La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘Ingleses’

Sobre Huelva. Un proyecto de ensayo. Capítulo 2

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en jueves, 13 febrero 2014

Huelva es el olvido. Tiene que ser ese el motivo de la extraña maldición que perdura en esta tierra. Huelva siempre ha sido un rincón olvidado porque en ella habita el olvido. Lo sé.

No mucha gente recuerda hoy en día el origen del nombre del rio Guadalete y creo que es pertinente recordarlo pese a su aparente lejanía tanto en tiempo como en espacio, pues aunque desde la antigüedad clásica las localizaciones no nos llegaron exactas, creo que sí lo hicieron sus verdades intuitivas y ecos mitológicos.

Los fenicios y griegos asentados en Andalucía denominaron al Guadalete como el rio del olvido paradójicamente en memoria de una batalla entre ambos y a la vez para olvidar las ofensas que la causaron. Fue esa raíz Lete (el rio del olvido de la mitología griega o leteo en latín) la que los árabes reciclaron añadiéndole Guada- rio .

Puede que al igual que con localización exacta del mítico reino de Tartessos las fuentes no acertasen y dicho rio se encuentre también aquí, en estas tierras más allá de las columnas de Hércules. Porque pienso que el verdadero rio del olvido  tiene que estar en Huelva. Solo así se explica el olvido endémico que cubre la región desde tiempos inmemoriales acaso por una maldición de los antiguos dioses por extraer de la madre tierra tesoros que atrajeron a los distintos imperios desde que el hombre salió de las cuevas, como prueba el hecho de que Riotinto sea una de las explotaciones mineras más antiguas de la humanidad.

Eso explicaría el olvido y la enigmática (des)localización del reino de Tartessos mencionado incluso en la biblia. Maldición de la que ni siquiera el arqueólogo alemán Adolf Schulten pudo librarse y que se convirtió en una obsesión que se llevó a la tumba. Incluso con la mayor gesta ocurrida en nuestras tierras y de las pocas cosas que los onubenses reivindicamos con orgullo: el descubrimiento de América y la salida de las Carabelas de Palos de la Frontera no escapa al hecho de que solo sea recordado el Genovés Cristóbal Colon y pasaran al olvido de la historia los héroes onubenses Pinzones y la importantísima ayuda que recibió por parte del monasterio de la Rábida.

¿En que otro lugar si no es aquí se puede encontrar ánforas romanas semienterradas en pinares olvidados de la costa? El poder de evocación de esta tierra atrapara por siempre a los erráticos enamorados de los restos del naufragio de la historia. Únicamente hay que seguir las pistas que en esta casa de fantasmas nos dejaron sus anteriores ocupantes. Están ahí para el que quiera seguir el camino.

Solo en Huelva es posible recorrer sin guía ni control alguno las edades del hombre, sin que nada importe en el presente pues no hay futuro, solo olvido, lento y destructor, con la belleza de lo efímero.

Por eso recuerdo la fascinación infantil de ver la piedra de los sacrificios de los pueblos iberos que ocuparon la peña de Arias Montano y sus laberínticas grutas, recuerdo el hueco tallado en la pila tallada donde imaginaba debía situarse el corazón palpitante de la víctima.

¿Fantasía o verdad?

No lejos de aquellas cimas calizas unos aficionados al submarinismo encontraron en una gruta sumergida cientos de lámparas romanas (lucernas) durmiendo en el sedimento que  los milenios dejan al fondo de cristalinas aguas subterráneas. ¿Restos de mineros o un pozo de los deseos pagano?

Todo ello se perdió en Flandes.

Como bien saben los amantes de los minerales, en olvidados parajes del Andevalo se hallan minas en donde la tierra muestra sus cicatrices entre jara y silencio. Junto con elementos extraños y restos de la vida de mineros que dejaron sus herramientas y vidas casi como si fueran a volver de un momento a otro para continuar con su eterno picar.

Pueblos con arrogante carácter ingles que fueron abandonados en la desolación, restos de la casa del gobernador y su chimenea de lord, sus jardines, sus raros árboles de otros climas asilvestrados…todo semiderruido y alrededor : las casas de sus esclavos nativos.

Aldeas fantasmas que siguen ahí para el que quiera ver los restos del Titanic desde tierra, junto con perlas que la tierra aun guarda para coleccionistas intrépidos.

¿Encontrar tumbas hechas con laja cerca de riberas de ensueño? Busca los legendarios gurumelos en ciertos lugares y hallaras maravillas dolménicas despreciadas.

Escala montañas de Cuarcitas del paleolítico y descubrirás restos metálicos de las primeras fundiciones de razas que ya no existen.

Y ballenas enterradas en el Conquero… y casas árabes con mármol en islas marismeñas…Y fósiles tirados entre olivos…

Pero nada de esto importa al onubense de a pie. Y al no dársele valor al pasado y su  legado lo mejor que puede ocurrir es que continúe oculto, enterrado, abandonado, en la niebla protectora de la ignorancia y el disfrute de los iniciados.

El olvido fluye por las marismas de Onuba Aestuaria, fluye en el eterno ir y venir de mareas lunáticas que van borrando la memoria y el paso del tiempo con el limo y los ocasos rojizos, venas por las que sangra la tierra y por las que subieron y bajaron todos los imperios mediterráneos y nórdicos que llegaron para comerciar, para saquear, para conquistar, para vivir y morir cerca del corazón palpitante de la tierra sin que de ellos quedara aquí nada más que  mucho olvido y algunos restos sepultados por la marea de la historia. Fenicios, Griegos, Romanos, árabes, Vikingos, Castellanos, ingleses… todos bebieron del agua de leteo y navegaron sus marismas en algún fugaz momento.

A.S.Torres.

Posted in Colaboraciones, Crítica Social, Dejadez, Ensayo, Protesta | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 Comments »

Diciembre dedicado al “Legado Británico”

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en miércoles, 11 diciembre 2013

El Centro Puerta del Atlántico ha dedicado todo el mes de Diciembre al Legado Británico y están programando interesantes actividades. Os dejamos con ellas recordando que aunque todas son gratuitas, necesitan inscripción previa. Todas los actos son el Puerta del Atlántico sito en la Avda. Presidente Adolfo Suárez nº 1 (junto Muelle de Riotinto). Para más información: turismo@huelva.es – 959 541817

– Jueves 12 a las 19.00 h. Presentación libro “In Loving Memory. Una mirada a nuestro pasado minero: Los cementerios británicos en Huelva”, de Dña. Consuelo Domínguez Domínguez.

– Lunes 16, a las 10.00 h. Charla Didáctica “Los ingleses en Huelva” (Centros Educativos de Primaria), a cargo de Juana Martín, Dinamizadora Concejalía de Turismo, Ayuntamiento de Huelva.

– Lunes 16, a las 11.30 h. Charla Didáctica “Los ingleses en Huelva” (Centros Educativos de Secundaria), a cargo de Juana Martín, Dinamizadora. Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Huelva.

– Martes 17, a las 17.00 h. Visita Guiada “Edificios de la burguesía onubense”, a cargo de José María Maldonado, Informador Turístico. Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Huelva.

– Miércoles 18, a las 11.00 h. Taller “Adornos Navideños Británicos” (para adultos), a cargo de Juana Martín, Dinamizadora. Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Huelva.

– Miércoles 18, a las 19.00 h. Conferencia “Guillermo Sundheim, un empresario alemán en la Huelva del Siglo XIX”, a cargo de  Dña. Mª Antonia Peña Guerrero, Catedrática de Historia Contemporánea de la Universidad de Huelva

– Viernes 20 , a las 19 h. Inauguración Exposición “Huelva a través de la fotografía” fotografías ganadoras  de 2013 (visitable hasta el 4 de enero de 2014).

Posted in Colaboraciones, Eventos, Literatura | Etiquetado: , , , , , | 8 Comments »

La antigua escuela de Facultativos de Minas

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en martes, 7 febrero 2012

Retomando la categoría de edificios desaparecidos que llevábamos algunos días sin tocar, os vamos a hablar sobre la “Escuela de Facultativos de Minas”.

Este edificio se encontraba en la antigua carretera de Sevilla, actual Alameda Sundheim, en la zona que actualmente ocupa el Museo Provincial. El edificio fue concebido originalmente como un “hotel”, entendiendo hotel como un tipo de construcción doméstica aislada (casi una casa de campo) introducida por los ingleses en nuestra ciudad y que fue adoptado rápidamente por las clases más pudientes. Los alrededores del centro de Huelva, sobre todo la zona del Conquero, disponían de numerosos ejemplos de “hoteles”, tristemente desaparecidos en muchos casos.

El edificio fue construido según planos del arquitecto Marcelino Securum Orga en 1912. Fue encargada por José Sánchez Mora, abogado de la Compañía de Riotinto y muy pronto fue adaptado para su cometido final, acoger las dependencias de la Escuela de Facultativos de Minas, fundada en 1901 como “Escuela de Capataces de Minas” y que hasta entonces había ocupado otros edificios de forma provisional. La construcción tenía una gran riqueza decorativa y un torreón característico que lo hacía destacar en el entorno. Como escuela de Facultativos de Minas disponía en la planta baja de 5 aulas y 1 laboratorio, y en la segunda planta 3 clases, 1 biblioteca y 1 museo completo de minerales.

Como dato curioso, por su cercanía con el campo del Velódromo, el edificio aparece en algunas fotografías del antiguo campo de fútbol, casi como un castillo de cuento de hadas adornando el paisaje. Por desgracia, y como ha ocurrido demasiado a menudo, el edificio fue derribado y se perdió para siempre su recuerdo.

Antigua imagen del Velódromo

Antigua imagen del Velódromo, al fondo la escuela de Minas

Bibliografía:

http://garrat-patrimoniominero-industrial.blogspot.com

Díaz Zamorano, María Asunción. Huelva. La Construcción de una Ciudad.

Posted in Arquitectura, Casas Desaparecidas, Historia, Redacción, Torreones de Huelva, Urbanismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , | 36 Comments »

Colegio Menor Sta. María de la Rábida

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en martes, 7 junio 2011

Entre la calle Fray Junípero Serra y la Avda. Manuel Siurot se encontraba este hermoso chalet también llamado de El Sordo o Villa Conchita.

Se trataba de un edificio principalmente regionalista con algunos elementos reflejo de la arquitectura inglesa, como la galería del porche y cuerpo volado de la fachada. El chalet contaba con cocina, comedor, aulas de estudio, zona de juego y entretenimiento, 3 amplios dormitorios con 18 literas cada uno, enfermería, pista de tenis y servicios.

El edificio era propiedad de García Morales, a cuya muerte fue alquilado a su viuda por 900 pesetas mensuales. En principio fue usado como internado para niños huérfanos y pobres, y se le conoció como “El internado del Frente de Juventudes” hasta su cierre por falta de recursos hacia 1945. Tras unas reformas inició su historia como Colegio Menor en 1951, siendo el primero de España y prolongando su actividad hasta 1960, año tras el cual esta actividad pasaría a desarrollarse en lo que hoy conocemos como el Albergue Juvenil, en la calle Marchena Colombo. Al cesar su uso, el chalet fue dejado a su abandono hasta que fue derribado a principios de los 80 por un estado de visible ruina.

Lo único que queda es la entrada, situada en el Museo al aire libre.

Se trató del primer Colegio Menor de España y la experiencia que aportó influyó decisivamente en la reforma de las Enseñanzas Medias por parte del ministro Ruiz Giménez así como un afán del Frente de Juventudes por construir Colegios Menores y Residencias Juveniles, base de lo que hoy se conoce como la Red Juvenil de Albergues. Su impulsor sería Antonio Andrés Díaz, inspector provincial de Juventudes, quien tras madurar la idea en su Almería natal fue mandado a Huelva a realizar un informe en Octubre de 1949 sobre las polémicas gestiones de la Delegación Provincial. El resultado fue la destitución del entonces delegado y su sustitución por el propio Andrés, lo cual le hizo permanecer durante 3 años en Huelva. Durante este tiempo encontró el apoyo necesario para llevar a cabo su idea, por lo que el chalet de “El Sordo” fue reformado y así el Colegio Menor pudo abrir sus puertas. Sus objetivos principales consistían en: alojar a estudiantes desplazados, acoger a estudiantes capacitados con necesidad de becas, e internar a estudiantes para completar su formación.

Al acercarnos a la historia de tan singular edificio, pura representación de la dejadez onubense, cabe alzar la vista y observar lo que hemos perdido. Todos sabemos la urbanización  que hay ahora ahí arriba. Por por mucho que digan o callen, Huelva era más que la Plaza de las Monjas.  Muchas otras zonas son abarcables a esto, pero en el caso que nos toca, desde el “centro” hasta la Merced, y arriba hasta el mismo Conquero la ciudad podría ser un hermoso casco histórico. La mal llamada Plaza de Ivonne Cazenave bien podría ser tal cosa, y estar rodeada de un auténtico paisaje urbano digno de ser objeto del paseo de onubenses y turistas. En este sentido, edificios como El Colegio Molière (antiguo hospital inglés), el instituto Rábida, la tristemente reformada Clínica de los Naranjos o el Pérez Carasa que hoy sobrevive, merecen un futuro artículo aparte para conocer un poco mejor su historia. Pero para no salirnos del tema, por lo pronto, nos quedamos aquí.

D8ni.

Fuentes:

Archivo histórico provincial de Huelva.

Google Maps.

Posted in Arquitectura, Casas Desaparecidas, Colaboraciones, Dejadez, Protesta, Urbanismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 25 Comments »

El Cementerio de los Ingleses de Tharsis

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en sábado, 31 octubre 2009

Como estamos en vísperas de Todos los Santos y Difuntos y hace poco tiempo se estuvo hablando bastante del Cementerio Inglés de Huelva, he querido aportar mi pequeño granito de arena y os envío estas fotos del “Cementerio de los Ingleses de Tharsis”.


Observaréis que hay una lápida relativamente reciente. Pertenece a la última persona enterrada allí, Tracey Gray, una señora muy querida por todos los tharsileños que se quedó en esta tierra para siempre: “Allí permanecía incluso después de la huída de los ingleses testimoniando esa valentía colonial tan esplendorosa que era su mejor orgullo”.


A ella se refiere Ramón Llanes en Aguavieja, Crónica Amable de la Memoria de Tharsis (Edita: Diputación Provincial de Huelva, 1998): “La señorita Gray tenía las manos tan blancas como el nácar. Presumía siempre de una sonrisa de almidón adornada con sombrero de pluma, velo negro y cara de agradar (…)”.

Tan sólo una treintena de tumbas han logrado “sobrevivir” a la situación de abandono de años, hasta que acertadamente se rehabilitó el “Cementerio Inglés” a principios de 2009.


En él descansan familiares de algunos de los responsables de The Tharsis Sulphur & Copper Company Limited, con sede en la ciudad más grande de Escocia, Glasgow. Pese a ello, siempre fueron “los ingleses” que explotaron las minas y abrieron al tráfico el ferrocarril Tharsis-Corrales (una de las 3 únicas vías de 4 píes de ancho en el mundo), con el objetivo de trasladar a la capital la pirita extraida de los yacimientos. Dicha línea férrea fue la última de carácter minero que funcionó en el sur de España. El 22 de diciembre de 1999 dio su último servicio, quedando cerrada el 1 de enero de 2000.

Tal y como dice la web del Ayuntamiento de Tharsis: El Cementerio Inglés se levantó a imagen y semejanza de un camposanto británico. Presenta dos espacios diferenciados por gruesos muros de mampostería, realizada con piedra. Sus paredes están recubiertas de hiedra. La belleza de este cementerio, sus pequeñas dimensiones que lo hacen de cierto aire romántico, la hiedra que lo envuelve y los enterramientos con nombres foráneos, causan una sensación de mezcla entre tristeza y belleza.

Todo un ejemplo de respeto al patrimonio y al pasado de un pueblo, no como se hace en Huelva con su Cementerio Inglés.

Fulanita de Tal y Sr. Rubio.

Fotos: Fulanita de Tal.

Fuentes:

http://www.minasdetharsis.org
http://www.huelvainformacion.es
Aguavieja, Crónica Amable de la Memoria de Tharsis, Diputación Provincial de Huelva, 1998.

Posted in Colaboraciones, Historia, Turismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , | 22 Comments »

¿Se repite la Historia?

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en jueves, 21 mayo 2009

La finalidad de la historia es explicar el presente, decir por qué el mundo que nos rodea es como es. El futuro depende del pasado. Por tanto, la Historia es pasado, es presente y se proyecta hacia el futuro, hacia nuevas posibilidades. No obstante, esas nuevas posibilidades deben servir para mejorar las condiciones de vida de los seres humanos, sin excluir a ni uno sólo de nosotros.

Pero “el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. ¿La Historia se repite? Una respuesta a ello la tenemos en lo que está ocurriendo con el Polo Químico e Industrial de Huelva. Me dí cuenta de ello, tras la lectura de un libro para un trabajo universitario: Capitalismo minero y resistencia rural en el suroeste andaluz. La historia del año de los tiros. Libro que está basado esencialmente en Ríotinto entre los años 1873-1900. Trata sobre “el conflicto de los humos”, y está relacionado con las “teleras” o calcinaciones al aire. Relata también los hechos de El Año de los Tiros (4-2-1888), basándose en distintas versiones, y el tan polémico y ya mencionado conflicto de “los humos”, y los antihumistas. Mas, con esta reflexión, lo que pretendo es que cada cual saque sus propias conclusiones o posibles similitudes de estos acontecimientos pasados con lo que está ocurriendo hoy día en Huelva.

Teleras RioTintoTeleras de Ríotinto. Imagen: http://andresmarincejudo.blogspot.com

Son 2 los temas destacables que impregnan este periodo:

1) La lucha de los antihumistas para que se aplique el Decreto

En 1888 hubo un debate en las Cortes en el que se trató el tema de Los humos de Huelva. Y tras diversos estudios realizados, éstos dieron lugar a la promulgación del Decreto de Albareda mediante el cual se prohibía las calcinaciones al aire libre. El año 1889 transcurre entre reuniones y reticencias continuas de las autoridades y sin ninguna prueba que demuestre que el Decreto comenzara a aplicarse. Este mismo año vuelve el escepticismo, al quedar otro trabajador asfixiado en las minas y vuelve el descontento en el pueblo de Río Tinto por el plazo dado de 3 años para terminar con las teleras, ya que éste se consideraba excesivo. Acusan a Cánovas de no colaborar con la Causa de los Pueblos, por los intereses que tienen en las minas. Por su parte, Manuel de la Paliza propone la realización de un convenio cuyas propuestas serían: 1) Las empresas aceptarán constituir tribunales mixtos con representantes de empresas y pueblos. 2) Los pueblos y empresas designarán a sus representantes. 3) Los representantes de ambos fijarán las indemnizaciones.

Los vecinos de los pueblos afectados, no confiarían en esos tribunales mixtos y ven el Convenio como un capricho de la empresa para evitar el Decreto, ya que éste era incompatible con el Convenio. Asimismo, Ordóñez Ricón redactó una circular (que estuvo a punto de ser boicoteada por la empresa) convocando a una reunión a los representantes de cada pueblo para decidir qué se debería reivindicar. Esta reunión no agradó al Gobernador, que intentó que no se celebrara, mediante el envío de cartas a los alcaldes y a los propios convocantes. A raíz de estos acontecimientos comienza a surgir rumores que hablan de una posible derogación del Decreto. En el ámbito nacional, los contrarios a la prohibición de las calcinaciones, aconsejaban al Gobierno que no cumpliera el Decreto.

Teleras Riotinto 2Teleras. Imagen: http://zalamealareal.blogspot.com

2) La actitud de marcha atrás de los obreros ante la política de despidos de la Río Tinto Company.

A partir de 1890, se produce la aplicación del Decreto de Albareda para acabar con las teleras, pero esto a su vez supone el despido de muchos trabajadores. La empresa justifica los despidos por una reducción del sistema, y culpa a los antihumistas de la situación que viven los obreros en ese momento, consiguiendo así que se dé la vuelta a la actitud de los mineros, que comenzarán protestas para pedir trabajo y culparán a los antihumistas de su situación laboral. Una vez los obreros son despedidos, éstos empezarán a reunirse con políticos, dueños de otras empresas con el único fin de arreglar su situación, reuniones que no tienen éxito.

Los sectores que apoyaban a la empresa y la propia Río Tinto Company aprovecharían la situación de los obreros para realizar algunas maniobras como: 1) Sobornar a los políticos para que ayudasen a la empresa. 2) Cargar duramente contra los antihumistas, con el único fin de poner a los obreros en contra de éstos. 3) La compañía logró también convencer a la Academia de Medicina, con el fin de que  declarasen que el dióxido de azufre no era perjudicial para la salud.

A raíz de toda esta manipulación, los obreros comenzaron a manifestarse pidiendo trabajo y se formaron comisiones con el fin de convencer a los obreros que aún estuvieran a favor del Decreto. En febrero de 1890 se comienza el ataque más duro contra el Decreto de Albareda, que terminará con su derogación en diciembre de 1890. Este ataque se centró sobre todo, en la utilización de pruebas médicas que decían que las teleras no contaminaban tanto como decían los antihumistas y que no eran perjudiciales para la salud. En los años posteriores a la derogación del Decreto, volvieron a producirse manifestaciones exigiendo el cierre de las teleras, además, encontraron un método por el que el azufre de la pirita en vez de perderse en humo, se podía recuperar para los fabricantes de ácidos. Ante esto, las teleras se fueron cerrando poco a poco, cerrándose la última en 1907.

Con respecto a la mortalidad y morbilidad en las minas de Ríotinto, no hay referencias exactas sobre cómo influyó las teleras en la mortalidad, puesto que los propios médicos modificaban los informes para favorecer a la empresa. Si se realizara un estudio en profundidad sobre ese periodo, observaremos lo mucho que creció la mortalidad y morbilidad a causa de enfermedades que se contraían como consecuencia de la forma de trabajar en las minas. Las enfermedades más destacables desde 1873-1899 en la Cuenca Minera fueron: tuberculosis, traumatismos, enfermedades digestivas (destacando en el síndrome diarreico), epidemias, enfermedades cardiovasculares, enfermedades infecciosas, enfermedades de las vías respiratorias, enfermedades infecto-contagiosas, etc.

Por su parte, el Doctor Pulido (que había sido enviado para comprobar la insalubridad y lo que contaminaban las teleras), nos habla de unas sensaciones de opresión en el pecho, picor de ojos, hipersecreción mucosa y falta de aire en general, al situarse en la salida de humo de una telera. Hay que destacar el aumento de la mortalidad infantil debido a la contaminación y al trabajo en las minas, cosa que supuestamente estaba prohibida según la Ley Benot de 1873, que prohibía el trabajo en ellas a menores de 10 años. Pero no hay referencia alguna a que esta Ley se cumpliera, según nos cita Gil Varón. El periodo de mayor mortalidad fue desde 1873-1890, posteriormente hubo un débil descenso en general entre hombres y mujeres, pero aumentó el número de casos en los niños destacando, sobre todo, el síndrome diarreico.

Los trabajadores eran conscientes del impacto negativo (sobre la salud de ellos mismos y de sus propios familiares) de las calcinaciones al aire libre, pues veían cómo sus hijos morían masivamente como consecuencia de síndrome diarreico. Pero ellos estaban “entre dos aguas”, es decir, si eran despedidos morirían de hambre, si trabajaban alargaban un poco más sus tristes agonías. Naturalmente, optaron por esto último, recordemos que en estos años no existían las jubilaciones anticipadas, ni el subsidio por desempleo, ni el ERE (Expediente de Regulación de Empleo) y a quien era despedido sólo le esperaba el hambre y la miseria. Mientras tanto, en Madrid decían que “la gente de Huelva es muy belicosa”.

El Niño de la Ría.

Fuente: Ferrero Blanco, Mª D. (2006): Capitalismo minero y resistencia rural en el suroeste andaluz. La historia del año de los tiros. Servicio de Publicaciones de La Universidad de Huelva. Huelva.

Posted in Colaboraciones, Crítica Social, Historia, Medio Ambiente, Política | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 32 Comments »