La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘José Arcos’

¿Y por qué no puede ser Huelva la Chattanooga española?

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en miércoles, 26 marzo 2014

Nuestro amigo José Arcos nos ha mandado un interesantísimo correo electrónico que creemos conveniente compartir con todos nuestros lectores y así abrir un nuevo debate sobre el futuro de la industria química de Huelva. Mucho hemos hablado de ello en este blog y siempre las propuestas de nuestros lectores se han movido en torno a lo mismo, el turismo. Estamos en un momento inmejorable en Huelva para escuchar otras propuestas más inteligentes y comenzar a planificar el futuro de esta ciudad, y este email de José, nos ha parecido una genial idea:

Saludos, navegando por ahí encontré este articulo, de @joifer muy interesante. Por más que lo pienso no veo cuál es el problema para que esto se pudiera hacer en Huelva.

Que las industrias químicas (como las que tenemos en Huelva) son necesarias para nuestro consumismo es sabido por todos. El impacto medioambiental que han causado y siguen causando en nuestra provincia, la presión de los onubenses por evitar más contaminación en la zona y el traslado de muchas de las fábricas a países con mano de obra más barata y menores requerimientos mediombientales han hecho que la gallina de los huevos de oro, en cuanto a empleo se refería en Huelva se haya convertido en una más de la granja que está echando el cierre en España.

Entonces, sin industrias, sin a penas minería y sin tanto turismo como otras provincias andaluzas, ¿qué podemos hacer con Huelva?

Bajo mi opinión, el cambio de modelo productivo, no solo debiera ser en nuestra provincia, sino en el país en general, pero bien pudiera servirnos empezar el sur.

Espero que os guste el artículo del blog de José Iglesias:

Chattanooga: la ciudad más rápida de USA

chattanooga

 

 

Chattanooga es la cuarta ciudad más grande de Tennessee, con alrededor de 160 mil habitantes. Por poner un símil en España, en tamaño sería algo así como Burgos, Santander o Almería. Se ve que esta ciudad es conocida gracias al tema de 1941 “Chattanooga Choo Choo”, interpretado por la Big Band. También se podría destacar que Samuel L. Jackson se crío correteando por sus calles, probablemente gritando “motherfucker!” a cada Chattanoogueño con el que se cruzaba. Evidentemente, ninguna de estas cosas me importa lo suficiente como para escribir un post…¿entonces?

Chattanooga era una ciudad industrial que a finales del siglo 20 llegó a ser la ciudad con más polución de Estados Unidos. Como en [casi] todas partes, la crisis económica se cargó muchos de los empleos y en 2010 el gobierno local decidió hacer una apuesta de futuro: con unos 100 millones de dólares concedidos por el gobierno federal y 200 de sus propias arcas, decidió dotar de fibra óptica con 1 giga/segundo a toda la ciudad, por menos de 70 dólares (50 euros) al mes.

El objetivo era claro: atraer capital y talento a una ciudad a la que nadie jamás  se habría planteado trasladarse. Y parece que lo están consiguiendo. Los antiguos edificios de fábricas se están convirtiendo en lofts y oficinas con futbolines, puffs y todas esas cosas que vienen de serie en una startup. Se dice que en sus calles ya empiezan a proliferar los jóvenes con barba hasta el pecho, bicicleta naranja y reflex al cuello. Las entidades locales calculan que se han creado 1.000 puestos de trabajo en los últimos tres años en relación con “The Gig”, que es como llaman a la conexión.

A finales de 2012, el ayuntamiento firmó un acuerdo con dos aceleradoras locales para crear Gig Tank, una aceleradora que invierte hasta 75 mil dólares en los proyectos a cambio de equity y que, además del clásico mentoring también ofrece acceso a partners como Alcatel, Mozilla o Cisco. La guinda del pastel es alojamiento gratuito en una de las residencias de la universidad local durante la duración del programa.

Echando un ojo en Angelist, Chattanooga tiene listadas 41 startups con una valoración media de 3,3 millones de dólares, 18 inversores que viven allí y unos cuantos cientos que la siguen directamente para recibir alertas. Hasta el día de hoy, el mayor exit ha sido Quickcue, una aplicación de gestión para restaurantes, comprada el pasado diciembre por Opentable por 12 millones de dólares.

Por último, otro de sus atractivos es que “The Gig” ha conseguido que la ciudad se convierta en un mercado de prueba en el que testear nuevas features para gigantes como AT&T y Comcast, entre otras. La consecuencia está clara, atracción de talento, innovación, etc.

Una curiosa apuesta a largo plazo que podría servir de inspiración. Sería interesante ver a alguna ciudad española, donde la conexión media es de 5,4 Mb (185 veces menos que en Chattanooga), intentando algo así, sobre todo si no está muy lejos de Madrid o Barcelona. ¿Qué opináis? ¿Os compensaría la mudanza? Recordemos lo siguiente:

– The Gig en Chattanooga: 300 millones de dólares = 210 millones de euros
– Aeropuerto de Ciudad Real: 1.100 millones de euros
– Caja Mágica en Madrid: 300 millones de euros
– Ciudad de la Cultura en Santiago: 400 millones de euros
– Etc., etc., etc.

 

Artículo extraído íntegramente del blog www.joseiglesias.co

 

Posted in Colaboraciones, Curiosidades, Infraestructuras, Protesta, Tecnología, Turismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 9 Comments »

“Descampao regulao”

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en miércoles, 2 diciembre 2009

Hace ya unas semanas un colaborador, Crash, nos mandaba un artículo aparecido en Odiel Información en el que se criticaba la falta de control del descampado de las Colombinas, aquel que se encuentra justo detrás de la estación de Sevilla y que se convierte día tras día en un improvisado parking. En ese artículo dos redactores contaban sus vivencias al haber dejado el coche en el límite de dos “parcelas” que eran competencia de distintos gorrillas, y destacaban la obligatoriedad de ese supuesto “donativo” de un euro.

La semana pasada, José Arcos, nos mandaba una colaboración de similar temática que queremos compartir con vosotros:

Esta mañana he ido a la plaza a comprar, como vivo en La Orden he cogido el coche, porque tenía que venirme rápido de vuelta, aunque suelo usar el transporte público. Sabiendo de sobra la disponibilidad de aparcamiento en el centro, pensé en dejarlo en Pescadería, más concretamente en el “descampao” de las Colombinas. Me topé, como no, con los gorrillas, esos seres que habitan Huelva en su mayoría, y que allá dónde no hay una zona azul o naranja (o la hay y es sábado-tarde o domingo), están ellos para cobrarte su “eurito”. “Donativo” que haces religiosamente con el temor de lo que le pueda pasar a tu coche.

Algunos de esos gorrillas llevan chaleco reflectante en el que aparecen las siglas de A.P.O. (Asociación de Parados Onubenses). El caso es que teniendo este chalequillo y bajo la carretilla de “a mi me pone aquí el ayuntamiento” te piden (hablando de pescadería) 0.75€, te dan tu tarjeta de “acreditado” y ¡a buscar aparcamiento!. El horario (de los APO’s) es de 9 a 14, cuando mayormente hay más bulla en el centro. A partir de esa hora, otros gorrillas inundan los aparcamientos (si se les puede llamar así). Estos últimos a diferencia de los APOs, dejan la entrada libre, pero una vez que estas dentro te persiguen hasta que hayas encontrado el sitio.

Entonces viene la misma historia. Tengo un amigo que vive ayí, en la Avenida Villa de Madrid, un día fui con él y aparcando su coche, uno de estos gorrillas le dijo: “Oye ¿no me vas a dar nada?” a lo que mi amigo contestó: “Yo vivo aquí, y aparco 4 veces al día, si te tengo que dar 4€ al día, tengo que trabajar na’ ma’ que pa’ mantenerte a ti”, el amable señor responde: “ese no es mi problema, búscate un garaje”, y mi intrépido compañero le dice: “ese no es mi problema, búscate un trabajo”. Nos fuimos y se quedó el hombre bastante preocupado de la contestación soberana, sobre todo porque el gorrilla se quedó refunfuñando y maldiciendo a nuestra familia.


Toda esta parrafada viene para lo siguiente, la foto que os adjunto ha sido tomada hoy, día 25/11/09, parece ser que están instalando unas barreras, como de una especie de parking, con limitación de entrada. Bueno, estad atentos a la actuación, por si es una catetada más, o es una buena solución. Conozco otros sitios en los que ha pasado algo parecido, en Sevilla, la avenida Torneo tenía una explanada bastante amplia, que el Ayuntamiento decidió vallar y poner limitación de entrada, tanto ha sido así, que se ha convertido en un aparcamiento privado, y en el que te cuesta una verdadera pasta dejar tu coche, cobran por horas y el día te sale un pellizco si quieres dejar tu coche allí. Espero que en Huelva cobren por entradas (igual que nuestra querida Asociacion de Parados Onubenses), y así acondicionen de una vez por todas un aparcamiento para el pueblo llano.

José Arcos.

Recogemos tu protesta José ya que nos sentimos identificados contigo, al igual que esos redactores del Odiel, y es que no todo el mundo puede permitirse dejar el coche en ese “fantástico” parking del nuevo mercado, ya que por un día te pueden cobrar una pasta, cuando con los APO’s, con 75 céntimos lo puedes dejar hasta mañana, aunque eso sí, a la intemperie y abandonado a su suerte. Lo que yo me pregunto es: dadas las grandes dimensiones del descampado de Las Colombinas, ¿se le puede poner vallas al campo?

Posted in Colaboraciones, Protesta, Tráfico, Urbanismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , | 24 Comments »