,7 millones de euros para la mejora de la conexión ferroviaria Puerto de Huelva–Zafra. Me llamarán malpensado, pero me da a mí que va a ser para que la futura refinería de Badajoz transporte el fuel elaborado al Puerto de Huelva…
  • 21 tristes millones para el AVE Huelva – Sevilla. Con eso no da ni para poner el viario hasta San Juan del Puerto. Para llevar a cabo un necesario proyecto como ese hace falta un mínimo de 200 millones y sólo para el tramo dentro de la provincia onubense, y más adelante lo justifico. Ni que decir tiene que ni un euro va destinado a la estación, ¿Para qué invertir en AVE si no hay estación a la que llegar?
  • 100.000 míseros euros para el desdoble de la N-435, destinados únicamente a trámites administrativos.
  • 100.000 irrisorios euros para el desdoble de la carretera a Mazagón, que como la N-435, se los llevará alguien estarán dedicados a más trámites burocráticos.
  • 300.000 euros para el imprescindible tercer carril en la A-49 desde Huevar a Chucena (sólo 12 kms). A ver si les llega…
  • 0 euros para el Aeropuerto de Huelva.

Son cifras realmente lamentables, pero son aún peores si las comparamos con las inversiones que recibirán otras provincias andaluzas por conceptos similares:

  • 174 millones de euros para el acceso a Cádiz.
  • 329,2 millones de euros para el Tren de Alta Velocidad Bobadilla-Granada.
  • 139 millones de euros para la Alta Velocidad Almería-Murcia.
  • 399,1 millones de euros para el aeropuerto de Málaga
  • 30,4 millones de euros en inversión para el aeropuerto de Sevilla.

¿De qué sirve que digan que Andalucía es la que más inversiones recibirá en carreteras y aeropuertos y la segunda del país en ferrocarril, si se olvidan tan descaradamente de Huelva? Ya que nos van a subir el IVA para compensar el gasto del PlanE y poder cumplir con esos presupuestos, lo mínimo exigible es que se nos echara un poquito de cuenta, que los onubenses también pagamos.

Sr. Rubio.

Fuentes:

www.portalmeria.com, www.odielinformacion.es, www.huelvainformacion.es, http://es.wikipedia.org

Posted in Política, Protesta, Tráfico | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 16 Comments »

Leyendas, fantasmas y otros cuentos

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Viernes, 17 julio 2009

Este artículo nace con la simple idea de recopilar entre todos los asiduos al blog la mayor cantidad posible de leyendas y de historias relacionadas con Huelva. Esta ciudad no es tan pródiga en hechos fantasiosos o asombrosos como Sevilla, Córdoba o Granada, pero sí que conserva todavía algunas de ellas, que quizás no tengan el embrujo o la magia de las leyendas granadinas o sevillanas, sin embargo forman parte de nuestra tradición popular y en algunos casos, de nuestra Historia. A continuación comento algunas de las leyendas que han llegado a mis oídos.

Leyendas y fantasmas en la propia ciudad de Huelva tenemos algunas: por ejemplo, la leyenda o existencia real de un túnel que comenzaba en la zona de la plaza de toros y que llegaba por dentro de los cabezos (antes de construirse la Cuesta del Carnicero) hasta San Pedro. ¿Es acaso esta leyenda una referencia al acueducto romano que discurría por esas zonas? Historias y leyendas religiosas hay varias. No voy a nombrar aquí las ya conocidas y relacionadas con la Cinta, pero sí nombraré algunas más desconocidas, como por ejemplo el Cristo milagroso de la calle Enmedio. Un azulejo de un crucificado que la tradición popular atribuía al año 1241 (cuando Huelva aún era musulmana) y que obraba milagros.

En las cercanías de la ciudad, en ese inmenso laberinto de caños y marismas que la rodean tienen su escenario una serie de leyendas que quizás sean las más desconocidas. Cuentan que tras una noche de tormenta, un barco que se dirigía al fondeadero del antiguo pueblo de Saltés descubrió un náufrago agarrado a unos tablones. Enseguida se botó una barca para ir en su busca. La sorpresa de los marineros fue grande al comprobar que no era un marinero de un barco naufragado, sino un cristo nazareno agarrado a una cruz rota al igual que un náufrago se agarraría a unas tablas. Ese Cristo pasó a formar parte de las imágenes de la iglesia del pueblo de Saltés y posteriormente pasaría a la capilla de Saltés en la zona de la plaza Quintero Báez y finalmente a la iglesia de San Pedro, dónde desapareció en la Guerra Civil.

Otra leyenda de la marisma podría formar parte de una película de piratas: El corsario Papasoli asolaba las costas de Huelva y tenía fama de estar obsesionado por las ballenas y otros “monstruos marinos”. Aprovechándose de esto, el capitán Garrocho construyó una estructura sobre un barco y le pintó ojos y dientes simulando un monstruo marino. El barco-señuelo fue dejado varado cerca de la costa y sin los palos, de forma que pareciese una ballena. Cuando el pirata se acercó a comprobar lo que era fue acorralado y apresado.

Leyendas mucho más antiguas con algunos datos históricos hacen referencia a que los fenicios estuvieron en la isla de Saltés con la idea de fundar una ciudad. Hicieron un sacrificio a los dioses y el resultado fue un mal augurio, por lo que abandonaron la isla. En el lugar dónde el sacrificio fue benigno fundaron la actual Cádiz.

Continuando con las leyendas de la antigüedad, tenemos la referencia de que la colina de La Rábida (Rus Baal o Peña de Saturno) fue anteriormente un lugar dedicado en primer lugar a Baal y luego a Proserpina y Saturno donde se celebraban cultos a estos dioses infernales.

Saliendo de la leyenda y entrando en los datos Históricos, parece que el origen del topónimo Onoba está en Onos Baal, que significa la fortaleza de Baal. Este Baal era un dios de la zona de Asia Menor y que con el tiempo el cristianismo y el judaísmo lo transformaron en Beelzebub (señor de las moscas) y posteriormente en Belcebú… menudo origen.

Y para finalizar, he dejado a los fantasmas: los célebres del viejo Manuel Lois, los fantasmas de la Merced o el escocés del Hipercor son sólo algunos ejemplos que están más presentes en la cultura popular que otro tipo de historias.

Cristos náufragos, dioses paganos, piratas, fantasmas…se aceptan otras historias. Ah, y por si alguno lo pensaba, no me he inventado nada…

Northman.

Posted in Historia, Leyendas, Tradiciones | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 63 Comments »

El Indio de Palos (1/3)

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Martes, 9 junio 2009

Nuestro amigo y colaborador Enrique Carrillo lleva algún tiempo elaborando un relato histórico que quiere compartir con todos los lectores de este blog y que probablemente dejará a más de uno con la boca abierta por su historia y contenido y por la gracilidad en la redacción. Su extensión supera lo que consideramos razonable para un artículo, así que con su consentimiento y ayuda lo vamos a dividir en 3 partes que iremos publicando en días sucesivos. Os recomendamos encarecidamente su lectura y disfrute:

Como prometí, para que no todo sean críticas e intentando contribuir en la medida de mis posibilidades al aprecio olvidado de una tierra interesante, he redactado una colaboración intentando recrear un episodio que, como la mayoría de los que pueda yo hablar, imagino que muchos de ustedes conocerán pero que, quizás, otros, por lo ya comentado tantas veces, ignoren o, simplemente les suene de pasada.

Antes de comenzar, me gustaría puntualizar (aún a riesgo de que me linchen por insistente) el extraño comportamiento onubense de quienes, si bien son capaces de hacer autocrítica, reniegan, con frecuencia, de sus características más conocidas y explotadas, quizás por hastío del tópico exterior o por pena de que no se tengan o, al menos, valoren otras virtudes. Me refiero concretamente a la gesta colombina, lo más manido pero también importante, por su trascendencia, del pasado y la historia onubense.

Es verdad que se ha intentado vender el descubrimiento como algo exclusivamente local, a veces por darle a Huelva una identidad bien definida, aunque su influencia no tuviera una especial repercusión posterior en una tierra que parece condenada a ser maltratada por sus hijos. Pero también es verdad que la consecución de esta hazaña no tuvo su origen aquí por casualidad.

De todos es sabido que Palos de la Frontera, entre los siglos XV y XVI, era una importante cuna de marineros y artesanos navales, tanto por su peculiar situación, prácticamente en el océano pero resguardada en la ría del Tinto y protegida por la lengua de tierra de Saltes y Punta Umbría, como por su cercanía a la vecina Portugal, cuya hegemonía naval en esta época le daba el título a sus navegantes de ser los mejores del mundo.

Esta simbiosis con los marinos portugueses, cuyos intercambios eran frecuentes, dotaban a los marineros palermos de importantes conocimientos y habilidades náuticas, así como el hecho de ser el mar, prácticamente, el exclusivo sustento de la villa. A este punto, es justo añadir a las cualidades profesionales en la navegación y la construcción de barcos la de ser gente despierta e inquieta, llegando incluso a convertirse en corsarios (pirateando la negrería de las flotas extranjeras) cuando la necesidad obligaba.

Estas características no eran desconocidas por la Reina Católica quien eligió Palos como base de las legendarias naves predestinadas a la gloria e incluso astillero de una de ellas, siendo también el punto de partida de la España peninsular más directo para la gesta transoceánica.

Bien, pues en éstas estaba, recreando con mi imaginación la convulsa época mientras visitaba la casa-museo Pinzón en Palos cuando, mirando una serie de reproducciones que retrataban a los más conocidos participantes de los viajes americanos,  una de las imágenes me llamó la atención por lo peculiar: Sobre el nombre castellano “Gonzalo Guerrero” aparecía el retrato de un indígena ataviado de plumas con gesto solemne y embutido de cierta dignidad, como si de un jefe tribal se tratase.

Llegado a este punto, debo reconocer mi ignorancia en este episodio, disculpado, si se quiere, por mi condición de foráneo, así que, tras leer un breve comentario que indicaba la procedencia de aquel hombre, natural de Palos de la Frontera, y muerto en 1536 en las selvas de Honduras, me picó tanto la curiosidad que estuve buscando algo de información al respecto, y, como la gratificante sorpresa de quien va al cine sin conocer una película que resulta ser extraordinaria, quedé inmediatamente enamorado por la historia que, tras dejarla reposar durante un tiempo, este blog me ha vuelto a recordar y a continuación recrearé.

Intentaré, eso sí, evitar citas y copias bibliográficas para darle mayor dinamismo y espontaneidad, de forma que no sea más que un relato “oral” que sirva de reclamo para el que quiera profundizar en él.

Como prólogo, y para darle un toque literario a la narración, podríamos imaginarnos una figura encima de una atalaya, cuyo verdor contagia al extenso y claro mar, casi transparente, que la circunda. Encima de ella un hombre casi desnudo, con el cuerpo oscuro no por su raza sino producto del perseverante sol, tatuado de los pies a la cabeza, las orejas perforadas llenas de pendientes y aros. Ataviado con adornos de hueso, piel y oro, y un penacho de plumas tocando unos largos cabellos trenzados que enmarcan una cara labrada de extrañas marcas rituales. Todo indica el aspecto de un caribe, un indígena de las selvas tropicales de un mundo nuevo para unos, pero viejos como el sol para otros. Todo indica el aspecto de un gran cacique maya…, excepto un detalle…, un rostro barbado, unos ojos celestes como aquel océano, una nariz fina y recta y, sobretodo…, el reflejo de un alma atormentada.

Aquel guerrero mira la inmensidad del mar y piensa en unos tiempos que apenas son un recuerdo, un sueño. En su memoria se confunden vestigios de una vida que parece no corresponderle. Aquel guerrero recuerda, no sin esfuerzo, una juventud donde un relato casi fantástico escuchado en un puerto lleno de vida y trasiego le mantuvo siempre obsesionado. El descubrimiento de unos conquistadores españoles, un tal Alonso Niño y Cristóbal Guerra, de una isla en el golfo de Paria (Isla Margarita o de los Mosquitos, no recuerda bien) repleta de gigantescas ostras cargadas de purísimas perlas. Perlas que los aventureros llevaron consigo llenando cofres que les proporcionaron fama y riquezas.

Aquel guerrero indio ahora piensa que él es como esas perlas…, basura que el sufrimiento recubre de nácar…

—–……—–

La historia, como he dicho, comienza en Palos, en una fecha sin determinar en las últimas décadas del siglo XV. Gonzalo Guerrero nace en el entorno marinero de la villa pero es otro ambiente, el bélico de las guerras del momento, el que finalmente le llama, enrolándose en las tropas de otro Gonzalo tocayo suyo, Fernández de Córdoba, popularmente conocido como el Gran Capitán, con quien contribuirá a la toma de Granada y al final de la Reconquista.

Guerrero, que adquiere una gran experiencia como soldado, se convierte en un estimado arcabucero que continuará fiel al famoso comandante, acompañándolo en su posterior campaña en Nápoles, primer “sitio” del Imperio, donde formará parte de lo que será el germen de los afamados “tercios” que tanto éxito tendrán con Felipe II.

De esta forma, nuestro protagonista se consagra como curtido militar recorriendo Europa y haciendo honor a su apellido que, como un presagio del destino, marcará su vida hasta el final de sus días.

Pero esta historia no sería diferente a tantas de la época si no fuera porque en alguna de sus estancias en su pueblo natal, probablemente entre campañas, permisos y guerras, conoce las maravillosas historias, que en Palos se contaban por doquier, de viajes, mundos inexplorados, riquezas y aventuras. No hay que olvidar que Gonzalo era más joven que el menor de los Pinzón, quien en sus últimas empresas, posteriores a los viajes colombinos, coincidiría en tiempo y lugar con nuestro protagonista, el cual sabría de primera mano de las gestas de su ilustre paisano.

Puerto Histórico de Palos a finales del s. XV

Es por esto, que en algún momento, Gonzalo Guerrero pensaría que tantos años de adiestramiento y combate le sería útil para cambiar su destino y fortuna. La soldadesca era sacrificada y poco producente, sin embargo el Nuevo Mundo prometía una recompensa con tintes tan aventureros como redentores. Por otro lado, la bolsa apremiaba y, las “nuevas Indias” traían rumores de oro y plata, por lo que no tardó mucho en convencerse de que su futuro podría provenir del joven continente.

Mapa de Centroamérica, 1860.

De esta forma, Gonzalo Guerrero, que debido a su experiencia militar y currículum no encontraría demasiados problemas, se embarca, alrededor de 1510, rumbo a las Américas con el capitán Diego Nicuesa, gobernador de Veragua, al oeste del golfo de Urabá, y quien llevaba tiempo inmerso en disputas y guerras internas con otro capitán español, Alonso de Ojeda, que gobernaba Nueva Andalucía, al este. Estas tierras entre el cabo de Vela (Colombia) y el cabo Gracias a Dios (Honduras y Nicaragua) eran producto de la fiebre conquistadora fomentada por Fernando el Católico, tras la muerte de Isabel y el propio Colón, para eludir el monopolio colombino y rentabilizar la costosa empresa americana.

En esta situación tan conflictiva, con guerras fraticidas de poder, ambiciosos proyectos territoriales, aspiraciones regias, abusos, crímenes y esclavitud, en donde Pizarro aún era un sobresaliente soldado partidario de Ojeda (quien lo deja a cargo de su feudo, más tarde Cartagena de Indias), y el famoso expedicionario Núñez de Balboa, tras explorar los mares del Sur, funda Santa María de la Antigua del Darién, llega nuestro héroe, Gonzalo Guerrero, quien será testigo e incluso partícipe de algunas de las historias protagonizadas por los citados personajes, algunos de los cuales conocerá personalmente.

El azar y su afán de progresar, sitúan a Gonzalo en un barco comandado por Valdivia, capitán de Balboa que, con el objetivo de informar del nuevo mar, parte de Darién (actual Panamá) con destino final en la Española (Santo Domingo), donde Guerrero pretende, bajo recomendación de Nicuesa, embarcar como oficial en un galeón.

2.Buque

De esta forma, la nave parte con buen tiempo, pero las peligrosas aguas del caribe y el traicionero clima tropical, acaban por desatar un temporal que azota al barco en alta mar, confirmando los temerosos presagios de algunos marineros tan supersticiosos como agoreros, que poco antes habían advertido señales desastrosas. Ahora, ante las gigantescas olas que engullen el navío y el viento huracanado que lo destroza, luchan sin demasiada esperanza por sobrevivir, aceptando algunos, entre la resignación y la impotencia, el castigo divino que saldará finalmente sus deudas y que hundirá sus pecados junto con el oro y las riquezas de aquel barco.

El combate con la madre naturaleza tuvo que ser encarnizado, el navío finalmente encalla en unos arrecifes llamados “de las Víboras”, también conocido por “los Alacranes”, cerca de Jamaica, y rompiéndose en mil pedazos expira llevándose consigo la mayoría de sus tripulantes.

Unos pocos consiguen salvarse, en un primer momento, de aquel apocalíptico final. Aunque es fácil imaginar − tras la agonía de los días posteriores, navegando a la deriva en una precaria barca, sin agua ni víveres, en un mar infectado de tiburones y donde el sol y el frío rivalizaban despiadadamente con el hambre y la sed − que algunos de los escasos supervivientes iniciales se hubieran sentido afortunados de haber acompañado a sus colegas al fondo del mar.

A los pocos días apenas quedaban una docena de una veintena de hombres y alguna mujer, entre ellos el capitán Valdivia, nuestro Gonzalo Guerrero y un temeroso fraile, natural de Écija, que aún desconocía que sería el primer intérprete maya de la historia y principal testigo de esta narración, Fray Jerónimo Aguilar. Éstos, que se habían visto obligados a recurrir a todo tipo de abominaciones para subsistir, entre ellas el inútil bucle de beber lo que orinaban o (como si de una macabra eucaristía se tratase) alimentarse con la sangre y carne de sus compañeros difuntos. Finalmente, ante la desesperación y el sufrimiento, divisan, en el último momento de su agonía y locura, un atisbo de esperanza. Los graznidos leves de unas gaviotas parecían indicar el final de catorce días de calvario. Una mancha de tierra sin montañas se iba formando.

Poco les dura la alegría. Cuando, exangües, llegan a la playa de aquella tierra desconocida (en la península del Yucatán), apenas les da tiempo a recuperarse ya que, frente a ellos, un número considerable de extraños seres, con el cuerpo semidesnudo, lleno de estigmas y señales, pintados de forma amenazante y armados con lanzas, porras, flechas y cerbatanas, los esperaban con indudable ánimo agresivo.

3.Apocalypto_peq

El capitán Valdivia, haciendo acopio de la poca fuerza que le quedaba sacó su espada dispuesto a defenderse y, entre gritos y aullidos inhumanos (la mayoría provenientes de aquellos salvajes) se enzarzaron en un combate, conscientes los españoles de no tener ya la más mínima oportunidad de salir con vida.

Apenas Valdivia atravesó a uno de ellos, un machetazo seco en el cráneo lo hizo caer como un pelele, dejándolo malherido. El resto se batieron como pudieron, llevándose Gonzalo Guerrero a dos indios 4.General apresadopor delante antes de acabar en el suelo molido a porrazos. Uno de éstos, con certero golpe de macana, reventó como un melón la cabeza de otro marino, huyendo el desgraciado hacia la selva mientras se la sujetaba entre las manos (más tarde sanaría quedándose tonto y perdonándoles los nativos la vida, por infeliz, durante los pocos años que vivió). Los que sobrevivieron fueron apresados y poco a poco sacrificados, pues aquellos indígenas eran caníbales y tanto Gonzalo Guerrero como Fray Jerónimo Aguilar tuvieron que presenciar horrorizados, junto a un par de compañeros más, como el resto, con Valdivia al frente, eran devorados “Cerré los ojos cuando vi que Valdivia moría como mueren las reses en mi tierra, acanalado por el pecho” (narraría Aguilar en sus memorias). La espantosa visión de aquellos salvajes arremolinándose alrededor de la carne de sus hermanos, que morían de la forma más bestial jamás imaginada (sus miembros tirados hacia todos lados y sus cuerpos atravesados por afiladas lanzas), con bastante probabilidad les insuflaría el coraje suficiente para, aprovechando un descuido, escapar al interior de la isla, donde vagaron por la selva como animales. No pasó, sin embargo, demasiado tiempo hasta caer en manos de otra tribu rival quienes, más pragmáticos, los explotaron como esclavos.

Llegados a este punto, permítanme una licencia que pueda dar gusto a mis aficiones cinéfilas. Son, a mi parecer, tres las películas que parecen encajar perfectamente con esta historia, cada una en un momento de ella. La primera que, quizás por ser relativamente reciente, se me viene a la cabeza es “Apocalypto” de Gibson. Si bien un tanto americanizada, las luchas tribales, los raptos, sacrificios y esclavitudes me dan un marco, para bien o para mal, de las escenas más duras que tuvieron que vivir aquellos ancestros nuestros. Las otras dos, me las reservo para no adelantar acontecimientos, pero les aseguro que se adecuan aún más a esta aventura.

5.Mayas

A estas alturas, es ya casi evidente que la primera pareja de actores se centra en el fraile y nuestro olvidado palermo. Los otros dos hombres que escaparon del canibalismo terminaron muriendo de extenuación ante las infrahumanas condiciones en las que se les hacía trabajar. Es así que, tanto el coraje y la fuerza de Guerrero como la fe y la sumisión de fray Jerónimo fueron claves para la supervivencia de ambos. Ahora, soldado y fraile, casi perdida su condición de personas, podían experimentar, seguramente multiplicado por las extremas condiciones de vida allí, la esclavitud que, de forma natural, sus conciudadanos europeos inflingían permanentemente a indios y africanos.

6.Soldado, la misiónEn este punto podemos analizar la diferencia, complementaria si se quiere, de nuestros dos protagonistas. Por un lado el religioso sevillano, fiel a su doctrina, discreto, sumiso y capaz de resistir todas las vejaciones como si de una prueba divina se tratara. Por otro, el guerrero onubense, acostumbrado a golpear primero, al que, seguramente, su rebeldía le provocaría un mayor maltrato que a su circunstancial compañero, pero que  se aferra a su vida como único patrimonio. No obstante, los años de trabajos forzados en aquella isla irán puliendo el ánimo de los dos españoles, adaptándolos por fuerza a la forma de vida nativa.

Durante aquel tiempo los dos cautivos, presenciarían más de una vez enfrentamientos y luchas entre el pueblo que los retenía y otros clanes enemigos, lo cual, por otro lado, era frecuente. Pero, probablemente, en alguna de aquellas batallas, quizás para salvar la vida, tuvieran que participar y pelear, demostrando Gonzalo sus dotes para el combate e impresionando de esa forma a sus captores, quienes acostumbrados a un tipo de guerra más “florida” se asombrarían ante las maneras del esclavo.

Después de esto, los jefes que ejercían de amos empezarían a ver a los dos andaluces de diferente manera, valorando de alguna forma las virtudes que aquellos extraños individuos blancos y barbudos parecían tener, especialmente el luchador. Aunque también el fraile tuvo ocasión de hacer gala de habilidades ignotas para los indígenas, como una ocasión en que, recolectando miel de los paneles, Jerónimo aprovechó la cera para fabricar velas y cirios, dotando a los sorprendidos nativos (aunque no fuera su intención inicial) de una fuente de luz más cómoda, económica y versátil que las hasta entonces exclusivas hogueras. Es por esto, que en algunos de sus trueques y negocios, el cacique del clan que los retenía los regalaría como valioso presente al monarca de otra tribu, Nachán Can, quien a su vez cede el palermo a su jefe militar, Nacom Balam, que inmediatamente reconoce en Gonzalo a un similar, aunque todavía no era consciente del potencial que Guerrero poseía. Éste, tuvo oportunidad en alguna ocasión de demostrar su nobleza y valor ante el jefe maya, quien a partir de entonces lo empezaría tratar con más respeto.

Entre tanto Fray Jerónimo ve, temeroso, como Guerrero se va aculturando y participando cada vez más de las costumbres de aquellos salvajes, e incluso mantiene, aunque no era la primera vez, relaciones sexuales con mujeres (siempre discretas porque aún sufría la condición de siervo) algo que el fraile evitaba con todas sus fuerzas para aferrarse a su castidad como último resquicio de su religión.

De esta forma, mientras el religioso trataba de pasar desapercibido, asumiendo su papel e intentando llamar la atención lo menos posible, en espera de algún milagro que recompensara su penitencia, Gonzalo empieza a gozar de una cierta consideración entre los indígenas, especialmente los guerreros, cuya pareja admiración y envidia (ya que aquel extraño empezaba captar la confianza de su jefe) provocará más de una disputa que el de Palos salvará con honor y valentía.

Continua…

Enrique Carrillo.

Creative Commons License

Posted in Colaboraciones, El Indio de Palos, Historia, Personajes Olvidados | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 35 Comments »

Paralelismos en Granada

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Miércoles, 10 diciembre 2008

Desde que escribo en este blog he notado que se ha acrecentado mi espíritu crítico y, por qué no, quejica. A decir verdad nunca he sido muy partidario de la labor destructiva de un crítico, pero considero que muchas veces es necesaria, sobre todo si la crítica es constructiva. Lo que sí está claro es que uno se fija mucho más en los detalles desde que participa en La Huelva Cateta.

El pasado fin de semana he estado por Granada, de puente, por decir algo, aunque este año de puente ha tenido poco. Y me he fijado en muchos detalles, pese a mi cortísima estancia, dejándome absorber como una esponja por el encanto de una ciudad que me fascina.

¿Qué puedo decir de Granada que no se haya dicho ya?. Ciudad bonita y acogedora donde las haya, repleta de monumentos y bellos lugares que visitar, rincones que no dejarán de sorprenderte aunque creas conocerla bien. Alhambra y Generalife, para mí una maravilla aunque finalmente no saliera elegida, Catedral con la tumba de los Reyes Católicos, Monasterio de la Cartuja, Abadía del Sacromonte, San Jerónimo,…

alhambra

Granada es también buena tierra si gustas de los museos y la cultura en general, puedes visitar el Arqueológico, el Parque de las Ciencias, el museo del Palacio de Carlos V, el García Lorca,… Granada es también el lugar idóneo para los hippies y los románticos. Recomiendo subir el Paseo de los Tristes y perderte por el Albaicín hasta llegar al mirador de San Nicolás y ver la imagen más conocida de la Alhambra. O como no, disfrutar de la fabulosa cultura de la cerveza+tapa.

albaicin

Disfrutarás también si eres amante de las compras (pese a la época de crisis) con un montón de tiendas, tanto de souvenirs como de ropa en el centro o incluso un gigantesco mercadillo a las afueras de ciudad en el que puedes encontrar de todo, desde fruta, hasta alfombras, pasando por lo que se te ocurra. Podrás sentirte trasladado a un país árabe paseando por el Zoco, tomando té en una de las fantásticas teterías o disfrutando de un auténtico baño árabe (algo que recomiendo).

zoco

Esa es la cara más conocida, pero el haber sido acogido por unos fabulosos anfitriones de origen autóctono me ha permitido conocer algo más de Granada, esa cara más oculta, esa que en la que se perciben los problemas cotidianos con los que se encuentra un “granaino”. Nos pensamos los onubenses que escribimos en este blog que sólo Huelva tiene problemas y no es así, encontré varios paralelismos entre ambas capitales que llamaron mi atención y que quiero compartir. En Granada te encuentras con graves problemas de tráfico, pocas avenidas de varios carriles que desahoguen, lo que hace que todo el mundo coja por una circunvalación para ir a cualquier sitio que empieza a saturarse y que es bastante parecida a la nuestra, es decir, no da la vuelta completa a Granada y esa es una de sus reivindicaciones.

Otro de los problemas de Granada es la comunicación con una capital tan importante como Córdoba. No hay autopista directa y si se quiere ir de una ciudad a otra hay que tomar una sinuosa carretera nacional que en el mejor de los casos puede significar dos horas y media de camino. Como le pasa a Huelva con Cádiz.

Otra de las coincidencias entre Huelva y Granada es que ambas ciudades se quejan de falta de atención por parte de la administración de la comunidad autónoma. A ambas capitales nos parece que son los sevillanos los más privilegiados, aunque en el caso de los granainos, agregan también a Málaga. Pero según uno de mis anfitriones, los verdaderos responsables son los mismos granainos, que aunque haya cosas que les parece que están mal, se dejan llevar por la dejadez y la apatía, como nos pasa a los onubenses.

También llamativo es la gran cantidad de pintadas que hay en varias zonas de Granada, aunque eso sí, no pasa como en Huelva con San Pedro y el Santuario de La Cinta y los vándalos saben respetar los monumentos históricos que son la materia prima de su mayor fuente de riqueza, el turismo.

pintada
El barrio marginal de Granada se llama “el Polígono” y como en casi todos los barrios de este tipo de las ciudades, no se atreve a entrar ni la policía ni los bomberos. De este barrio me contaron una curiosa “semejanza” con Huelva y es que en pleno corazón de dicho barrio hay un edificio al que llaman “El Hotel Luz“. Su nombre nada tiene que ver con el de Huelva, su explicación está en que nadie de los que allí viven pagan luz, ni agua ni nada de nada. La prostitución es otro de los problemas, que muestra su cara más visible en una de las entradas a Granada. Quedé impresionado al ver a tantas chicas de tan corta edad (al menos en apariencia) parando sin pudor a desconocidos.

Me contaron también algo de lo más paradójico. Hay un centro comercial llamado Kineapolis con cines y demás que se encuentra a las afueras de Granada, en el termino municipal del pueblo Pulianas. Resulta que en ese centro comercial no pueden dar servicio los taxis de Granada puesto que no se encuentra en su término municipal, por lo que es el único taxi del pueblo el que puede llevar a clientes del mismo a Granada. Sin embargo a la inversa sí que pueden dar servicio los taxis, de Granada a Kineapolis. Según me dijeron, ese mismo problema lo tuvo el aeropuerto, que afortunadamente fue solucionado con un consorcio de transportes del área metropolitana hace no mucho tiempo. Sin embargo los granainos avanzan a buena velocidad gracias a este consorcio y nos ganan por goleada, en la actualidad se está construyendo el “Metropolitano de Granada”, que no es otra cosa que un tranvía que unirá pueblos del área metropolitana. Pese a eso están pagando el precio del progreso en una construcción que tiene medio levantado a pueblos como Atarfe y que han provocado el cierre de varios negocios.

Espero que con este post no se lea únicamente entre líneas un “mal de muchos, consuelo de tontos“, con él he querido buscar paralelismos entre dos ciudades que, aunque distanciadas, comparten varios problemas, algunos de ellos con responsables comunes. Ojalá seamos todos capaces de solucionarlos con el tiempo. Tan sólo añadir para finalizar una cosa que me resulto harto curiosa y que servirá de guiño a los que leyeron el artículo que dediqué a Cádiz y es que tuve ocasión de ver una barriada de Granada en la que de las papeleras ¡colgaban una escoba y un recogedor! La respuesta de mi anfitrión fue rotunda: “Son para recoger las cacas de los perros”.

Sr. Rubio.

Fotos: Elaboración Propia.

Posted in Crítica Social, Turismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | 8 Comments »

Los transportes catetos de Huelva

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Lunes, 1 diciembre 2008

En este post sólo quiero hacer una reflexión acerca de los transportes públicos de Huelva. Y no voy a referirme a los absurdos autobuses urbanos, con sus horarios criminales, ¿un autobús cada hora un sábado y un domingo, por ejemplo en la línea 4?, eso daría para escribir un tratado entero. Voy a referirme a la nula conectividad de Huelva con el resto del mundo, salvo Sevilla, que ya es casualidad.

transportes-catetosFoto: www.damas-sa.es

Si nos damos una vuelta por la web de Damas veremos que no hay ninguna, y recalco lo de ninguna, conexión directa con las capitales andaluzas salvo con Sevilla. Ni Almería, Málaga, Cádiz, Córdoba, Granada o Jaén parecen ser interesantes desde Huelva para hacer una conexión. Todas han de pasar por Sevilla, cosa que por otra parte ya hacían cuando funcionaban. Porque hay que recordar que hasta hace un año existían líneas directas, que yo recuerde, con Granada, Cádiz y Almería, si bien, como decía, todas a través de Sevilla. Pero eso se acabó. Ahora si usted quiere viajar en autobús debe, por narices, pararse en Sevilla y allí cambiar de autobús, en algunas ocasiones, como para ir a Cádiz, cambiando de estación y cruzando Sevilla, indudablemente para que usted pueda maravillarse con el espectáculo del Guadalquivir y de la Torre del Oro.

Esta vez no se le puede echar las culpas a Perico Rodri. Por una vez no va a ser su responsabilidad, aunque tal vez algo tenga de ella por no ejercer la crítica “in vigilando”. La culpa tiene que repartirse entre una compañía cateta, que ni siquiera es capaz de cumplir los horarios -muchas veces salen ¡cuando se llena el autobús!-, la Diputación de Huelva y la Junta de Andalucía que han dejado que esas líneas se pudrieran o quedaran anuladas. Doña Petronila, Don Manuel: ¿qué le hemos hecho los huelvanos para que nos odien tanto? ¿Qué más van a dejar de hacer para que nos hundamos un poquito más?

Y si hablamos de trenes mejor lo dejamos porque la única conexión directa que hay, aparte de tres trenes con Sevilla, otra vez, es un único tren a Madrid, que al menos tiene un horario decente. ¿Trenes con Cádiz, Málaga, Almería o Jaen? ¿Qué te has tomado a esta hora para pedir esas cosas? ¡Por favor! Y mejor tampoco mentemos la carretera Huelva-Cádiz. Mucho Coto, pero poco desarrollo. Se les llena la boca de decir que los investigadores vienen aquí porque es una maravilla, pero los de aquí no recibimos nada a cambio, sino todo lo contrario pues las molestias y las cortapisas superan ampliamente a los supuestos beneficios. Coto sí, desarrollo también. ¿No han pensado hacer una carretera elevada, tipo Everglades norteamericano? No, claro. Es muy caro y para los catetos de Huelva y Cádiz no hay nada, de nada.

Y encima parece que ninguno de nosotros protestamos. ¿No hay ningún choquero que viaje? ¿Nadie estudia en Granada o Córdoba o Cádiz? ¿Nadie va a Málaga de turismo o hacer gestiones? Queremos tener un AVE pero ni siquiera podemos pedir un mísero autobús a Granada. Que pena. Estoy convencido que si Almería era la gran ausente de Andalucía y la gran olvidada en los 70 y 80, ahora, en el siglo XXI la perjudicada y abandonada es Huelva.

Gabriel Martin 2008.

Posted in Colaboraciones, Protesta, Turismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , | 42 Comments »