La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘Huelva Ilustrada’

La Casa de los Garrocho en 1965

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en jueves, 28 julio 2011

En los últimos días y haciendo uso de la hemeroteca del periódico ABC, he encontrado un artículo del año 1965, en el que el autor escribe acerca de la “Fallecida” Casa Palacio de los Garrocho, previo al derribo que inminentemente acaeció sobre dicho inmueble años más tarde.

http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1965/12/23/055.html

http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1965/12/23/057.html

http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1965/12/23/059.html

El autor no es otro que el prestigioso historiador onubense Diego Diáz Hierro, y en dicho artículo hace un intento fallido por evitar la desaparición del edificio, apelando a la arquitectura e historia que lo rodeaban:

La denomino palacio, más por lo que significa y representa la dicha mansión, que por su atuendo arquitectónico, aun que no puede desestimarse su peculiar estilo, grato y digno, muy de la baja Andalucía y de la Huelva antigua, que hemos de acariciar, no sólo con ojos amorosos, sino con reparaciones conquistadoras de su forma original. En particular al enteramos que sobre tan preciada reliquia está dictado un holocausto en favor de la circulación rodada de la ciudad. Sacrificio que debíamos evitar a toda costa, dado el que estas construcciones de tiempos que pudiéramos llamar patriarcales, de indudable mérito histórico, no se prodigan, por desgracia, en Huelva.

Pero ineludiblemente ocurrió lo que todos bien sabemos, con todo aquello que en nuestra ciudad, tiene un valor mas allá de lo tangible o de lo meramente espiritual para todos aquellos que intentamos salvaguardar la esencia de lo nuestro, de lo que fuimos y de lo que somos, pese a lo somero de nuestra existencia individual.

Se incluye un grabado del S. XIX, en el que podemos apreciar las escaramuzas del Almirante Garrocho frente a corsarios berberiscos, un mosaico de San Antonio de Padua de cerámica onubense, una foto desde otra perspectiva de la casa y por último el escudo nobiliario de la familia Garrocho.

Al final del artículo, Díaz Hierro hace un alegato por la defensa del tristemente desaparecido edificio, aportando el texto para una posible placa que hubiera podido ir en su fachada de haberse conservado la mansión:

“Esta es la casa Palacio de los Garrocho, excelsos marinos de Huelva de los siglos XVI y XVII que supieron defender sus costas y el honor de España con denuedo de héroes. Aquí nació el 3 de Septiembre de 1715 uno de los más ilustres descendientes de tan distinguida familia, don Juan A. de Mora Negro y Garrocho, virtuoso canónigo benefactor eminente de su tierra natal y sabio autor de la obra histórica HUELVA ILUSTRADA, 1762. Falleció en Sevilla, donde la escribió henchido de nostalgias onubenses, el 5 de noviembre de 1786”.

De nada sirvió. Cuarenta y seis años después nada ha cambiado en cuanto al espíritu destructor del patrimonio onubense. La Casa de la Chanca, es la siguiente candidata si no hacemos nada por evitarlo.

Por último quería lanzar a los lectores una pregunta acerca del escudo nobiliario que aparece en la foto de la casa y de el azulejo de San Antonio de Padua, con respecto a su ubicación actual, ya que no he encontrado nada sobre los mismos lo cual me hace pensar, en el mejor de los casos, que se encuentren en el Museo Arqueológico Provincial y no en manos de particulares.

Manolo Maro.

Fuente: http://hemeroteca.abcdesevilla.es/

Artículo Relacionado: Casas desaparecidas: La Casa de los Garrocho

Posted in Arquitectura, Casas Desaparecidas, Colaboraciones, Crítica Social, Dejadez, Historia, Protesta | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 25 Comments »

La Piedra del Moro

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en lunes, 22 diciembre 2008

Al igual que otros pueblos y ciudades con una larga Historia a sus espaldas, la ciudad de Huelva ha sido un lugar cargado de leyendas y tradiciones que por desgracia hemos ido perdiendo. Muchas leyendas nacen de un intento de explicar el origen de lugares o edificios de tanta antigüedad que ni los más mayores recuerdan, y si hay un período lejano y oscuro, pero a la vez mágico e idealizado en la Historia de Andalucía, ese es el de la dominación musulmana. Si reunimos todos estos ingredientes tenemos la leyenda de la Piedra del Moro.

Las primeras noticias sobre un gran peñasco en las cercanías de la iglesia de San Pedro las tenemos en algunos textos y citas de los siglos XIX y principios del XX. A continuación mostramos algunas de estas referencias:

“Los marineros que se acercaban de noche en las fiesta de la Cinta, para atracar sus barcos…, tomaban como referencia y guía la luz de aceite de un farol colgado en la Cruz que se alzaba en el cabezo de San Pedro junto a un gran peñasco, ya desaparecido, conocido por “la piedra del Moro”, junto a esa Cruz”.

Montero Escalera 1946

“Situado (se refiere al castillo) en el Cabezo que hay en la calle Aragón, Matadero, Buenos Aires. Hasta los comienzos de este siglo quedaba un paredón que se conoció con el pintoresco nombre de la Piedra del Moro”

José Marchena Colombo 1940

Estos textos, escritos cuando ya la piedra había desaparecido, hacen referencia a un paredón, posiblemente un resto de una torre o de la muralla del castillo, que estaba cercano a la cruz situada en la cuesta empedrada. Los onubenses, en un intento de explicar la existencia de esa piedra en un cabezo de barro cuando ya el castillo hacía siglos que había desaparecido de su memoria, inventaron una leyenda sobre este peñasco. Según esta leyenda, la piedra era el observatorio de un astrólogo musulmán que lo utilizaba para contemplar las estrellas allá por el siglo XII. Hacia 1885, un anónimo personaje se convirtió en una especie de meteorólogo/profeta local y le dio por subirse a la peña o piedra para hacer sus predicciones, al igual que había ocurrido hace siglos con el astrólogo musulmán.

La historia de esta piedra termina como casi todo en esta Huelva, en un vertedero de escombros.

“Así mismo acordó S.E. el abono de otra cuenta del propio Ayudante, Sr Robles, para acreditar que en la reparación del empedrado de la calleja próxima a la calle Nueva y en el derribo de la piedra conocida por el sobrenombre del Moro, se habían invertido treinta y seis pesetas y cinco céntimos, que se pagarán del Capítulo respectivo”

Actas del Ayuntamiento 1887

Hasta aquí las referencias, obtenidas de los libros Historia Menuda de Huelva (Antonio José Martínez Navarro) y El Castillo de San Pedro Función Urbana y Social (José Luís Gozálvez Escobar). Pero me gustaría ir un poco más allá.

Plano del Castillo de San Pedro de 1768

Plano del Castillo de San Pedro de 1768

Esta es una imagen del plano del castillo de Huelva conservado en el archivo de MedinaSidonia. El plano está fechado en el siglo XVIII y se puede ver en rojo lo que ya estaba en ruinas en aquella época. ¿Podría ser la piedra del moro un resto del castillo? Por la situación de la piedra cercana a la Cruz de la Cuesta y porque se describe como un peñasco o piedra separada de cualquier otro resto, podría tratarse (es una opinión simplemente, no quiero jugar a historiador) de los restos de alguna de las atalayas que se encontraban en ese “brazo” que le sale al castillo y que posiblemente serían puestos de observación avanzada o servirían de protección a una de las entradas de la fortaleza. Pero hay algo más. El cabezo de San Pedro, por su situación privilegiada, ha sido seguramente el lugar elegido para construir las fortalezas por los distintos pueblos que ocuparon esta ciudad, por lo tanto podría tratarse de las ruinas de alguna otra edificación construida sobre el cabezo siglos atrás con alguna función de tipo defensivo. En la descripción de Huelva que aparece en el libro Huelva Ilustrada (escrito en el siglo XVIII) se nombran los restos del castillo pero no se habla de ninguna piedra, por lo que esta teoría pierde fuerza “en teoría”, ya que no hace mucho ha aparecido una nueva “piedra” en el cabezo y que no se corresponde con ningún elemento del castillo (que de momento conozcamos).

cabezo

Ese “cajón” de piedras incrustado en el cabezo parece formar parte de los cimientos de algún tipo de edificación defensiva, de vigilancia o de contención de arenas. El cabezo está lleno de restos de este tipo, muchos de ellos tapados por edificaciones o enterrados y de los cuales no tenemos conocimiento. Y es que los cabezos aún guardan muchas sorpresas que podrían ayudarnos a comprender el pasado de nuestra ciudad.

Con esta particular “piedra del moro” termino el artículo con la esperanza de que algún día se pueda proceder al estudio y excavación de este cabezo, y con la pena de que lugares y leyendas como el que he querido contar aquí los hemos perdido para siempre.

Northman.

Fuentes:

GOZÁLVEZ ESCOBAR, Jose Luis: El Castillo de San Pedro (Huelva), Función Urbana y Social.

MARTÍNEZ NAVARRO, Antonio José: Historia Menuda de Huelva.

NEGRO Y GARROCHO, Juan de Mora: Huelva Ilustrada.

Posted in Historia | Etiquetado: , , , , , , , , , , | 7 Comments »

Las mentiras del Terremoto

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en martes, 26 febrero 2008

El terremoto de 1755, el llamado terremoto de Lisboa. ¿Quién no ha oído hablar de él? Es una referencia segura en cualquier guía histórica-turística sobre Huelva. En todas ellas se hace mención a la destrucción que ocasionó en la ciudad y a la cantidad de edificios que derribó. La frase “el terremoto produjo una gran destrucción en la ciudad, por lo que actualmente no cuenta con muchos edificios antiguos” se repite en casi todas las publicaciones turísticas, pero…. ¿Hasta que punto esta frase es real? ¿El terremoto afectó más a Huelva que a ningún otro pueblo o ciudad? ¿Hasta que punto estamos poniendo excusas a la destrucción intencionada (y humana) de nuestro patrimonio?

Para ilustrar un poco (y nunca mejor dicho) este tema me voy a basar principalmente en un libro: HUELVA ILUSTRADA, de Juan de Mora Negro y Garrocho. Un libro escrito en el año 1762 (7 años después del terremoto). En este libro, se hace una descripción de la ciudad de Huelva en aquella época, de sus calles, sus edificios y su entorno. En ella se describe el estado de la ciudad después del seísmo, indicando incluso las reparaciones llevadas a cabo.

Veamos los edificios de interés que nombra divididos en dos grupos:

Edificios religiosos:

  • Iglesia de San Pedro.
  • Iglesia de la Concepción.
  • Convento de Santa María de Gracia (Agustinas).
  • Convento de la Victoria en la calle del Puerto (desaparecido actualmente).
  • Convento del Gran Padre San Francisco (desaparecido actualmente).
  • Convento de Nuestra Señora de la Merced.
  • Ermita de San Andrés (en la calle San Andrés y desaparecida actualmente).
  • Ermita de San Sebastián (donde hoy está la calle San Sebastián y desparecida en la actualidad).
  • Ermita de la Soledad.
  • Ermita de Saltés (al principio de la calle Puerto y desaparecida).
  • Iglesia del Hospital de la Caridad (descrita como muy suntuosa, situada cerca de la Concepción y desaparecida junto al hospital).
  • Capilla-arco de Nuestra Señora de la Estrella (en lo que ahora sería el final de la calle Marina aproximadamente y desaparecida).
  • Santuario de la Cinta.
  • Ermita del Señor San Blas (fuera de la ciudad y desaparecida).

En resumen, de 14 edificios religiosos mencionados, 8 de ellos han desaparecido sin dejar rastro y continuaban en pie después del terremoto. En 1762, había algunos todavía afectados por el seísmo (como el convento de la Victoria), pero en el libro se hace mención a las reparaciones llevadas cabo en la mayoría de ellos.

Veamos ahora las construcciones civiles dignas de mención:

  • Castillo de San Pedro (en ruinas en el siglo XVIII, sus piedras se usaron para restaurar otros edificios tras el terremoto. Hoy no queda ni rastro).
  • Palacio de los Duques (situado en la calle Palacio y hoy desaparecido).
  • El antiguo acueducto romano y sus fuentes (la parte subterránea del acueducto se conserva parcialmente bajo los cabezos del Conquero, si bien no está claro si existía estructura exterior visible en la época en la que se escribe el libro).
  • Las casas del cabildo (desaparecidas).
  • La cárcel (desaparecida).
  • El baluarte de la Estrella, defensa del puerto al final de la calle marina junto al arco de la Estrella (desaparecidos).
  • El libro habla también de una “portada de obras mas antigua que de Moros” en la que se encontraban monedas romanas y que al parecer ya estaba en ruinas en esa época. Posible puerta de entrada a la ciudad en la zona de San Pedro.

En el libro Historia Menuda de Huelva de Antonio José Martínez Navarro se nombran otros dos edificios existentes a finales del siglo XIX.

  • El alfolí (almacén de sal de la Real Hacienda construido en el siglo XV o XVI situado en la calle San José y desaparecido).
  • La “piedra del moro” (posible resto del Castillo, muralla o de una construcción romana o medieval situada cerca de San Pedro y desaparecida).

De los edificios civiles nombrados no existe en la actualidad ni uno solo. La mayoría fueron destruidos a lo largo del siglo XIX como el baluarte y arco de la Estrella (1848), la Peña del moro (1887), el Alfolí (1884), etc.

A estos edificios civiles hay que sumarles las casa particulares como la casa de los Trianes, la casa-palacio de los Garrocho, la llamada casa del Diablo y otras casas nobles de la ciudad de las que no se ha conservado ninguna.

La destrucción que causó el terremoto debió ser similar a la causada en otros pueblos y ciudades del entorno, sin embargo la proporción entre edificios conservados y edificios perdidos en Huelva está muy desequilibrada. En Huelva tradicionalmente se ha destruido más que se ha conservado, y no podemos culpar a los responsables del siglo XIX ya que en aquella época había muy poca conciencia, pero por lo visto esa conciencia tampoco llegó con el siglo XX en vista de todos los edificios modernistas y de tipo industrial que hemos ido perdiendo (por no hablar de los religiosos). Es muy sencillo explicar la falta de edificios antiguos en Huelva culpando de ello a un fenómeno natural para así descargar la verdadera responsabilidad del estado del patrimonio de la ciudad.

Me gustaría acabar este artículo con una frase, quizás algo exagerada, pero sacada tal cuál del libro Huelva Ilustrada. Cito textualmente:

“Destruyó gran parte del Pueblo el formidable Terremoto del año de 1755; pero a los dos años, no solo se veía reedificado, sino mejorado con Portadas insignes, y muy costosas, adornados de bella pintura los frontis de las Casas, renovados con costosas Obras los Templos, Casas, como Palacios, fabricadas de nuevo con la mayor suntuosidad.”

No hace falta decir más.

Northman.

Posted in Arquitectura, Historia | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 37 Comments »