La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘Medina-Sidonia’

El escudo de Huelva

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en martes, 12 marzo 2013

Queremos presentaros un nuevo blog que se suma a la blogosfera onubense de temática bastante curiosa: la heráldica de la provincia de Huelva.  La ciencia del blasón trata sobre el estudio de los escudos, su origen, simbología, etc., pero a la vez es un arte, por muchas veces la gente piensa que el escudo es válido solo el “oficial” que use dicho linaje, entidad, o ayuntamiento, y esto no es así, lo verdaderamente oficial es el “blasón” o sea la descripción escrita que detalla de que está compuesto el escudo, formas, piezas, esmaltes y adornos, y como es también un arte cada persona que lo interpreta puede hacerlo con total libertad, eso sí, siempre respetando que se coloca todo lo que indica el blasón. Por eso mucha gente que ha visitado el armorial de la provincia de Huelva que está en wikipedia, quizá, se haya extrañado por ver un escudo algo distinto al que suele ver de su pueblo o ciudad, pero eso no indica que sea incorrecto, es solo una interpretación del blasón, que es lo verdaderamente oficial.

El autor de este nuevo blog es Miguel A. Muñoz, y su primera entrada es este completo y detallado artículo sobre el escudo de nuestra capital. Os lo reproducimos tal cual, y os recordamos que también podréis visitarlo en: http://heraldicaonubense.blogspot.com.es/

“PORTUS MARIS ET TERRÆ CUSTODIA”

Así reza la inscripción latina que porta en la bordura el escudo de la ciudad de Huelva, capital de la homónima provincia que podríamos traducir por:

Puerto de mar y centinela (o defensa) de la tierra.

Diego Díaz Herrero es uno de los que más a estudiado la historia de este escudo, en su obra “El blasón de la ciudad de Huelva” nos indica que durante los siglos del XIV al XVI las armas eran las de los Condes de Niebla, los duques de Medina Sidonia, que eran señores de todos los territorios que componían en condado.

Escudo de los duques de Medina Sidonia: De azur, dos calderas jaqueladas de oro y gules gringoladas de siete cabezas de sierpes de sinople en cada asa, puestas en palo. Bordura componada de Castilla y León.

(Fotografía alojada en commons.wikimedia) Labra heráldica del ducado de Medina Sidonia, Condes de Niebla y señores de la villa de Huelva. Se encuentra situada en la antigua residencia de los condes,en la calle Palacio.

El primer sello conocido del ayuntamiento, según Díaz Herrero, aparece en las actas de una sesión de 1676, donde ya aparece el “árbol” –que desde entonces siempre ha aparecido en las armas de la ciudad– en la parte alta de dicho sello y abajo la inscripción “HUELVA”, partida en dos. La primera representación conocida de unas armas, se encuentra en Huelva Ilustrada. Breve historia de la antigua y noble villa de Huelva” de Juan Agustín de Mora y Negro, del año 1762, donde –al comienzo de dicha obra– aparece una curiosa ilustración que mas adelante exponemos.

Como se puede comprobar en la parte superior están las armas de los señores de la villa, los Condes de Niebla, duques de Medina Sidonia, con el característico blasón de los calderos con las sierpes, bordura componada y el toisón de oro. Contrasta la corrección de dicho blasón con el paisajismo –nada heráldico– de las armas atribuidas a Huelva en la parte inferior, compuetas por dos óvalos donde aparecen ya parte de los elementos que contiene el actual escudo, como es el antiguo castillo de la ciudad y el árbol terrasado, que parece un olivo –algunos lo describen como encina–, a los que más tarde se unirá el ancla que completa el actual diseño. Este es el primer testimonio gráfico del lema latino con que comenzamos esta entrada, “Portus maris et terrae custodia“, y que desde entonces aparecerá ya siempre en el escudo.

Armas de Huelva en el siglo XVIII, en “Huelva Ilustrada”. Detalle de los óvalos.

Según el informe histórico realizado con motivo de la adopción de imagen corporativa para el ayuntamiento de Huelva, publicado en su sitio web, en un la obra “Crónica General de España …” en el volumen “Crónica de la Provincia de Huelva” de Manuel Climent, 1866, encontramos el primer escudo conocido de la ciudad, en el que ya están las tres figuras heráldicas que conocemos en la actualidad; en un escudo de boca ovalada, hacia el jefe está situado el árbol adiestrado y siniestrado del citado lema, y hacia la punta el ancla inclinada cargada del castillo, que más bien parece una torre, y timbrado por corona ducal pero con bonete, por tanto corona de Grande de España, me imagino que en referencia a los antiguos señores dueños de la villa, los duques de Medina Sidonia que pertenecen a la grandeza de España.

Sin embargo, en mi investigación para la realización de esta entrada, me topé con un ejemplar anterior al citado en el informe del ayuntamiento, concretamente de 1860, que es prácticamente igual al usado en al actualidad. Se encuentra en el tomo VI de “Nobiliario de los reinos y señoríos de España” del autor catalán Francisco Piferrer, y también en la obra “Trofeo heroico” del mismo autor y año, que lo blasona así:

Tiene por armas un árbol acompañado de una áncora y un castillo, y una inscripción que dice: PORTUS MARIS ET TERRAE CUSTODIA.

Piferrer en su obra no describe los esmaltes, igual ocurre en la mayoría de la bibliografía de esa época que he encontrado que hable de este escudo. Por último, en el año 1867, en “Blasones Españoles” del también catalán Esteban Paluzie aparece el escudo tal cual lo conocemos hoy con variaciones mínimas, donde el árbol ya cada vez más parece un pino que no el olivo con que se empezó a representar. A partir de ahí casi todos los modelos que se han usado han sido prácticamente iguales al de Paluzie o basados en diseños calcados a ese.

De izquierda a derecha: 1º Nobiliario de los reinos y señoríos de España, Francisco Piferrer, 1860. 2º Crónica de la provincia de Huelva, Manuel Climent, 1866. 3º Blasones Españoles, Esteban Paluzie, 1867.

Desde entonces se han visto muchas versiones, todas basadas en la de Esteban Paluzie, con muy pocas diferencias, pero con poco rigor heráldico, el castillo o torre lo esmaltan muchas veces de oro, lo cual contraviene la primera regla al colocar dicha pieza sobre campo de plata, el terrasado igual, las figuras están puestas en perspectiva, la más cercana el ancla, en segundo plano el árbol y el castillo la más alejada, la boca del escudo la mayoría de las veces no respeta las proporciones. En una rápida búsqueda en google con la frase “escudo de Huelva” se pueden encontrar infinidad de versiones, siguiendo todas el mismo patrón de árbol, áncora y castillo (o torre).

Hace pocos días me di una vuelta por Huelva capital y realicé varias fotos de las placas de las calles, incluida la bandera oficial que ondea en el balcón del ayuntamiento, y otros sitios donde está estampado el blasón de esta ciudad que a continuación expongo:

Detalle del escudo que aparece en varias placas de nombres de calles o vados permanentes.

Bandera oficial de Huelva con el escudo, ondeando en el balcón del ayuntamiento (detalle del escudo).

Mediante resolución, con fecha de 29 de septiembre de 2004, la Dirección General de la Administración local de la Junta de Andalucía, admitió la inscripción del escudo del municipio de Huelva en el Registro Andaluz de Entidades Locales de Andalucía con la siguiente descripción:

En un campo de plata, árbol (olivo) en el centro acompañado a la derecha de un castillo y a la izquierda de un ancla, orlado con la inscripción “PORTUS MARIS ET TERRAE CUSTODIA” y timbrado por corona ducal.

Una descripción ciertamente pobre, donde solo se especifican bien dos cosas, el árbol, que indican que es un olivo, y el color del campo obviando el del resto de las figuras, y confundiendo orla por bordura al decir “orlado con la inscripción …“, cuando en realidad debería decir “bordura (con el esmalte que sea) cargada con el lema …“, y es que orla y bordura no son lo mismo. La verdad, pienso que se desaprovechó una oportunidad única de haber realizado un diseño heráldico de verdad, basándose en el diseño ya existente, pero ajustándolo a la norma heráldica y no continuar con un diseño alejado de las leyes del blasón, como además se reconoce en el informerealizado para la adopción de imagen corporativa, otra cosa que, a mi parecer, es lo más triste pero que –por desgracia– se va extendiendo cada vez mas por España, como es el logotipar los escudos heráldicos, reduciéndolos en calidad y en belleza, si bien hay que reconocer que con el de Huelva, a excepción de la corona, se ha respetado bastante las formas, de los esmaltes ni hablaré.

Logotipo actual en uso por el ayuntamiento como imagen corporativa oficial, alojado en la web “Símbolos de Huelva”.

Bien, llegados a este punto, y confiando en la paciencia del amable lector de haber llegado hasta aquí, paso a exponer mi visión de este escudo. Primero expondré el blasón del actual escudo, tratando de organizarlo lo mejor posible y más acorde a la norma heráldica, aunque ya aviso que usaré el color natural para tratar de acercarme a la versión actual, y luego expondré dos posibles versiones que se me han ocurrido.

Escudo actual: De plata, árbol de sinople fustado y terrasado al natural, acompañado a la diestra de áncora de sable y a la siniestra de castillo al natural. Bordura de azur cargada con el lema en plata: “PORTUS MARIS ET TERRAE CUSTODIA”. Al timbre corona ducal.

Mi versión del actual escudo.

Como se puede comprobar he respetado el tipo de boca que usa actualmente, que es de tipo francés moderno, o sea, rectangular, cuadrilongo y redondeado terminado en punta, pero en las versiones que propondré para este escudo, y la mayoría de este blog, usaré la que se denomina comúnmente como “Escudo español“, que es rectangular, cuadrilongo y redondeado en su parte inferior y para la corona usaré también la más extendida, la real cerrada. También he usado el denominado “color natural” para algunas de las figuras o parte de ellas, este color se usó mucho antes del siglo XX, y no se considera actualmente como color muy heráldico salvo –creo– muy contadas excepciones. Y la bordura le he puesto las letras en plata ya que el sable (negro), que es el esmalte que usan en la mayoría de representaciones, es considerado un color y el fondo, que es azur, también es un color, por tanto se incumpliría la primera norma. No obstante hay que indicar que hay heraldistas que consideran el sable como esmalte neutro, y por ello no sería incorrecto. Verán que también he prescindido de la cartela con forma de pergamino sobre la que va cargada el escudo, y es que nada añade al mismo ni tiene mayor importancia, suelen ser elementos puestos caprichosamente.Y para terminar mis dos versiones, en la primera he tratado de hacer un diseño lo más cercano a la versión mas extendida, pero respetando las reglas de los esmaltes; la segunda es la versión que a mi me gusta, y además refleja mucho mejor los colores con los que siempre se ha identificado Huelva, el blanco y el azul (plata y azur).

1ª versión: De plata, olivo de sinople frutado de sable, acompañado a la diestra de áncora de sable y a la siniestra de castillo de gules, adjurado de sable. Bordura de azur cargada con el lema en plata: “PORTUS MARIS ET TERRAE CUSTODIA”. Timbrado de corona real.

2ª versión: De azur, olivo de plata frutado de sable, acompañado a la diestra de áncora de oro y a la siniestra de castillo de lo mismo, adjurado de sable. Bordura de plata cargada con el lema en azur: “PORTUS MARIS ET TERRAE CUSTODIA”. Timbrado de corona real.

Espero que les haya resultado de su agrado esta entrada, aunque reconozco que me ha salido un poco extensa, pero pensé que era bueno dedicarle todo este espacio, al menos, a la capital.

 http://heraldicaonubense.blogspot.com.es/

Posted in Colaboraciones, Curiosidades, Historia | Etiquetado: , , , , , , , , , , | 6 Comments »

LA CASA DE LA CHANCA: De Delegación de Hacienda a “Hotel Extremadura” y casa natal de José Luis Gómez

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en miércoles, 3 agosto 2011

El blog amigo Choco Tóxico, ha publicado una interesante entrada referida a La Casa de la Chanca, de la que tanto se está hablando en este blog y en medios como Huelva Información. La reproducimos íntegramente con el consentimiento de su administrador y os recomendamos encarecidamente su lectura, ya que aporta importante información resultado de sus propias indagaciones.

El 18 de julio pasado el Huelva Información publicó en su portada la noticia de que la UHU instaba a la Junta a impedir el derribo de un edificio del siglo XVII (para leer la noticia pincha aquí).

Este edificio no es otro que el que el catedrático de la universidad de Huelva Juan José García del Hoyo denomina Casa de la Chanca, sito entre las esquinas conformadas por la calle Bocas con calle Duque de la Victoria y la de esta última con la calle Barcelona.

Esquina calle Bocas con Duque de la Victoria

La Universidad pretende la declaración del edificio como Bien de Interés Cultural para con ello evitar su demolición, prevista para poder realizar la construcción de la más que cuestionada futura Plaza Mayor, en aras de cuya consecución ya se ha derribado el añorado y singular Mercado del Carmen y la mayoría de las vetustas y venerables edificaciones que la circundaban (qué bonitas podían haber quedado rehabilitadas y pintaditas sus fachadas de color pastel; eso sí hubiera sido una hermosa plaza y no el mamotreto mondonguero (© La Huelva Cateta)  que nos van a endiñar).

Según García del Hoyo la denominación de “La Casa de la Chanca” aparece reseñada en un artículo de quien fue cronista oficial de Huelva, D. Diego Díaz Hierro, en el Odiel del viernes 9 de abril de 1965, y, también, en su obra póstuma “Huelva y los Guzmanes”, donde menciona a este edificio como uno de los que tomaban posesión los corregidores o alcalde mayores de Huelva en nombre del Duque de Media Sidonia, según cuenta el catedrático en el post publicado en La Huelva Cateta el pasado 20 de julio, siendo el nombre de “chanca” el que reciben las fábricas de salazones de pescado, en el caso de este edificio, de atunes. La tesis de García del Hoyo es que el actual edificio se corresponde con la lonja donde hace 300 años se subastaban y salaban los atunes capturados en la almadraba de El Terrón, titularidad, como las demás almadrabas de Andalucía, de los Condes de Niebla (para leer el post de La Huelva Cateta, pincha aquí).

Tras tan loable propuesta, la edición del 20 de julio de Huelva Información publicó la noticia de que La Universidad daba luz verde a su campaña para salvar la antigua Casa de la Chanca. Según la noticia, el Consejo de Gobierno de la institución académica ha encomendado a un equipo de investigadores la redacción de una memoria, solicitando que declaren BIC este edificio y el Palacio de Medina Sidonia (para leer la noticia, pincha aquí).

Esquina calle Duque de la Victoria con calle Barcelona

Ese mismo diario, el 22 de julio, publicó el punto de vista del Colegio de Arquitectos de Huelva respecto de la posible declaración como BIC del edificio donde presumiblemente se hallara la Casa de la Chanca, destacando que para los arquitectos en este caso hay que hacer “un estudio en profundidad” para determinar si “además de valor sentimental, hay un valor arquitectónico” (para leer la noticia, pincha aquí).

Tras la iniciativa de la UHU y el posterior punto de vista de los arquitectos, llegó el turno de la Junta de Andalucía. Paulino Plata, Consejero de Cultura, que visitó Huelva el pasado 26 de julio, manifestó que la idea de dotar con ese grado de protección a la Casa de la Chanca y el Palacio de Medina Sidonia le parecía “una buena idea y puede ser interesante”, aseguró estar “a la espera de la que Universidad de Huelva (UHU) presente la solicitud y el expediente para hacerlo efectivo”, tal como recoge la noticia aparecida en el Huelva Información del 26 de julio (para leerla, pincha aquí).

Faltaba por tanto conocer cuál sería la postura del Ayuntamiento de Huelva, administración que ha aprobado y dispuesto la demolición del histórico edificio para mayor gloria del alicatado en blanco de 20 x 20, con el que cubrirán su insigne proyecto de Plaza Mayor porticada, que dejará en pañales a la de Salamanca.

No tardó en conocerse la reacción del Ayuntamiento: “Si con el trabajo que está haciendo este grupo de profesores de la UHU se demuestra el valor patrimonial del edificio, el Ayuntamiento estudiará las posibilidades que se pueden abrir”. Ahí es na que tengo un primo en Alcalá. ¿La tiran?, ¿No la tiran?, quizá la hagan mediopensionista… Qué sabe nadie …

Las anteriores manifestaciones, de un innominado portavoz del Ayuntamiento de Huelva que aparecieron en el Huelva Información del 29 de julio, se alineaban con la postura del Colegio de Arquitectos, “partidario de estudiar en profundidad las características y el estado de conservación del inmueble, para evaluar si, más allá de su ‘valor sentimental’, reúne condiciones para optar a la declaración como BIC”. El desconocido portavoz llego a decir al periodista que “el Colegio Oficial de Arquitectos editó una guía de arquitectura en la que tampoco aparece este edificio”, Como si la inclusión en esa guía hubiera servido para salvar otros edificios del entorno del Mercado del Carmen, como el caso del edificio de viviendas diseñado por Pérez Carasa, ubicado en la calle Jesús del Calvario (antiguo tramo de la calle Periodista Luca de Tena). El edificio en cuestión aparecía reseñado en el libro “Edificios de Interés de la Ciudad de Huelva”, editado por la Diputación, el Instituto de Estudios Onubenses y el Colegio de Arquitectos en 1977, en concreto en la ficha nº 88, que se reproduce a continuación:

Así mismo, también aparecía, esta vez en la ficha 69, en el libro “Guía de la Arquitectura de Huelva”, editado por el Colegio de Arquitectos de Huelva en el año 2002.

De nada sirvió su inclusión en la guía del Colegio de Arquitectos. Hoy es un hueco más en el inmenso solar destinado a albergar la futura plaza porticada. (para leer el post que al respecto se publicó en este blog, pincha aquí)

Pero prosigamos con la noticia que informaba sobre la postura municipal respecto a la casa de la Chanca. El artículo en cuestión finalizaba exponiendo que, “no obstante, en cuanto a la antigüedad del edificio, el Ayuntamiento advierte de que su ficha catastral –documento que igualmente consta en el dossier de la Universidad- lo fecha en 1910”.

Este último dato es el que me ha motivado a redactar el presente post, pues aunque todo parece indicar desde un punto de vista histórico, como defiende el catedrático García del Hoyo, que este edificio fue la Chanca promovida por los Duques de Medina Sidonia, todavía no se trata de un dato completamente contrastado. Sin embargo, lo que sí es completamente seguro es que el inmueble es muy anterior a 1910, por mucho que ese sea el año de construcción que aparezca en su ficha urbanística. A este respecto, desde que leí la primicia de la iniciativa de la UHU en el Huelva Información, inmediatamente recordé una serie de reportajes que sobre el Mercado de Carmen y su entorno se publicaron en el Odiel a principios de los años setenta del pasado siglo, firmados por el ya citado historiador Diego Díaz Hierro, y que había guardado en formato pdf en alguno de los múltiples dispositivos de almacenamiento que andan por mi casa. Estaba seguro que en uno de ellos se daba noticia pormenorizada de este edificio. Por fin los encontré y voilà, en la entrega número 6 de dichos reportajes, publicada el 14 de febrero de 1974, Díaz Hierro nos ilustraba con la siguiente información:

“Las oficinas de la Delegación de Hacienda, de Huelva, vivieron como de prestado desde que ésta fue creada al calor de los comienzos de la provincia onubense. El hilo que ha de unir su inicial con el presente era endeble y fragilísimo, porque no contó nunca, por aquellos años de edificio propio. Y unas veces en el que fue palacio de los de Niebla y Medinasidonia y otras en casas particulares que se habilitaban para dicho arrendamiento con miles de dificultades, el organismo estatal que nos ocupa no sintióse como en casa suya, sino con esta finca urbana del señor Vázquez López.

El 23 de febrero de 1889 otorgose una escritura pública por don Manuel a favor de la Hacienda, en el despacho notarial de don Emilio Cano y Cáceres. El documento tiene unas cláusulas, cuyo contenido total o parcial no merece el desprecio o la indiferencia; ellas nos trasladan a la realidad de aquellos momentos históricos, así: «Primero, que a don Manuel Vázquez López corresponde en absoluta propiedad … una casa en esta ciudad, calle de las Bocas, número 5 de gobierno, que linda por la derecha entrando con casa de don Francisco de Paula García; por la izquierda hace esquina y frente a la calle Duque de la Victoria y por la espalda da frente a la Plaza de Abastos, o sea calle de Barcelona. Consta de 22 metros de frente por 29 de fondo y ocupa una superficie de 388 metros cuadrados».

“Para la mejor distribución de las diferentes misiones del edificio, hubo de hacerse determinadas acomodaciones en la finca, distribuyéndose «en piso bajo, con su entrada por la calle Duque de la Victoria y de las Bocas, zaguanes, patio cuadrado, oficinas para la administración y archivo… Intervención y tesorería a la izquierda; cuerpo de guardia y escusados al frente; y piso alto, con entrada con escaleras a la calle de las Bocas y Duque de la Victoria; continuando las oficinas para la Delegación, Administración de Impuestos, archivo, portería y demás dependencias, … »

La que debió ser la puerta de acceso al edificio desde la calle Duque de la Victoria

“Nos enteramos también que el señor Vázquez López adquirió el inmueble por compra que hizo a doña Mercedes Ortiz Quintero, «por sí y en nombre de su hijos D. Severo García Ortiz», según escritura otorgada ante el mismo notario; y que se le puso como precio del arrendamiento 1.500 pesetas anuales, es decir: 125 pesetas por mensualidad.

“Ya sabemos todos, por pertenecer al presente, que crecida la capital onubense, fue obligatorio el traslado a inmueble más amplio par la dicha Delegación, quedando nuestro edificio convertido, tras ligeras reformas, en «Hotel Extremadura» y otras viviendas, amén de la existencia de establecimientos comerciales más o menos portátiles, entre los que sobresalen los amigos Rivero que, seguramente, leerán con ansiedad si quedan o no citados como les prometimos. Es obligado citar por nuestra parte también a los señores Gómez García, padres del excelente y brillante actor José Luis Gómez, que prestigiaron el histórico edificio, lo que hacemos con muchísimo gusto por los progenitores y por él”.

El reportaje de Diego Díaz Hierro tal como apareció publicado en el Odiel de 14 de febrero de 1974.

El transcrito extracto nos brinda importante información, a saber, que en algún momento del último tercio del siglo XIX, el edificio fue adquirido por don Manuel Vázquez López; que en febrero de 1889 fue vendido por éste a la administración de Hacienda para servir de sede a su Delegación en Huelva; que para adaptarlo a su nueva función administrativa, el edificio tuvo que ser profundamente adaptado, lo que explicaría que no queden vestigios visibles de su anterior uso como Chanca; que luego el inmueble pasó a ser Hotel, uso con el que se compaginaban determinados negocios en su planta baja; y que una de sus viviendas fue el domicilio del conocidísimo actor José Luis Gómez.

Espero haber servido con este post para completar ciertos datos anteriores a 1910, que parece ser la fecha establecida como límite por el Ayuntamiento para salvar de la piqueta a los edificios con más solera de esta extraña ciudad.

Modestamente propongo que en lugar de dejar al albur y discrecional criterio, demostradamente erróneo, de las administraciones y arquitectos para determinar qué edificios tienen que catalogarse, y con ello salvarse, y cuáles no, condenándolos al derribo, se estableciera un criterio puramente objetivo, por ejemplo, fijando una fecha, que perfectamente pudiera ser 1940, para que todo edificio anterior a la misma fuera inmediatamente declarado protegido, sin mas valoraciones de otra índole, las cuales se dejarían para edificios de más reciente construcción.

No obstante, el tiempo y los cotidianos acontecimientos de esta urbe extraterrestre me hacen ser pesimista. ¡Pero si todavía estamos esperando que se inicie el expediente para la declaración como BIC de nuestro querido y emblemático Monumento a Colón de la Punta del Sebo! Seguro que declaran antes BIC al nuevo coloncete de la Plaza de la Monjas o al Monumento de la Virgen del Rocío en El Punto, que al edificio de la Chanca o que a la espectacular y perdurable creación de Miss Whitney.

Reportajes del historiador Diego Díaz Hierro, aparecidos en el Odiel durante los meses de enero y febrero de 1974, sobre el barrio del Mercado del Carmen y calle Duque de la Victoria.

Publicado originalmente en: http://chocotoxico.blogspot.com/2011/07/la-casa-de-la-chanca-nuevas-noticias.html

Posted in Arquitectura, Colaboraciones, Dejadez, Historia, Protesta | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 70 Comments »

Sobre la fundación de la provincia de Huelva

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en sábado, 11 diciembre 2010

En los últimos días se han celebrado diferentes actos conmemorando del 175 aniversario de la creación de la provincia de Huelva y de la constitución de la Diputación Provincial. Sin ánimo de polemizar y sólo a efectos informativos, creo que es necesario realizar algunas puntualizaciones, dado que no es del todo cierta dicha efemérides, sino que, por el contrario, la provincia de Huelva como tal fue creada bastante antes de 1835, momento en el que, por decirlo de alguna forma, fue restaurada. De hecho, la verdadera fecha de su creación, corresponde al Trienio Liberal (1820-1823), cuando se establece el nuevo mapa provincial español, se crean las Jefaturas Políticas – antecedentes de los Gobiernos Civiles – y se constituye la primera Corporación Provincial, cuya existencia fue bastante efímera, dado que sólo funcionó durante un único año.

El proceso de división territorial del Estado Español en provincias surge de la Constitución de 1812. Ésta, en su artículo 11, preveía que “se hará una división más conveniente del territorio español por una ley constitucional, luego que las circunstancias políticas de la Nación lo permitan”. Los debates sobre las provincias, que inicialmente no suponían más que la transformación de los antiguos reinos, se realizaron durante 1813, y en el caso de la provincia de Sevilla, la Diputación Provincial remitió a las Cortes una propuesta de división en partidos judiciales el 20 de enero de 1814. Pero las circunstancias políticas, no permitieron profundizar en las reformas, ya que, tras la derrota francesa y la vuelta de Fernando VII, se reinstauró el régimen absolutista, dando al traste con la aplicación de la primera Constitución.

Retrato del Capitán General Rafael de Riego. Imagen: http://anamariacasas.blogspot.com/

Retrato de Fernando VII. Imagen: http://es.wikipedia.org

Tras la sublevación de Riego en enero de 1820, proclamando la Constitución de 1812 y, sobre todo, como resultado de su largo periplo a través de Andalucía y Extremadura, el entonces monarca absoluto Fernando VII no tuvo más remedio que aceptar el régimen constitucional, jurando la Carta Magna el día 12 de febrero de 1820. De esta forma, se constituyen nuevas Cortes y se inicia, nuevamente, el proceso de desarrollo de la Constitución gaditana. En el tema que nos ocupa, la Comisión de Legislación adoptó provisionalmente la división en 36 provincias que se había previsto en 1813, estableciendo en su sesión del 24 de julio de 1820 la nueva configuración de la provincia de Sevilla, dividiendo ésta en 16 partidos judiciales. Esta subdivisión se aprobó mediante Decreto de 26 de julio de 1820, de forma que el territorio de la actual provincia de Huelva fue dividido entre seis partidos judiciales: Ayamonte, Trigueros, El Cerro, Aracena, Fregenal y Villalba del Alcor.

La promulgación de la Constitución de 1812. Imagen: www.fundaciondosdemayo.es

En la villa de Huelva, que desde 1812 y hasta dicho momento había ostentado la capitalidad de su partido judicial, que además, era sede desde 1712 de las administraciones de Tabaco, Sal, Papel Sellado y Pólvora de 33 pueblos de la actual provincia, de la Comisión del Crédito Público, de la Administración de Renta y de los Estados del Ducado de Medina-Sidonia para las poblaciones de éste de la actual provincia, y cabecera de un Distrito Marítimo donde se asentaba una división de fuerzas sutiles desde la guerra de la Independencia, no se entendió esta decisión, dado que Trigueros, por aquel entonces, apenas disponía de infraestructuras públicas. Por esta razón, el Ayuntamiento onubense dirigió a Las Cortes Ordinarias una representación fechada en 12 de agosto de 1820, reclamando la modificación de la decisión adoptada acerca de la cabecera de partido, justificándola por las razones anteriores y, sobre todo, por su situación geográfica respecto al conjunto del partido judicial, adjuntando un plano topográfico de la comarca. Dicha “exposición” fue debatida en la sesión de Cortes del 2 de septiembre de 1820, sin que conste en el Diario de Sesiones ninguna resolución al respecto, por lo que, durante dicho año y el siguiente de 1821 parece ser que Trigueros funcionó como cabecera del Partido.

Pero las Cortes ya habían anunciado que la división territorial realizada “eran interinas e indispensables por ahora, a fin de que hubiese administración de justicia; y que en la división definitiva en provincias, en que se estaba trabajando, se rectificarían todas las inexactitudes que se advirtiesen”, por lo que las autoridades de Huelva no permanecían impasibles, sino que comenzaron a buscar argumentos y aliados para que prosperasen sus deseos de convertir la villa en capital del partido judicial o, incluso, de una nueva provincia. Aún así, no era la única candidata. La ciudad de Ayamonte, que detentaba la capitalidad de la Provincia Marítima en la que se incluía Huelva y que, además, había sido designada como cabeza de un Partido Judicial, era una firme candidata, siendo defendida esta eventualidad por Roque Barcia Feraces, padre del político republicano, escribano público de La Higuerita y autoproclamado defensor de los intereses de La Costa en Madrid, que en 1822 elaboró una justificación o “Memoria sobre el establecimiento de Capital de una nueva provincia en la Bética: ¿cómo será más rica la nueva Provincia, estableciéndose su capital en Huelva, en Moguer, en Valverde del Camino ó en Ayamonte?”. Además, algunos parlamentarios veían razonable utilizar un criterio de centralidad geográfica, el mismo que se había esgrimido para otorgar a Trigueros la capitalidad del Partido y, delimitada la nueva provincia por la parte del antiguo Reino de Sevilla situada al oeste del Guadalquivir, parecía que su centro estaba más próximo a la villa de Valverde del Camino, propuesta que fue realizada por Felipe Bouzá, que había sido el encargado de realizar la propuesta de división de 1813 y al que, de nuevo, se le hizo este encargo en 1821. Finalmente, para completar el conjunto de candidaturas, Moguer, en la que existía una fuerte clase de propietarios agrícolas cuyas producciones disfrutaban de un periodo de esplendor comercial, también preparó sus argumentos, aunque, como veremos, muy tardíamente.

División provincial propuesta por F. Bauzd y L.A. Latramendi (1821). Imagen: www.atlasdemurcia.com

En la tercera legislatura del Trienio, que se extendió entre 22 de septiembre de 1821 y  el 14 de febrero de 1822,  se inició el debate del “Proyecto de Ley Relativo a la División del Territorio Español”, donde se incluía un “artículo que dice Huelva”; es decir, que en el proyecto se incorporaba la creación de una nueva provincia, segregada de la provisional de Sevilla, bajo la denominación de Huelva, por la villa que se preveía fuese su capital ¿Qué había pasado en el ínterin? Pues muy sencillo, que la villa de Huelva había movido influencias, siendo la más relevante la del Diputado Ramón Sánchez Salvador, Coronel de Infantería que había residido en Huelva al estar acantonada en esta villa la unidad que comandaba, el Regimiento de España. En el “Informe de la Comisión de división del Territorio” elaborado durante la legislatura anterior – que abarcó del 20 de febrero de 1821 al 30 de junio de 1821 – y aprobado su dictamen el 19 de junio de 1821, se había incorporado la propuesta de la nueva provincia  y de la capital, desechándose la candidatura ayamontina por su posición geográfica, no incorporándose la posibilidad de Valverde por su reducida dimensión, y no habiendo llegado aún propuesta alguna sobre Moguer. Sin embargo, cuando en las nuevas Cortes vuelve a retomarse el Proyecto de Ley surge nuevamente la polémica. En la sesión del 11 de octubre de 1821 el diputado Antonio García interviene defendiendo la capitalidad para Moguer, argumentando razones de dimensión de su población –2.300 vecinos frente a 1.600 vecinos– respecto a Huelva, de la actividad productiva, sus comunicaciones, etc. Pero sus razones fueron fácilmente desmontadas por el diputado Sánchez Salvador, que conocía bastante bien la comarca y pudo rebatir uno a uno los argumentos del anterior, especialmente los relativos la facilidad de comunicación con el resto de la provincia, y afirmando, además que “Huelva tiene buenas casas y algunos edificios, tales como el Convento de La Merced,…, digno de ocupar un lugar muy distinguido en la capital de España, y otro suprimido en el centro del pueblo, y no suprimido el de San Francisco: tiene un piso llano, sus calles están bien empedradas, siendo en fin, un remedo de Cádiz, mientras que Moguer es un vericueto”.  Intervino también en la sesión, apoyando la candidatura moguereña, el diputado Zapata, fundándose en criterios económicos, los que fueron, asimismo, rebatidos por Sánchez Salvador, aprobándose el dictamen de la Comisión en este punto y, por tanto, impulsándose definitivamente la candidatura de Huelva como capital de la provincia.

Reunión de Cortes durante el Trienio Liberal. Imagen: www.historiasiglo20.org

A pesar de ello, el 25 de noviembre se recibió en la Cámara una exposición del Ayuntamiento de Moguer solicitando “sea nombrada aquella ciudad capital de provincia, con preferencia a la villa de Huelva”, pero la Comisión, teniendo en cuenta que la resolución a favor de Huelva ya había sido adoptada el 11 de octubre y que “no se puede formar un juicio seguro sobre las razones alegadas por sólo el Ayuntamiento de Moguer” dictaminó que “no ha lugar a la solicitud”.  Es de esta forma como se aprueba el Decreto de Cortes de 27 de enero de 1822, de División Provisional del Territorio Español, en cuyo artículo segundo se incluye la provincia de “Huelva, su capital Huelva”, detallando sus límites territoriales en el correspondiente Anexo, muy similares a los actuales. Y esta es la verdadera fecha de creación de la provincia de Huelva, el 27 de enero de 1822, hace casi 189 años por tanto.

Pero no fue en vano el esfuerzo moguereño, dado que a guisa de compensación, en la sesión del 11 de enero de 1822 se aprobó una solicitud de la Diputación de Sevilla para que fuese designada como puerto de cuarta clase, y ello a pesar, nuevamente, de la intervención de Sánchez Salvador que indicó claramente la inexistencia de instalaciones adecuadas y lo exiguo de su flota frente a la onubense: “Moguer tenía unos cuarenta barcos, al paso que Huelva tenía más de trescientos, según el informe que se había repartido”, aprobándose el dictamen el 28 de enero de 1822.

Pero la nueva provincia sólo existía sobre el papel, por lo que según lo previsto en el Decreto de 27 de enero, se nombra a su primer Jefe Político –equivalente a la figura de Gobernador Civil o la actual de Subdelegado del Gobierno– mediante Real Orden de 10 de marzo de 1822, siendo el designado Juan Manuel Subrier. Poco después, por Real Orden de 29 de marzo de 1822 se establece el procedimiento para la elección de diputados provinciales y la conformación de estas corporaciones, de carácter censitario, según lo establecido en la Constitución, siendo elegidos en la nueva provincia Agustín Díaz Camacho, por el partido de La Palma del Condado, José Sánchez Ponce por El Cerro, José Clarós, por La Sierra, Manuel Romero por Ayamonte y José Rioja y Mora por Huelva, siendo su primer presidente el catedrático valenciano Gregorio González Azaola, que había sido nombrado nuevo Jefe Político el 2 de junio de 1822. Ésta, según consta en sus escritos a los ayuntamientos, trató temas muy variados en el escaso año durante el que funcionó; recaudatorios, educativos, de salud publica, de seguridad ciudadana o de fomento.

Luis Antonio, duque de Angulema, quien estaba al mando de los Cien Mil Hijos de San Luis. Imagen: http://es.wikipedia.org

La primera Diputación Provincial de Huelva, por tanto, funcionó sólo entre mayo de 1822 y junio de 1823, momento en el que las tropas francesas de los “Cien mil hijos de San Luis” irrumpen en Andalucía, cercan en Cádiz a los constitucionales y dan al traste con la experiencia liberal del Trienio. Habrá que esperar a 1835, tras el fallecimiento de Fernando VII, para que la provincia de Huelva recupere este carácter y se constituya nuevamente la Diputación Provincial. Pero esa es ya otra historia y mucho más conocida, hasta el punto de que se nos hace celebrar ahora el 175 aniversario de algo que se creó trece años antes, en 1822. Por tanto, a mi entender, ni en 2008 se debía haber celebrado la capitalidad de Huelva ni ahora la creación de la Diputación Provincial; ambas datan de 1822 y, tras el interregno de la Ominosa Década, su recuperación posterior no invalida el hecho de su creación previa.

Juanjo.

Fuentes:

  • Gozálvez, J. L., (1982), “La formación de la provincia de Huelva y el afianzamiento de su capital”, Diputación Provincial de Huelva.
  • Vega, J, de, (1995), “Huelva a fines del antiguo régimen: 1750-1833”, Diputación Provincial de Huelva.
  • “Diarios de Sesiones de Cortes” de la Legislatura Ordinaria de 1813 (1/10/1813-19/2/1814), de la Legslatura de 1821 (20/2/1821-30/6/1821), de la Legislatura Extraordinaria (22/9/1821 a 14/2/1822) y de la Legislatura de 1822 (15/2/1822 a 30/2/1822).
  • Legajos de los archivos del Ayuntamiento de Huelva y de la Diputación de Huelva.

Artículo relacionado: Huelva, 175 años de capital

Posted in Colaboraciones, Historia | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 22 Comments »