La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘Iglesia’

El Hospital de La Caridad

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en miércoles, 14 marzo 2012

El siglo XVI es una época de apogeo en la Villa de Huelva. De ello da fe la construcción de la parroquia de la Concepción y los conventos de las Agustinas, San Francisco y la Victoria, así como de varias ermitas. Además de estas construcciones, tenemos otros indicadores «arquitectónicos» del crecimiento de la población: los hospitales. En el siglo XVI Huelva llegó a tener tres hospitales: El hospital de San Andrés, con capilla propia en la calle de su nombre, el hospital de la Misericordia y Santiago, y el que hoy nos ocupa, el Hospital de La Caridad.

El Hospital de la Caridad fue fundado por el mismo personaje histórico que propició la construcción de la Parroquia de la Concepción: Cristóbal Dorantes. La familia Dorantes no tenía título de nobleza propio, pero sí unas amplias extensiones de terreno dedicado a fincas de cultivo,  junto con numerosas propiedades urbanas, que le proporcionaban unas amplias rentas. El mismo Cristóbal Dorantes llegó a ocupar los cargos de regidor y fiel ejecutor de la villa. Es en esta época cuando dona unas casas de su propiedad para la construcción de la actual iglesia de la Concepción.

«Como el vecindario de Huelva se iba agrandando y extendiendo por lo baxo de la población antigua, se pensó en erigir segunda Parroquia para el abasto espiritual de aquella feligresía tan distante de la Parroquia de San Pedro. Consta que Christóval Dorantes, natural y vecino de Huelva, estando en Sevilla, en 26 de Mayo del año 1515, hizo cesión de sus casas par que se fundase en ellas una seguna Parroquia dedicada a Nuestra Señora de la Concepción».

De Mora, Negro y Garrocho, Huelva Ilustrada

En su testamento (hacia 1522)  indica que dona su propia casa para la construcción de un hospital, llamado de la Concepción:

«Yten, por el deseo que tengo de serbir a Dios y a Nuestra Señora gloriosa, madre Suya, y porque veo la mucha nesesidad que en esta villa ay de ospital para acoximiento de los pobres y camas y reparos dellos, quiero y es mi boluntad, y ansí yo lo mando, que se haga de mi casa, la en que yo agora bibo o moro, que es junto a la Yglesia de Nuestra Señora de Concepción, y es pared y medio con el molino de aseite que es de mis hermanos y mío, un ospital para donde sean acoxidos los pobres, y se llame el ospital de la Yglesia de Nuestra Señora Santa María de Concepción».

A partir de 1609 se instala una capilla con la imagen de la virgen de la Caridad donada por el Duque de Medina Sidonia. A partir de esa fecha comenzará a denominarse Hospital de la Caridad en la mayoría de documentos.

Ya en el siglo XVIII el hospital es descrito por Juan Agustín de Mora Negro y Garrocho en su obra Huelva Ilustrada de la siguiente forma:

«Es suntuosa la hermita, e Iglesia Hospital de la Charidad, Colateral de la Parroquia de la Concepcion. Aquí está fundada una Confraternidad del Santo Rosario, que sale todas las noches, y madrugadas, y por la tarde los dias de Fiesta, y tienen la Imagen de la Virgen, y su Templo muy bien adornado. A esta Hermita está agregado un Hospital para enfermas, de fundación muy piadosa; pero sin dotacion, y fondos correspondientes, para mantenerlas».

Plano de Huelva en el siglo XIX (El castillo ha sido añadido para situarlo en el plano). Se puede observar junto a la Parroquia de la Concepción un recuadro sobre el Hospital de la Caridad

Plano de Huelva en el siglo XIX (El castillo ha sido añadido para situarlo en el plano). Se puede observar junto a la Parroquia de la Concepción un recuadro sobre el Hospital de la Caridad

Ya en el siglo XVIII como vemos, el Hospital y la Capilla pasaban por una época complicada. Para una población estimada de unas 6.000 personas sólo disponía de dotación para unos 5 o 6 enfermos. En el censo de Floridablanca de 1787 se indica que el hospital disponía de 2 facultativos y de 3 empleados (sin especificar qué tareas realizaban). A mediados del siglo XIX la situación era la misma para una población mayor. Finalmente a finales de siglo se cierra el hospital y se derriba junto con su capilla.

La única memoria que nos queda, es la antigua denominación de la calle en la que se situó el edificio. La antigua calle Hospital, que se corresponde con la actual Méndez Núñez. En el plano de Huelva más antiguo que se conserva aparece esta denominación de la calle, junto con la situación del edificio. En la actualidad existe un azulejo, rodeado de cartelería diversa, con la antigua denominación de la calle en la única casa antigua que se conserva en la zona.

Antigua Calle Hospital

Antigua Calle Hospital

Bibliografía:

Juan Agustín de Mora, Negro y Garrocho,  Huelva Ilustrada.

David López Viera, El Hospital de la Caridad de Huelva en el Antiguo Régimen.

Posted in Casas Desaparecidas, Curiosidades, Historia, Redacción | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , | 8 Comments »

Porque yo lo valgo

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en sábado, 19 marzo 2011

En el S. XIII, las ciudades estaban dominadas política y socialmente por los grandes mercaderes. De tal manera, a lo largo de toda la Edad Media, bien por medio del patriciado ciudadano en el marco urbano y comunal, bien mediante los grandes capitalistas en el marco estatal, los mercaderes-banqueros apuntalaron y coronaron su poderío económico con un poder político en el que se mezclaba la búsqueda del interés y del prestigio social.

Pero los mercaderes se vieron arrastrados por su oficio a realizar acciones condenadas por la Iglesia, operaciones ilícitas, la mayoría de las cuales entraron en la denominación de usura, condenada por la Iglesia. Por eso, los ricos mercaderes manifestaban sus sentimientos religiosos, sobre todo en el ocaso de sus vidas y en el momento de la muerte. Algunos inclusive abandonaban su oficio y sus riquezas y entraban en las Órdenes, retirándose a un convento para terminar allí sus días, cumpliendo de esta forma, una especie de penitencia final. Era el momento del arrepentimiento y de querer saldar los remordimientos, por eso muchos son los mercaderes que a lo largo de la historia han legado a la Iglesia su testamento.

Por otro lado, proteger a los artistas, comprarles las obras y encargarles trabajos en iglesias o edificios públicos era también una tradicional manifestación de riqueza y rango social. Sin embargo, a menudo, para los mercaderes no se trataba tanto de cumplir una función artística, como cumplir una función social mediante la beneficencia. En muchos casos, se trataba también de controlar medios muy poderosos de influencia sobre el pueblo, como por ejemplo, el control de la literatura para inspirar poemas escritos favorables a su persona. Del mismo modo, la pintura llevó la marca del mecenazgo de los mercaderes y banqueros. La encontramos en las iglesias, en las capillas donde celebraban sus ceremonias privadas y se hacían enterrar las grandes familias del comercio y de la banca, capillas cuyos muros hacían adornar con frescos, como por ejemplo la de los Pazzi en Santa María Novella, Florencia, en la que aparecen los frescos de  La Trinidad, pintados por Massacio.

La Trinidad de Masaccio. Iglesia de Santa María Novella. Florencia. Imagen: www.gabitogrupos.com

Los sentimientos piadosos y el gusto por el prestigio llevaron por igual al mercader a hacerse representar en los cuadros. El mercader compartía con el noble y el clero de alto rango, el deseo de aparecer bajo los rasgos de donante y hacerse inmortalizar en él. Una obra representativa de lo dicho es el Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa, del pintor flamenco Jan Van Eyckp.

Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa. Imagen: http://es.wikipedia.org

Pero es en el marco urbano donde debemos ubicar al mecenazgo de los hombres de negocio de la Edad Media. Los mercaderes-banqueros pensaban con frecuencia en su ciudad, estando en la primera línea de sus preocupaciones y de sus afectos. Aunque, por supuesto, el “patriotismo urbano” del mercader era también interesado, ya que la ciudad era el centro y el fundamento de sus negocios y de su poder.

Con esta introducción, he querido poner de manifiesto las posibles similitudes entre la Época Medieval y la actual, y me explico:

Como sabéis, mañana domingo a las 12:00, se inaugurará el monumento dedicado a la Virgen de El Rocío que va ubicado en la plaza de El Punto.

Realizada en bronce patinado, la escena escultórica representa un momento de la procesión de la Blanca Paloma, el Lunes de Pentecostés, con la Reina de la Marisma llevada a hombros por 60 almonteños. La obra tiene unos 4,3 metros de altura, con 4,5 metros de fondo y tres metros de ancho, con un peso aproximado de 6.000 kilos. Este monumento tiene muchos detalles significativos, como las medallas de las hermandades de Huelva y Emigrantes.

Valorándolo desde un punto de vista meramente artístico, creo que es innegable su fuerza y calidad, verdaderamente va a ser toda una obra cumbre para su autor. Es impresionante el nivel de detalle que es capaz de transmitir a sus obras el genial escultor rocianero Elías Rodríguez Picón, también autor, entre otros, del monumento a Juan Ramón Jiménez y del recién estrenado a Cristobal Colón. Os recomiendo que echéis un vistazo a este vídeo, y os dejéis dar una vuelta con Elias alrededor del monumento para que entendáis el nivel de detalle y la complejidad en su elaboración:

Tanta obra de don Elías en nuestra capital me hizo visitar su web, www.eliasrodriguezpicon.com. Indagando por la misma, me sorprendió encontrar en la sección «monumentos»  y en la de «galería personal», las fotografías que a continuación muestro, referidas al citado monumento a la Virgen.

Elías junto a los «almonteños» del Monumento a la Virgen del Rocío. Imagen: www.eliasrodriguezpicon.com

Representación de D. José Luis García Palacios en el Monumento a la Virgen del Rocío. Imagen: www.eliasrodriguezpicon.com

Elías moldeando la representación de D. José Luis García Palacios. Imagen: www.eliasrodriguezpicon.com

Cómo podéis apreciar bien a las claras, uno de los «almonteños» que portán a la Virgen es ni más ni menos que D. José Luis García Palacios, principal financiador del monumento y de todos los demás realizados por D. Elías para la ciudad de Huelva, todos ellos financiados y donados por la Caja Rural del Sur, a la sazón presidida por el Sr. García Palacios.

En definitiva, como «soy el que paga, quiero que me inmortalicen de cara a tós mis  paisanos».

Así como aparece García Palacios, no sé si aparecerán retratados otros «insignes» financiadores o promotores del monumento. Quizá conozcáis otros rostros.

En fin, que después de haber pasado tantos siglos, la vida sigue igual.

Alfa-Delta.

Bibliografía:

Le Goff, Jacques: Mercaderes y banqueros de la Edad Media.

www.huelvainformacion.es

http://es.wikipedia.org

www.eliasrodriguezpicon.com

Posted in Colaboraciones, Historia, Protesta | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 114 Comments »