La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘Mondongos’

LA CASA DE LA CHANCA: De Delegación de Hacienda a “Hotel Extremadura” y casa natal de José Luis Gómez

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Miércoles, 3 agosto 2011

El blog amigo Choco Tóxico, ha publicado una interesante entrada referida a La Casa de la Chanca, de la que tanto se está hablando en este blog y en medios como Huelva Información. La reproducimos íntegramente con el consentimiento de su administrador y os recomendamos encarecidamente su lectura, ya que aporta importante información resultado de sus propias indagaciones.

El 18 de julio pasado el Huelva Información publicó en su portada la noticia de que la UHU instaba a la Junta a impedir el derribo de un edificio del siglo XVII (para leer la noticia pincha aquí).

Este edificio no es otro que el que el catedrático de la universidad de Huelva Juan José García del Hoyo denomina Casa de la Chanca, sito entre las esquinas conformadas por la calle Bocas con calle Duque de la Victoria y la de esta última con la calle Barcelona.

Esquina calle Bocas con Duque de la Victoria

La Universidad pretende la declaración del edificio como Bien de Interés Cultural para con ello evitar su demolición, prevista para poder realizar la construcción de la más que cuestionada futura Plaza Mayor, en aras de cuya consecución ya se ha derribado el añorado y singular Mercado del Carmen y la mayoría de las vetustas y venerables edificaciones que la circundaban (qué bonitas podían haber quedado rehabilitadas y pintaditas sus fachadas de color pastel; eso sí hubiera sido una hermosa plaza y no el mamotreto mondonguero (© La Huelva Cateta)  que nos van a endiñar).

Según García del Hoyo la denominación de “La Casa de la Chanca” aparece reseñada en un artículo de quien fue cronista oficial de Huelva, D. Diego Díaz Hierro, en el Odiel del viernes 9 de abril de 1965, y, también, en su obra póstuma “Huelva y los Guzmanes”, donde menciona a este edificio como uno de los que tomaban posesión los corregidores o alcalde mayores de Huelva en nombre del Duque de Media Sidonia, según cuenta el catedrático en el post publicado en La Huelva Cateta el pasado 20 de julio, siendo el nombre de “chanca” el que reciben las fábricas de salazones de pescado, en el caso de este edificio, de atunes. La tesis de García del Hoyo es que el actual edificio se corresponde con la lonja donde hace 300 años se subastaban y salaban los atunes capturados en la almadraba de El Terrón, titularidad, como las demás almadrabas de Andalucía, de los Condes de Niebla (para leer el post de La Huelva Cateta, pincha aquí).

Tras tan loable propuesta, la edición del 20 de julio de Huelva Información publicó la noticia de que La Universidad daba luz verde a su campaña para salvar la antigua Casa de la Chanca. Según la noticia, el Consejo de Gobierno de la institución académica ha encomendado a un equipo de investigadores la redacción de una memoria, solicitando que declaren BIC este edificio y el Palacio de Medina Sidonia (para leer la noticia, pincha aquí).

Esquina calle Duque de la Victoria con calle Barcelona

Ese mismo diario, el 22 de julio, publicó el punto de vista del Colegio de Arquitectos de Huelva respecto de la posible declaración como BIC del edificio donde presumiblemente se hallara la Casa de la Chanca, destacando que para los arquitectos en este caso hay que hacer “un estudio en profundidad” para determinar si “además de valor sentimental, hay un valor arquitectónico” (para leer la noticia, pincha aquí).

Tras la iniciativa de la UHU y el posterior punto de vista de los arquitectos, llegó el turno de la Junta de Andalucía. Paulino Plata, Consejero de Cultura, que visitó Huelva el pasado 26 de julio, manifestó que la idea de dotar con ese grado de protección a la Casa de la Chanca y el Palacio de Medina Sidonia le parecía “una buena idea y puede ser interesante”, aseguró estar “a la espera de la que Universidad de Huelva (UHU) presente la solicitud y el expediente para hacerlo efectivo”, tal como recoge la noticia aparecida en el Huelva Información del 26 de julio (para leerla, pincha aquí).

Faltaba por tanto conocer cuál sería la postura del Ayuntamiento de Huelva, administración que ha aprobado y dispuesto la demolición del histórico edificio para mayor gloria del alicatado en blanco de 20 x 20, con el que cubrirán su insigne proyecto de Plaza Mayor porticada, que dejará en pañales a la de Salamanca.

No tardó en conocerse la reacción del Ayuntamiento: “Si con el trabajo que está haciendo este grupo de profesores de la UHU se demuestra el valor patrimonial del edificio, el Ayuntamiento estudiará las posibilidades que se pueden abrir”. Ahí es na que tengo un primo en Alcalá. ¿La tiran?, ¿No la tiran?, quizá la hagan mediopensionista… Qué sabe nadie …

Las anteriores manifestaciones, de un innominado portavoz del Ayuntamiento de Huelva que aparecieron en el Huelva Información del 29 de julio, se alineaban con la postura del Colegio de Arquitectos, “partidario de estudiar en profundidad las características y el estado de conservación del inmueble, para evaluar si, más allá de su ‘valor sentimental’, reúne condiciones para optar a la declaración como BIC”. El desconocido portavoz llego a decir al periodista que “el Colegio Oficial de Arquitectos editó una guía de arquitectura en la que tampoco aparece este edificio”, Como si la inclusión en esa guía hubiera servido para salvar otros edificios del entorno del Mercado del Carmen, como el caso del edificio de viviendas diseñado por Pérez Carasa, ubicado en la calle Jesús del Calvario (antiguo tramo de la calle Periodista Luca de Tena). El edificio en cuestión aparecía reseñado en el libro “Edificios de Interés de la Ciudad de Huelva”, editado por la Diputación, el Instituto de Estudios Onubenses y el Colegio de Arquitectos en 1977, en concreto en la ficha nº 88, que se reproduce a continuación:

Así mismo, también aparecía, esta vez en la ficha 69, en el libro “Guía de la Arquitectura de Huelva”, editado por el Colegio de Arquitectos de Huelva en el año 2002.

De nada sirvió su inclusión en la guía del Colegio de Arquitectos. Hoy es un hueco más en el inmenso solar destinado a albergar la futura plaza porticada. (para leer el post que al respecto se publicó en este blog, pincha aquí)

Pero prosigamos con la noticia que informaba sobre la postura municipal respecto a la casa de la Chanca. El artículo en cuestión finalizaba exponiendo que, “no obstante, en cuanto a la antigüedad del edificio, el Ayuntamiento advierte de que su ficha catastral –documento que igualmente consta en el dossier de la Universidad- lo fecha en 1910”.

Este último dato es el que me ha motivado a redactar el presente post, pues aunque todo parece indicar desde un punto de vista histórico, como defiende el catedrático García del Hoyo, que este edificio fue la Chanca promovida por los Duques de Medina Sidonia, todavía no se trata de un dato completamente contrastado. Sin embargo, lo que sí es completamente seguro es que el inmueble es muy anterior a 1910, por mucho que ese sea el año de construcción que aparezca en su ficha urbanística. A este respecto, desde que leí la primicia de la iniciativa de la UHU en el Huelva Información, inmediatamente recordé una serie de reportajes que sobre el Mercado de Carmen y su entorno se publicaron en el Odiel a principios de los años setenta del pasado siglo, firmados por el ya citado historiador Diego Díaz Hierro, y que había guardado en formato pdf en alguno de los múltiples dispositivos de almacenamiento que andan por mi casa. Estaba seguro que en uno de ellos se daba noticia pormenorizada de este edificio. Por fin los encontré y voilà, en la entrega número 6 de dichos reportajes, publicada el 14 de febrero de 1974, Díaz Hierro nos ilustraba con la siguiente información:

“Las oficinas de la Delegación de Hacienda, de Huelva, vivieron como de prestado desde que ésta fue creada al calor de los comienzos de la provincia onubense. El hilo que ha de unir su inicial con el presente era endeble y fragilísimo, porque no contó nunca, por aquellos años de edificio propio. Y unas veces en el que fue palacio de los de Niebla y Medinasidonia y otras en casas particulares que se habilitaban para dicho arrendamiento con miles de dificultades, el organismo estatal que nos ocupa no sintióse como en casa suya, sino con esta finca urbana del señor Vázquez López.

El 23 de febrero de 1889 otorgose una escritura pública por don Manuel a favor de la Hacienda, en el despacho notarial de don Emilio Cano y Cáceres. El documento tiene unas cláusulas, cuyo contenido total o parcial no merece el desprecio o la indiferencia; ellas nos trasladan a la realidad de aquellos momentos históricos, así: «Primero, que a don Manuel Vázquez López corresponde en absoluta propiedad … una casa en esta ciudad, calle de las Bocas, número 5 de gobierno, que linda por la derecha entrando con casa de don Francisco de Paula García; por la izquierda hace esquina y frente a la calle Duque de la Victoria y por la espalda da frente a la Plaza de Abastos, o sea calle de Barcelona. Consta de 22 metros de frente por 29 de fondo y ocupa una superficie de 388 metros cuadrados».

“Para la mejor distribución de las diferentes misiones del edificio, hubo de hacerse determinadas acomodaciones en la finca, distribuyéndose «en piso bajo, con su entrada por la calle Duque de la Victoria y de las Bocas, zaguanes, patio cuadrado, oficinas para la administración y archivo… Intervención y tesorería a la izquierda; cuerpo de guardia y escusados al frente; y piso alto, con entrada con escaleras a la calle de las Bocas y Duque de la Victoria; continuando las oficinas para la Delegación, Administración de Impuestos, archivo, portería y demás dependencias, … »

La que debió ser la puerta de acceso al edificio desde la calle Duque de la Victoria

“Nos enteramos también que el señor Vázquez López adquirió el inmueble por compra que hizo a doña Mercedes Ortiz Quintero, «por sí y en nombre de su hijos D. Severo García Ortiz», según escritura otorgada ante el mismo notario; y que se le puso como precio del arrendamiento 1.500 pesetas anuales, es decir: 125 pesetas por mensualidad.

“Ya sabemos todos, por pertenecer al presente, que crecida la capital onubense, fue obligatorio el traslado a inmueble más amplio par la dicha Delegación, quedando nuestro edificio convertido, tras ligeras reformas, en «Hotel Extremadura» y otras viviendas, amén de la existencia de establecimientos comerciales más o menos portátiles, entre los que sobresalen los amigos Rivero que, seguramente, leerán con ansiedad si quedan o no citados como les prometimos. Es obligado citar por nuestra parte también a los señores Gómez García, padres del excelente y brillante actor José Luis Gómez, que prestigiaron el histórico edificio, lo que hacemos con muchísimo gusto por los progenitores y por él”.

El reportaje de Diego Díaz Hierro tal como apareció publicado en el Odiel de 14 de febrero de 1974.

El transcrito extracto nos brinda importante información, a saber, que en algún momento del último tercio del siglo XIX, el edificio fue adquirido por don Manuel Vázquez López; que en febrero de 1889 fue vendido por éste a la administración de Hacienda para servir de sede a su Delegación en Huelva; que para adaptarlo a su nueva función administrativa, el edificio tuvo que ser profundamente adaptado, lo que explicaría que no queden vestigios visibles de su anterior uso como Chanca; que luego el inmueble pasó a ser Hotel, uso con el que se compaginaban determinados negocios en su planta baja; y que una de sus viviendas fue el domicilio del conocidísimo actor José Luis Gómez.

Espero haber servido con este post para completar ciertos datos anteriores a 1910, que parece ser la fecha establecida como límite por el Ayuntamiento para salvar de la piqueta a los edificios con más solera de esta extraña ciudad.

Modestamente propongo que en lugar de dejar al albur y discrecional criterio, demostradamente erróneo, de las administraciones y arquitectos para determinar qué edificios tienen que catalogarse, y con ello salvarse, y cuáles no, condenándolos al derribo, se estableciera un criterio puramente objetivo, por ejemplo, fijando una fecha, que perfectamente pudiera ser 1940, para que todo edificio anterior a la misma fuera inmediatamente declarado protegido, sin mas valoraciones de otra índole, las cuales se dejarían para edificios de más reciente construcción.

No obstante, el tiempo y los cotidianos acontecimientos de esta urbe extraterrestre me hacen ser pesimista. ¡Pero si todavía estamos esperando que se inicie el expediente para la declaración como BIC de nuestro querido y emblemático Monumento a Colón de la Punta del Sebo! Seguro que declaran antes BIC al nuevo coloncete de la Plaza de la Monjas o al Monumento de la Virgen del Rocío en El Punto, que al edificio de la Chanca o que a la espectacular y perdurable creación de Miss Whitney.

Reportajes del historiador Diego Díaz Hierro, aparecidos en el Odiel durante los meses de enero y febrero de 1974, sobre el barrio del Mercado del Carmen y calle Duque de la Victoria.

Publicado originalmente en: http://chocotoxico.blogspot.com/2011/07/la-casa-de-la-chanca-nuevas-noticias.html

Anuncios

Posted in Arquitectura, Colaboraciones, Dejadez, Historia, Protesta | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 70 Comments »

PELIGRO: Se restaura

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Lunes, 10 mayo 2010

Tras miles de años cerrado, el edificio de Hacienda ¡¡va a ser restaurado!!

Imagen: http://misojosven.blogspot.com

Construido en 1944 según el proyecto de Julián Laguna Serrano en estilo neoherreriano, el edificio lleva 17 años cerrado a la espera de una solución. La Junta de Andalucía (titular del edificio por medio de la Consejería de Hacienda) va a realizar la restauración para oficinas. Suponemos que la Junta se encuentra escasa de edificios de oficina y prefiere uno con bastante solera para ellos solitos en vez de abrirlo a todos los ciudadanos.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 638.488 euros y se ha adjudicado al estudio SV60 Arquitectos, encabezado por Antonio González Cordón. El proyecto será coordinado por Antonio López, el responsable del crimen de la restauración de la iglesia de la Concepción.

Con estos antecedentes, y el derribo misterioso de edificios en restauración, nos ponemos a temblar. Esperemos que por una vez se pueda hablar de restauración y no de churro-pastiche, que es a lo que nos tienen acostumbrados en Huelva.

Northman.

Más información: www.huelvainformacion.es

Posted in Arquitectura | Etiquetado: , , , , , , , , , | 25 Comments »

Ruta turística del mondongo choqueril. Parte I

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Martes, 27 abril 2010

Es por todos conocido el afan de nuestros políticos por convertir Huelva en una ciudad turística y a la misma vez por destruir el patrimonio existente. Para aunar estas dos actuaciones, vamos a ser los primeros en escribir una guia turística para que los que nos visiten puedan admirar el elemento más característico de nuestro casco antiguo: el mondongo, el gran incomprendido.

Sí señores, en Sevilla abundan las iglesias y en Huelva abunda el mondongo. Un centro histórico muy singular, en el cual las construcciones de principios de siglo en estilos neomudéjar o modernista desentonan frente a la homegeneidad del mondonguismo, el más fecundo estilo artístico y arquitectónico empleado en nuestra tierra. Los sucesivos ayuntamientos se han ido encargando de enriquecer este legado urbanístico, sobre todo entre los añorados años 60 y los 80, la época de mayor esplendor del mondonguismo. No obstante, en los últimos años también se están realizando construcciones dignas de ser visitadas por nuestros turistas, por lo que vamos a incluirlas en esta primera ruta.

Comenzaremos colocando el mapa de esta ruta:

mapa ruta 1

Mapa ruta 1

Comenzando en la calle Berdigón podemos observar el mondongo número 1:

mondongo 1

Mondongo 1

Mondongo de apariencia plasticosa al más puro estilo “móntese usted su casa en ikea”. Muy bonito y rústico.

El mondongo número 2 lo encontramos muy cerca de allí, en la calle San Cristóbal:

mondongo 2

mondongo 2

Otro edificio de aspecto plasticoso, muy común en la actualidad. Este en concreto me recuerda en sus texturas a la granja de playmobil. Lo que no concuerda en nada con la fachada y estropea su comprensión es la farola de forja estilo finales de siglo XIX. Alguien de Cultura debería eliminarla y mandarla al limbo de las farolas junto con la de la Concepción.

Continuemos por la plaza Niña (a la que volveremos en otras rutas), la calle Santa María hasta llegar a Alfonso XII donde encontramos el mondongo 3:

mondongo 3

Mondongo 3

Edificio con fachada de tipo alicatado cuarto de baño del bar de Manolo. El tamaño de las ventanas, la reja principal de la entrada y el palitroque incorporado hace pensar en un edificio oficial de oficinas. De nuevo una farola de forja cercana impide su correcta visualización.  Siguiente parada: calle Miguel Redondo, esquina calle La Paz.

mondongo 4

Mondongo 4

No, esto no es la Orden ni Viaplana, esto es pleno casco histórico, como lo demuestra esa horrible farola de forja que estropea el conjunto. Estos edificios pertenecen a la época dorada del mondonguismo, y el centro se encuentra plagado de ellos. Continuamos hacia la calle Rábida.

mondongo 5

Mondongo 5

Este enorme mazacote es un precioso ejemplo de mondongo. Se situa dotando de equilibro arquitectónico a una calle cuyo primer tramo conserva un aspecto pueblerino debido a los edificios de principios del siglo XX que lo forman, y a cuyos pies se levanta un iglesia neogótica de Pérez Carasa que no dice nada, junto con una capilla de reciente costrucción en estilo neorenacentista que aporta mucho menos a la armonía de la calle que el conjunto de balconadas y paredes lisas de este ejemplar. Para finalizar la ruta sigamos hasta la calle Rico.

mondongo 6

Mondongo 6

La calle con más edificaciones de valor, perdón, quiero decir con más casuchas viejas e inservibles de la ciudad, necesitaba de un buen mondongo para hacer un buen contraste con tanto palacete. Este auténtico churro, nos hace viajar con nuestra imaginación hasta callejones perdidos de El Portil. Obsérvense los pequeños ventanucos y la armonía y limpieza de elementos de la fachada. Todo un auténtico lujo para una ciudad tan pequeña el poder contar con semejante obra de arte en su centro histórico.

Sin más, despedirnos con esta ruta hasta la próxima y recordar al público que si alguien se siente ofendido por la imagen que se da del centro de Huelva, que piense en los verdaderos culpables de que semejantes elementos se hayan construido y sigan construyéndose en la actualidad. Aunque cierto es, que todo esto no es más que una cuestión de gusto estético ¿no?

Disfruten.

Northman.

Fotografías: El Niño de la Ría.

Posted in Protesta, Urbanismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 30 Comments »

Volví la cara llorando

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Sábado, 19 diciembre 2009

Cuando volví de mi Erasmus, volví la cara llorando. Yo me dije “Huelva mía…” Pero me interrumpió mi amigo, que venía de recogerme del aeropuerto, y me dijo que dejara de decir tonterías, que unos meses no podían cambiar tanto un alma choquera como la mía.

Habíamos dado un frenazo en el primer semáforo de la prolongación de la Avenida de Andalucía. Lo que es justo enfrente de la Universidad. Por primera vez desde que la pusieron me fijé en la estatua del homenaje al fútbol y yo, que venía con los ojos llenitos de una Italia que rebosa estatuas y monumentos y pinturas y museos, volví la cara llorando. ¿pero esto, qué es?

Se trata del monumento al fútbol, me respondió él, estamos en Huelva, ¿recuerdas? Se inauguró en el año 2003, poco antes o poco después de las elecciones, del nosécuálenésimo año de Nuestro Señor Don Perico, y fue realizada por el escultor ALBERTO GERMAN FRANCO ROMERO. Tal vez el motivo era que habíamos subido a primera porque representa a un hombre de 420 cms. de alto, desnudo, golpeando un balón, realizado en bronce. Me acuerdo de las risitas y el cachondeíto de la gente porque la estatua verdadera, no estaba lista para el evento celebrable con Florentino Pérez, presidente del Madrid, así que sin decir ni mu a la ciudadanía, se colocó una réplica -en mi casa se llamaban maniquís o geipermanes, pero réplica es más correcto- al mismo tamaño, realizado en resina de poliéster, fibra de vidrio y espuma de poliuretano de alta densidad, que dio totalmente el pego. Hasta que se descubrió el pastel y el tema salió en prensa. Ahora la réplica está ubicada en las dependencias del estadio Nuevo Colombino y aquí han dejado el original. ¿Qué pasa, que no te gusta?

No respondo. Cierro los ojos y veo como en un fulgor el David de Miguel Ángel.

Imagino la expectación que tuvo que despertar en la Florencia de la época cuando lo colocaron en la plaza de la Signoria.

Y pienso que este monumento al futbol tiene mucho de David, héroe en pelotas, símbolo de una ciudad. Me pregunto de dónde viene esto de que una ciudad ponga una estatua desnuda.  Y alguien me respondió que hubo una época en la historia que se llamó Renacimiento y fue en Italia donde a una serie de artistas les dio por conocer, valorar y rescatar el arte de la antigüedad clásica, Grecia y Roma… y del mundo Helenístico, que no es lo mismo, pero es igual.

Todo comenzó con Aristóteles, y la valoración positiva que hace del cuerpo masculino.Y como los griegos eran muy liberales y estaban acostumbrados a hacer deporte en pelotas, pues así que los retratan y los esculpen. A los del Renacimiento les da por pensar que Dios no es es el centro del Universo, sino el Hombre. Y algunos, entre otros a Leonardo, les da por pintar ese hombre, sin vergüenza y sin ostentación de su cuerpo desnudo, dentro de un cuadrado y un redondel, símbolo de la perfección.

Y a partir de eso tenemos un montón de artistas que trasladan esta idea a las esculturas de entonces y Florencia, que se veía como una ciudad pequeñita frente a la gigantesca región de la Toscana, se ha enriquecido cada vez más y se ve a sí misma como el pequeño David que vence al grandote Goliat. En el de Donatello, David es un adolescente que apoya su pie sobre la cabeza del gigante vencido y como adorno está coronado por las flores de la victoria.

Estos cuerpos de adolescentes representan la perfección cumplen dos características: armonía y proporciones. Para ello, esta gente se dedica a hacer una serie de cuentas matemáticas (y sin calculadora) de forma que según mida la cabeza así mide el resto del cuerpo, la oreja por un lado, el ombligo por otro y lo llamaron número áureo.

Cada cual tiene derecho a obsesionarse con lo que le dé la gana. Y yo miro y sigo remirando mi futbolista de la Avenida de Andalucía, casi suspendido en el aire y con esa lesión que le recorre los gemelos, se dispone a chutar un penalti. Los pies parecen frágiles e inestables frente a una pelota que en vez de ser de reglamento, parece un sólido mundo, estático y ajeno en el centro de su universo.

En el pie exento se aprecian los dedos desnudos que parecen indefensos ante el impacto, retraídos; los músculos no están tensos.

Ay, piernecitas de cristito, lánguidas e inseguras camino de su calvario.

Pecho que no respira, hombros del Golum que no parecen poder soportar el peso de los brazos.

Brazo que no encuentra fuerza para sujetar el destino, mano que se olvida de que también puede ser puño y se queda atrás en un escorzo que inhumanamente duele a la vista.

Vista que se pierde ante la sombra vagabunda de sí misma, y absorta en un mar de contradicciones y de dudas, vuelve el rostro.

Rostro de facciones angustiadas, carentes de edad, mas marcados los surcos que bordean los ojos y los labios. Ojos huecos olvidados en el fondo de una portería invisible, sin fuerza y sin ánimos para llegar hasta allí. Labios entreabiertos que parecen querer pronunciar las mismas palabras que un Jesús agonizante, abandonado a su suerte, a quien todos dieron la espalda.

Espalda, que pierde su casto nombre para mostrar la tensión del que temeroso aprieta el culo, intentando evitar el golpe invisible, que nadie sabe desde dónde vendrá y a dónde llegará. Esa puñalaíta trapera que nos reconcome el alma, que sabemos que existe pero que no reconocemos y mantenemos oculto.

Sexo oculto en la sombra, fruto que debiera marcar una condición y un orgullo, Sexo que no se sabe mostrar. Ni cercenado ni lijado. Sexo que no se ve, que se obvia por vergonzante, por inútil. Metáfora de la mula que es incapaz de procrear, y lleva una existencia incompleta y vacía. Símil del ciudadano que cumple con su deber sin mayor entusiasmo, sin conciencia de sí mismo: Pero vamos a llamarlo por su nombre, sin huevos para alzar su cuerpo, para mostrarse tal cuál es -joven o viejo, bello o hermoso-, para explicar sus verdades, para enseñar sus llagas y buscar solución a sus problemas. Monumento al fútbol, metáfora del ciudadano herido e inclinado ante una situación absurda de la que es incapaz de salir. Sabemos, por ejemplo, que la ría mata, pero como nuestra estatua, permanecemos inmóviles y laxos, con un rictus de impotencia y todavía no hemos sido capaces de darle la patada al balón de las fábricas que tanto daño nos hacen.

De acuerdo, me dijo mi amigo, si tanto odias esta ciudad, vuélvete a Italia.

Pero yo quería explicarle que no, que si a algo me sentía unida era a esto. Me faltaban las palabras, pero encontré una imagen en Internet que me reconcilia con mi Huelva y consigue sacar al futbolista lo suficientemente guapo como para quedarme. La diferencia entre la belleza y la fealdad, quiero creer que es sólo una buena cámara de fotos y una mirada de cariño.

Conchi.

Imágenes:

– 1er.  monumento al fútbol, Conchi

– David de Miguel Ángel, Detalle del Laoconte y Joven Victorioso sacadas de Ars Summun http://www.arssummum.net/

– Estatua de Adriano, Conchi

– Hombre de Vitrubio de Leonardo y David de Donatello, sacadas de Wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Portada

– Última imagen, Calapito: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/c4/Huelva,_monumento_al_futbol.jpg

Posted in Colaboraciones, Cultura, Deporte | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 22 Comments »

El candelabro-farola de la Concepción

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Lunes, 26 octubre 2009

Estos días hemos podido comprobar como ha sido retirado el candelabro farola situado en la calle Concepción, justo delante de la puerta de la iglesia que da nombre a esta vía del centro onubense.

La farola tiene una historia bastante larga y llena de cambios de situación. Fue colocada en 1886 en el lugar que hasta hace poco ocupaba. 25 años después, en 1911, fue trasladada hasta la plaza de San Pedro, justo en el centro de la misma, en el espacio que ocupa el monumento actual.  De allí fue nuevamente movida hasta la Plaza de las Monjas. La calle Concepción de nuevo, la plaza frente al antiguo Cementerio de San Sebastián, la plaza frente al Cementerio de la Soledad y la calle Concepción otra vez más, son algunas de las paradas de este candelabro en su largo viaje por Huelva.  Incluso parece que también estuvo en la plaza de San Franciso.

Tantos cambios de situación en fechas tan cercanas (por las fotografías que se conservan) hace pensar en la existencia de al menos dos candelabros similares.

Candelabro en la calle Concepción

Candelabro en la calle Concepción

Pero volvemos al actual y único conservado (si es que existieron varios). La farola ha sido recientemente desmontada de su situación para proceder a su restauración y de paso facilitar la colocación del nuevo pavimento de la calle Concepción. Hasta aquí todo bien, el problema llega con la información aparecida en el periódico Huelva Información , en el cuál se deja en entredicho la restitución de la farola a su lugar original y la deja pendiente de un estudio de la Delegación de Cultura que dictamine si es apropiado colocarla allí ya que se encuentra en el entorno protegido del B.I.C. de la parroquia de la Concepción.

Esperemos que todo esto no sea más que un malentendido o una broma, puesto que no se entiende el daño que puede provocar esa farola en el entorno de la iglesia, sobre todo cuando ésta se encuentra en un entorno degradado en cuanto a patrimonio se refiere (rodeada de mondongos y mamotretos) y aún con más razón tras el crimen realizado en la “restauración” de la parroquia.

En fin, esperemos que por una vez, la sensatez impere en las actuaciones sobre el patromonio de esta ciudad.

Northman.

Posted in Arquitectura, Historia, Urbanismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , | 25 Comments »

Huelva, encanto y desencanto

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Domingo, 19 abril 2009

Estimados lectores, la siguiente carta se muestra tal cual fue mandada a un periódico local (del cual no obtuve respuesta) entre finales de enero y principios de febrero aproximadamente, por lo cual parte de su contenido queda un poco desfasado. No obstante, antes de puntualizar algunos de sus comentarios con la intención de actualizarlos, me parece oportuno que la lean tal y como fue redactada, conservando así la primera impresión que un tuerto en un país de ciegos se pudiera haber llevado.

Por otro lado, espero sepan disculparme, si puedo parecer reiterativo (algo que no me gustaría) ya que algunas líneas les sonarán al haber aludido con anterioridad a ellas, pero, tras comunicárseme su inminente publicación (les recuerdo que formaba parte del anterior artículo) creí conveniente esta aclaración.

Gracias por anticipado.

Huelva, encanto y desencanto

Lo primero que pensé cuando llegué a Huelva hace unos meses fue “vaya, no está tan mal” Acostumbrado a vivir en ciudades más o menos grandes y monumentales (por mi trabajo) estaba preocupado con este último destino, pues entre las capitales andaluzas no es de las más afamadas, contaminación aparte. Aunque conocía Huelva por estar de paso, me sorprendí gratamente de un cierto cambio hacia un incipiente cosmopolitismo urbanita, barrios nuevos y modernos, plazas y avenidas aparentemente cuidadas, amén de las virtudes ya conocidas de la provincia (gastronomía, naturaleza, etc.).

Cuando, a finales de septiembre, fui a alquilar mi apartamento en la calle Puerto, lo primero que hice, al verla completamente destripada, fue preguntar a un operario cuando acabarían las obras, y volví a sorprenderme “en una semana”. Que diligencia, pensé, mientras veía día y noche cantidad de gente esmerándose en concluir.

Luego tras pasear durante días e insuflarme de la idiosincrasia de la ciudad empecé a convencerme de que, a pesar de no ser especialmente rica en su patrimonio histórico-artístico tenía cierto atractivo: el legado inglés y minero, su situación entre rías y marismas, algún que otro edificio curioso… Pero bastó con que pasaran un par de semanas para desmontar toda ilusión, y me explico: La competencia y esmero en reabrir la calle Puerto, espoleada claro está por las numerosas críticas a su retraso, se mostró como algo excepcional dada la dejadez de los meses posteriores, en los que las obras que debían continuar en el acerado brillaban por su ausencia. Las vallas en las aceras, la plaza del Mora Claros cerrada como depósito de escombros y máquinas, y el eterno e incomprensible andamio de la UGT (¿alguien podría informarme cual es su función además de estorbar y afear?) como parte tristemente integrante de uno de los pocos núcleos arquitectónicos interesantes del centro de Huelva, eran, desgraciadamente, lo único que permanecía y permanece en esta pequeña y céntrica calle que, sin embargo, se asemeja más bien a una Castellana o Alcalá por el tiempo que lleva y llevará en acabar su intervención, dada la intermitencia de los trabajos.

Por otro lado, no puedo ocultar mi decepción y disgusto cuando paseo y observo atentamente el espacio en el que me muevo, algo que me gusta hacer, ya sea por deformación profesional o auténtico placer, y encuentro verdaderos atentados contra la cultura y el pasado de este pueblo. Y digo esto porque, a pesar de todo, aún quedan rincones y calles trufados de bellísimas edificaciones que pasan desapercibidas entre desafortunadas construcciones (algunas bastante recientes) que intentan sobrevivir a la ruina resignadas a que alguna constructora las haga desaparecer o, en el mejor de los casos, las rehabilite transformándolas en un pastiche al que, sin ningún tipo de escrúpulos ni impedimentos, se le añade un piso destrozando cualquier posibilidad de salvación. Ustedes son onubenses, y a mí estas aberraciones me duelen como si lo fuera, por lo que, si bien se puede comprender que, en una época en que el respeto al patrimonio era algo gratuito e inconveniente, se mutilaran edificios modernistas y clasicistas para abrir en sus bajos nefastos escaparates y se prolongaran sus hermosas fachadas con abominables áticos funcionales (algo muy arraigado en la ciudad y cuyo mayor paradigma esta en el hotel Paris), lo que no puedo llegar a entender es que hoy, en pleno siglo XXI, se sigan cometiendo semejantes barbaridades, con el negligente beneplácito público y la apatía de unos ciudadanos tan agradables en su trato como indiferentes con su cultura; y para comprenderlo paséense por la calle Alonso Barbas adyacente a San Pedro, por citar un ejemplo de lo que, aún hoy, se sigue permitiendo.

A toda esta masacre patrimonial habría que añadir una increíble desidia en las obras públicas ya que, tras leer en varios periódicos locales como a las autoridades competentes se les llena la boca alardeando de las subvenciones conseguidas para inversiones públicas y adecentamiento urbano (véanse las numerosas opciones barajadas para peatonalizar la Gran Vía) las obras de la plaza Doce de Octubre, corazón de la ciudad, lleva meses congelada, con sus vallas interceptando el paso y el tráfico, desluciendo cualquier perspectiva urbana, impidiendo el uso y disfrute de los ciudadanos y dejando que los materiales que no se han llegado a utilizar (losas, pavimentos, bancos, etc..) se marchiten hacinados a la intemperie entre temporales de frío y lluvia.

Sinceramente, tengo ganas de acabar mi trabajo e irme. Dicen que ojos que no ven corazón que no siente, que quien ignora no sufre, y que del arte, la cultura y la estética no se come. Quizás tengan razón y la sensibilidad solo sea un lastre, pero seguramente sin ella ustedes no tendrían la oportunidad de conocer ciudades como Florencia, París, Barcelona y un largo etcétera… y, sobretodo, dejarse el dinero en ellas.

E. D. Carrillo

Posdata: A 7 de Abril de 2009, puedo y debo matizar ciertas cosas.

La primera que, tras ocho meses (sin contar el tiempo anterior a mi llegada) presenciando, al entrar y salir de mi casa en la calle Puerto, el perenne y estéril andamio en la fachada de la UGT, andamio doblemente inexplicable ya que, aparte de no tener más uso que tapar un interesante palacete costumbrista, afear la calle y estorbar a los transeúntes (pues durante el tiempo que llevo aquí jamás vi a nadie en él) estos aparatajes pertenecen a empresas que los alquilan por días (prefiero no saber quien habrá subvencionado tanto gasto inútil), pues por fin, antes de partir unos días por Pascua, vi que lo estaban desmontando. Cuantas veces me habrá escuchado mi pobre pareja blasfemar al respecto, al menos podré disfrutar un poco de su vista antes de marcharme.

Por otro lado, las interminables obras de la calle Puerto parece que han llegado a su fin, no obstante, debo apuntar algo que tiene relación con ambas cosas. Cuando empezaron a abrir el acerado la primera vez pensé: bien, finalmente tendrán que acordarse de desmontar el dichoso andamio de marras, pues, tanto para trabajar en lo que debieran hacer, así como cambiar el enlosado, sería inevitable tal operación. A medida que avanzaban en los trabajos veía, con incredulidad, como se abría toda la acera excepto el tramo comprendido por él, y cuando un día, incapaz de contener mi asombro, le pregunto a un operario por su posible y lógico desmonte la contestación fue tan diáfana como significativa: “a nosotros nos han dicho que de aquí a aquí (señalando la envergadura de la instalación) como si no existiera”. De modo que ahora, recién acabadas las “faraónicas” obras de una calle con apenas cincuenta metros, la renovada vía goza de un flamante y moderno acerado (más lo que haya por dentro) salvo, claro está, la parte que no existe, un parche de unos siete u ocho metros que, como una cata arqueológica, recordará siempre el preciado tesoro de una acera, si bien vieja, maltrecha, parcheada y sucia, convertida ahora en vestigio histórico a falta de mejores ejemplares.

Puede que las casas modernistas, costumbristas, racionalistas y, en definitiva, históricas de la ciudad no merezcan conservarse, la verdad es que ya no se adecuan a ninguna unidad estilística u homogénea (puesto que se las han cargado casi todas) por lo que, como con acierto fonético ha bautizado un colaborador, son los mondongos los únicos que unifican, pero, desde luego, no se le puede reprochar al Ayuntamiento su sensibilidad para con un andamio que, ya puestos, podría haberse adoptado como una nueva torre Eiffel, un Guggenheim o la pirámide del Louvre (a falta de otros monumentos..) en vez de retirarse poco después, y, sobretodo, su delicadeza por dejar ese testigo visual de los diferentes estratos “aceriles” para que todo viandante pueda pararse a reflexionar, cuando se percate del cambio, sobre los diferentes gustos históricos de las aceras urbanas a lo largo de las décadas.

Por otro lado, el resto de mi artículo sigue, por desgracia, en plena vigencia. Despropósitos y aberraciones arquitectónicas y patrimoniales aparte, lo más alucinante sigue siendo la plaza Doce de Octubre. Supongo que no tendré la misma suerte que con el andamio de la UGT. No he visto un solo movimiento cuando llegué y no lo veré cuando me marche, espero que sus onubenses hijos puedan verla acabada. Aunque, si la idea es dejarla tal cual como si de una moderna y vanguardista “instalación” se tratara, no se puede negar que “original” sería, además, al fin y al cabo, ya está pintarrajeada de grafitis como bautizo monumental…, se ve que ni los burracos (otro apropiado invento fonético que he leído) han podido resistir la impaciencia.

Atentamente.

Carrillo.

Posted in Arquitectura, Colaboraciones, Dejadez, Urbanismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , | 1 Comment »

Carta a Huelva

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Lunes, 6 abril 2009

Hace algunas semanas que, de forma esporádica, leo vuestro blog, el cual conocí mientras buceaba en la web en busca de un poco de luz que explicara (y resalto explicar porque justificar sería imposible) algunos de los incomprensibles atentados que, con alarmante constancia y sin un lógico paréntesis temporal, se vienen cometiendo, desde décadas, en el patrimonio cultural de esta ciudad.

No soy onubense, es más, apenas conocía la capital exceptuando alguna visita rápida de paso por los lugares colombinos, por lo que siempre tenía a Huelva, y perdonen la sinceridad, por el patito feo de Andalucía. No obstante, el afán natural que tengo por encontrar el idiosincrásico atractivo que cada ciudad (donde circunstancial y temporalmente me toca vivir por trabajo) puede tener, me llevó a apreciar más esta pequeña capital que, si se sabe mirar, posee, al menos, una exclusiva personalidad en ciertos aspectos. Pero precisamente esta observación más atenta es la que me hace ver la cantidad de despropósitos y aberraciones que han ido acabando con un patrimonio que, gracias a la expansión demográfica y florecimiento de la burguesía entre el XIX y pp. del XX, podría ser de los más homogéneos de esta época en la comunidad andaluza.

Pero lo peor no es lo que se ha hecho, algo que me apena profundamente cuando veo las abominables mutilaciones y desapariciones que indiscriminadamente y sin más criterio que la ignorancia, la desconsideración y el provecho rápido, se han ido cometiendo en edificios y lugares realmente emblemáticos, sino lo que, increíblemente, se sigue haciendo aún hoy, con la alevosía y desprecio de unos, la concomitancia y beneplácito de otros, la negligencia e incompetencia de pocos y la pasividad y apatía de muchos.

Señores del blog, soy natural de Ronda, he vivido muchos años en Granada, Florencia, Úbeda y Baeza y el centro de Madrid, he trabajado en Cáceres y otras ciudades de indudable índole monumental, no sólo porque en algún momento histórico fueron importantes, sino porque sus autoridades y ciudadanos tuvieron la sensibilidad e inteligencia de conservar su Cultura. Ahora cada vez que salgo a la calle me cuesta muchísimo abstraerme de lo que veo y, a medida que voy conociendo la historia de Huelva, me voy disgustando más. Lo que antes pasaba desapercibido ahora me salta a los ojos por lo que es y, sobretodo, por lo que pudo ser. No consigo entender, por ejemplo, como una corporación tan importante en la materia como el Colegio de Arquitectos (para más inri) ha podido hacer semejante aberración en uno de los edificios más singulares de Huelva de forma totalmente gratuita (menos mal que sus colegas aparejadores tuvieron mayor sensibilidad), o como se permitió en fecha relativamente reciente que se cargaran de esa forma el único edificio de envergadura monumental del centro “Hotel Paris” o Casa de la Bola, cuya nominación por los exclusivos ¾ de cúpula esférica que coronan su torre ya no tiene sentido al perderse su perspectiva con ese horroroso ático de dos pisos que aumenta su inadvertencia.

Tampoco tiene moderna explicación la nefasta costumbre local de derrumbar casas y edificios históricos para reconstruir auténticos “pastiches” que imitan penosamente las fachadas ya inexistentes (algo que, sinceramente daña el sentido estético del menos pintado) o, en el mejor de los casos, lo vacían por completo sin ninguna necesidad, dejando solo la fachada edificio en Plaza de las Monjas o, “antesdeayer” sin ir más lejos, el edificio de la Vasco-Navarra en la calle Marina, por poner solo dos ejemplos) con el único objeto de hacer una obra nueva más cómoda y rápida de construir, cuando lo normal, legal e incluso “comercial” es hacer las reformas convenientes conservando la estructura (plantas), entradas, escaleras y otras partes nobles del edificio. A esto habría que añadir las constantes fachadas que, tras apuntalarse, se pierden de edificios más pequeños pero igualmente interesantes (calle San José) o los, también usualmente retranqueos de factura local que “alargan” como un chicle fachadas que, supuestamente, deberían tener algún tipo de protección (calle Alonso Barbas), o proyectos tan provincianos y carentes de gusto como lo que se pretende hacer en el antiguo y centenario mercado, por dios ¿una plaza porticada de estilo castellano?, ¿no sería más inteligente conservar, al menos parte de su fachada (y por ende de su historia) e integrarla en un proyecto inteligente y moderno?

Pero lo que más me apena e indigna y, sinceramente, más me cuesta entender es el completo desinterés del onubense por su propia ciudad, por su cultura y por su historia. Esa total apatía mezcla de ignorancia y desidia, incapaz de comprender que el crecimiento y modernización de una ciudad debe ser equilibrado, estético y respetuoso con su patrimonio, que si éste desaparece, desaparece su historia y se convierte en una urbanización más carente de interés. Que disfrutar de una ciudad bella es gratis para el que vive en ella y es, precisamente, lo que hacemos cuando nos gastamos el dinero para visitar otras ciudades que han sabido comprenderlo. Que nuestra casa no sólo está de puertas para adentro, sino también afuera y no podemos permitirnos tirar la basura y mirar para otro lado. Que el sol y las terrazas están muy bien pero no es suficiente.

Llevo aquí cinco meses y me iré dentro de cuatro. Hace tres meses escribí una carta que mandé por mail a un periódico local y que no me publicaron, no sé si por su extensión o por lo anteriormente citado. Les agradecería que la publicaran donde creyesen conveniente, ya que muestra mi impresión, la de un foráneo que le gusta ser de donde vive, y que, matizada y ampliada con este escrito (ya que el tiempo no pasa en balde, y menos aquí) ayudase a abrir un poco los ojos a los posibles lectores que, con similares inquietudes, visiten este blog, ya que mi intención lejos de ofender a nadie es la de hacer una crítica constructiva pues, como ya he dicho, mientras viva aquí me siento un onubense más… aunque ciertas cosas me duelan más que a la mayoría de mis circunstanciales paisanos.

Carrillo.

Posted in Arquitectura, Colaboraciones, Dejadez, Urbanismo | Etiquetado: , , , , , , , | 58 Comments »

Otra casa… al carajo

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Domingo, 8 febrero 2009

Pues sí, ha vuelto a ocurrir, un edificio del siglo XIX acaba de convertirse en un magnífico solar listo y preparado para ser ocupado por un estupendo mondongo hormigonado. La casa derribada es la que albergaba el célebre comercio Chaguaceda en la calle Concepción. El dueño del negocio, Juan Antonio Chaguaceda, contaba al diario Odiel que el edificio “fue declarado en estado de ruinas y nos vimos obligados a abandonarlo previo acuerdo económico con los propietarios“, todo ello tras 40 años de alquiler en la calle más céntrica de Huelva.

derribo-chaguaceda2

Junto a ella existió hasta hace unos años, un caserón de similar tamaño (y posiblemente época) con una entrada adornada con columnillas que soportaban un arco sobre la puerta. Esa casa (una de mis preferidas) fue convertida en escombros y sobre su solar se construyó lo que hoy es Springfield. Su vecina aguantó unos cuantos años más (cerrada y pintada entera de blanco para disimular su ruina), pero con el tiempo también ha sucumbido a la piqueta para dejar paso a una “Huelva mejor”…

El que quiera ver una casa parecida en estructura, pero con más adornos y detalles en la fachada que la desaparecida, puede contemplarla justo enfrente de la iglesia de la Concepción.

Ahora sólo nos queda esperar a ver con que churro nos sorprenden….

Northman.

Foto: El Niño de la Ría.

Posted in Arquitectura, Casas Desaparecidas, Protesta, Urbanismo | Etiquetado: , , , , , , , , | 33 Comments »

Por Huelva

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Domingo, 28 diciembre 2008

Hace algo más de un año que este blog, La Huelva Cateta, comenzó a denunciar las cosas que nos parecían deficientes en nuestra capital, y en alguna ocasión en la provincia. Además, como no todo ha de ser crítica, se ha hablado de temas generales que interesaban no sólo a los huelvanos, sino a un amplio espectro de ciudadanos. Hemos escrito también sobre historia, costumbres y tradiciones, sobre carnavales y hasta de Semana Santa; en definitiva sobre todo lo que, a nuestro juicio, podía interesar a nuestros paisanos. La acogida favorable de estos posts (nunca esperamos tantas visitas) y la participación en ellos de tantas personas, nos hizo reflexionar acerca de la posibilidad de que estas “protestas ciudadanas” no quedaran en saco roto y pudieran canalizarse para revindicar la mejora de muchas cosas de nuestra capital.

En una reciente reunión que tuvimos algunos miembros de la Huelva Cateta, alguien planteó la posibilidad de constituirnos en asociación legal para tener un soporte legítimo a fin de pleitear, en su caso, por lo que nos parece bueno y justo. Se planteó la posibilidad de formar un colectivo similar, en su forma que no en su fondo, a la Mesa de la Ría, pero la cosa fue mas allá. El amigo Sr. Rubio planteó constituir una gestora que, incluso, pudiera presentarse a las próximas elecciones municipales y arrebatar el poder a los dos grandes partidos que nos gobiernan. En la reunión todos estuvimos de acuerdo en hacer el intento, aunque sabemos que es muy difícil, de aglutinar un equipo humano que pudiera, en su caso, acudir a las próximas elecciones municipales a celebrar en 2011.

Así pues, anunciamos a todos que nos constituimos en plataforma ciudadana y que, si contamos con un mínimo apoyo, nos presentaremos a las elecciones municipales con la intención de ganarlas y trabajar por nuestra ciudad.

Partimos de una base muy simple: no estamos condicionados por ningún partido ni tendencia política. En el colectivo “fundador” hay gente de derechas de izquierdas y hasta algún ácrata. La heterogeneidad es lo nuestro. Cualquier idea interesante que sea válida para mejorar nuestra ciudad y sacarla del atontamiento cotidiano será puesta en práctica. Si se trata de bajar impuestos, se hará, pero si hay que subirlos también lo haremos. Si tenemos que municipalizar servicios porque sea conveniente se hará, pero si tenemos que privatizarlo no tendremos ningún problema. Con esto queremos decir que funcionaremos siempre en beneficio de la ciudad sin que nos tiemble la mano a la hora de tomar decisiones. Si tenemos que derribar un “mondongo”, de esos que tanto hemos hablado aquí, no dudaríamos en hacerlo y si para que el AVE llegue a Huelva hay que cortar la autopista, la cortaremos sin dudarlo y por el tiempo necesario para que se nos oiga, todo esto sin ninguna violencia como es natural.

Todas estas ideas son un esbozo simplemente de nuestra “no ideología”, no pretendemos cortar ninguna autopista, que conste, que sólo defenderá lo mejor para nuestra ciudad.

Como ideas inmediatamente realizables sin costos elevados se nos han ocurrido el siguiente decálogo, sin orden ni prelación:

  1. La feria del libro vuelve a la plaza de las Monjas.
  2. Relanzar la Casa Colon como palacio de congresos. Que esté ocupada todo el año.
  3. Rebaja de sueldo de todos los cargos electos y de libre designación del Ayuntamiento, empezando por el alcalde. El sueldo de 2.500 euros al mes. Sólo habrá un asesor del alcalde. El resto del trabajo lo harán funcionarios de carrera o los propios concejales electos.
  4. Colaboración con todas, y recalcamos todas, las asociaciones de vecinos sean de la tendencia que sean.
  5. Colaboración estrecha con las entidades provinciales, sean del PP, del PSOE, IU o PA/PSA. Estamos para solucionar problemas no para crearlos por chorradas protocolarias y de celos entre partidos políticos. No queremos salir en la foto, queremos que la foto sea de cosas hechas.
  6. Plan de saneamiento hacia los pequeños proveedores del Ayuntamiento. Que cobren sus facturas en 60 días como máximo.
  7. Optimización de los recursos de personal en el Ayuntamiento. Si hay que remover asientos para adecuar los puestos de trabajo, se hace. Prioridad máxima sobre esta cuestión para realizarla en tres meses.
  8. Salida inmediata del consistorio del Recreativo de Huelva, vendiendo su participación o las acciones. Promoción del deporte de base como premisa y utilización de las instalaciones municipales para este fin, incrementando las actividades.
  9. Las fiestas se harán en función de las disponibilidades presupuestarias. Si hay que levantar 10 calles y no podemos poner una portada preciosa en las colombinas, haremos la calle (en el buen sentido de la palabra, claro.
  10. Los autobuses han de funcionar de una vez. Las líneas prolongarán su servicio hasta las 12 de la noche. Los fines de semana habrá dos líneas búho dotadas de seguridad que lleguen hasta el Nuevo Colombino y a otros puntos.

Tenemos muchas mas ideas, pero también queremos que sean los ciudadanos los que nos las cuenten. Estamos abiertos a cualquier sugerencia.

Por otra parte queremos ser independientes y por ese motivo necesitamos patrocinadores. Cualquier donación será bienvenida desde un humilde euro. No aceptaremos menos de esa cantidad, que la calderilla es muy difícil de manejar. En breve pondremos a disposición de los donantes una cuenta corriente donde ingresar sus aportaciones.

De la misma forma, en corto espacio de tiempo daremos a conocer a los componentes de la plataforma y abriremos la posibilidad de nuevas afiliaciones, aunque cualquier persona interesada en unirse a la plataforma puede ponerse en contacto con nosotros a través del email: lahuelvacateta@gmail.com.

De momento pedimos a todos que aporten ideas sobre cómo llamarnos y con qué logotipo se nos podría conocer.

Hasta ahora estas son las propuestas de nombre:

  • C. R. H. (Colectivo Reformista de Huelva).
  • A. Q. H. (Así Queremos Huelva).
  • F. P. H. (Futuro Para Huelva).
  • C. P. H. (Ciudadanos Para Huelva).
  • C. H. L. (Colectivo Huelva Limpia).
  • H. S. P. (Huelva de Segunda a Primera).
  • C. C. A. (Colectivo Ciudadano Anticatetismo).

Eso es todo por ahora. Seguiremos informando.

La Huelva Cateta.


Posted in Redacción | Etiquetado: , , , , , , , , , , , | 18 Comments »

Conclusiones desde una ciudad… fea

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Viernes, 26 diciembre 2008

Me imagino que muchos os quedasteis con la curiosidad de saber como discurrió la mesa redonda “Huelva: La estética de una ciudad…¿fea?”, ya que no pudisteis acudir a la misma por diversos motivos. Ofelia y un servidor asistimos a la misma a modo de corresponsales de La Huelva Cateta, y lo que se expuso, lo tenemos más que trillado en los artículos que desde este blog lanzamos.

Se comentó que a principios del S. XIX sí existía en Huelva un núcleo urbano, que no era Venecia, pero que tenía una singularidad nada desdeñable. Durante esa época la villa aumenta en población, emigrantes que venían atraídos por la reciente capitalidad y la explotación de las minas. Esto hace que la ciudad crezca, y lo haga como todas las ciudades del mundo, pero encorsetada por una serie de elementos topológicos de carácter natural (ría, cabezos, marismas) y artificiales (vías ferroviarias). Esta población se va asentando en barrios de carácter más humilde, y la ciudad va creciendo hacia La Vega Larga-Carretera de Gibraleón y la Huerta Mena-Ctra. De Alcala de Guadaira.

calle-joaquin-costaLa hecatombe urbanística se produce con el Polo de Desarrollo, construyéndose vivienda barata de manera rápida e improvisada para acoger a los obreros que venían a trabajar a las fábricas y a los nuevos servicios creados en la ciudad. Los barrios creados (Pérez Cubillas, La Orden,….) están totalmente desvertebrados de lo que fue la villa de los siglos XVIII y XIX.

Durante esos dos hitos producidos en la villa-ciudad, ésta pierde elementos de valor que la hacían diferente tanto desde el punto de vista arquitectónico como paisajístico. Se tiran edificios únicamente con criterios economicistas y se comienzan a destruir los cabezos y a contaminar la ría.

En los últimos quince años hemos asistido a una época de bonanza económica, en la que se desarrollan una serie de planes parciales que tienen en su haber la articulación de la desmembrada ciudad, y una peatonalización de la zona centro. Y en su debe figura la eliminación de más cabezos, la destrucción de edificios con cierta solera y el dudoso remozado de otros tantos.

Durante todo momento se intenta buscar justificaciones y culpables. La administración, la más cercana en este caso es el Ayuntamiento, se ve forzada durante estas dos centurias a reconciliar los intereses económicos de carácter externo e interno con los intereses de la población tanto autóctona como inmigrante. Lo cierto es que dichas decisiones tuvieron su componente negativo en cuanto a la urbe y su entorno se refiere, pero sirvieron para mitigar las necesidades más perentorias de la población tanto en la zona más antigua de la ciudad como en los nuevos barrios creados.

Entre los participantes de la mesa redonda destacar las exposiciones e intervenciones de la profesora Dra. María Antonia Peña (les he propuesto a los redactores-jefes del blog su fichaje, pero dudo que tengamos dinero para ello). D. Alfonso Aramburu, ¿que contar?, en su línea y con su experiencia, es el abuelo político que hubiese querido tener para que me contara cosas de Huelva. Por parte del colegio de arquitectos, su decano D. Gonzalo Prieto, quién piensa que Huelva tiene muchas posibilidades tanto urbanística como medioambientalmente. Sería deseable que cuando visen un proyecto tengan en cuenta el impacto “mondonguístico” de los ladrillitos a colocar. Y por último, el arquitecto de la gerencia municipal de urbanismo, Sr. Arias, que resaltó la vertebración de Huelva en esta última década, saliendo indemne de la faena ya que no le hicieron demasiada pupa con la construcción durante el mismo periodo de plazas duras, mondongos y demás fuentes de dudoso gusto, así como posibles alusiones a los cabezos caídos en el combate.

La conclusión a la que se llegó es que Huelva es una ciudad fea. Todos estuvieron de acuerdo en afirmarlo. No obstante, el moderador de dicha mesa, que lo había, no podía dejar tan mal sabor de boca entre la cincuentena de asistentes, y pidió consejos para el futuro. Los consejos eran obvios y mismamente los suscribo e incluso pongo énfasis en ellos.

En primer lugar hacer una fuerte labor pedagógica con la población de Huelva, de manera que desde chiquititos sepan lo que fue esta ciudad, lo que dejó de ser y en lo que se convirtió al dejar que las decisiones se tomaran única y exclusivamente por unos cuantos “déspotas ilustrados”. Se debe posibilitar la opinión y acción de sus ciudadanos a través, no ya exclusivamente desde las urnas que dan acceso a la alcaldía, sino desde las asociaciones de vecinos, haciendo posible que sea una ciudad confortable de la que la gente no huya cada fin de semana. Y por otro lado, tener claro que las cosas no son blancas o negras, que existe una inmensa escala de grises. Se nos ha tenido acostumbrados a pensar que forzosamente había que elegir entre progreso o medio ambiente, cabezo con el hospital de los ingleses o Hipercor, modernidad o iglesia de la Soledad, etc. Pues no señores, el cabezo de los ingleses podría no haberse tirado y el Hipercor se podría haber colocado en otro lugar. El progreso se debe buscar sin eliminar las marismas, y así un largo etcétera.

En definitiva, onubenses, o los que así os hacéis llamar, el futuro de lo que ha de ser esta ciudad está en parte en vuestras manos. Podéis bajar la cabeza y que las cosas sigan igual, pensando que con ello tendréis el pan o la PSP de mañana, o denunciar lo que no os gusta con objeto de que cuando salgáis a vuestra calle o fuera de la ciudad os sintáis orgullosos de la misma, y con esta segunda opción tampoco faltará pan ni PSP. Nos evitaremos títulos poco agradables, como el que dio el escritor Guillermo Cabrera Infante en una entrevista al diario El Mundo en el año 1999 en la que contestó a la pregunta de cuál era la ciudad menos acogedora que conocía, con una hiriente respuesta: “Es Huelva. La han declarado inhóspita. No entiendo cómo Juan Ramón Jiménez pudo nacer ahí”.

Josema.

Posted in Colaboraciones, Crítica Social, Urbanismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , | 16 Comments »