La Huelva Cateta

Desde 2007 batallando por una Huelva mejor

Walter Browning

Posted by www.LaHuelvaCateta.es en sábado, 5 septiembre 2009

Los años que transcurren de 1908 a 1927 es el tiempo del Virrey de Huelva. Soberano sin corona, pero con todo su poder. Un auténtico monarca déspota, autoritario y que gustaba de trabajar sin ayuda. Con fama de jinete experto y protegido por su rifle Winchester, su guardaespaldas, el revólver mexicano y, casualidades, por una automática con su apellido.

Retrato que se encontraba en la Sala de Juntas de la antigua Casa Consejo. Fuente: http://catedraldelosesfuerzos.blogspot.com

Mucho se ha hablado de Walter Browning, hombre enérgico, apodado “El Terremoto” por los españoles y británicos que convivieron con él. Amigo de Fielding, presidente de la Rio Tinto Company, ocupó el cargo de director general de la Mazapil Copper Company, antes de aterrizar con su arrolladora personalidad, moldeada en su pasado como buscador de oro en México, en las minas de Riotinto. Allí, indica David Avery en “Nunca en el cumpleaños de la Reina Victoria” en la página 254: “…en los montes mexicanos probó a Walter Browning su capacidad de resistir hasta el límite, soportando con éxito una existencia solitaria con sus dificultades y peligros (…) Este proceso desarrolló en él una capacidad para pensar y actuar simultáneamente, así como un alto grado de confianza en sí mismo; características éstas que le acompañarían durante el resto de su vida”.

Esta característica se reflejó inmediatamente con la dirección de las operaciones de rescate de los primeros accidentes y derrumbes. Esa misma actitud mostró en “la catástrofe más espantosa…que jamás ocurriera en la historia de las minas” (Op. Cit. Pág. 257) en el accidente del pozo Alicia, estudiado por Pedro Real Valdés en su recomendada obra “Desastre del Pozo Alicia, 80 años después”, Diputación de Huelva, 1995.

Browning (con el círculo rojo) con el Staff de la Compañía. (Foto tomada del libro “Nunca en el cumpleaños de la Reina Victoria”, de David Avery) Fuente: http://catedraldelosesfuerzos.blogspot.com

Pero este hecho nos habla no sólo de su arrojo, de su fortaleza, sino, sobre todo del odio que despertaba en los mineros por ser un arrogante autócrata. No quedaban ya en Riotinto campesinos adscritos a la tierra manejados por ricos terratenientes, pero los obreros soportaban las órdenes del director general como si de su cacique se tratara. En momentos de “elecciones” publicaba un ORDENO Y MANDO con el listado de las personas que debían ser elegidas. Varios atentados sufrió, saliendo de todos ellos ileso y por supuesto, en un centro de movimiento obrero como eran las minas de Riotinto, algunas manifestaciones y huelgas, superadas con mano dura y sometidas por el hambre. Especialmente duras fueron las de 1913, para la que aconsejamos la obra de Juan Manuel Pérez López “La huelga de 1913 en Rio Tinto. Como paradigma de acción colectiva desde los órganos de representación obrera”, ADR Cuenca Minera de Riotinto, 2007 y la de 1920, en la cuál cientos de niños se vieron obligados a “exiliarse” y refugiarse en hogares obreros de Huelva, Sevilla o Madrid para poder alimentarse.

Poco importaba. Como muestra Cobos Wilkins en “La Huelva Británica”, Mr. Browning: “Estaba dispuesto a hacer rentable la mina para la Rio Tinto Company Limited a costa de lo que fuese”. De esa manera, cierto es también que bajo su “reinado” aumentó la productividad de las minas, corta Atalaya se convirtió en una de las más importantes del mundo (las palas de vapor que la excavaron se compraron a los constructores del canal de Panamá) y se introdujo la electricidad a gran escala.

Walter Browning, ya mayor, en su caballo. Fuente: http://elminerodigital.blogspot.com

Pero todo tiene su fin. El jacobino de este monarca fue Auckland Geddes, nuevo presidente de la empresa británica, que en 1927 descubrió que su vida palaciega lo había sido a costa de la Compañía. En agosto de ese año, encontrándose en Cornualles,  se le pide que dimita y que no vuelva a las minas. Además, se le informaba que la casa de Los Frailes regalada a su segunda esposa, pasaba a manos de la RTCL, siendo prontamente arrasada. Aunque volvió a Andalucía para crear una empresa de cultivos de arroz cerca de Sevilla que fracasó, nunca volvió a pisar las minas que adoró y dominó. Finalmente murió en Kent en 1943.

David Avery, (quizás por su profesión) comenta que se le recuerda en Riotinto con admiración y respeto. Con los estudios más recientes, se le deben añadir, además, los conceptos de miedo y dolor.

Juanma Gemio.

Este amable colaborador es un historiador nacido en Huelva y residente en Riotinto. En unos días publicaremos otro interesante artículo que también nos ha mandado, aunque si queréis saber más de Juanma Gemio os invitamos a que visitéis su blog y otros blogs de Ríotinto en los que participa:

http://elminerodigital.blogspot.com

http://catedraldelosesfuerzos.blogspot.com

15 comentarios para “Walter Browning”

  1. alvaro said

    Hola amigos! Ya he vuelto del amazonas,mi vida ha cambiado muchisimo en este mes.Poco a poco iré poniéndome al día.Os sorprenderá saber que por Ecuador a Huelva la verdad que no la conocen …pero conocen Lepe!! La gente me decía :”oye ¿allí teneis un pueblo muy famoso por sus chistes que se llama Lepe?”

  2. Sr. Rubio said

    Bienvenido de nuevo Álvaro. Si es que mucho hermanamiento con un desconocido Hollywood, mucho festival iberoamericano de cine, mucho monumento al Descubrimiento, mucho muelle de las carabelas, muchas Fiestas Colombinas y luego un país iberoamericano no tienen ni idea de lo que es Huelva… así nos va.

    Saludos.

  3. Anónimo said

    ¿Es un hitoriador natural o es una historiador nacido en Huelva?
    El matiz es importante para clarificar lo que es. El artículo muy interesante y clarificador.

  4. Historiador quería decir. Y no soy anónimo que soy yo que se me va la tecla demasiado rápidamente

  5. Vanessa said

    Pues a Juanma Gemio se le ha olvidado mencionar que Browning inventó también el pastel ése de chocolate. El browning de chocolate. Qué desastre de artículo.

  6. Y las pistolas automáticas y los rifles de asalto 🙂
    Si es que no se me documentan 🙂

  7. Calapito said

    Vanessa, ¿humor? :-C

  8. mari said

    Me ha gustado mucho, son como píldoras de historia

  9. Vanessa said

    Calapito, qué pasa?? Que no te parezco graciosa?? ES ESO??!! 😡

  10. Calapito said

    Es que no te entiendo con eso de “qué desastre de artículo”, mujer. Si graciosa me pareces un rato 😀

  11. Vanessa said

    Perdona mi violencia del mensaje anterior. 😉 El artículo es interesantísimo, si yo me bebo cualquier cosa que escriben aquí. Lo de “desastre” es por la broma de no haber mencionado que inventó el browning de chocolate. Ya sé que te parezco graciosa, Calapito, si es que yo tengo eso que llaman “gracia”.

  12. Paco said

    ¿El que inventó el browning de chocolate fue el mismo que inventó el helado de Grüño?

  13. Vanessa said

    ¿Qué es “grüño”? (Me parece que me estoy perdiendo un chiste, ¿verdad, Paco?)

  14. […] en Riotinto. Ya hemos  publicado otro interesante artículo que también nos ha mandado sobre Walter Browning, aunque si queréis saber más de Juanma Gemio os invitamos a que visitéis su blog y otros blogs […]

  15. Paco said

    Vanessa, el helado de Grüño se hace con un pijote como un puño.
    Lárgate, troll rosa.

Advertencia: La dirección IP de su ordenador quedará registrada al realizar el comentario de cara a su identificación por si fuese necesario. Estas opiniones pertenecen a los lectores y no a www.LaHuelvaCateta.es. No está permitido hacer comentarios injuriosos o contrarios a la libertad de expresión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: