La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘Minas de Riotinto’

ERE que ERE

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en viernes, 25 febrero 2011

Sí, el juego de palabras del título es lamentable, pero puede ser indicativo de lo que está cayendo encima de los Expedientes de Regulación de Empleo en Andalucía. Y es que, lamentablemente, se están poniendo de manifiesto muchas irregularidades en estos expedientes a lo largo de toda la región y a lo largo del tiempo. Hay trabajadores que no pertenecían a las empresas, prejubilados, hay prejubilaciones ”raras” con muy pocos años y hay flagrantes sospechas de haber beneficiado a elementos “amigos” del partido gobernante en Andalucía. Y en todo este totum revolutum que está investigando la justicia, tenemos un ERE que afecta muy particularmente a la provincia de Huelva. No es otro que el ERE de 2002-2003 que se propuso y ejecutó sobre la cuenca minera onubense y también en la provincia de Sevilla. Fueron afectadas las explotaciones de Almagrera, Aguas Teñidas, Riotinto, Tharsis y  Cala en Huelva y Cobre las Cruces y Aznalcollar en Sevilla.

En los años anteriores a esa fecha, la situación de la extracción de cobre era desesperada. La tonelada había bajado en precio de mercado a 1.300 dólares, cuando el umbral de rentabilidad se situaba en 1.800 más o menos. El caso de Minas de Riotinto S.A. parece ser el más sangrante de todos, o al menos el que más ha trascendido a la opinión pública. Resumiendo mucho, en 2003 la empresa no puede afrontar más la explotación, pese a las ayudas recibidas que fueron muchas (15 millones de euros) y que se gastaban en cosas ajenas a la mina (tengo constancia de que muchos de los gastos de los directivos eran exorbitados y de difícil justificación –comidas, bebidas, más comidas, viajes imposibles, más bebidas, hoteles, más comidas y bebidas-, con un tren de vida incompatible con la situación de la mina). Esa falta de “rentabilidad” provoca que, en enero de 2003, se presente un expediente de extinción de empleo por parte de la empresa que es contrarrestado por un expediente de regulación de empleo por parte de los trabajadores y de la Junta de Andalucía-Ministerio de Trabajo. Es en ese ERE donde surgen los supuestos problemas puesto que, como los mineros y demás personal no alcanzan unos mínimos de edad, 55 años, y de cotización, parece ser (habría que comprobar esa documentación original) que se les hace pasar por un truco que consiste en reasignarlos como mineros que trabajaban en minería subterránea. En este caso, las premisas para la prejubilación son mucho más “ligeras”. Así, se aplica a todo el personal esta condición, con la que pasan a ser candidatos para la prejubilación con prestaciones como máximo del 78% de la masa salarial bruta calculada mediante la media de los últimos seis meses de salario cotizado, y no pudiendo superar la pensión máxima de la seguridad social en cada momento. En total, las ayudas para todas estas prejubilaciones, en toda la cuenca minera, son de unos 144 millones de euros.

A este respecto son muy clarificadoras las declaraciones de Carlos Estévez, ex director gerente de Minas de Riotinto:

“Para que el número de trabajadores con menos de 52 años de edad compensada fuera el menor posible se decidió aumentar al máximo los coeficientes reductores propios de la actividad minera por los procedimientos que ya son de dominio público. Pero lo que se hizo y que ha montado tanto escándalo es usual en todos los expedientes de empresas mineras en crisis y nada diferente a lo que se ha hecho en la minería del carbón, en las minas de hierro de Granada o en las otras minas de la Faja Pirítica como Almagrera, Bolidén o Filón Sur. Que se hable sólo de Riotinto me parece extraño, en todos los demás se hizo igual y no se dice nada. Y más extraño me parece que nadie diga que las vidas laborales deben de ser aprobadas por la Administración central, sin su consentimiento las soluciones arbitradas no son viables.” http://www.andaluciainformacion.es/portada/?a=166183&i=97&f=0

Es decir que, según el señor Estévez, se “falseaba”, con la anuencia de las administraciones implicadas y de los sindicatos, las vidas laborales de los trabajadores para que pudieran llegar todos a esa “ratio” de años aumentando los coeficientes reductores. Naturalmente esto supuso una “bendición” para los trabajadores afectados. Unos se jubilaron directamente y otros quedaron prejubilados, lo que quiere decir que pueden compatibilizar sus prejubilaciones con otros empleos, sumergidos o no. Una perita en dulce para cualquiera, máxime cuando ese 78% puede estar situado entre los 1400 y los 1700 euros netos al mes. Conozco dos casos de jubilaciones a los 39 y a los 42 años respectivamente y ninguno de los dos era minero pues cumplían otras funciones, administrativas y de vigilancia concretamente.

Ese ha sido el escenario que tenemos, y después de 8 años los prejubilados y jubilados han venido cobrando lo que les corresponde en función de ese expediente. No me planteo si el ERE es o no legal; lo es pues fue bendecida por las administraciones correspondientes, pero sí sería conveniente plantearse si las irregularidades que parecen haberse cometido tiene que ser reparadas de alguna manera. En otros palabras ¿hay que depurar responsabilidades?, y en ese caso ¿a qué nivel? ¿Se condena a los trabajadores, a los sindicatos, a la Junta, al Ministerio de Trabajo? Porque se da la bonita paradoja de que todos los sectores, partidos políticos incluidos, firmaron aquel acuerdo y se felicitaron por ello.

Siempre he sido un defensor de la redistribución social de la riqueza, pero en algunos casos, muchos me temo,  parece que esta redistribución es sólo para unos pocos privilegiados que se lucran, tal vez indebidamente, del trabajo de los pocos que quedan trabajando.

También parece muy claro que el que haya surgido esta polémica precisamente ahora es una estrategia electoral clara, pese a que sea verdad todo lo destapado. Como está también claro que en otras comunidades y en otras ERES se ha actuado exactamente igual (recordemos los subsidios y ERE´s del carbón, de la minería Asturiana, de Astilleros Españoles o de Delphi). Pero resulta curioso que con tanto que tapar y que denunciar sólo aparezcan noticias sobre Riotinto y que ésta sea la más grave.

Una reflexión final, ¿por qué no se subvencionó la extracción de cobre como se ha hecho y se hace con el carbón? ¿Por qué en otros sitios es posible y aquí no? Y a todo esto hay que recordar que la Tm de cobre está ahora en torno a los 10.000 dólares y que esta subida del producto se produjo a final de 2003, justo unos meses después de firmar la ERE, en la que ya se situó en 2000 $. Aquí se prefirió hundir para siempre jamás la industria de la minería, en lugar de aportar fondos para que los trabajadores siguieran con sus empleos y con las minas creando riqueza. Sospecho que la intervención de ciertos sectores conservacionistas tuvo que ver también con la medida. Y es que la extracción minera es sucia y perjudicial, eso nadie lo duda, pero la alternativa es el hambre, aunque en este caso no lo fue gracias a la generosidad de todos. Forzada, pero generosidad a fin de cuentas.

Para finalizar dejo parte del popurrí de una comparsa que canta precisamente sobre este tema:

“..que la mina la abren, a ver si es verdad
y tengo tanta suerte, como muchos de los presentes qué
con una prejubilación, os reís del mundo.”

Comparsa “Fantasía de Carnaval”, Carnaval de El Campillo 2011

Crixus  2011.

Viñeta de "El Petardo"

Posted in Colaboraciones, Política | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 157 Comments »

Contexto de la Contaminación en Huelva

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en martes, 29 junio 2010

Finalizando la década de los 50, la economía española comenzó un proceso aperturista al mundo. Así, a partir de 1957 el Gobierno español consiguió sus primeros éxitos de apertura al exterior con el ingreso en el Fondo Monetario Internacional y culminaría con la aprobación el 20 de julio de 1959 del Plan Nacional de Estabilización Económica de 1959-1961. Los objetivos fundamentales del Plan de Estabilización eran alcanzar una continuidad del desarrollo y facilitar la integración de la economía española en la internacional, comenzando por la CEE.

El Plan de Estabilización debía ser seguido de un Plan de Desarrollo. Por ello, el Gobierno español solicitó en 1961 un informe sobre la economía española al Banco Mundial, con la confianza de que este informe le ayudara a la preparación de un plan de desarrollo económico a largo plazo, para la expansión y modernización de la economía española y, por tanto, la elevación del nivel de vida. El Banco Mundial realizó su encargo y el “Informe sobre la economía española” fue publicado en septiembre de 1962.

En este informe resumía el estado de la economía española de entonces y a la vez se daban algunas recomendaciones a tener en cuenta por el Gobierno de Franco.

En estos momentos (mediados del siglo XX), existen numerosos teóricos economistas como Myrdal, Hirschman, Boudeville o Perroux, que se muestran a favor de la creación de Polos de Desarrollo, los cuales instalados en regiones subdesarrolladas, conseguirían a largo plazo un gran desarrollo en toda la zona donde estuviera instalado. Estas nuevas teorías no se pasarían por alto por el Gobierno Español, el cual se interesó y decidió instalar numerosos Polos de Desarrollo por toda la geografía peninsular; Burgos, Sevilla, A Coruña, Vigo, Zaragoza, Valladolid y Huelva. Así pues, se llevaron a cabo 3 Planes de desarrollo Económico y Social, nosotros hablaremos del primero ya que fue el que más influyó a Huelva.

Por la Ley del 28 de diciembre de 1964 se aprobó el I Plan de Desarrollo Económico y Social 1964-1967, con los objetivos fundamentales de elevar el nivel de vida de todos los españoles. Como directrices de la política de desarrollo se volvía a destacar el carácter indicativo que tenía para el sector privado. La provincia de Huelva, dada su riqueza minera, reunía uno de los requisitos más importantes para la localización industrial. Por tanto, se promocionaría la instalación de industrias químicas para contribuir a los objetivos de industrialización del país. Sin embargo, pese a las razones oficiales recogidas en el I Plan de Desarrollo, la elección de Huelva para instalar un polo se debió fundamentalmente a las presiones de la Compañía Española de Minas de Río Tinto ante las altas esferas de la Administración. Esta compañía, una de las sociedades industriales españolas más potentes, estaba en crisis desde 1960 debido a la reducción de sus ventas de piritas en estado bruto (se prefería el azufre o gas natural), de modo que era necesario una diversificación industrial inmediata. Con este objetivo, en 1963 la compañía inició un plan de reconversión para instalar una fábrica de ácido sulfúrico. Ante este plan de reconversión y la necesidad de una industria química de base, de interés nacional, los responsables del I Plan de Desarrollo Económico y Social pensaron en Huelva como polo de promoción industrial, y más exactamente como futuro complejo químico industrial.

Huelva era hasta los años 60 una de las provincias más pobres y atrasadas de España. La ciudad se encontraba a la cola de todos los índices de desarrollo socioeconómico, pero todo cambio en 1964 con la instalación del Polo. En pocos años se transformó irreversiblemente toda la estructura socioeconómica de la provincia, tanto que incluso podría hablarse de una “reinvención” de Huelva: en pocos años se paso de una sociedad primaria y rural a una industrial con claros síntomas de tercerización. Pero este cambio tan espectacular no se produjo sin fuertes contradicciones y desequilibrios. Por otra parte, la escasa cualificación de la mano de obra onubense hizo necesario traer los operarios y demás puestos de responsabilidad desde otras zonas de España, principalmente Galicia y Sevilla. Este bajo nivel se tradujo con frecuencia en una alta Tasa de eventualidad y un elevado grado de explotación. Las condiciones de trabajo en las fabricas eran muy deficientes e insalubres; según los trabajadores eran frecuentes los vómitos, mareos, problemas de garganta, de estomago y bronquitis crónica. Los horarios de trabajo eran extenuantes y dejaban al trabajador poco tiempo para el ocio o para mejorar su formación.

Con todo lo anterior, podemos entender que la conflictividad laboral llegara a ser constante. Ésta creció considerablemente desde la instalación del Polo de Desarrollo, cuando surgieron conflictos antes desconocidos en una provincia como Huelva. Los Sindicatos-Verticales existentes quedaron desbordados, obsoletos y totalmente desacreditados. Por otro lado, las autoridades locales no supieron o no quisieron prever el enorme crecimiento de población causado por la instalación del Polo, por lo que la vivienda precaria y el chabolismo se multiplicaron, por ejemplo se crearon numerosos asentamientos chabolistas en la actual zona de la Avenida de Andalucía o las Marismas del Odiel. Debido a la escasez de terrenos urbanizables puestos a disposición del Ayuntamiento de Huelva, se acometió el centro histórico de la capital a un completo expolio de casi todo su patrimonio arquitectónico. Así se derribaron grandes casas dieciochescas y grandes palacetes de principios de siglo, las calles perdieron su particular idiosincrasia y se le tuvo que realizar un “tajo” al Muelle de Rio Tinto. Dejamos en el olvido todo lo que pertenecía a esa Huelva ya perdida anterior a la ubicación del Polo de Desarrollo.

Fuera del casco antiguo, la construcción apresurada de viviendas hizo que éstas tuvieran que edificarse en zonas sin apenas urbanizar, carentes de las más elementales infraestructuras o servicios públicos. Aún mi propio padre me recuerda que cuando vino a vivir a Viaplana, no existía un servicio de alcantarillado subterráneo, de forma que las aguas fecales corrían por las calles. Este problema sigue existiendo realmente, aún vemos que cuando llueve demasiado se crean ríos que cruzan la ciudad hacia el sur, inundando los barrios ubicados en los límites de Huelva como Pérez Cubillas o Los Rosales y Nuevo Parque.

Para finalizar, el análisis realizado por Mª Ángeles Sanchez Dominguez, profesora de la Universidad de Granada, el Polo Químico permite deducir que no llegó a ser un instrumento eficaz de desarrollo regional, ya que, al estar incomunicado por sus propias características con sus regiones más cercanas, esto es, mal integrado con el resto de la provincia y región, no tuvieron lugar los efectos difusores del crecimiento. En la práctica actuó como un complejo de industrias químicas básicas altamente contaminantes, con la actividad concentrada en grandes empresas con escasa capacidad de generar empleo, que realizaban en el polo sólo las primeras fases de la producción, aprovechando la materia prima existente y dejando la contaminación en Huelva, mientras que las posteriores fases y el consumo final se realizaban fuera de Andalucía en las zonas más desarrolladas de España, con el agravante de que este tipo de industrias no favoreció a los sectores en crisis que hubieran aprovechado las materias primas locales y creado puestos de trabajo. En definitiva, funcionó como una industria de enclave según los intereses de la economía nacional que ha condicionado desde entonces el desarrollo económico y medio ambiental de Huelva.

Gwerinos.

Bibliografía:

Sánchez D, M.A. UNA VISIÓN CRÍTICA DEL POLO DE DESARROLLO DE HUELVA. Universidad de Granada. Granada

Feria V, P.J (2005): Huelva en su Historia. Vol 12. Universidad de Huelva. Huelva.

FOURNEAU, E (1980): Huelva hacia el desarrollo. Diputación provincial de Huelva, Huelva.(1977): El impacto del Polo de desarrollo en la Provincia de Huelva, (1964- 1974) Instituto de desarrollo regional. Universidad de Sevilla, Sevilla.

Posted in Colaboraciones, Historia, Medio Ambiente | Etiquetado: , , , , , , , , | 10 Comments »