La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘La Pitoña’

No nos avisaron

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en viernes, 6 marzo 2015

Oí gritar y me fui detrás de ellos como alma que lleva el diablo.

-¿qué es ese escándalo?- dijo la señora del comercio.

-Es una manifestación en contra de la ley que está en contra de las manifestaciones.

-Vaya por Dios, qué cosa más tonta.

-No señora, la convoca el PAH, la Plataforma Antideshaucios, ellos trabajan para que no le quite el banco a nadie su casa, y si la ley entra en vigor, me temo que les va a afectar mucho porque una de las muchas cosas que hacen es presión manifestándose delante del banco donde se negocia, o impidiendo que entre la policía en la vivienda o manifestándose en los juzgados. La Ley Mordaza afecta y mucho a la tarea tan digna que realizan estos señores.

Desde el otro lado del mostrador habló el señor del comercio:

-¿y esto es democracia? – y se puso bien las gafas mientras seguía con sus papeles.

La señora del comercio frunció los labios y meneó la cabeza mirando a su marido anegado en facturas y albaranes. Un suspiro. Muchas gracias. Hasta luego. Y yo me fui detrás de ellos como alma que lleva el diablo, quitándome la vergüenza de mirar para otro lado cuando se comete una injusticia.

No sirve de nada. No sirve de nada. Nos enseñaron a repetir que no sirve de nada. Que nada va a cambiar. 

Tú no te señales, tú no te señales. Nos enseñaron a repetir que es malo mostrarse tal cual uno es y cómo piensa. 

A ti qué te importa, a ti que te importa. Nos enseñaron a repetir que sólo debemos preocuparnos por aquello que nos afecta directamente. 

Nadie nos avisó que el aleteo de una mariposa en Shangai puede provocar una tormenta de arena en el Sáhara, que hay que aprender a pensar por uno mismo, -aún a riesgo de equivocarse-, que hay muy poca distancia entre lo que nos afecta hoy y lo que puede afectarnos mañana.

No nos avisaron que la pobreza, y el dolor, y la injusticia, y el abuso, y el miedo… se instalan un día en nuestra vida y ya no hay vuelta atrás, porque lo que hoy no hemos hecho por los demás, los demás no harán mañana por nosotros. 

No nos avisaron que para mirar atrás o al mañana hay que hacerlo con unas gafas de la marca ADN, esa marca que nos dice que todos los seres humanos somos iguales y a todos nos duelen los mismos dolores y nos dan pena las mismas cosas.

Apenas unas decenas de personas. Mal pergeñadas las pancartas. Antiguas consignas. Y la ilusión y la rabia por bandera. Camisetas amarillas. Ningún político ni sindicalista de los que comen a mesa y mantel. (O, al menos, yo no vi ninguno) Sólo personas. Cada persona, una historia. Cada historia, la dignidad de muchas personas puestas en el tablero de la vida.

Hoy fui a una manifestación del PAH. Ánimo, suerte y gracias por el ejemplo que me dais.

La Pitoña.

Posted in Colaboraciones, Crítica Social, Política, Protesta | Etiquetado: , , , , , , , | 14 Comments »

Tiendas de móviles… no todas son iguales, pero se parecen mucho

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en jueves, 8 julio 2010

En una tienda de móviles entró sofocada una señora de estas de permanente, tinte y medalla de la virgencita del Rocío.

-Buenos días.

Respondimos al saludo un anciano que miraba con envidia un sillón giratorio colocado sobre una base alta y en el que no podía subirse y yo, que estaba siendo atendida en esos momentos.

Dirigiéndose a una de las 3 dependientas –jóvenes que lucían su talla 36 mediante apretada camiseta- y obviando al joven ejecutivo y/o jefe que daba vueltas por detrás del mostrador con aire de estar muy ocupado, volvió a decir:

-Buenos días, ¿puedo hacerle una pregunta? Es que, mire Usted, yo tengo con esta compañía dos móviles de contrato, y además un tercer móvil de tarjeta. Pero como se lo dejé a mi hermana y me compré uno nuevo, querría cambiar a la nueva tarjeta toda la agenda que tenía en la vieja. ¿Eso me lo hacen aquí o dónde tengo que ir?

La chica que me atendía desde hacía veinte minutos y que era la que más próxima estaba a la señora, le respondió sin dejar de hacer lo que estaba haciendo:

-Eso no se puede, señora.

-¿qué  quiere decir que no se puede?

-Pues que no se puede…

-Yo tengo aquí mi móvil y las dos tarjetas…¿cómo que no se puede?

Un par de minutos más tarde, la dependienta alzó la vista por vez primera desde que empezó la conversación. Y le respondió con desgana.

-Porque lo tenemos prohibido. Figúrese que se pierde toda la información. Entonces nosotros seríamos responsables…

Varias veces más insistió la señora, y varias veces más la dependienta monísima y jovencísima, insistió en que no podía ayudarle.

Por fin la señora, sintiéndose ofendida y maltratada, salió refunfuñando de la tienda.

-Desde luego, que ahora mismo me voy a otra compañía y cambio todo lo que tengo. ¡qué barbaridad.

Tras cerrarse la puerta –esto no tiene mérito, porque era una puerta automática- la dependienta dijo a una de sus compañeras:

-¿Te has fijado? Y encima se enfada. Pues que se vaya, ya volverá… no se ha enterado ésta que todas las compañías son iguales.

“Beatus ille”, dijo la Pitoña. Feliz aquel que no necesita móviles, ni Internet ni tanta nueva tecnología. Yo, si por mi fuera, dejaba de usarlos todos y me iba a vivir al desierto como eremita. Es cierto que cada selva cría sus propios leones, pero los nuestros, se están volviendo cada vez más agresivos y peligrosos. ¿Desde cuándo es normal que entre una persona en un establecimiento, diga buenos días y casi nadie le responda? Absorta en lo que estás haciendo a través del ordenador, apenas levantas los ojos para mirar al cliente. Llevas más de veinte minutos atendiéndome y no habremos cruzado tú y yo más de quince palabras. Todo lo haces a través de la pantalla… y como yo no veo lo que haces, tengo la impresión de que no haces nada. No digo que no saludes al cliente a conciencia ni por maldad, ni que yo me sienta aquí como una extraña. La culpa es o debe ser de la pantalla, que te absorbe y te mete dentro y te aísla del mundo exterior. El trato que recibe el cliente es inhumano, impersonal, frustrante. Y lo peor es que tienes razón, no eres tú, son todas las tiendas de móviles y todas las compañías. Además está el edificio, en qué estaría pensando el decorador-diseñador al no poner unos sillones decentes para que espere todo el mundo. Acaso piensa que es agradable esperar de pie, o es que no sabe que para cualquier gestión se tarda media hora. Un sillón que es la percha de un loro. Desde luego, beatus ille.

La dependienta intentó excusarse:

-No digo yo que no tenga Usted razón… pero a mí también me tratan así en todos los sitios: en Bershka, en Zara…

-Hija mía, concluyó la Pitoña, a ver si algún día vas a un lugar donde el comerciante te trate como merece una persona de verdad, que sólo vas dos veces y ya te reconoce, te saluda por la calle, te trata por tu nombre, te pregunta por la familia, intercambiáis pareceres sobre la crisis, el Gobierno, el Mundial y todo lo que se ponga por delante. Ya verás la diferencia, ya verás qué bien te sientes.

-¿Y dónde está ese sitio?

– Los hay a montones. Pero te nombro sólo uno, y otro día me cuentas qué tal la experiencia: El Nuevo Mercado del Carmen.

La Pitoña.

Posted in Colaboraciones, Crítica Social, Protesta | Etiquetado: , , , , , , , , , | 20 Comments »

Me tropecé de frente con la manifestación de Astilleros

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en sábado, 16 enero 2010

Me tropecé de frente con la manifestación de Astilleros y quiero contar brevemente la honda impresión que me causó. Yo iba absorta en mis propios problemas y de golpe vi un grupo de hombres que agrupados en torno a una pancarta, caminaban no sé bien hacia dónde. Un tambor. Sirenas. Algún silbato… Y sin embargo, me impresionó el silencio. No parecían hablar entre sí. Hombres rotos: las manos, los sueños, las espaldas.

Hombres de una cierta edad, con esa expresión rotunda que dan los años y una especie de vacío dolor que temblaba en el ambiente. Sin importarles el frío ni la lluvia.

No vi políticos ni sindicalistas; no vi rastrapanzas ni comeollas que se aprovechan de una situación problemática para sacar su buena tajada en forma de silloncito político en el que asentar sus honorables posaderas y rellenar sus bolsillos sin fondo.

Vi hombres. Hombres dignos y fuertes, pero vencidos, víctimas del olvido y la dejadez.

Últimamente sólo se ven este tipo de hombres cuando hay una noticia truculenta de asesinato doméstico-machista-familiar. Pero no, por increíble que parezca yo vi hombres honrados. Haciendo gala de una virilidad que ya no está de moda: el orgullo del varón que mantiene a su familia, que se esfuerza para dar a sus hijos un destino mejor que el suyo, que no se duele de sus propios dolores, sino de otros dolores sin nombre que aterrorizan el alma.

No una manifestación, lo que yo vi fue el camino de un Calvario hacia un destino incierto: una procesión en duelo.

¿Dónde están los que pueden remediar las injusticias? ¿Dónde están los que nosotros votamos para que solucionen los problemas?

Hombres que van a ser apartados de su trabajo, de su tarea, de su razón de vivir y ser útiles, sin que nadie diga: “Yo les debo mucho a ellos que pagaron sus impuestos y mantuvieron mis escuelas, mis médicos. Ahora es el momento de ayudarles a ellos”.

La pitoña.

Posted in Política, Protesta | Etiquetado: , , , , , , , , , , | 34 Comments »

Huelva, el más acá del más allá

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en sábado, 28 noviembre 2009

Desde hace algún tiempo habíamos visto estas pegatinas en distintas zonas de nuestro acerado. Las he visto paseando por la calle Dr. Rubio, en la calle Jesús de la Pasión e incluso en la fachada de un edificio en la Plaza de las Monjas.

No quedaba muy claro qué significaban ni quién las había puesto allí. Pero ahora por fin se nos ha resuelto el misterio: se trata de una campaña publicitaria de la Diputación Provincial para dar a conocer a Huelva. La campaña “Huelva, más allá”. Ha salido en la prensa, en la tele, se ha hecho la presentación en Madrid y allí han estado nuestros gerifaltes para promocionar nuestra ciudad.

No  es de extrañar que en un momento de crisis económica como el nuestro se haya puesto en marcha esta campaña: el turismo, la difusión de nuestros productos, la diversidad de paisajes y opciones de ocio que proporcionan tanto la provincia como la ciudad, la garantía de una ciudad sostenible y ecológica, nuestras horas de sol,  la oferta gastronómica y cultural todo ello puede contribuir a mejorar nuestra maltrecha economía… La promoción es una inversión que dará sus frutos y los recolectaremos todos. Especialmente, hay que pensar en una pequeña y mediana empresa que sobrevive a fuerza de voluntad y vocación. Pero, hay tanto que mostrar de Huelva que es difícil resumirlo en una sola imagen que nos represente. (el jamón, la gamba, la fresa, el choco, la playa, la Sierra, el Condado, el Andévalo, el fandango, el Rocío …)

Esa pegatina de la H que me recuerda a la otra pegatina de la VPOH, que ya fue objeto de un artículo en este blog, debe condensar en sí misma la esencia y la idiosincrasia del más puro espíritu onubense.

Ciertamente es difícil. Imagino, pero esto es sólo por imaginar, que antes de decantarse por ella, Diputación habrá organizado un concurso de ideas y habrá elegido aquella opción con más garantías de éxito y que más económica saliera al erario público.

El dinero público es dinero de todos. Los que pagamos con nuestros impuestos, los que deben revertir en el crecimiento, el desarrollo, la cultura, la educación, la asistencia social de todos los españoles. Gracias a nuestros impuestos, organizados de tal manera que aquellos que más ganan son los que más pagan, y aquellos que más necesitan son los que más reciben, se fundamenta lo que se ha dado en llamar “Estado del bienestar”. Nuestros políticos son los responsables de ese dinero, ellos son quienes tienen la dificil tarea de decidir cómo, cuándo y en qué se gasta hasta el último céntimo de euro, pues no es suyo, sino nuestro.

Yo estoy a favor de que todo el mundo tiene derecho a un salario digno, a ganar honradamente las habichuelas. Así pues, con esta campaña ya han comido los publicistas, los diseñadores y unos cuantos más que no nombro. Pero lo que yo me pregunto, ¿acaso no hubiese resultado más lógico centrar la campaña en el exterior de la provincia y no gastarse dinero en promocionarnos a nosotros mismos? Estamos en crisis, no hay dinero para sanidad, no se cubren plazas de profesores, pero para esto sí hay.

Por todo esto estoy convencida de que, aunque yo no vea qué sentido tienen esas pegatinas enigmáticas para promoción de Huelva dentro de la misma Huelva, alguno habrá de existir. Y seguramente su existencia será muy loable y muy digna. Todo un detalle de lujo y distinción que nos pone a la misma altura del lugar que ocupan las loables pegatinas.

La Pitoña.

Imágenes: La Pitoña.

Posted in Colaboraciones, Política, Turismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , | 18 Comments »