La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Posts Tagged ‘yeso’

Fosfoyesos Onuba S.A.

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en Sábado, 8 diciembre 2007

Los onubenses vivimos a pocos metros de un área de alta contaminación radiactiva. ¿Verdadero o Falso?

Eso es lo que me gustaría saber a mi, pero desgraciadamente no nos llega toda la información para que sepamos la verdad. Hay intereses económicos y políticos y como siempre en estos casos los perjudicados somos los ciudadanos. Tristemente hay una mayoría de onubenses que prefieren no pensar sobre la bomba de relojería que tenemos cerca, preferimos entonar un “ojos que no ven, corazón que no siente”, ya que al fin y al cabo, la industria es el motor económico de esta ciudad.

He visto hoy una noticia en un periódico sobre nuestros fosfoyesos y he intentado documentarme obteniendo los siguientes datos, espero que os sirvan para sacar vuestras propias conclusiones.

Para empezar expliquemos que son los fosfoyesos: Para producir el fósforo se trata una roca, la fosforita, con ácido sulfúrico. En este proceso se obtienen, por un lado, fertilizantes y ácido fosfórico, y por otro, residuo de yeso. La suma de estos dos últimos es un residuo denominado fosfoyeso. La fosforita tiene en su composición metales pesados como arsénico, plomo, mercurio y cadmio que pasan de la fosforita a los fosfoyesos al no haber ningún tratamiento que los elimine.

Las empresas Fertiberia y Foret obtuvieron la concesión administrativa para el vertido de yesos en 1968. Desde entonces empezaron a verter sus residuos en las marismas del río Tinto (principalmente Fertiberia) hasta alcanzar las actuales cifras de 120 millones de toneladas de fosfoyesos, que se encuentran situados a tan sólo 500 metros de la barriada de Pérez Cubillas y que ocupa una superficie de 1200 hectáreas.

En diciembre de 1995 la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía autorizó la “reordenación de vertidos de yesos”, permitiendo su acumulación en altura (hasta 25 m) para evitar ocupar nuevas superficies de marisma virgen. En la actualidad se ha llegado a una altura de 18 metros a la que hemos de sumar los 7 metros de hundimiento del suelo debido al tremendo peso de tal acumulación de fosfoyesos.

El 31 de diciembre de 1998 se rompió una de las balsas de fosfoyesos “reordenadas” soltando al río Tinto, según las cifras oficiales, 50.000 metros cúbicos de aguas ácidas metales pesados y otros tóxicos como fluoruro, fosfato y arsénico.

El Congreso de los diputados notificó en Febrero de 1999 al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de la necesidad de elaborar un estudio que permitiese realizar un Diagnóstico Ambiental y Sanitario de la Ría de Huelva. Dicho informe, finalizado en 2004 por el CSIC, reveló la existencia en la zona de elementos radiactivos como el uranio-238, uranio-235, radio-226, polonio-210 y plomo 210, además de radón 222. La concentración media de uranio en el fosfoyeso es cinco veces superior a la de un suelo no contaminado. Además, las concentraciones de Radio 226 y de Plomo 210 son unas 20-30 veces superiores a las de un suelo normal. El informe del CSIC advierte: “los anteriores elementos radiactivos y sus descendientes son emisores gamma, por lo que pueden suponer un riesgo radiológico para las personas que realicen actividades sobre las balsas sin cubrición que actúe como blindaje.”

Programas de televisión nacionales denuncian públicamente la situación de las balsas de fosfoyesos en espacios como “Línea 900” y “Reporteros” (TVE), “1-Equipo” (Cuatro) y “Diario de” (Tele5). La intención de estos programas es buena pero en ocasiones rayan en el alarmismo general y en la falta de documentación (salvo excepciones), dibujando una Huelva peor que Chernobil. Es en ese momento cuando el Laboratorio de Radiología de la Universidad de Huelva a través de su catedrático de física experimental, Juan Pedro Bolivar, desvincula cáncer y fosfoyesos.

Afortunadamente en Julio de 2007 se resolvió la sentencia de la Audiencia Nacional contra Fertiberia, en la que se admite la caducidad de la concesión para el vertido de Fosfoyesos en las Marismas del Tinto. El plan de recuperación de la zona consiste en el enterramiento de los fosfoyesos y en el plantado de vegetación, lo cual supone más peso para una ya de por si, frágil marisma.

El pasado martes 4 de Diciembre de 2007, el laboratorio francés especialista en mediciones de radiactividad, CRIIDAD, ha hecho público el resultado de sus recientes investigaciones en la zona. En este estudio se ha detectado una radiación gamma entre 5 y 38 veces superior a la normal de tal manera, que la población, y muy en particular los trabajadores que llevan a cabo actividades en esa zona, se ven expuestos a un riesgo radiológico muy significativo. Además, el laboratorio francés concluye que esos vertidos producen constantemente un gas radiactivo, el radón 222, que se dispersa en la atmósfera. Este gas es de carácter cancerígeno y en exposiciones prolongadas se estima que sería responsable del 10% de los cánceres de pulmón. Bruno Chareyron, responsable de la investigación, señala que los vertidos no deberían de seguir en la zona: “no hay impermeabilización por debajo y no existe prácticamente por arriba y hay un contacto continuo con el agua”. Asimismo recomienda que los vertidos sean retirados y se traten como residuos radiactivos, alojándose en contenedores estancos y almacenándose en un emplazamiento para tal fin que presente garantías de confinamiento a muy largo plazo.

Hay algunas voces que dicen que la radiactividad de los fosfoyesos se da unicamente a ras de suelo y es equiparable a la de un teléfono móvil… Yo les preguntaría: ¿Eso justifica que tengamos tal cementerio radiactivo?, ¿es natural tener un teléfono móvil de 120 millones de toneladas y 1200 hectáreas?, ¿acaso mi teléfono móvil desprende un gas radiactivo?, ¿en Huelva no sopla el viento?, ¿qué sucede si el viento sopla hacia Huelva y respiramos ese gas y ese polvo con micro-partículas radiactivas?

No os preocupéis, que nos lo van a tapar con tierra y vegetación, para que no lo veamos por Google Earth y así la gente de Huelva ya no piense más en fosfoyesos, ojos que no ven… Me enseñaron en el colegio que la energía ni se crea ni se destruye, sino que se transforma ¿por qué no transformar esos fosfoyesos en otra materia utilizable? ¿por qué no reciclarla?

Sr. Rubio

Fuentes: www.greenpeace.es , www.mesadelaria.org , www.huelvadenuncia.org , www.elpais.es , La Opinión de Huelva

Posted in Medio Ambiente | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 49 Comments »