La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘Historia de Huelva’

TVE vuelve a ningunear a Huelva

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en miércoles, 4 diciembre 2013

Una vez más, TVE la televisión de “todos”, vuelve a ningunear a Huelva. Esta vez de una manera mucho más mezquina y ruin que las anteriores, eludiendo a La Rábida y su imprescindible participación en el acontecimiento más importante de nuestra historia y por ende de España e incluso de toda la humanidad.

Éste ha sido sin duda el tema del que más se ha hablado durante el día de ayer en Huelva, no había noticiario radiofónico o de televisión, ni periódico, ni web que no haya reproducido este ninguneo a Huelva en el último capítulo de la segunda temporada de la afamada y exitosa serie “Isabel” de TVE, en la que se relatan los pormenores de la vida de Isabel la católica. Tan sólo una pequeña mención en una escueta frase de Colón a la reina:  “En el Puerto de Palos me han hablado de tres carabelas…”. Y ya está, y al final del capítulo ya aparecen las carabelas navegando como se ve en esta imagen, por lo que podemos decir adiós a la posibilidad de que apareciera La Rábida en la serie, su monasterio, o las carabelas que los productores podrían haber aprovechado que las tenemos aquí reproducidas para rodar algunas escenas… nada.

carabelas

La Diputada de Cultura de la Diputación Provincial de Huelva, Elena Tobar, ha mostrado su indignación públicamente y ha remitido una carta al director del Departamento de Cine y Ficción de Televisión Española así como a la productora responsable de la serie. Este es el contenido de la carta que también podréis leer en su Facebook:

En nombre de la provincia de Huelva y desde mi responsabilidad política, manifiesto nuestro descontento y desaprobación al “ninguneo” que en la televisada ISABEL (una de las series con mayor audiencia de España), se hace de nuestra historia y de los lugares desde donde Colón fraguó su viaje hacia un nuevo mundo. Hasta el momento, se ha obviado completamente al Monasterio de La Rábida y a los Lugares Colombinos, en los que a el “genovés” se le facilitó el encuentro con Isabel la Católica y donde permaneció mucho tiempo, hasta que sus planes llegaron a buen fin.

Nos hubiera gustado mucho y estaríamos bastante agradecidos, si no hubieran eliminado de un plumazo, esta parte fundamental de la historia de España y que se hubieran acercado a nuestra provincia para rodar esta segunda temporada (que el próximo lunes finaliza ya, para desgracia de sus miles de seguidores).

Teniendo en cuenta, que se encuentran inmersos en una tercera entrega que han anunciado, querría invitarles a rodar en nuestra provincia y rogarles que cuenten al mundo entero, una historia fiel y tal como es, desde el lugar exacto de los hechos acontecidos.

Aquí serán muy bien recibidos, así como de sumo agrado, recibirán gratis algunas clases de historia… De hecho, numerosas productoras de televisión llevan a cabo sus rodajes en nuestra tierra y siempre se marchan con ganas de volver.

En espera que puedan corregir el agravio cometido contra la PROVINCIA DE HUELVA y contra la HISTORIA DE ESPAÑA Y LA HUMANIDAD, quedamos enteramente a su disposición.

Les saluda atentamente,
Elena Tobar Clavero.
Diputada de Cultura de la provincia de HUELVA.

P.D. No queremos ni pensar, que puedan llegar a “confundirse” y contar por ejemplo en los próximos capítulos, que Colón partió en la naves desde el Manzanares, o quizás y peor aún, desde la maravillosa pero poco navegable, Alhambra.

Mostramos todo nuestro apoyo a Elena Tobar y su causa y pedimos explicaciones a TVE por este clamoroso y vergonzante ninguneo, por enésima vez ya, a Huelva y su historia. Y esperemos rectificación para la siguiente temporada de la exitosa serie española.

Nota: Podréis ver el capítulo íntegro en este enlace, http://www.rtve.es/alacarta/videos/isabel/isabel-capitulo-26/2171987/

Posted in Historia, Protesta, Redacción | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , | 20 Comments »

La etapa moderna de la villa de Huelva en las charlas del ciclo Jóvenes Historiadores

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en lunes, 14 enero 2013

Por estas fechas del año pasado desde la Concejalía de Turismo se me propuso colaborar en la organización un ciclo de charlas sobre la historia de la ciudad de Huelva y tirando de amigos y conocidos, compañeros todos de profesión, montamos esta andadura durante la que, dos martes al mes, hemos podido escuchar, en boca de estos, más o menos jóvenes, estudiosos del pasado onubense, las novedades que está aportando la investigación histórica. Los organizadores, dicho sea de paso, estamos satisfechos con la acogida que ha tenido esta iniciativa a lo largo de 2012 y no dejamos de agradecer, tanto a los ponentes como a los asistentes, el interés prestado. Especial agradecimiento merecen las personas de todas las edades que, sin estar directamente vinculadas a este mundillo científico, se han aficionado al ciclo sencillamente porque tienen inquietud por conocer nuestra historia. Durante estas charlas, no sólo hemos aprendido historia sino que hemos tenido ocasión de debatir entre todos cuestiones relacionadas con la conservación del patrimonio histórico, tales como el papel que deben jugar las distintas administraciones o los problemas derivados de la crisis actual. En la Concejalía de Turismo tienen claro que la historia de Huelva es una línea de actuación. Las distintas actividades que se realizan en el Centro de Visitantes “Huelva, Puerta del Atlántico” están encaminadas a enseñar, tanto a visitantes como a los propios onubenses, a valorar nuestra historia y nuestro patrimonio histórico. Esto quiero pensar que está sirviendo para crear demanda y construir una base en la que sustentar, sin prisa pero sin pausa, una mayor implicación municipal en la protección de nuestros bienes culturales.

Durante el mes de enero el ciclo de charlas “Jóvenes Historiadores Onubenses” aborda la Edad  Moderna en Huelva a través de las siguientes ponencias:

– 15 de enero: “La Huelva del Antiguo Régimen y la llamada Casa de La Chanca”, a cargo de Rocío Rodríguez Pujazón, arqueóloga municipal del Ayuntamiento de Huelva.

– 29 de enero: “La cerámica moderna de la villa de Huelva – Siglos XV al XVIII”, por Elena Lobo Arteaga, historiadora del arte y arqueóloga.

Oleo Huelva desde la ríaÓleo que muestra una perspectiva de Huelva vista desde la ría.

Decido encargarme yo del tema de la Casa de La Chanca por varios motivos. Me sirve en primer lugar para abordar un periodo histórico que está siendo escasamente tratado por los investigadores, y así poder ofreceros la imagen de lo que sería la Villa de Huelva en la etapa que va desde la conquista cristiana a la revolución industrial. Sirve además para alentar el debate sobre la conservación de nuestros edificios históricos, o cuáles deben ser los parámetros que hay que manejar a la hora de decidir qué se protege qué no. Por otra parte, comparto  de este modo lo que pude averiguar en su momento sobre este interesante tema, siempre desde un punto de vista científico y apoyando las afirmaciones en las distintas fuentes históricas, documentales o no, con las que contamos. Si alguna de estas tres cosas os interesa os invito a que acudáis a la charla del próximo martes 15 de enero; sí, sí, la mía, a las siete de la tarde en Pescaderías junto al muelle de Riotinto, en el centro de visitantes “Huelva, Puerta del Atlántico”. Y lo siento pero no voy a adelantaros ahora nada.

Bodegon ZurbaranBodegón de Zurbarán en el que podemos apreciar la vajilla del siglo XVII

Elena Lobo Arteaga, Licenciada en Historia del Arte y con experiencia profesional en Arqueología, vendrá el martes 29 a compartir con nosotros sus estudios sobre las producciones cerámicas que pertenecen a los siglos XV al XVIII y que se han recuperado en las excavaciones operadas en la ciudad en los últimos años. Este es un tema muy escasamente tratado por los investigadores y que tiene interesantes conexiones con la Hispanoamérica de esa etapa, donde también aparecen estas mismas piezas.

Hablaremos por tanto en estas dos charlas, esta vez sí, de esa villa de pescadores, de esa Huelva marinera que tanto nos gusta, puesta de frente al Atlántico y conectada por mar, como siempre lo estuvo, con el meollo económico, político y social de aquella época.

Rocío Rodríguez

Posted in Casas Desaparecidas, Colaboraciones, Cultura, Eventos, Historia | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , | Leave a Comment »

3000 años de historia en la Ría de Huelva

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en domingo, 29 mayo 2011

¿Quién no ha oído hablar de las espadas y otros objetos que aparecieron en la ría de Huelva? Creo que algunos más y otros menos hemos oído alguna referencia a este tema. Pero, ¿se valora a este hecho como es debido? Creo que no, y por eso intentaré desarrollar un poco el tema para darlo a conocer algo más.

La historia comenzó a finales de marzo de 1923, cuando realizando un dragado de la ría, la draga “Cinta” comenzó a extraer del fondo a unos 23 metros del muelle de la compañía minera de Tharsis y entre 7,5 y 9,5 m. de profundidad bajo el lodo, una serie de objetos metálicos, junto con algunos trozos de madera y el mismo lodo.

Localización del lugar en la actualidad

Estos objetos metálicos resultaron ser unas 400 piezas de bronce, entre las que se encontraban unas 40 espadas (28 completas) de entre 70 y 75 cm, puñales de entre 15 y 40 cm, puntas de lanza, de entre 15 y 49 cm y flechas, así como otro tipo de objetos como fíbulas, botones, broches de cinturón, agujas, anillas, remaches, pasadores, cilindros macizos, y los que podrían ser trozos de cascos. Una amplia muestra de estos objetos pueden verse en el Museo Provincial de Huelva. De este tipo de objetos ya habían aparecido algunos en España, pero la cantidad total de todos ellos era muy inferior a los aparecidos en nuestra ría, y algunos como las puntas de lanzas, flechas y botones eran muy escasas en España e incluso en Europa, y otros como las fíbulas eras las primeras que aparecían.

Rápidamente el mundo de la arqueología de la época volvió su mirada hacia Huelva. Hay que tener en cuenta que en aquella época la arqueología sobre la protohistoria española y el mundo tartesio estaba llena de conjeturas. Schulten buscaba, con escaso éxito, la ciudad de Tartessos en Doñana, escasas voces situaban el centro de esta civilización en Huelva capital, ya que aún no había sido localizado ningún otro yacimiento arqueológico de esta época en la ciudad. Éstos comenzarían a aparecer en los cabezos de la ciudad a partir de los años 50 y 60, con lo que comenzarían  a unirse las piezas del puzzle.

Lo primero sería intentar averiguar la procedencia y datar lo objetos, comprobándose que el diseño de éstos correspondía posiblemente a la zonas de oeste europeo celta o del Egeo, por ejemplo, el tipo de espadas, denominado “lengua de carpa”, era propio del oeste, aunque si bien el diseño era de esa zona, los objetos tenían alguna particularidad de esta zona, por lo que daba pie múltiples teorías. Parece que pudieran tratarse de objetos del norte u oeste europeo, pero procedente del comercio con el Mediterráneo central u oriental, con la posibilidad de que alguno hubiese sido reparado o refundido aquí. El análisis de los isótopos de plomo del cobre de estos objetos, indica que éste procede de dos yacimientos distintos y no coinciden con el cobre de esta zona, por lo que parece definitivo que su elaboración primera no se dio aquí, como muchos han pensado, aunque quizás sí una refundición posterior. No obstante, están elaborados con una notable técnica metalúrgica en aleaciones y formas,  con tasas de estaño ligeramente inferior a otros depósitos ingleses y franceses y muy superior a los del Mediterráneo.

Recreación y comparación paleogeográfica de la ría de Huelva en la época de los depósitos (Revista Complutum extra nº 5)

Otra cuestión es la datación, y en este punto vuelven a aparecer múltiples opiniones, pero casi todas ellas las sitúan antes incluso de la llegada de fenicios a comerciar con Tartessos, situándola entre los siglos XIII aC a IX aC. Pruebas del carbono 14 realizadas en restos de madera que se encontraban junto a estas piezas, la sitúan entre los años 880 a 850 aC. Estas dataciones indican la antigüedad del comercio del puerto de Huelva, anterior incluso al comercio con fenicios y por supuestos griegos, mostrando la importancia de este comercio, sobre todo, de metales, tanto procedentes de las zonas mineras de Riotinto y Tharsis como proveniente del exterior, durante cientos de años, y que con altos y bajos ha llegado, sin interrupción a lo que es el Puerto de hoy en día.

Interesa, además, intentar saber los motivos por los que estos objetos se encontraban depositados en el fondo de nuestra ría, lo que ha dado, nuevamente, pie a múltiples teorías. El hecho de que todas estas piezas apareciesen en poco espacio, indica que se trata de un único depósito. Las teorías más posibles son las que hacen referencia al posible hundimiento de un barco que iba dedicado al comercio o que tuviese un fin votivo, ya que al parecer era propio de esa época realizar ofrendas a los dioses sumergiendo en lagos y similares armas y objetos de este tipo.

Algunos objetos encontrados en la ría en 1923

Pero no se limita a este hallazgo las apariciones de este tipo en nuestra ría. Unos años después, en 1930, otro objeto de enorme valor arqueológico se localizó en ella. Se trataba del primer casco griego hallado en nuestro país. Es un casco de tipo corintio (el modelo griego más reconocible), fabricado en cobre puro, finamente trabajado en sus detalles, el cual presentaba una rotura en su parte posterior, que por el diseño del mismo se ha datado entre los años 550 y 525 ac, la época final del comercio con los griegos.

Su aparición nuevamente hizo girar las miradas arqueológicas a la ría, e hizo volar la imaginación de los arqueólogos de la época. El mismo Schulten, publicó un artículo tratando el tema, y se comenzó a pensar que procedía de algún conflicto belicoso, y que la rotura trasera era producto de un golpe que provocaría la muerte del portador del mismo. Con el paso del tiempo y una vez más frío los ánimos, fueron surgiendo nuevas teorías. Aún no se sabe a ciencia cierta el por qué de la aparición del casco en ese lugar, pero nuevamente pudiera tratarse de motivos votivos,  ya que otro casco griego, que apareció con posterioridad en Jerez, lo hizo en circunstancias parecidas y como ya hice referencia antes, era habitual este tipo de prácticas. No obstante, este tipo de casco es muy escaso en Europa Occidental. El casco, lamentablemente, no puede ser apreciado en Huelva, ya que desde un principio se traslado para su estudio al Museo de Historia de Madrid, y si no me equivoco, ahora se encuentra en el Museo Arqueológico de Madrid.

Casco encontrado en la ría en 1930

Pero en esta época, la arqueología tenía un escaso control y después han ido surgiendo en poder de distintas personas, diversos objetos que al parecer han aparecido en distintos lugares de la ría. Dos espadas, en 1943 y 1963 y diversos objetos más de bronce, de los que en algunos casos se desconoce el lugar exacto de su localización, por lo que se puede pensar que alguno más puede haber, y lo que parece más probable es que aún quede más en el fondo, pero que sólo nuevos dragados sacarían a la luz.

Todo esto daría forma, a lo que unido a los hallazgos arqueológicos que desde los años 50 y 60 vienen localizándose en la ciudad y sobre todo en los cabezos, a la fase previa de lo que luego se convertiría en el mundo tartesio del que hablan los clásicos.

Estos objetos de la ría de Huelva tienen un extraordinario valor arqueológico, por la cantidad y calidad de los mismos, no sólo muy abundantes en Huelva, sino escasos en el resto de España y Europa, y unidos a los yacimientos en la ciudad, sitúan a nuestra ciudad como el lugar más importante de la península y unos de los mas importantes de la Europa Occidental en la época del Bronce final, lo que ha llevado a numerosos estudios sobre el asunto, tanto a nivel nacional como internacional, quedando constancia en numerosas y prestigiosas publicaciones sobre arqueología.

Pese a todo, la importancia de estos hallazgos parece que es inversamente proporcional al conocimiento que los onubenses tenemos de ello y al interés que hasta ahora despierta en las administraciones, ya que bajo mi punto de vista, hay mucho qué saber y son muchas sus posibilidades de explotación e investigación y, aparte del Museo Provincial, es difícil encontrar información al respecto y muy especializada, a no ser que te lo tomes muy a conciencia. Aunque en esta ultima campaña para las municipales he visto alguna pequeña referencia a la historia más antigua de la ciudad y a la puesta en valor de hallazgos arqueológicos en los programas electorales. Quién sabe, a lo mejor algún día se deciden a tratarlo en serio.

Neoptolemo.

Bibliografía:

– Revista Complutum (Universidad Complutense de Madrid) Extra nº 5

– El casco griego de Huelva (Reeditado por la Diputación de Huelva)

– Armas y Objetos de bronce extraídos en los dragados del Puerto de Huelva. (Editado por Diputación de Huelva).

– Isótopos de plomo aplicados al registro arqueológico prehistórico y protohistórico: El caso del depósito de armas de la Ría de Huelva. Dr. Mark A. Hunt Ortiz

Posted in Arqueología, Colaboraciones, Cultura, Historia | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 34 Comments »

Conferencia sobre la tecnología del Muelle de Riotinto

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en domingo, 22 mayo 2011

Pasadomañana lunes 23, podremos disfrutar de una conferencia que a buen seguro hará las delicias de los aficionados a la historia de Huelva que frecuentamos este blog: El Doctor Arquitecto Jefe de Gabinete de Proyectos de la Universidad de Sevilla, D. Miguel González Vílchez, nos contará con todo detalle la tecnología del Muelle de Riotinto y la historia de los ingenieros que lo construyeron. El lugar, el Centro de Visitantes Huelva Puerta del Atlántico a partir de las 18:00. La entrada es libre hasta completar aforo.

Posted in Arquitectura, Colaboraciones, Eventos | Etiquetado: , , , , , | 10 Comments »

El edificio más antiguo de Huelva

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en lunes, 6 septiembre 2010

Es muy difícil adjudicar el título de edificio más antiguo de una ciudad a una construcción concreta sin tener datos exactos que lo demuestren. En Huelva, ciudad milenaria, pero tristemente destruida una y otra vez por la desidia del hombre más que por guerras y desastres, quizás sea un poco menos complicado debido a la escasez de edificios históricos.

Si comenzamos a intentar encontrar candidatos al  “título” entre los edificios civiles de la ciudad veremos rápidamente que nos equivocamos. Edificios civiles notables no nos quedan, y la mayoría que se conservan son de principios del siglo XX o de finales del XIX (los más afortunados). Puede que existan algunas casas muy reformadas, pero con origen en el siglo XVIII (¿la de enfrente de la Concepción?, ¿el Café Central en la calle Bocas?). Quizás algunos hayamos pensado alguna vez que la pequeña casita de la calle Berdigón puede ser la más antigua de Huelva, pero no debe ir mucho mas allá de los siglos XVII o XVI. Por desgracia, las zonas más antiguas de la ciudad (todo el barrio alto de San Pedro, la calle Puerto, calle La Fuente, etc.) fueron derribadas, por lo que no podremos ni siquiera buscar casas que sobreviviesen al terremoto de Lisboa. Está claro que debemos buscar en edificios religiosos.

El convento de la Merced es de los siglos XVII y XVIII. Más antiguos son la parroquia de la Concepción y el convento de las Agustinas (principios del siglo XVI). La ermita de la Soledad pasa por ser la primera parroquia construida en la ciudad tras la conquista a los musulmanes, pero no existe ninguna prueba que lo demuestre. En su mayor parte lo que se ve es producto de reformas del siglo XVIII, aunque su origen está en el siglo XV, época de construcción de la mayoría de ermitas que tuvo la ciudad, incluido el Santuario de la Cinta, por lo que sólo nos queda San Pedro.

La primera mención a la iglesia de San Pedro procede del año 1351, citándola como lugar en el cuál se reunió el cabildo secular.

El cronista Abú Al-Himyari describe la ciudad de Awnaba (nombre árabe de Onuba) en el siglo XIII en estos términos: “Al Este de la villa existe una iglesia venerada por los habitantes, quienes pretenden que en ella está enterrado uno de los apóstoles”. Algunos quieren esta descripción como la primera referencia a la actual iglesia de San Pedro.  Es posible que bajo la actual iglesia se encuentren los restos de la mezquita mayor de Huelva, pero lo que actualmente se puede observar es en su mayor parte Mudéjar de los siglos XIV y XV con reformas del siglo XVIII.

Puesto que de época romana es muy difícil que una ciudad conserve construcciones, debemos quedarnos con la Edad Media como la época a la cuál pertenece el edificio más antiguo, si bien, no podemos olvidar la existencia en la actualidad del acueducto subterráneo romano del conquero y la fuente vieja (aliviadero del acueducto reutilizado como fuente y hoy abandonado). Pero, ¿y de la dominación musulmana no queda nada? pues sí. Precisamente el edificio que actualmente podemos considerar como el más antiguo de Huelva es un morabito árabe.

Un morabito es una especie de santón o persona de especial religiosidad que solía vivir casi de forma ermitaña en una pequeña construcción llamada también morabito. Solía estar asociado a puntos de agua como pozos o fuentes. Veamos un ejemplo de morabito bien conservado en el Algarve portugés.

Morabito de São João en Alvor (Portugal)

Morabito de São João en Alvor (Portugal)

¿Suena de algo?

Humilladero de la Cinta

Humilladero de la Cinta

Pues sí, el Humilladero de la Cinta. Este pequeño edificio pasa por ser el más antiguo de la ciudad. Construido como morabito árabe, su fecha de edificación es anterior a la conquista de la ciudad por Alfonso X en 1262, y por lo tanto anterior a la actual iglesia de San Pedro.

Humilladero en el Siglo XIX

Humilladero en el Siglo XIX

Si bien ha sufrido numerosas restauraciones, la estructura principal se conserva y permite su identificación como un morabito de pequeñas dimensiones, construido en el camino que unía Huelva con Gibraleón, y posiblemente asociado a un pozo o fuente procedente de emanaciones de los cabezos cercanos.

Cuando pasamos a su lado, estamos contemplando al último resto de la Huelva Musulmana y una auténtica rareza dentro de la arquitectura de la ciudad.

Northman.

Fuentes:

De los Ríos, Amador: Huelva. Diputación de Huelva. Huelva.

www.ayuntamientohuelva.es

http://radix.cultalg.pt Ministério da Cultura (Portugal)

Posted in Arquitectura, Curiosidades, Historia | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 44 Comments »

El primer Rey de Huelva

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en jueves, 10 junio 2010

Acostumbrado a escribir sobre la historia más antigua de Huelva, esta vez dejaré de lado las referencias históricas y voy a hablar sobre algo menos riguroso, pero muy relacionado con la historia real como veremos al final.

En este caso, hablaré de una leyenda de la extensa y rica mitología griega, en la que muchos pueden que no sepan que la zona en la que vivimos tiene su referencia. Y lo hace dentro de la historia del mayor héroe griego, Heracles (Hércules para los romanos). Es significativo que sea éste y no otro personaje el que intervenga, ya que en la antigüedad, toda ciudad del mundo griego que se preciase, debía tener una historia relacionada con él. Y lo hace para enfrentarse al considerado como el primer rey (mitológico) de Tartessos, Gerión o Geriones (según el autor).

El Ganado de Gerión

Todo el mundo, alguna vez, ha oído hablar de los doce trabajos de Heracles, pues en este caso nos centraremos en el décimo.

En este trabajo, Euristeo, rey de Tirinto, encomendó el trabajo a Heracles de robar los bueyes a Gerión. A este personaje se le describe como un ser, alado, de tres cuerpos unidos por la cintura, constitución que le daban una gran fuerza e inteligencia, por lo triplicado de su anatomía. Era hijo de la ninfa Calirroe y de Criasor, este último nacido, junto al caballo alado Pegaso, de Medusa al cortarle la cabeza Perseo.

Para ello, el héroe tuvo que cruzar el Estrecho de Gibraltar y llegar al inhóspito Océano. Una vez allí, tendría que llegar a la Isla de Eritía, situada casi en el confín occidental del mundo. Esta isla, tradicionalmente se ha identificado con Cádiz, pero como todas las identificaciones de lugares lejanos en la antigüedad, es muy confusa, y no son pocas las voces que identifican esta isla con Saltés, que, recordemos, según Estrabón, está consagrada precisamente a Heracles, además de que el recorrido me parece más ajustado, por la distancia, al descrito.

Pues bien, en esta isla pastaba el ganado del rey tartesio Gerión, custodiado por el perro de dos cabezas Ortro y el pastor Euritión. Para conseguir llegar hasta esta alejada isla, Heracles amenazó con sus flechas envenenadas (con la sangre de la Hidra de Lerna) a Helios, Dios del Sol, con el objetivo de que éste le dejase la copa de oro en la que el sol viajaba diariamente de Este a Oeste, y a bordo de ella llegó a la isla.

Una vez allí, primero acabo con Ortro a mazazos y luego haría lo propio con el pastor Euritión. Al ser informado del hecho Gerión por Menetes, el pastor del ganado del Hades fue al encuentro de Heracles, y lo hizo volando, pero éste se escondió y le acertó con una flecha envenenada matándolo, según la versión más común, o bien lo mató a mazazos tras una lucha, según otras versiones.

A continuación se marchó llevándose el ganado, tras dejar instaladas las conocidas como las columnas de Heracles.

Recorrido de Heracles hasta Saltés

Esta Historia, completamente fantástica, narrada por primera vez (que se sepa) en el s. VI a.C. por Estesícoro, tiene sin embargo paralelismo con la realidad, ya que con este mito los antiguos griegos narraban cómo cruzaron por primera vez el Estrecho de Gibraltar para llegar al Océano (que consideraban que era un gran río que rodeaba el mundo), y comenzaron el comercio con el pueblo tartesio, representado con el robo del ganado de Gerión.

Esta es la historia de Gerión, el primer rey mitológico de Tartessos y por consiguiente de Huelva, después le seguirían otros como Norax, Gargoris y Habis, y de esta manera, estas tierras tienen un lugar en la mitología griega, lo que deja ver la consideración que los helenos tenían por el pueblo que aquí vivía.

Neoptolemo.

Fuentes:

http://www.kelpienet.net/rea/

http://www.theoi.com/

– Biblioteca (mitológica), Apolodoro. II, 5, 10

– Diccionario de Mitología Griega y Romana. Pierre Grimal.

Posted in Colaboraciones, Historia, Leyendas | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 15 Comments »

Huelva Begins. Nativos, Fenicios, Tartessos y Griegos

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en domingo, 13 diciembre 2009

Al hilo de los diversos artículos en diarios locales que frecuentemente vienen publicándose, que incluso algún colaborador ha hecho llegar al blog (el último gracias a Fran Pazos), relacionados con los hallazgos arqueológicos que se vienen produciendo en la ciudad y siguiendo un poco en la línea de mi otro artículo sobre la ciudad de Tartessos en Huelva capital, me ha parecido interesante realizar una narración en la que contar cómo apareció nuestra ciudad y cómo llegó al momento en que entró en la historia, posiblemente la época en la que la actual Huelva obtuvo una mayor relevancia en el ámbito Mediterráneo, para llegar a ser tenida muy presente por los escritores clásicos.

Con todo ello, como ya dije en el anterior artículo, no pretendo entrar en si fue Tartessos una civilización propia o no, o si todos los fenicios eran realmente fenicios, sólo hacer un pequeño análisis de la historia más antigua de la ciudad, dar a conocer algunos detalles que muchos pueden que desconozcan e intentar animar a que se continúe investigando sobre esta historia.

Primero situémonos en el tiempo, y vamos a hacerlo en el III milenio a.C. En esta época Sumerios y Egipcios ya disfrutaban de civilizaciones organizadas, con escritura, leyes y ciudades. Sin embargo, en Europa Occidental aún no se atisbaba nada parecido, las personas que la habitaban seguían siendo nómadas, seminómadas o en algunos casos empezaban a crear asentamientos.

Pues uno de esos grupos de personas encontró, en lo que hoy es nuestra ciudad y sus proximidades, un lugar ideal para asentarse. La situación geográfica no era exactamente la actual ya que en aquellos tiempos se encontraba rodeada de agua casi en su totalidad, formando un istmo unido al resto de la península ibérica por una estrecha franja de tierra, correspondiendo esta zona con lo que ahora vendría a ser la carretera del cementerio hasta la Ribera. Por ahí llegaron y se encontraron unas condiciones excepcionales, un clima templado, amplias tierras para el cultivo y acceso a los innumerables recursos marinos, además de encontrarse protegidos de este mar por la altitud de los cabezos. Con estas circunstancias se inició el poblamiento de la zona que permanecerá hasta hoy.

En este punto, la Arqueología nos indica el afianzamiento de estos poblados, encontrándose en la zona del Seminario restos de esta época de enorme valor como ídolos cilíndricos o la localización de zonas de cultivo dedicadas a la vid, muy significativo ya que esto último sólo se había dado en Grecia (¿acaso se cultivaba la vid aquí antes de la llegada de los fenicios o griegos?). Con estos hallazgos puede decirse que se reescribe parte de la historia de Europa ya que demuestra que nuestra ciudad lleva habitada ininterrumpidamente mucho antes que ningún otro lugar de la zona occidental del continente.

No tardarían en comenzar a trabajar el gran recurso de la provincia, los minerales, que con el paso del tiempo serían decisivos en la evolución y crecimiento de la ciudad. Quizás estos primeros nativos de la zona, darían origen a lo que muchos consideran el Tartessos anterior a la época orientalizante.

El tiempo sigue pasando. Ya desde mitad del II milenio a.C., o incluso antes, en el Mediterráneo oriental venían apareciendo civilizaciones que se lanzaron a la exploración de dicho mar, entre ellos los fenicios, que se lanzaron a la búsqueda de nuevos mercados donde comerciar y la fundación de diversas colonias. A esto fue ayudando las mejoras tecnológicas navales, como la invención de la quilla, lo que permitía un mejor manejo de las embarcaciones, lo que propició ampliar el margen para explorar, llegando a cruzar el Estrecho de Gibraltar alcanzando una zona desconocida, donde dejaban la embarcación a 10 m. de la playa, y horas después se encontraba a 100 m. y que prácticamente era el fin del mundo, ya que más al Oeste no había nada.

Nuevamente vamos a situar en el tiempo un acontecimiento fundamental para la ciudad, que no es otro que la llegada de estos fenicios, más concretamente “tirios”. Para ello vamos a tomar como referencia la fundación de Cádiz, hasta ahora considerada la ciudad más antigua de Europa Occidental. A ésta, el historiador romano Marco Veleyo Patérculo la sitúa en el año 1104 a.C. (dice 80 años después de la Guerra de Troya), fecha poco probable examinando los hallazgos arqueológicos de la ciudad que no lo sitúan antes del siglo IX a.C., y recurriremos a Estrabón en su geografía de Iberia III, 5, sobre esta fundación, que entre otras cosas dice lo siguiente:

“…Tiempo después, los enviados avanzaron más allá del estrecho en torno a los 1500 estadios, hacia una isla consagrada a Heracles (¿los restos del templo romano de la isla Saltés?), situada junto a la ciudad de Onuba de Iberia, consideraron que las columnas (de Heracles) se hallaban allí e hicieron un sacrificio al dios; pero como de nuevo las víctimas no resultaron favorables, regresaron a casa…” y al siguiente intento fundaron Gades en su ubicación actual.

Como vemos, los fenicios antes de fundar Gades venían “dando vueltas” y comerciando por la zona, y este comercio hizo que mereciese la pena fundar una ciudad donde gestionarlo.

Su llegada a nuestra ciudad fue fundamental. Rápidamente se dieron cuenta de la riqueza mineral de la zona y no tardaron en contactar con indígenas, iniciando un comercio que se convirtió en muy productivo para ambas partes. Pronto comenzó a verse los beneficios para esos nativos que por comodidad comenzaré a llamar Tartessos.

A los sistemas de tratamiento de los minerales -que ya usaban-, se unieron otros que enseñaron los fenicios y que ya hacía un tiempo que se venían utilizando en el Mediterráneo oriental y que mejoraría sustancialmente la producción, como por ejemplo, la copelación para la extracción de la plata, llegando a producir grandes cantidades de este metal, que daría fama a la ciudad en todo el Mediterráneo, llegando a dar nombre a un teórico rey, Argantonio, cuyo prefijo hace referencia a la gran cantidad de este metal.

La cultura de los Tartessos pronto comenzó a impregnarse de la fenicia. Joyas, utensilios, religión…, todo comenzó a tener un aspecto de Mediterráneo oriental. Esta intensa relación de dos siglos daría paso, muy posiblemente, a un mestizaje de culturas y personas que a su vez daría paso al Tartessos más conocido, ese que durante siglos ha alimentado la imaginación de numerosos escritores.

Como resto de esa relación, podemos ver en la ciudad el muro fenicio del cabezo de San Pedro, que aunque en terrenos privados (en vías de expropiación según creo), suelen surgir ocasiones en la que poder visitarlo. Quizás gracias a esta circunstancia y a la preocupación del propietario del terreno, que hizo una pequeña construcción que lo protege, se encuentra en bastante buen estado. Este muro hasta ahora se consideraba que se trataba de un muro de contención, pero en los últimos tiempos cada vez son más las voces que lo ponen en duda, considerando que pudiera tratarse de un muro con carácter defensivo. Particularidades, como que carezca de zanja de cimentación, parecen avalar esta teoría. Pero volveremos a este cabezo más adelante.

Según el profesor Juan Pedro Garrido Roiz (cuyas ideas usaré en adelante), el producto del mestizaje tartesso-fenicio fue lo que más adelante se encontraron los primeros griegos que llegaron a la zona, que a la vista de la ya mencionada riqueza en metales eligieron el nombre para denominarla, Tartessos, que, sin profundizar mucho en su etimología, viene a significar “lugar de los metales”. Interesa identificar el origen de esos griegos, al igual que hicimos con los Tirios, ya que será de interés al final del artículo, y que no era otro que las ciudades griegas de Focea y Samos. Esta última ciudad fue también origen del que dicen que fue el primer griego que cruzó el estrecho, Kolaios de Samos que entabló amistad con el rey tartesio Argantonio, origen de las leyendas que le siguieron.

Este hecho ya fue el despegue definitivo. El inicio del comercio con el mundo griego hizo entrar definitivamente a nuestra ciudad en la historia, y digo nuestra ciudad porque considero que se trata de la renombrada ciudad de Tartessos, basándome en los hechos que ya menciono en el artículo al respecto que publiqué en este blog, además de la entidad, calidad y cantidad de restos arqueológicos hallados, y no igualados por ningún otro yacimiento de la época. Como dice el profesor Garrido “en la Joya se encontraron más bronces que en Cartago”, y él lo sabe mejor que nadie, ya que fue quien realizó la excavación. Además, hablar de la relación greco-tartesia, es hablar de metales, y los metales de Tartessos estaban en Huelva.

Pero el mundo griego en Huelva, cada vez da más sorpresas y lo que en principio parecía un asentamiento comercial, los hallazgos arqueológicos dejan ver la existencia de una colonia griega en nuestra ciudad, que pudiera tratarse de Olbia (nuevamente cito al profesor Garrido).

Para ello no hay más que fijarse en la cantidad de restos griegos que salen en los últimos hallazgos, vislumbrándose la situación de la misma en las calles Concepción, Puerto y Méndez Núñez, donde se han hallado gran cantidad de cerámicas, muchas de ellas de gran calidad, las últimas en Concepción, nº 3. Además, para reforzar la teoría de la ciudad griega, entre otros, se han hallado restos de culto a una diosa griega muy particular, Hestia, que suele identificarse con la Vesta romana, aunque a ésta se le había dado alguna atribución más. Para quienes no la conozcan, diré que se trata de una diosa de culto muy extendido en Grecia, que según la mitología es hermana de Zeus, Poseidón, Hades, Demeter y Hera, y formaba parte del panteón olímpico, hasta que -según algunos autores-, cedió el lugar a Dionisos. Pero esta diosa tenía una particularidad, era la única que no aparecía interviniendo en ningún mito griego y tiene su explicación. A muchos dioses se le rendían culto para viajar, comerciar, guerrear, explorar, etc., pero a Hestia sólo se le rendía culto en el hogar, única y exclusivamente (se le representaba con el fuego del hogar), lo que deja ver la existencia de que muchos griegos tenían su hogar en la calle Puerto, por ejemplo.

Todas estas circunstancias llevaron a la ciudad a su máximo esplendor, alcanzando una dimensión mayor que la Huelva de principios del siglo XX.

Estos foceos y samios, prácticamente monopolizan el comercio de Tartessos, hasta que éstos entre los años 540 y 535 a.C., sufrieron una estrepitosa derrota marítima en la batalla de Alalia contra cartagineses y etruscos, destruyendo gran parte de su flota, desapareciendo el comercio con los tartesios, y en definitiva, provocando la disipación de esta civilización como tal, ya que los cartagineses tenían orientado su comercio hacia otros lugares (esta es la hipótesis más probable de la desaparición del mundo tartesio). Esto daría paso los turdetanos, considerados herederos de los Tartessos, pero la huella permanecería, y signo de ello es lo que dice Estrabón sobre estos turdetanos: “…Los turdetanos están considerados como los más cultos de todos los iberos. Conocen la escritura y poseen, incluso, testimonios de su antiguo pasado: crónicas históricas, poemas y leyes en verso, que dicen ser de una antigüedad de seis mil años…” lo que deja ver lo evolucionada que estaba la civilización anterior a estos iberos.

Pero es interesante volver a hablar del Cabezo de San Pedro, como ya indiqué antes, ya que el Profesor Garrido Roiz defiende una interesante teoría, que no tiene nada de descabellada. Este cabezo reúne todas las condiciones para que en él se encontrase una acrópolis que dominase la ciudad tartesia. En su dominante posición albergaría los centros de poder y religiosos, que normalmente se van sustituyendo, con el paso del tiempo, con nuevas edificaciones con el mismo carácter, como por ejemplo el Castillo de los duques de Medina-Sidonia junto a la iglesia de San Pedro.

Pero como siempre, en estos casos sólo hay una forma de averiguarlo, y no es otra que excavando. Quizás sería una buena oportunidad, hacerlo cuando esos terrenos vuelvan a ser propiedad de la ciudad en lo que presumiblemente resultase un estudio muy fructífero, que quizás vuelva a rescribir la historia de la ciudad y de Europa Occidental. Mas como es habitual, dudo mucho que la administración local tenga interés en un estudio realmente serio del lugar, y mucho menos profundizando en los distintos estratos del subsuelo (que son muchos en Huelva) y quedándose, como siempre, en la primera piedra que se encuentren. Además, parecen más interesados, no sé con qué justificación, en la reconstrucción del castillo, cuando, quizás bajo tierra se encuentren restos suficientes para una posible utilización turística del lugar.

Esta idea podría trasladarse a otros lugares de la ciudad, como por ejemplo, la plaza situada en la unión de las calles Méndez Núñez y Puerto, considerada una reserva arqueológica, ya que nunca se ha construido nada en ese lugar, por lo que los restos, que a buen seguro se encuentran bajo ella, estarán intactos para su estudio, y deben ser numerosos e importantes a tenor del lugar en que se encuentra. Pero como siempre, parece destinado a ser una eterna reserva arqueológica, y encima le colocan unos jardines encima que hay que regar con la consiguiente filtración del agua, dañando posiblemente estos restos. En definitiva, sería de agradecer el profundizar más en los lugares donde se encuentran restos arqueológicos y dejar de poner excusas para no seguir excavando (esto también lo opina el profesor Garrido Roiz), que a buen seguro daría grandes sorpresas sobre la antigua ciudad de Tartessos y su repercusión. Recordar que, por ejemplo, del muro fenicio sólo hay descubierto unos 6 m. y en la necrópolis de la Joya aún hay tumbas por descubrir.

Neoptolemo.

Fuentes:

– Geografía de Iberia. Estrabón.

– Revista Historia de Nacional Geographic nº 50.

– Apuntes de las XII Jornadas de Arqueología y Territorio de Aljaraque.

www.huelvainformacion.es

Posted in Colaboraciones, Cultura, Historia, Personajes Olvidados, Turismo, Urbanismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 47 Comments »

La Piedra del Moro

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en lunes, 22 diciembre 2008

Al igual que otros pueblos y ciudades con una larga Historia a sus espaldas, la ciudad de Huelva ha sido un lugar cargado de leyendas y tradiciones que por desgracia hemos ido perdiendo. Muchas leyendas nacen de un intento de explicar el origen de lugares o edificios de tanta antigüedad que ni los más mayores recuerdan, y si hay un período lejano y oscuro, pero a la vez mágico e idealizado en la Historia de Andalucía, ese es el de la dominación musulmana. Si reunimos todos estos ingredientes tenemos la leyenda de la Piedra del Moro.

Las primeras noticias sobre un gran peñasco en las cercanías de la iglesia de San Pedro las tenemos en algunos textos y citas de los siglos XIX y principios del XX. A continuación mostramos algunas de estas referencias:

“Los marineros que se acercaban de noche en las fiesta de la Cinta, para atracar sus barcos…, tomaban como referencia y guía la luz de aceite de un farol colgado en la Cruz que se alzaba en el cabezo de San Pedro junto a un gran peñasco, ya desaparecido, conocido por “la piedra del Moro”, junto a esa Cruz”.

Montero Escalera 1946

“Situado (se refiere al castillo) en el Cabezo que hay en la calle Aragón, Matadero, Buenos Aires. Hasta los comienzos de este siglo quedaba un paredón que se conoció con el pintoresco nombre de la Piedra del Moro”

José Marchena Colombo 1940

Estos textos, escritos cuando ya la piedra había desaparecido, hacen referencia a un paredón, posiblemente un resto de una torre o de la muralla del castillo, que estaba cercano a la cruz situada en la cuesta empedrada. Los onubenses, en un intento de explicar la existencia de esa piedra en un cabezo de barro cuando ya el castillo hacía siglos que había desaparecido de su memoria, inventaron una leyenda sobre este peñasco. Según esta leyenda, la piedra era el observatorio de un astrólogo musulmán que lo utilizaba para contemplar las estrellas allá por el siglo XII. Hacia 1885, un anónimo personaje se convirtió en una especie de meteorólogo/profeta local y le dio por subirse a la peña o piedra para hacer sus predicciones, al igual que había ocurrido hace siglos con el astrólogo musulmán.

La historia de esta piedra termina como casi todo en esta Huelva, en un vertedero de escombros.

“Así mismo acordó S.E. el abono de otra cuenta del propio Ayudante, Sr Robles, para acreditar que en la reparación del empedrado de la calleja próxima a la calle Nueva y en el derribo de la piedra conocida por el sobrenombre del Moro, se habían invertido treinta y seis pesetas y cinco céntimos, que se pagarán del Capítulo respectivo”

Actas del Ayuntamiento 1887

Hasta aquí las referencias, obtenidas de los libros Historia Menuda de Huelva (Antonio José Martínez Navarro) y El Castillo de San Pedro Función Urbana y Social (José Luís Gozálvez Escobar). Pero me gustaría ir un poco más allá.

Plano del Castillo de San Pedro de 1768

Plano del Castillo de San Pedro de 1768

Esta es una imagen del plano del castillo de Huelva conservado en el archivo de MedinaSidonia. El plano está fechado en el siglo XVIII y se puede ver en rojo lo que ya estaba en ruinas en aquella época. ¿Podría ser la piedra del moro un resto del castillo? Por la situación de la piedra cercana a la Cruz de la Cuesta y porque se describe como un peñasco o piedra separada de cualquier otro resto, podría tratarse (es una opinión simplemente, no quiero jugar a historiador) de los restos de alguna de las atalayas que se encontraban en ese “brazo” que le sale al castillo y que posiblemente serían puestos de observación avanzada o servirían de protección a una de las entradas de la fortaleza. Pero hay algo más. El cabezo de San Pedro, por su situación privilegiada, ha sido seguramente el lugar elegido para construir las fortalezas por los distintos pueblos que ocuparon esta ciudad, por lo tanto podría tratarse de las ruinas de alguna otra edificación construida sobre el cabezo siglos atrás con alguna función de tipo defensivo. En la descripción de Huelva que aparece en el libro Huelva Ilustrada (escrito en el siglo XVIII) se nombran los restos del castillo pero no se habla de ninguna piedra, por lo que esta teoría pierde fuerza “en teoría”, ya que no hace mucho ha aparecido una nueva “piedra” en el cabezo y que no se corresponde con ningún elemento del castillo (que de momento conozcamos).

cabezo

Ese “cajón” de piedras incrustado en el cabezo parece formar parte de los cimientos de algún tipo de edificación defensiva, de vigilancia o de contención de arenas. El cabezo está lleno de restos de este tipo, muchos de ellos tapados por edificaciones o enterrados y de los cuales no tenemos conocimiento. Y es que los cabezos aún guardan muchas sorpresas que podrían ayudarnos a comprender el pasado de nuestra ciudad.

Con esta particular “piedra del moro” termino el artículo con la esperanza de que algún día se pueda proceder al estudio y excavación de este cabezo, y con la pena de que lugares y leyendas como el que he querido contar aquí los hemos perdido para siempre.

Northman.

Fuentes:

GOZÁLVEZ ESCOBAR, Jose Luis: El Castillo de San Pedro (Huelva), Función Urbana y Social.

MARTÍNEZ NAVARRO, Antonio José: Historia Menuda de Huelva.

NEGRO Y GARROCHO, Juan de Mora: Huelva Ilustrada.

Posted in Historia | Etiquetado: , , , , , , , , , , | 7 Comments »

La Cuesta Empedrada

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en domingo, 7 diciembre 2008

Hay algunos lugares de Huelva que han desaparecido sin remedio y que nunca podremos conocer, pero gracias a algunos textos antiguos podemos evocarlos con nuestra imaginación. Hoy en concreto hablaremos de la Cuesta Empedrada, Cuesta del Castillo o Cuesta de la Cruz.

Esta cuesta era la antigua subida a la zona alta de la ciudad desde el barrio de la vega, en concreto al Castillo y la Iglesia de San Pedro. Se correspondería en la actualidad con zonas de la calle Daoiz y la parte de cabezo que había en la calle Aragón. En el libro Huelva Ilustrada se describe la cuesta en el año 1762 con estas palabras:

…Allí estuvo una portada enhiesta en nuestros tiempos (se refiere a la zona baja del cabezo de San Pedro), oy arruinada, de obra mas antigua, que de Moros. Por esta se salía á un tajo bastantemente profundo, oy la Cruz de la Cuesta, que domina con bastante superioridad un dilatado Barrio de la Villa, que llaman la Vega….

Huelva en el Siglo XIX

Por lo tanto, parece que su pendiente se extendía desde la antigua puerta de la muralla, situada aproximadamente al final de las calle de La Palma o de Jacobo del Barco, hasta una cruz situada en la zona alta, en un lugar cercano a la puerta de la iglesia de San Pedro, situándose la cuesta entre los cabezos de San Pedro y el desaparecido del Molino del Viento, en lo que ahora es el paseo de Santa Fe.

Google Earth

Localización de la "Cuesta Empedrada". Imagen: Google Earth

Esta cuesta es nombrada en las visitas de los Condes a la ciudad, ya que era la subida natural al castillo desde la zona de la ría, donde desembarcarían en el caso de viajar en barco. También se hace referencia a dicho desnivel en una serie de arreglos para adecentar la ciudad, en concreto en la colocación de piedras nuevas en el pavimento ya que estaba en mal estado.

La protagonista de este artículo desaparece a mediados del siglo XIX cuando comienzan a desmontarse secciones del cabezo de San Pedro y con el desmonte total del cabezo del Molino del Viento. En su lugar se construye la actual calle Aragón, en una zona rebajada del cabezo. Esta calle es ocupada por grupos marginales de población, horadando el cabezo con la construcción de cuevas, lo que junto a la falta de muros de contención, produjo derrumbes con consecuencias trágicas incluso bien entrado el siglo XX.

Esta cuesta era una de las zonas más antiguas de la ciudad y su desaparición impide conocer más detalles de la Historia de Huelva. Con ella desaparece la Cruz de la Cuesta, los restos de la puerta de la muralla (el único resto de la muralla de Huelva que podría haber corroborado su existencia) y la llamada “piedra del Moro”, a la que dedicaremos un artículo próximamente.

Northman.

Fuentes:

GOZÁLVEZ ESCOBAR, Jose Luis: El Castillo de San Pedro (Huelva), Función Urbana y Social.

NEGRO Y GARROCHO, Juan de Mora: Huelva Ilustrada.

Posted in Historia | Etiquetado: , , , , , , , , , , | 13 Comments »

Una onubense, Reina de Portugal

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en lunes, 3 noviembre 2008

En el desaparecido castillo de Huelva existía una torre que era denominada como “torre de la reina”. El origen de este nombre no está del todo aclarado, pero podría hacer referencia a un hecho poco conocido, el nacimiento en el castillo de doña Luisa Pérez de Guzmán y Sandoval, que con el tiempo llegó a ser la reina de Portugal.

Volviendo a los artículos de corte más histórico y en concreto de personajes olvidados de nuestra historía, hablaré en este post de una mujer que probablemente muchos onubenses desconozcan.

Luisa Pérez de Guzmán y Sandoval, Reina de Portugal

Luisa Pérez de Guzmán y Sandoval, Reina de Portugal. Imagen: http://www.wikipedia.org

Los condes de Niebla y duques de Medina-Sidonia eran también Los Señores de Huelva. La idea era que los herederos de los duques (los condes de Niebla) antes de acceder al ducado y a todas las posesiones aprendiesen “el oficio” en Huelva, donde sus decisiones no tendrían tanta repercusión y así podrían prepararse para sus funciones futuras. Uno de ellos, Manuel Alonso Pérez de Guzmán el Bueno y Zúñiga residió en Huelva durante varios años y aquí tuvo la mayor parte de su descendencia: Ana Francisca, Baltasar Enrique, Juana Francisca, Francisco Antonio y Luisa Francisca. Todos ellos bautizados en la iglesia de San Pedro y enterrados (excepto Luisa Francisca) en la cripta de la iglesia del Convento de la Merced, hoy catedral.

Partidas de nacimiento. Libro 1º, folio 284:

“En la Villa de Guelva (sic) jueves veinte y cuatro días del mes de octubre año de nuestro Salvador Jesu Cristo de mil y seiscientos y trece años yo el licenciado Diego Muñiz de León visitador General del Arzobispado de Sevilla baptizé a Doña Luisa Francisca hija del señor don Alonso de Guzmán el bueno y de la señora Doña Juana de Sandoval condes de niebla: Fue su padrino el señor don Gaspar Alonso de Guzmán el bueno marques de Casaza y le advertí de la cognación espiritual y lo firmé fecha tu supra.” Diego Muñiz de León=(rubricado)

Escudo de la Casa de Medina-Sidonia, en la calle Palacio. Foto: Calapito para Wikipedia

En 1615, muere el duque Don Alonso y el conde Manuel Alonso se traslada a Sanlúcar de Barrameda para acceder al ducado. Siguiendo la tradición familiar, el hijo de Manuel Alonso, Gaspar Alonso, es nombrado Conde de Niebla y se traslada a Huelva.

Mapa de algunos de los señoríos jurisdiccionales del Reino de Sevilla, en que puede parte de los estados de la Casa de Medina-Sidonia. Imagen: http://www.wikipedia.org

Pues bien, de entre toda esta marea de nombres, Luisa Francisca, bautizada el 24 de Octubre en la parroquia de San Pedro, se casa el 12 de enero de 1633 con João, Duque de Braganza.

En aquellos años Portugal pertenecía a la corona española, pero estaba comenzando a fraguarse una rebelión. Luisa Francisca se identificó con este movimiento y alentó a su marido a rebelarse contra España. La tradición le atribuye la frase “Antes reina por un día que duquesa toda la vida”. La rebelión fue un éxito y acabó convirtiéndose en reina consorte de Portugal.

Pero esta historia no termina aquí. En 1641, el hermano de Luisa Francisca, el Duque Gaspar Alonso aprovecha el momento y junto al marqués de Ayamonte Francisco Manuel Silvestre de Guzmán conspiran para sublevar Andalucía y separarla del reino de Felipe IV, proclamándose el Duque como rey de Andalucía, si bien parece que el objetivo real era el de acabar con la situación económica y el mal gobierno de España, ya que el grito de los sublevados era: “Viva el Rey y muera el mal gobierno”.

Cuando el Rey ordena al Duque que ataque Portugal desde Huelva éste pone excusas y reúne de una forma lenta los hombres necesarios para el ataque. La conspiración tendría el apoyo de Portugal, Holanda e Inglaterra, pero fue descubierta. El marqués de Ayamonte fue ejecutado y el Duque fue desterrado de la corte y se le prohibió volver a sus posesiones en Andalucía.

Recientes investigaciones han dado otro punto de vista a este extraño episodio. Al parecer la conjura no existió como tal, sino que fue una trampa emprendida por el Conde Duque de Olivares contra el Duque de Medina-Sidonia por envidias familiares, y si nunca se atacó Portugal fue porque realmente el ejército que se encontraba en la zona de Huelva era muy débil como para emprender semejante acción.

Aquí termina una historia más de tantas relacionadas con la vieja Huelva y que la mayoría de sus habitantes desconocen sin que se haga nada para remediarlo.

Northman.

Fuentes:

GOZÁLVEZ ESCOBAR, José Luis: El Castillo de San Pedro (Huelva), Función Urbana y Social. Universidad de Huelva (1993)

MARTÍNEZ NAVARRO, Antonio José: Historia Menuda de Huelva, vol.1.

www.andalucia.cc

www.wikipedia.org

Posted in Historia, Personajes Olvidados | Etiquetado: , , , , , , | 24 Comments »