La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘José Blanco’

Desde Huelva al Ministro de Fomento

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en viernes, 15 octubre 2010

Las inversiones en infraestructuras han sido, desde hace siglos, una de las herramientas básicas de los gobiernos para promover el desarrollo de una zona geográfica. Es decir, el crecimiento económico se consigue como una consecuencia, entre otros factores, de la inversión en infraestructuras. Sólo en las zonas muy desarrolladas la construcción de infraestructuras pueden considerarse como una consecuencia del crecimiento económico.

Hay multitud de ejemplos de este principio económico. Sin irnos muy lejos en el tiempo, la construcción del AVE de Madrid a Sevilla coincidiendo con la celebración de la Expo, en lugar de empezar por la línea de Madrid a Barcelona, donde también se celebraban los Juegos Olímpicos, fue una decisión del gobierno para equilibrar el desarrollo económico de Andalucía frente a un territorio entonces ya mucho más desarrollado como Cataluña. Esta decisión del gobierno de Felipe González, anunciada y argumentada por el ministro Borrell fue entendida como una apuesta, que el tiempo ha demostrado como muy acertada, para impulsar el desarrollo del sur de la península.

Huelva es un territorio que ha sufrido históricamente dos efectos económicos muy negativos: uno es su posición geográfica, el “efecto rincón”. No está de paso para ir a ningún sitio y siempre esta más lejos de los centros económicos que otros territorios con las mismas o similares posibilidades de desarrollo. Este “efecto rincón” es un enorme hándicap para la competitividad del territorio en su desarrollo.

El segundo efecto, negativo sólo desde el punto de vista de desarrollo económico, es lo que yo denominaría la proximidad del Gran Imán. El Gran Imán es un centro económico próximo, desproporcionadamente atractivo frente a la capacidad de Huelva, en este caso Sevilla. Sevilla es un centro económico, tan enorme comparado con Huelva y desde hace tantos siglos, que nunca ha tenido mucho sentido desarrollar Huelva porque ya estaba Sevilla. Este segundo hándicap es casi más terrible que el primero porque, para colmo, desmonta la motivación y los argumentos de los onubenses para luchar por un desarrollo económico propio, ¿para qué? Ya lo tenemos en Sevilla. Es el mismo fenómeno que han vivido Toledo o Guadalajara frente a Madrid y otros territorios próximos a Barcelona, Valencia o Bilbao.

Con estas condiciones objetivas y sus consecuencias, acumuladas durante siglos, en la población y el tejido social y económico del territorio, la única forma de salir del pozo es con un impulso consciente y decidido de los poderes políticos. Es absolutamente inviable que el territorio, con su casi inexistente potencia económica revierta una situación como esta.

Partiendo de esta realidad, el Gobierno de España, secundado por la Junta de Andalucía pretende que la creación de las dos grandes infraestructuras que podrían impulsar el desarrollo de la provincia, Aeropuerto y AVE, se financien con la propia capacidad económica del territorio, es decir, dejando estas obras en manos de la  iniciativa privada. Sabíamos desde hace tiempo que esta era la opción, claramente fracasada, para el Aeropuerto y ahora nos anuncian que también será la opción para el AVE.

Pretender que la propia capacidad de la economía local acometa estas infraestructuras es totalmente irracional y por tanto algo más parecido a un lance torero que a una decisión política  (triste si nos damos cuenta que el sujeto de la lidia es la población onubense) y además es un agravio frente a inversiones realizadas sin recurrir a la iniciativa privada, en otros muchos territorios de España, algunos, como Málaga o León, mucho menos sometidos al Efecto Rincón o el Efecto Imán que la provincia de Huelva.

Proponer que se financien este tipo de obras con iniciativa privada, es decir que las financie el mercado local, en un territorio cuyo tejido económico no es ni siquiera capaz de generar un nivel de empleo homologable con su entorno, es simplemente abandonar el territorio a su triste suerte y mirar para otro lado. Es, dicho en Román Paladino, una burla del poder frente al subdesarrollo.

Por eso, la población de la Provincia de Huelva está en el derecho y creo que hasta en la obligación ante sus descendientes, de revelarse frente a estas decisiones y pedir a sus representantes políticos locales, elegidos por los ciudadanos para que los defiendan a ellos y no a otros, que se unan a sus representados para enfrentarse, sin complejos, a los que deciden donde invertir los recursos compartidos hasta que se alcance a una situación razonable de equilibrio de oportunidades con otros territorios del País.

Y creo que no me excedo si declaro que es lícito acusar de traicionar la confianza de sus representados a cualquier representante político local que no haga frente a este agravio.

Por Huelva – XH

Posted in Colaboraciones, Dejadez, Infraestructuras, Política, Protesta | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 28 Comments »

Galaroza conquistó Venezuela

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en domingo, 29 agosto 2010

Cuando se habla de lo que se ha dado en llamar la “gesta descubridora” onubense, se suele mirar hacia lugares como el Monasterio de La Rábida, la ciudad de Palos o personajes como los Hermanos Pinzones. Pero también la sierra tuvo su hueco en aquella aventura histórica. Fueron muchos los serranos que fueron a las Indias en busca de fortuna y de sus andanzas quedó huella en los tesoros que enviaron a sus lugares de origen. Así, localidades como Cumbres Mayores atesoran la famosa plata de indias que sus naturales legaron a su pueblo.

De igual forma Galaroza fue protagonista, como ha demostrado la investigación que la Asociación Cultural Lieva está desarrollando a ambos lados del Atlántico. Se trata de unas pesquisas que enlazan el pasado con las nuevas tecnologías, demostrando que los caminos de la historia no tienen límite alguno.

A las páginas en Facebook de la Asociación Lieva y de “Cachoneros por el mundo”, llegó hace varios meses un comentario de Oscar Alberto Perez Guillen, ciudadano norteamericano, buscando información heráldica de la familia Blanco, que él hacía descender de Galaroza. Decía que su ancestro, José Blanco, fue un conquistador que llego a Venezuela en el siglo XVIII y se inició en la tercera orden franciscana.  Al poco tiempo le contestó Delys Guillén-Moreno, venezolano, quién corroboró estos datos e informó de un trabajo de investigación que estaba realizando al respecto.

Inmediatamente, la Asociación Cultural Lieva se puso a trabajar en esta veta histórica y contactó con estas personas para preguntar el alcance de estos trabajos. Así, la asociación serrana y su socio, José Fernández Tristancho, realizó una gran labor en los archivos parroquiales hasta descubrir los datos originales de la familia. De esta forma, se ha averiguado que el personaje pudo ser un tal Joseph, que nació en octubre de 1690, hijo de Juan M. Blanco y de María Sánchez Salázar. Sus padres contrajeron matrimonio el 12 de Agosto de 1682.

A través de diversas investigaciones, se ha certificado que este onubense llegó a Venezuela hacia 1704 con un tío materno, Francisco Salazar y Sánchez; allá se hizo hombre y enarboló el estandarte del Imperio Español, conquistando vastas regiones de los llanos occidentales que lo que hoy es Venezuela y dando origen a una de las familias más relevantes de aquel país.

Su padre, Juan Martín Blanco, habría sido alférez del rey, un magistrado de alta categoría que llevaba antiguamente el pendón o estandarte real en las batallas a las que asistía personalmente el rey, cuyo ejército mandaba en ausencia suya como general en jefe. En 1726, José contrajo matrimonio con su prima hermana Clara Teresa Salazar e Hidalgo-Lozano y tuvo 7 hijos: María Rosalía, José Santiago, Sebastián Fabián, Alejandro, Juan Martín, Juana Josefa y Francisco Antonio.

Tras estas constataciones, se llegó otra pista de gran interés. En la ciudad de San Carlos de Austria, en el Estado venezolano de Cojedes, existe un gran edificio denominado “La Blanquera”, porque fue propiedad de José Blanco, el colonizador onubense en cuestión. Fue una de sus casas de aposento y su nombre deriva de su apellido cachonero.

La Blanquera es una edificación barroca colonial que data de la segunda mitad del siglo XVIII y en la actualidad es una casa-museo. Fue construida por José Blanco y Salazar después de la conquista de la tierra de Apure y sirvió como casa de retiro y paz para él y su familia después del sometimiento de los indios apureños. Fueron territorios concedidos a él por el rey de España “por haber sido los primeros descubridores de Apure y sus fundadores”.

Pero la importancia simbólica de esta casa va más allá, puesto que en ella fue donde estuvo en 1821 el libertador de estas tierras, Simón Bolívar, durante 18 días planificando junto a sus generales los detalles de la histórica Batalla de Carabobo, con la que se selló la independencia de Venezuela. En 1961, el libro de José Carrillo Moreno “La Biografía de la Casa Blanquera” nos da numerosos datos del proceso de ruina y rehabilitación de este edificio que posteriormente ha albergado la Junta Conservadora del Patrimonio Histórico, el Centro Bolivariano del Estado Cojedes y la Casa de Cultura Cojedeña, siendo hoy un gran museo de historia local y de etnografía de la zona.

La investigación continúa en Galaroza y en Venezuela para tratar de conseguir documentos, retratos y otros rastros de estos cachoneros ilustres. La Asociación Lieva piensa incluso en realizar alguna publicación que recuerde permanentemente esta gesta onubense.

Para todo aquel que quiera proporcionar más información, puede dirigirse a dicha asociación a través de su perfil de Facebook, o su blog:

http://www.facebook.com/pages/Galaroza-Spain/Asociacion-Cultural-Lieva/182642665655?ref=ts

http://www.asociacionlieva.blogspot.com/

Posted in Colaboraciones, Historia, Personajes Olvidados | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 Comments »